sábado, 28 de marzo de 2009

Ezequías destruye la idolatría


2 Cronicas 31 -

CAPÍTULO 31
Ezequías destruye la idolatría.
Después de la Pascua, el pueblo de Israel se dedicó con vigor a destruir los monumentos a la idolatría. Las ordenanzas públicas debieran incitarnos a limpiar nuestros corazones, nuestro hogares y tiendas de la suciedad del pecado, y de la idolatría de la codicia y entusiasmar a los demás para que hagan lo mismo. La mejoría que sigue a las ordenanzas solemnes es de la mayor importancia para la religión personal, familiar y pública. Cuando ellos gustaron la dulzura de la ordenanza de Dios en la última Pascua, tuvieron libertad para mantener el servicio del templo. Los que disfrutan del beneficio de un ministerio establecido no reclamarán por los gastos que produce. En todo lo que Ezequías intentó para el servicio de Dios, fue fervoroso y decidido en su enfoque y dependencia, siendo consecuentemente prosperado. Sea que se nos haya confiado pocos o muchos talentos, podemos, de este modo, procurar mejorarlos y estimular a los demás para que hagan lo mismo. Lo que se emprende con sincera consideración de la gloria de Dios, triunfará finalmente para nuestro honor y consuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada