jueves, 28 de febrero de 2019

EL APOYO DE NUESTROS HERMANOS



EL APOYO DE NUESTROS HERMANOS
Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; ¡¡pero !!ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto, Eclesiastés 4:9-12
Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones, Hechos 2:42
Fuimos diseñados para vivir en comunidad, y el regalo más precioso que podemos recibir luego de Cristo en nuestro corazón, es hacer parte de la iglesia, la comunidad de todos aquellos que han sido salvados por el mensaje de Cristo y que han creído al igual que nosotros. Somos nacidos de nuevo por la fe, nos ha sido puesto un mismo Espíritu; la Palabra de Dios nos instruye día a día y entre más nos acercamos a Dios, mayor es el amor por nuestros hermanos en la fe.
Por lo tanto, debemos aprender a vivir en comunidad, a compartir, a tender la mano a quien la necesita. La vida no gira en torno a mí, sino que se trata de Cristo. ¿Cuál fue su mensaje respecto al trato y convivencia con nuestros hermanos? Su Palabra nos enseña: “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” (1 Juan 4:20).
Es un duro llamado de atención a demostrar el amor que está en mi corazón a mis hermanos, y no hay mejor manera de demostrar ese amor que hacer nuevos hermanos, amando a nuestro prójimo cuando le llevamos el mensaje de Cristo. Aquel que, al creer, se hace nuestro hermano, viene a ser para nosotros como un niño recién nacido al cual, con toda sensibilidad y compasión, le enseñamos la Palabra para que vaya creciendo. Esta fue la misión encomendada por Jesús, cuando dijo: “id y haced discípulos.
De esta manera tendremos verdaderos compañeros, que cuando lo necesitemos nos apoyarán, porque está en ellos el amor verdadero de Cristo; juntos iremos a hacer la voluntad de Dios. Así mismo la misión fundamental de la pareja (cónyuge) que Dios te ha colocado o de los compañeros con los que compartes la fe en Cristo, es ir a hacer más amigos para Cristo y luego como dice la Palabra de Dios: “considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” Hebreos 10:24-25. Nuestros hermanos en la fe, serán nuestro mejor apoyo en circunstancias difíciles, nos levantarán el ánimo en momento de tristeza y nos ayudarán a llevar bendición a nuestro prójimo.  Oración.
Señor, gracias porque me amaste tanto y me diste un propósito al ser colocado en una comunidad de creyentes. Bendice grandemente a todos aquellos que también te creen y guíanos para dar buen testimonio de ti, que al ver los demás el amor que tenemos pueda creer también en tu Palabra.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.          

miércoles, 27 de febrero de 2019

EL PROPÓSITO DE LA VIDA.


EL PROPÓSITO DE LA VIDA.
De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17
El propósito fundamental de la vida se cumple en nosotros cuando conocemos a Cristo, pues por medio de la fe en Él salimos de la oscuridad. Si bien tenemos una vida orgánica al nacer, nuestro espíritu estaba muerto por el pecado original de Adan y Eva, y cuando creemos en Jesucristo ocurre un nuevo nacimiento de tipo espiritual.
Tanto nos amó Dios que envió a su hijo a morir por nosotros y que creyendo en Él tenemos vida eterna (Juan 3:16). Pasamos de la muerte a la vida; aceptar esta verdad es el fundamento, el primer paso para una vida con un propósito.
¿Ha recibido a Cristo, verdaderamente como tu Señor y Salvador? Entonces, si es así, encontraste tu propósito, esta es la verdadera motivación que debes tomar para vivir día a día en una relación personal con Cristo, por medio de la Biblia, la oración, la congregación con otros hermanos y compartiendo el mensaje de salvación a todos aquellos que aún no han encontrado el propósito de la vida. Oración.
Señor, gracias por darme un propósito cuando recibí a tu hijo Jesús, ahora guíame con tu Espíritu a compartir a los demás este propósito. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.    

martes, 26 de febrero de 2019

EL CRISTIANISMO.


EL CRISTIANISMO.
Porque hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos por todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos”, Hechos 24:5
Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría”, Colosenses 3:5
En la época de Jesús, siglo I, el imperio Romano dominaba casi todo el mundo conocido, la cultura griega o cultura helénica se había extendido por todos los reinos, sus miles de dioses a los que atribuían diferentes funciones, eran el centro de sus prácticas inseparables del sistema político; les rendían culto, les tenían gran temor y superstición; esta era la dirección del mundo. Pero una pequeña provincia, entre la inmensidad de las regiones del mundo, creía en un solo Dios.
Cuando los primeros cristianos iniciaron a anunciar el mensaje de Jesús, fueron llamados Secta”, porque adoptaron principios contrarios a los de aquella época, anunciaban que Dios por amor se había encarnado y muerto en una cruz por los pecados de la humanidad (Filipenses 2:6-11); este mensaje transformador causó que fueran perseguidos y asesinados.
El cristianismo era y es el único mensaje que anuncia que no es cierto que por nuestras buenas obras alcanzaremos el favor de los dioses y la salvación, sino que había un solo Dios que por amor y ante nuestra incapacidad de salvarnos envió a su hijo unigénito (Romanos 5:6).
Las cosas no han cambiado mucho, el mundo sigue creyendo en dioses, en ídolos humanos, coloca su confianza en el dinero, la fama, alienta prácticas inmorales y su base de creencias está llena de supersticiones; se pone la confianza en la astrología y en prácticas novedosas que ofrece la gloria temporal del mundo.
Pero un pequeño grupo de verdaderos creyentes, declaramos que hay un sólo Dios, un sólo Salvador y un sólo Señor: Jesucristo. Seguimos confesando que Dios en su amor envió a su hijo para que todo el que escuche este mensaje y crea sea salvado, sea librado de toda condenación, salga de la mentira insertada en el mundo actual y como consecuencia sea verdaderamente libre.
Así como en aquella época el cristianismo era diferente frente a todas las creencias existentes, así mismo los cristianos somos diferentes, pero ¿cómo marcamos diferencia? Hagamos morir todo lo terrenal, no practiquemos la fornicación, vivamos cada día creciendo en el conocimiento del Señor, apartados del mundo y de aquellas costumbres que estén en contra de los principios bíblicos, no nos dejemos guiar por los malos deseos sino por su Espíritu, alejados de toda avaricia, viviendo en sabiduría y prudencia.
Estamos llamados a ser diferentes, por amor a Cristo que se dio a sí mismo por nosotros; Él nos enseñó el camino de rectitud y nobleza que debemos seguir. Oración.
Señor, que mi vida sea digna de imitar, dame la fuerza para apartarme de todo aquello que no te agrada y que lastima mi vida, que sea ejemplo y marque diferencia en el mundo, para que todos puedan ver tu luz en mí, y se conviertan a ti. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.    

lunes, 25 de febrero de 2019

PERSEGUIDOS POR CAUSA DE CRISTO


PERSEGUIDOS POR CAUSA DE CRISTO
Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor. Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;”, 2 Timoteo 3:10-17
Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.  2 Corintios 12:10
Cada vez más el mundo se aleja de Dios y sus principios, vemos ante nuestros ojos cómo ya no hay moral en los videos musicales, en las series y películas, en las redes sociales; todo es normal y debe ser aceptado o tolerado; no saben el daño que están permitiendo en la mente de los niños y jóvenes.
Pero nuestra función como creyentes es demostrar que cumplimos con los principios de Dios, y que, como consecuencia de nuestra fe y nuestro arrepentimiento verdadero, hablamos de su verdad. Brillamos en medio de la oscuridad, no con nuestra propia luz, sino que la luz de su gracia y su amor que ha sido colocada en nuestro corazón.
Cuando empecemos a andar en obediencia a Cristo, a aplicar sus principios en nuestra vida, cuando demos testimonio en verdad de su Palabra a través de nuestra propia vida y enseñando las escrituras, con toda amabilidad pero con toda certeza, entonces vendrán muchas bendiciones, pero también persecuciones. Y esto será señal de que estamos haciendo la voluntad de Dios.
Si has decidido vivir para Cristo, si eres perseguido o hablan mal de ti por causa del mensaje de Salvación, alégrate, porque si al Maestro lo persiguieron, a sus siervos también, porque muchas personas no aceptarán el mensaje (Juan 15:18-21), pero esto será al final para nuestra bendición y consolación. “Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. 2 Corintios 4:17-18.
Pero si aún no eres perseguido, ni afrentado por causa del mensaje, probablemente es señal de que la luz está escondida debajo de una mesa, ¡es momento de colocarla en alto!  Oración.
Señor, que mi alegría y mi gloria seas tú, que tu presencia esté en mi vida, tus Palabras en mi corazón, que la fe que guardo en ti transforme cada día más mi carácter para andar en obediencia y hablar con toda certeza de lo que has hecho en mí. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.         

domingo, 24 de febrero de 2019

EL PRIMERO

EL PRIMERO
Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Marcos 10:42-45
Si bien el mundo de hoy evalúa ser el primero si soy el mejor, el que está sobre los demás o el que competitiva mente es el más capacitado, en la Palabra de Dios el primero es el que sirve a los demás con toda humildad y amabilidad.
Nuestra profesión, nuestro trabajo y todo lo que hagamos si queremos ser ¨el primero¨, debe ser una labor orientada al servicio y no a la competencia, con la actitud de que todo lo que hacemos no es para nuestra propia gloria sino para la gloria de Dios, para que Él sea conocido también a través de lo que hacemos y del servicio que prestamos a los demás.
Nuestros actos hablan más que nuestras palabras, son la mejor expresión de un corazón transformado por Dios.
Servir a los demás, no es adular ni sonreír buscando que digan algo en nuestro favor, es hacer correctamente todo lo que nos corresponde hacer, en todos los asuntos de la vida, buscando agradar a Dios, aplicando los principios de Dios en cada situación. ¨Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. (Mateo 5:16). No podemos negociar, ni ceder estos principios ante las presiones del mundo, así no comprendan nuestra forma de actuar. Cuando llegue el momento, al ver nuestras buenas obras, muchos de ellos alabarán a Dios, se convertirán al Señor por nuestro ejemplo o podremos hablarles del evangelio para anunciarles a aquel que nos ha transformado, a aquel a quien servimos. Así que seamos ejemplo de servicio, entrega, amor y santidad.  Oración.
Señor, quiero ser el primero, obedeciendo a tus principios, siendo recto delante de todos, guíame para ser íntegro en todos mis asuntos y servir a los demás con un corazón dispuesto para agradarte a ti. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.

¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.    

sábado, 23 de febrero de 2019

EL PERDÓN, EN EL CRISTIANO


EL PERDÓN, EN EL CRISTIANO
Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.", Mateo 5:23-24
Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.", Marcos 11:25
Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Mateo 6:12
El perdón inicia cuando somos perdonados de nuestros pecados por medio de la fe en el sacrificio de Jesús en la cruz, entonces somos reconciliados con el Padre. Ahora, así como Dios nos ha perdonado, no porque lo merezcamos o seamos "buenos", sino por lo que hizo Jesús, así mismo debemos perdonar a quien nos halla ofendido o contra quien tengamos alguna queja.
Claramente la palabra de Dios nos dice que, si estamos frente al altar, esto significa si estamos en la presencia de Dios, mediante la oración y nos acordamos de algún conflicto sin resolver, no tardemos en ir a buscar a la persona y arreglar la situación.
El diálogo honesto y amoroso, con palabras amables, nos lleva a solucionar los conflictos, (Proverbios 15:1).
Pero también en nuestro corazón, no debe quedar resentimiento alguno, si tenemos algo contra alguno, debemos buscar la paz indecible de Dios que supera todo entendimiento, perdonando en nuestro interior a quien nos deba algo, o con quien tengamos diferencias. Si está en nuestra mano, buscar la paz con todos (Romanos 12:18).
Así también nosotros mismos, en nuestro interior debemos perdonarnos, puesto que muchas veces nos quedamos con la culpa, en la auto flagelación y esto no es correcto, recordemos que en 1 Juan 1:9, Dios nos promete que: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.", de la misma manera, si hemos sido limpiados por su sangre preciosa no hay ninguna condenación para los que estamos en Cristo, por tanto podemos andar en el Espíritu y no dirigidos por la carne (Romanos 8:1).
Somos perdonamos por tanto perdonemos, busquemos la restauración de las relaciones en cuanto dependa de nosotros, perdonemos de corazón a quienes nos hayan ofendido y recordemos que no debemos cargar con la culpa, hemos sido llenos del Espíritu de Dios y todo el fruto de amor está en nosotros para que no seamos ciegos, olvidando que Dios nos ha perdonado todo lo malo que hicimos., como nos enseña la Palabra de Dios: "Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. (2 Pedro 1:9).  Oración.
Señor, perdóname de toda mi maldad, confieso que he pecado y te pido me limpies por medio de la fe en Jesús, y así como me has perdonado yo perdono a mi prójimo, también te entrego toda carga y toda culpa. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.   

viernes, 22 de febrero de 2019

NO OLVIDEMOS LAS BONDADES DEL SEÑOR


NO OLVIDEMOS LAS BONDADES DEL SEÑOR
 Oración.
Señor, te doy gracias, perdóname si he sido ingrato, llena mi vida de ti y guíame con tu Espíritu para demostrar mi agradecimiento siguiendo tu Palabra y practicando tus principios. En el nombre de Jesucristo tu Hijo Amen.
 Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Salmos 103:2
Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente; y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre; Deuteronomio 8:11-14
Por muchos factores olvidamos todas las bondades que Dios ha hecho con nosotros, pero el principal factor que documenta la Palabra de Dios, es cuando colocamos nuestra seguridad en la bendición y no en el dador de estas. Cuando confundimos tener una relación con Dios con tener muchos bienes.
Por eso el Señor dice a la iglesia en Apocalipsis 3:17: “Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.”
No sea que nos suceda lo mismo: decimos que no tenemos necesidad, económica o de bienes materiales, pero por dentro se encuentre nuestro corazón vacío. Un corazón que no obedece a Dios, ni anda conforme a sus principios, es un corazón realmente endeudado y empobrecido.
Es claro que Dios también nos puede bendecir económicamente, porque no es malo tener riqueza sino el amor hacia ellas. Por eso mi relación con Dios debe ser lo primero, el gran tesoro que guardo junto a sus mandamientos y sus principios de vida (Mateo 6:20). Si no, toda riqueza que podamos tener sin Dios se convierte en nuestro principal enemigo.
¿Qué debemos hacer para realmente no olvidar las bondades de Dios? Seguir el consejo de Jesús en Apocalipsis 3:18, “Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas”, esto es, ser purificados de todo pecado por la preciosa sangre de Cristo, pidiendo perdón a Dios por medio de Jesús por nuestra ingratitud y revestirnos de Cristo. Es decir, no andar en la carne o en los deseos del mundo, sino ser guiados por su Espíritu en todo y colocar nuestra mirada en las cosas de arriba, en Cristo, y no en los bienes materiales; pues, aunque éstos serán añadidura, tendremos un corazón que no olvidará sus bondades.   Oración.
Señor, te doy gracias, perdóname si he sido ingrato, llena mi vida de ti y guíame con tu Espíritu para demostrar mi agradecimiento siguiendo tu Palabra y practicando tus principios. En el nombre de Jesucristo tu Hijo Amen.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.  

jueves, 21 de febrero de 2019

ENRIQUECIDOS EN ÉL.


ENRIQUECIDOS EN ÉL.
Porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia. 1 Corintios 1:5
Nadie llega a pobreza por convertirse al Señor; por el contrario, hemos sido enriquecidos en todas las cosas, no sólo materialmente sino espiritualmente. El mundo entiende el término riqueza como abundancia de bienes materiales, pero espiritualmente es la abundancia de bienes espirituales, que generalmente no son valorados ni reconocidos por los hombres naturales que están sin Cristo, ya que no tienen los sentidos ejercitados espiritualmente para entenderlo.
Hay innumerables riquezas en Cristo: en Efesios 1:7 “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”. Nuestra primera posesión o riqueza, es la redención. Y se refiere a lo que hizo Jesús al derramar su sangre y al resultado de ello. Nos liberó del pecado que nos condenaba, nos rescató de manos del enemigo pagando el precio de la deuda para liberarnos de la esclavitud del pecado y de la muerte.
Efesios 1:18 “Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”. Hemos sido enriquecidos con entendimiento, esa facultad interior que, por la iluminación espiritual del Espíritu Santo, aclara nuestro conocimiento de Dios, equilibra nuestros afectos, pensamientos y voluntad. Por haber sido redimidos debemos tener esperanza de todas las cosas que se esperan. Esta riqueza de la herencia gloriosa en el cielo, sólo se puede percibir cuando nuestro entendimiento es iluminado por el evangelio.
Colosenses 2:2-3 “Para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento”. El amor cristiano nos madura para encontrar grandes tesoros espirituales de entendimiento pleno, conocimiento y sabiduría que están escondidos en Cristo. Hemos sido enriquecidos con toda Palabra y conocimiento para la evangelización, la predicación y la enseñanza.
Hebreos 11:26 “Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón”. La fe de Moisés no le permitió vacilar sobre lo que Dios quería. Prefirió sufrir con el pueblo hebreo que gozar de los deleites terrenales de Egipto. Su meta era la eternidad. Cristo tuvo que padecer por nosotros en su condición terrenal pero ahora goza de gloria y majestad, sentado a la diestra de Dios Padre en los cielos. Quitemos la mirada de los bienes de este mundo y las pongamos en las riquezas de su gracia.
Seamos agradecidos. Hemos sido dotados de muchos dones espirituales según sus riquezas en gloria. Nada en este mundo saciará nuestra vida más que Cristo. Su presencia es nuestra mayor riqueza.   Oración.
Señor dame un corazón agradecido por todo lo que me has dado, contigo no me falta nada, me has enriquecido con toda bendición espiritual y dotado del poder de tu Espíritu, por tu gracia y amor. Me has equipado completamente con tus innumerables riquezas. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.   

miércoles, 20 de febrero de 2019

GRACIAS POR TU AMOR


GRACIAS POR TU AMOR
  Porque Jehová redimió a Jacob, lo redimió de mano del más fuerte que él. Y vendrán con gritos de gozo en lo alto de Sion, y correrán al bien de Jehová, al pan, al vino, al aceite, y al ganado de las ovejas y de las vacas; y su alma será como huerto de riego, y nunca más tendrán dolor. Entonces la virgen se alegrará en la danza, los jóvenes y los viejos juntamente; y cambiaré su lloro en gozo, y los consolaré, y los alegraré de su dolor”, Jeremías 31:11-13
Aunque esta promesa dada a Jeremías fue para el pueblo de Israel, nos muestra la bondad y el amor de Dios para con la humanidad. El Señor siempre está dispuesto a rescatar a los seres humanos y a redimirlos del lazo de Satanás, el príncipe que domina este mundo. Ningún enemigo por más fuerte que sea puede impedir que Dios libere al que le anhela en su corazón.
El pueblo de Israel fue redimido de la esclavitud de Babilonia y llevado nuevamente a su tierra para que disfrutaran de todo el bien de Dios, de toda su bondad y bendiciones descritas aquí como un huerto de riego. Su objetivo no era solo suplir sus necesidades temporales y quitar todo el dolor por el que habían pasado en su cautiverio, sino que su pueblo le buscara de nuevo en oración y adoración, sin embargo, el pueblo regresó a su tierra, pero no regresó al Señor.
A veces nos preguntamos ¿cómo Dios insiste en restaurar a Israel si ha sido tan infiel? La respuesta es que Él ama con amor eterno y cumplirá todas sus promesas en su tiempo y de acuerdo a su plan y propósito.
Dios nos alcanza con su amor misericordioso y está dispuesto a hacer lo mejor por nosotros si se lo permitimos, por eso constantemente nos advierte sobre las consecuencias de vivir en el pecado, que nos aleja de la verdadera vida abundante de la llenura de su Espíritu y nos regresa a la esclavitud de la cual Dios ya nos había rescatado.
Esta promesa es un recordatorio de su grandioso y eterno amor por nosotros y la razón por la cual Él quiere restaurarnos completamente. Ante su mirada todos somos pecadores y fue necesaria la muerte de Cristo para proveernos redención.
¿Cómo puede amarnos a pesar de lo que somos? ¿Cómo puede pensar bien de nosotros, siendo el Dios bueno y santo que es? Porque nos ama no por lo que ve en nosotros, sino por lo que Él es. Como dice 1 Juan 4:8-9 “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.
El amor incondicional de Dios es el más grande motivo para permanecer amándolo y adorándolo.   Oración.
Amado Dios, gracias por amarme con amor eterno y prolongar sobre mí tu misericordia, ayúdame a caminar en la gracia y plenitud de tu Espíritu y a disfrutar de tu amorosa bondad. Enséñame a confiar más profundamente en ti y a serte fiel. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.  

martes, 19 de febrero de 2019

UN AMIGO VERDADERO


UN AMIGO VERDADERO
Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer. Juan 15:15
La verdadera amistad no se trata sólo de momentos alegres y risas, si en verdad consideramos a alguien nuestro amigo, implica más respeto y mayor compromiso con él.
También consideramos a alguien nuestro amigo, no porque nos adule y nos diga cosas bonitas, sino porque es sincero con nosotros y nos dice la verdad, porque quiere nuestro bien; el verdadero amigo es el que busca el bien del otro.
Jesús llama amigos a aquellos que primero han sido siervos y luego caminando con Él, les ha enseñado su Palabra y dado a conocer los planes del Padre; así que enseñar el mensaje de Jesús es también un acto de confianza, es hacer verdaderos amigos, porque aquel que enseña el mensaje de Jesús está buscando que en verdad seas amigo suyo y amigo de Cristo.
En Santiago 2:23 dice “Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.” Cuando creemos en Cristo, y andamos con Él, conociendo y haciendo la voluntad de Dios, verdaderamente somos amigos de Cristo, es nuestro mejor y más fiel amigo, porque “Nadie muestra más amor que quien da la vida por sus amigos. (Juan 15:13).
Así que el concepto de amistad toma sentido y valor cuando viene primero de Dios, un amigo verdadero te acerca a la voluntad de Dios, no te aleja de Él, porque quiere lo mejor para ti. ¿Quién o quiénes son nuestros verdaderos amigos? Nuestro amigo es Cristo y tu mejor amigo es quien te enseña su Palabra, así mismo es tu misión: ir a buscar amigos para ti y para Cristo (Lucas 16:9).  Oración.
Señor, haz de mí un amigo verdadero, que hace la voluntad del Padre y que se esfuerza para que otros conozcan de ti, para que sean tus amigos también.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.        

lunes, 18 de febrero de 2019

APRENDER, RECIBIR, ESCUCHAR Y HACER


APRENDER, RECIBIR, ESCUCHAR Y HACER
Lo que aprendieron, recibieron, oyeron y vieron en mí, esto hagan; y el Dios de paz estará con ustedes. Filipenses 4:9
Aprendemos con el ejemplo, y el ejemplo más grande que tenemos es Jesús, por esto Pablo, luego de ser un hombre diferente gracias a la fe en Cristo, declara: Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. (1 Corintios 11:1), y también se nos aconseja a ser imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia han alcanzado las promesas Hebreos 11:1).
Como niños que ven el ejemplo de sus Padres y que aprenden de sus maestros, debemos así mismo con los asuntos de Dios, ser diligentes en formarnos en la sabiduría que nos enseña Cristo; como todo proceso de educación, primero debemos aprender su Palabra, recibirla con toda expectativa y alegría escuchando atentamente lo que Dios dice, para luego ponerlo en práctica; otros así mismo verán que estamos creciendo y seremos dignos de imitar, conforme dice la Palabra: ¨Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo,¨ (1 Tesalonicenses 1:6)
Si Cristo mora en nosotros y crece su amor al poner en práctica todas sus enseñanzas, notaremos que otras personas nos querrán imitar, entonces como creyentes ¿estamos dando ejemplo del amor de Cristo? ¿Estamos siendo formados en la sabiduría bíblica para luego ponerla en práctica?
Seguir los pasos de Cristo es la verdadera manera de dejar huella en esta tierra y en el corazón de muchas personas, por esto, debemos seguir estas instrucciones acerca de cómo nos conviene aprender, andar y agradar a Dios, para así seguir progresando cada vez más, siendo santificados y preparados para toda buena obra (1 Tesalonicenses 4:1-8.  Oración.
Gracias Señor porque me has dado a Jesús para seguir su ejemplo y serlo para los demás; te ruego a que me ayudes a que yo me esfuerce a que mis pasos te sigan y te agraden para que otros puedan seguir mi huella que te refleja a ti, Amen.   Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.     

domingo, 17 de febrero de 2019

ALABANZA


ALABANZA POR LA LIBERACIÓN
Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino, sin hallar ciudad en donde vivir. Hambrientos y sedientos su alma desfallecía en ellos. Algunos moraban en tinieblas y sombra de muerte. Aprisionados en aflicción y en hierros. Fueron afligidos los insensatos, a causa del camino de su rebelión y a causa de sus maldades; su alma abominó todo alimento, y llegaron hasta las puertas de la muerte. Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina. Porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso. Que encrespa sus ondas. Suben a los cielos, descienden a los abismos; sus almas se derriten con el mal. Salmos 107:4,5,10,17,18,20,25,26
Este Salmo es una alabanza por la liberación, enseña que el Señor cuida de nosotros y escucha nuestras oraciones. Aquí se destacan cuatro crisis del ser humano y cómo Dios lo rescata de cada una de ellas, si le clama y confía en Él. Estas crisis pueden aplicarse a experiencias de nuestra vida: La soledad, la opresión, la enfermedad y el abatimiento. Recordemos que Dios es misericordioso y puede revertir cualquier situación que nos afecte.
En el salmo se repite cuatro veces: Pero clamaron a Jehová en su angustia, y los libró de sus aflicciones. Y la respuesta a la liberación también se repite cuatro veces: Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres”. Este énfasis es porque Dios es tan bueno y misericordioso que siempre atiende al clamor de los que le buscan de corazón y nos recuerda que debemos alabarlo continuamente por su respuesta a cada necesidad.
La soledad describe la condición espiritual y emocional de muchas personas que necesitan de Dios y se sienten vacíos y sin rumbo, pero cuando son redimidos por Él, no estarán más solos, Dios les da seguridad y suple sus faltas.
La opresión muestra cuán atados y perdidos pueden estar los seres humanos en este mundo. Presos de pecados, vicios y cautivos en las tinieblas. La liberación de Dios consiste en romper sus cadenas y liberarlos de esa oscuridad para traerlos a su luz. Claramente dice que están oprimidos por encontrarse lejos de Dios, pero su misericordia es más grande que la maldad y el juicio pues siempre oye al que se acerca con humildad y fe para ser rescatado.
La enfermedad en este caso ha venido por la rebelión, pero, aunque estaban a las puertas de la muerte, Dios envió su palabra y los sanó. Muestra las maravillas que hace Dios con su Palabra.
El abatimiento está representado por la tormenta y nos muestran la pequeñez del hombre frente a las grandes dificultades de la vida, recordándonos que sólo bajo el cuidado de Dios podemos sobrevivir. Frente a las grandes fuerzas de la naturaleza, los seres humanos temblamos y sólo Dios puede liberarnos.
Ante cualquier crisis tan sólo clamemos y Él calmará nuestra tempestad.  Oración.
Señor hoy quiero alabarte y darte gracias por tu inmensa misericordia, quiero entender tus caminos y saber que eres Soberano, que tienes todo bajo tu control. En las crisis de mi vida quiero clamar y confiar en ti, porque sólo tú puedes liberarme. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

sábado, 16 de febrero de 2019

LA CARTA DE AMOR


LA CARTA DE AMOR
Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón. 2 Corintios 3:2-3
Este es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice el Señor: pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré, añade y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.  Hebreos 10:16-17
Con su sangre preciosa es escrito el amor de Dios, en el corazón de cada persona que recibe y cree en Jesús (Juan 1:12), por el Espíritu del Dios vivo puesto en nosotros.
Esta carta, que somos nosotros, es una carta de amor, y está a la vista de todos los que la quieran leer, para que todos pueden ver claramente lo que Cristo ha hecho en la vida de cada creyente.
Para que la gente conozca a Cristo, sólo tienen que fijarse en cada uno de nosotros, porque ha sido derramado el amor de Dios en nuestro corazón por medio del Espíritu que nos fue dado.
Así que esta carta debe enviarse y debe poder ser leída claramente por los demás, por lo tanto no debemos andar en las contradicciones y confusiones del mundo sino guiados por su Espíritu. Si somos el reflejo de la gloria de Dios, no podemos esconder esta carta en un cajón, sino que debe enviarse a todo el mundo para que, al leer esta carta de amor, amen también a Cristo, así como nosotros lo amamos, no porque espontáneamente haya sucedido sino porque lo que Él escribió primero en nuestro corazón.
Permite que Cristo mismo escriba en tu corazón esa carta de amor eterno que puede ser leída claramente y luego enviada a todos, creyendo en Él y dejándote guiar por su Santo Espíritu.       Oración.
Señor, escribe en mi corazón, haz que yo sea esa carta de amor para ser leída por todos aquellos que necesitan conocerte, y sea mi vida un ejemplo de tu verdad y de tu gran amor. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

viernes, 15 de febrero de 2019

LA GLORIA DE


LA GLORIA DE CRISTO TRAE UNIDAD
La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo”, Juan 17:22-24
Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad”, Colosenses 2:9-10
Muchos buscan experiencias emocionales en las iglesias queriendo llenarse de la gloria de Dios, pero esta es más que una emoción humana, es la revelación misma de Jesucristo en nuestra vida, fruto de una íntima relación con Él.
En la petición que Moisés le hace al Señor en Éxodo 33:18 “te ruego que me muestres tu gloria”, Moisés quería algo más, no sólo sabía que la presencia de Dios estaba con Él, quería conocerlo más, palpar su gloria, quería la revelación de su bondad, su poder, su misericordia, amor y compasión.
Para nosotros es más simple porque Cristo es la gloria personificada, Él es el cumplimiento de todo lo que Dios le mostró a Moisés. La imagen viva de la gloria de Dios es el Hijo de Dios. Juan 1:14 “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”.
Tenemos al alcance la gloria de Dios en Jesús que es gracia, misericordia, paciencia, abundante bondad y verdad. Por eso Dios quiere que abramos nuestros ojos espirituales y que entendamos que toda la revelación de su gloria está en su Hijo, por eso tenemos el deber de conocerla profundizando en el conocimiento de Él.
Pablo en el libro de colosenses nos dice que al unirnos a Cristo participamos de su gloria, de la plenitud de su naturaleza divina, somos llenados y no nos falta nada porque en Él estamos completos. El que está lleno del Señor está pleno. Cuando lo conocemos a través de su Palabra, se refleja una revelación creciente de Cristo y somos cambiados de gloria en gloria, transformados en la misma imagen de Cristo.
La entrega de Jesús fue tan completa que no se reservó ni su propia gloria, sino que la quiso compartir con nosotros “la gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno”. Esto es con el objetivo de que tengamos una unidad perfecta no sólo con Padre, Hijo y Espíritu Santo, sino entre nosotros como hermanos, dando a conocer a Dios al mundo a través del amor y la unidad de su iglesia.

Su gran deseo es que lleguemos a ser uno, para ser un poderoso testimonio del amor de Dios ¿será que estamos cumpliendo con este requerimiento de Cristo? O cada día hay más divisiones entre nosotros. Hemos olvidado que la visión de ganar el mundo se hará sólo con el amor que Dios nos ha dado y que debemos reflejarlo a otros.  Oración.
Gracias amado Jesús por orar pidiendo la unidad de los creyentes para que seamos un testimonio vivo de tu amor al mundo. Hoy pido por la iglesia universal para que trabajemos en unidad y humildad por la conquista de este mundo, exaltando el nombre de Cristo y compartiendo la gloria que nos ha dado. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

jueves, 14 de febrero de 2019

OFRENDA


OFRENDA QUE TRAE GOZO

En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad. No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad”, Filipenses 4:10-12
Pablo fue detenido en Jerusalén y encarcelado por dos años y luego fue trasladado a una prisión en Roma. En estas circunstancias los Filipenses no habían tenido contacto con Pablo, pero al enterarse, ellos se ocupan de sus necesidades con sus ofrendas. Pablo comparte la alegría de recibir la ofrenda de los filipenses, pues él tenía gran necesidad, y a pesar de que el apóstol sabe vivir alegre, teniendo mucho o teniendo poco, se regocija con estas dádivas.
Notemos la enseñanza que él quiere dar a sus seguidores y a nosotros para que aprendamos de su ejemplo y practiquemos lo mismo. Muchos somos indiferentes a la necesidad de nuestro prójimo y si ayudamos, siempre lo hacemos con lo que nos sobra, pero la Biblia nos enseña diferente: “El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad” (Efesios 4:28)
Ahora, si hay escasez o hay abundancia es parte del plan y la voluntad de Dios, con lo cual tenemos que aprender a vivir bien cualquiera que sea nuestra situación, tanto a quedar saciado como a pasar hambre. Jesucristo repetidamente nos habla de las cosas materiales y dijo: "No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas (Mateo 6:31-33).
Cuando el Espíritu de Dios derrama amor en el corazón de una persona, hay desapego a las cosas materiales y despierta la generosidad; esto es guardar tesoros en el cielo. La generosidad tiene que ser un ejercicio sabio, como administración de los bienes que el Señor nos ha dejado prestados.
La persona que invierte en la eternidad, ayudando al necesitado y apoyando la obra del Señor, es la persona que verá suplidas sus propias necesidades. Dios promete recompensar a aquel que administra sus bienes con fidelidad. Por eso, Pablo dice: "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús" (Filipenses 4:19).
Es importante encontrar libertad en nuestras vidas sobre las cosas materiales, pues el dar es un fruto de justicia, de amor y generosidad. Oración.
Amado Dios, acepto con alegría de corazón las situaciones de mi vida, como parte de tu plan y voluntad, sea que tenga abundancia o escasez, me gozo en tu presencia. Quiero con gozo en mi alma, dar lo mejor de mí y de mi ganancia como fruto de amor, justicia y generosidad. Te amo Señor, amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

miércoles, 13 de febrero de 2019

CONSEJOS


 CONSEJOS PARA LOS CREYENTES
Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal, 1 Tesalonicenses 5:16-22
Una iglesia genuina es una iglesia feliz, que ora y es agradecida. Por eso Pablo nos da una serie de recomendaciones para nuestro vivir cristiano, que muestre testimonio al mundo de que somos hijos de Dios.
En nuestra experiencia de salvación, los cristianos necesitamos expresar gozo, en medio de un mundo carente de felicidad, donde el común denominador es la aflicción. Debemos regocijarnos en las bendiciones que recibimos y aun en medio de las tribulaciones. La vida cristiana debe ser una vida de gozo constante.
El gozo va ligado a la oración y al agradecimiento. Para poder gozarnos siempre debemos orar sin cesar y ser agradecidos en todo. Estaremos siempre gozosos si aprendemos a descansar en el Señor cualquiera que sea nuestra situación y aun en lo que nos parezca adverso. Podemos gozarnos más si oramos más. Un gozo así procede sólo del Espíritu Santo. Nuestro gozo, oración y agradecimiento no deben fluctuar con nuestro estado de ánimo o por las circunstancias, cumpliendo así con la voluntad de Dios.
Orar sin cesar no implica estar siempre de rodillas, es más bien una actitud de oración frecuente, espontánea y sencilla, en cualquier momento o en cualquier lugar. Hasta que la oración se vuelva un estilo de vida donde reconocemos nuestra dependencia de Dios.
Otro consejo de Pablo es que no debemos apagar el Espíritu, cuando le damos cabida a las cosas carnales y descuidamos las espirituales, cuando despreciamos la predicación de la Palabra, la interpretación o su aplicación porque es simple y nos dice lo que ya sabemos. O cuando menospreciemos los dones de aquellos que bajo la inspiración del Espíritu son usados en predicación, como hablar en lenguas, revelar misterios, u orar en la congregación. Recordemos que los dones espirituales son para el beneficio de todos y deben ser usados llenos del Espíritu Santo.
Escudriñemos y estudiemos más las Escrituras para poder examinar lo que escuchamos, y así retener lo bueno y desechar lo malo, con la guía del Espíritu y bajo la luz de la Palabra para abstenernos de toda clase de mal.  Oración.
Señor Jesucristo quiero hacer siempre tu voluntad que es buena, agradable y perfecta. Que el gozo, la oración y la gratitud sean una constante en mi vida espiritual independientemente de las circunstancias, de tal manera que sea testimonio de tu verdad y amor en el mundo. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

martes, 12 de febrero de 2019

SOBRE TODA CARNE


DERRAMARÉ MI ESPÍRITU SOBRE TODA CARNE

Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días”, Joel 2:28-29
En este pasaje Joel profetiza el comienzo de la iglesia de Cristo. Tiempo donde todos podrán en todas partes invocar el nombre del Señor Jesucristo, recibir el perdón de pecados y entrar a ser parte del reino de Dios. Todo esto por medio de la presencia del Espíritu Santo.
El profeta estaba contemplando este tiempo, donde el Espíritu Santo sería derramado ya no sólo sobre profetas, reyes y sacerdotes, sino sobre toda carne, lo que alude a toda persona que ha creído en Jesucristo y ha recibido la promesa del Espíritu: jóvenes, viejos, hombres y mujeres que tendrán esta experiencia, para que sin distinción ni discriminaciones invoquen la Palabra del Señor y sean instrumentos de salvación para el mundo.
Qué gran privilegio se nos ha concedido, no sólo experimentar la salvación personal en Jesucristo, sino ser voceros que comuniquen las buenas nuevas a todos los que deseen escuchar. Hoy la iglesia cristiana es la voz profética de Dios y debe revelar el mensaje del evangelio llamando al arrepentimiento y extendiendo la esperanza de Cristo a todo este mundo afligido. El Señor con el derramamiento de su Espíritu desde Pentecostés ha venido a morar en los creyentes para dirigir su iglesia.
Derramaré mi Espíritu”, alude a un regalo de gracia abundante que alcanza todas las edades. Igual que en tiempos de Joel donde la lluvia cayó en gran magnitud para restaurar la tierra seca y devastada por la langosta, ahora es por el poder del Espíritu Santo en cada creyente que el mensaje de salvación se esparcirá por todo este mundo que se aproxima al final de los tiempos.
Profetizar es proclamar los propósitos bíblicos de Dios para este tiempo, es hablar en el nombre de Dios su Palabra, y ya no es un privilegio de unos pocos, sino un atributo para todo creyente, con lo cual no hay excusa para que callemos, pues Dios usará aun hasta los más niños para darle una oportunidad de salvación a todos los que nos rodean.
Reconozcamos que “invocar su nombre” es invitarlo a actuar como Señor y Salvador, no sólo en la experiencia inicial del nuevo nacimiento, sino invitarlo a actuar en todos los aspectos y momentos de nuestra vida.  Oración.
Señor Jesucristo, gracias por derramar tu Santo espíritu sobre mí, ya no tengo excusa para proclamar tu Palabra a los que me rodean y hacerles entender que recibir tu gracia no es complicado ni difícil, solo basta con disponer el corazón para aceptar a Cristo y todo lo que hizo en la cruz, y así serán salvos. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

lunes, 11 de febrero de 2019

LO MÁS IMPORTANTE


¿QUÉ ES LO MÁS IMPORTANTE PARA TI?
Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto. Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos”, Hageo1:5-7
El Señor le habla al profeta Hageo cuando su pueblo Israel ha regresado del cautiverio a la tierra prometida. Se dedicaron a construir sus propias viviendas y no se esforzaron por reconstruir el templo para restaurar el culto y la adoración a Dios. Colocaron sus prioridades personales por encima de su comunión con Dios, el resultado fue que las cosas no salieran bien, estaban insatisfechos, pues trabajaban mucho y el dinero no les alcanzaba, se esforzaban demasiado y no obtenían lo que querían. Esto puede sucedernos a nosotros cuando Dios no ocupa el primer lugar en nuestra vida.
El Señor Jesús nos hace un llamado a colocar nuestras prioridades en orden. Mateo 6:33 “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Evaluemos nuestra vida espiritual. ¿Estamos cumpliendo con el propósito para el cual fuimos escogidos y llamados? Tener una relación íntima, verdadera y continua con nuestro Dios debe ser nuestra prioridad y lo demás vendrá como resultado de buscarlo genuinamente.
Enfocarnos sólo en nuestros asuntos personales, dedicando nuestro tiempo y energía para conseguir lo que necesitamos para vivir nos puede estar haciendo perder el examen, pues hemos descuidado nuestro tiempo devocional con el Señor, somos indiferentes con nuestros deberes espirituales y no hemos avanzado en nuestro crecimiento espiritual.
Los tiempos que estamos viviendo demandan hombres y mujeres decididos al servicio y compromiso en las cosas de Dios, pues somos responsables de nuestro entorno, somos agentes de cambio en el lugar donde Dios nos ha colocado, generadores de vida y bendición para los que nos rodean. Prediquemos su Palabra para que las personas se vuelvan a Dios, se levanten para buscarlo de todo corazón y haya un despertar espiritual.
La recompensa que obtendremos es nuestra propia satisfacción, por hacer lo que es debido, obedeciendo a Jesucristo y siguiendo su camino. Esto no se puede evaluar en términos de riqueza terrenal. Una paradoja en la vida cristiana es que la labor bien hecha no trae descanso y comodidad sino mayores demandas y esfuerzos. Como en la parábola de los talentos (Mateo 25:14-30), la recompensa de los siervos fieles es una responsabilidad todavía mayor y una comunión más íntima con Dios.  Oración.
Amado Señor Jesucristo, no permitas que personas, objetos, trabajo, estudio y metas materiales compitan con mi prioridad de buscarte cada día. Quiero colocarte en primer lugar en cada aspecto de mi vida. Que mi interés sea una sincera comunión contigo, con plena certeza de que te ocuparás de las añadiduras. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

domingo, 10 de febrero de 2019

VER A JESÚS


QUISIÉRAMOS VER A JESÚS
Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta. Estos, pues, se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Jesús. Felipe fue y se lo dijo a Andrés; entonces Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús. Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado. De cierto, de cierto os digo, que, si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto", Juan 12:20-24

Jesús se manifestó primeramente al pueblo judío, sin embargo, muchos gentiles como los griegos, se inquietaron más por su Palabra y le dijeron a Felipe (uno de los 12 discípulos): “queremos ver a Jesús”. Este deseo puede tomarse de dos formas: Primero, una simple curiosidad. Tal vez han escuchado de sus milagros, señales y prodigios y quieren ver para creer. Segundo, anhelar realmente conocerlo, tener un encuentro personal con Él. Cuando se lo dijeron a Jesús dio una extraña respuesta a la petición de los griegos: “Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado.
Jesús sabe que es la Pascua y tiene en mente la cruz. Sabe que tiene que caer y morir de la misma manera que un grano de trigo cae en el surco para poder dar fruto.
La referencia a la hora señalaba la crisis que se aproximaba. Jesús usa la imagen del grano de trigo y el principio de la naturaleza de que la muerte es esencial para producir la vida. El trigo reproduce su propia simiente y Jesús considera su pasión con la misma ley, su muerte produciría muchos granos de trigo, una abundante cosecha de vidas nuevas.
Estos griegos subieron a la celebración, aunque no podían participar en algunos aspectos de ella por ser gentiles y no se les permitía entrar dentro del templo. De todos modos, este grupo de gentiles representaba en ese momento a todos los gentiles del mundo y la misión universal de Jesús se iniciaría con ellos. Su deseo era más que ver a Jesús, querían conocerlo y le dicen a Felipe. Este lo consulta con Andrés quien acostumbraba a llevar personas a Jesús. Esto nos hace pensar en las personas que queremos llevar a los pies de Cristo, pero nos cuesta trabajo hablarles del evangelio, entonces pedimos ayuda al hermano que tiene más experiencia.
Con la llegada de los griegos, Jesús reconoció que la hora de la crucifixión y resurrección se había acercado y así cumplir la misión de morir por judíos y gentiles en la cruz. Una tragedia según la perspectiva humana, pero un triunfo glorioso en la perspectiva de Dios, que por fin daría solución al pecado de la humanidad.
¿De cuál de las dos formas nos queremos acercar? ¿Simplemente como observadores?, o ¿queremos realmente ver a Jesús? Esto definirá nuestro futuro espiritual. Si queremos dar fruto es imprescindible confiar en Cristo, tomar su cruz, morir a nosotros mismos y ser levantados a una vida nueva que se proyecte hacia la eternidad.  Oración.
Amado Señor, quiero conocerte cada día más, verte en cada aspecto de mi vida y aprender de ti, morir a mí mismo para dar fruto y cumplir así con la misión de llevar muchas personas a tu reino. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

sábado, 9 de febrero de 2019

SOLTANDO EL PASADO


SOLTANDO EL PASADO
No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Las fieras del campo me honrarán, los chacales y los pollos del avestruz; porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido. Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicarán”, Isaías 43:18-21
Dios le está diciendo a Isaías “No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas”. Pide, que olviden sus fracasos, se acojan a su perdón y miren el futuro, pues anuncia la liberación de su cautividad del dominio de Babilonia, poniendo de relieve que Él es su Creador y Redentor, quién los gobierna y protege, mostrando su relación íntima y especial con su pueblo escogido.
Esta hermosa promesa de la Palabra de Dios no sólo es para el pueblo de Israel, sino que nos toca a nosotros, ya que se describe la redención de los pecadores por Cristo y la conversión de los gentiles, mostrando de esta manera su obra de amor y redención por la humanidad entera.
Dios mostró su amor y eterno poder con Israel cuando fue guiándolo y abasteciéndolo de agua en el camino del desierto, desde el Mar Rojo hasta Canaán. La nueva liberación que aquí se promete: “haré cosa nueva” corresponde a todos los que creerán en Jesús, en el desierto de este mundo por la influencia del Espíritu Santo, en una manifestación de poder y amor de Dios que eclipsará la primera liberación del pueblo de Israel.
El Señor dice que abrirá camino en el desierto del mundo entero, regándolo con torrentes de agua, refiriéndose al derramamiento de su Espíritu en su futura iglesia, las maravillas que Dios obrará hará que no traigamos a memoria las cosas antiguas sino que nos enfoquemos sólo en el propósito de glorificar a Dios, sin que los fracasos de nuestro pasado opaquen nuestro futuro con Él. Somos una nueva creación para la alabanza suya.
Dios reserva un destino nuevo no sólo para Israel, sino para todos los creyentes como un solo pueblo escogido para su gloria. Esperemos las cosas nuevas que el Señor hará en nuestras vidas. Confiemos en su Palabra como dice 2 Corintios 5:17 “De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.
Debemos dejar de mirar el pasado porque Dios quiere que nos enfoquemos en lo que está delante de nosotros, quiere sanar todo lo que nos duele y que lo dejemos ir, para no quedarnos atrapados en el pasado, perdiendo de vista las cosas nuevas que Él ha preparado para nosotros. Fijemos nuestros ojos en el poder de Jesús como dice hebreos.12: 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.  Oración.
Amado Señor, gracias por tu promesa, eres Dios de nuevos comienzos, haz que deje atrás mi pasado, lo que no me edifica y entristece. Ayúdame a poner mis ojos en ese futuro glorioso que has preparado para los que te amamos. Quiero disfrutar cada día en tu presencia. Amén.   Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

viernes, 8 de febrero de 2019

MI TAREA


HAZ QUE REALICE BIEN MI TAREA
un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres", Efesios 4:6-8
En la relación de Dios con su iglesia podemos distinguir tres frases proposicionales: “sobre todos, por todos y en todos”. La primera frase “sobre todo”, se refiere a Dios como la autoridad máxima que reina sobre todos, reina sobre la creación, reina sobre la familia estableciendo su orden y reina sobre la iglesia en unidad espiritual.
La segunda frase “por todos” representa la inmanencia de Dios con su presencia, que penetra, controla y sustenta todas las cosas. Su obra se manifiesta a través de todos sus hijos por medio de la iglesia influyendo en todo lugar.
Finalmente, la frase “en todos”, indica que el Señor mora en cada creyente por medio de su Santo Espíritu en una relación única, íntima y personal. Esta presencia es la que da unidad a la iglesia, independientemente de la diversidad de sus miembros, trayendo la comunión de unos con otros y con el Padre, Hijo y Espíritu Santo.
También nos muestra la particularidad de cada creyente, que ha recibido por la gracia de Dios dones para servir y ser de bendición para la iglesia. Ese don conferido por Cristo a través del Espíritu Santo es la capacidad o dotación para realizar un oficio en especial y desarrollar así, los distintos ministerios. Efesios 4:11-12 “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.
El Señor Jesucristo que venció la cautividad de nuestras almas del pecado, la muerte y el dominio de Satanás, asciende glorioso a los cielos y en vez de tomar tributo por la victoria, reparte dones a los hombres, dándolo todo. Efesios 4:10 “El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo”. Vuelve al cielo que había abandonado por un tiempo después de cumplir con su misión en la tierra, toma de nuevo su lugar y le da de su gloria a los suyos, dotándolos de dones para que su iglesia pueda continuar la obra de extender su reino en la tierra hasta que él vuelva.
Demos gracias a Jesús por su generosidad, no sólo vino a dar su vida para rescatarnos, sino que nos escogió para llenarnos de su presencia y dotarnos de diversidad de capacidades espirituales para poder servirle.  Oración.
Amado Jesús, ¡cuánta generosidad hay en tu corazón!, no sólo te desprendiste de toda tu majestad para hacerte hombre y venir a morir por mis pecados, sino que en tu infinita gracia me dotaste de capacidades espirituales para servirte y cumplir con tu mandato de llevar el evangelio. Gracias Señor. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.

¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

jueves, 7 de febrero de 2019

EL CORAZÓN DE DIOS


ALEGREMOS EL CORAZÓN DE DIOS

El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es tristeza de su madre”, Proverbios 10:1
Hijo mío, no te olvides de mí ley, y tu corazón guarde mis mandamientos; porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán”, Proverbios 3:1-2
Si echamos una mirada a los hogares de nuestro mundo podríamos encontrar en la mayoría padres con una profunda tristeza, y quizás en unos pocos hogares, padres alegres y felices. En ambos casos esto está relacionado con la vida y conducta de los hijos. Siempre hemos tenido la idea que los hijos no deben sufrir por la conducta equivocada de sus padres, pero en este caso Salomón nos dice que el consuelo, la satisfacción y la alegría de los padres dependen del comportamiento de los hijos. Lo que hagan bien o lo que hagan mal afecta el ambiente familiar.
También tenemos que decir que un hijo necio generalmente se ha forma cuando no cumplimos con nuestra responsabilidad de instruirlo por el buen camino. Si desde pequeños les enseñamos el temor de Dios, podremos tener hijos sabios que tomen decisiones correctas para su vida. Como dice Proverbios 22:6 “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. Unos hijos justos son aquellos que son rectos, íntegros, que tienen una excelente relación con Dios y una inmejorable relación con sus semejantes.
Los hijos sabios buscan la sabiduría de Dios, ella los dirigirá por el camino correcto y no se desviarán. Tomemos en cuenta que el principio de la sabiduría es el temor de Jehová; y el temor a Jehová es apartarse del mal.
Necio es aquel que es indiferente a la instrucción, irresponsable con sus deberes y orgulloso de sí mismo, que cree que no necesita la dirección de nadie, incluyendo a su familia. La necedad, insensatez, imprudencia de un hijo es lo que produce la tristeza de los padres.
Es importante notar que el rey Salomón no relaciona la satisfacción y felicidad de los padres con respecto al dinero, la fama, el nivel académico o el desenvolvimiento en la sociedad, sino por poseer esa virtud que puede ayudar a los hijos a conducirse de una forma racional, coherente, justa y equilibrada de acuerdo a los principios inculcados.
Cuando la Palabra de Dios habla de necedad no se refiere a una persona que carece de capacidad mental sino de una que desprecia y rechaza las pautas establecidas por Dios y por sus padres, maestros, jefes, gobernantes, etc.
Este versículo también podemos aplicarlo a nosotros como hijos de Dios, le daremos alegría a nuestro Padre celestial si andamos correctamente obedeciendo sus mandamientos. Apartémonos del pecado y la maldad que no producen ningún bien ni provecho en nuestra vida espiritual, mientras que la justicia y la rectitud nos librarán de muchas aflicciones.
Es sabio el que le cree a Dios, lo ama y lo obedece. El que escoge el temor de Dios, tendrá una felicidad duradera, largura de vida y muchas bendiciones.  Oración.
Amado Padre celestial, quiero alegrar tu corazón, no permitas que me aparte de tu Palabra, sino guardarla en mí, para no pecar contra ti. Señor, encamíname a ser un hijo sabio y justo, para que consiga no sólo la sonrisa de los que me rodean sino la tuya. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

miércoles, 6 de febrero de 2019

LA OSCURIDAD


LA OSCURIDAD QUE SE VISTE DE LUZ

Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.", 2 Corintios 11:14
La astucia más grande del mal es disfrazarse de luz, confundirse entre buenas intenciones y aparente bondad. Camuflarse en las verdades a medias y no ser notado a simple vista.
Es por eso que el mundo de hoy vive engañado en proporciones nunca antes vistas, se acepta como verdad aquello que es mentira, como bondad aquello que al final causará consecuencias nefastas en la vida de las personas.
Se celebra la muerte y la oscuridad como algo “normal” y bueno, se aplaude a artistas que promueven la sexualidad desenfrenada, se promueve el aborto, se hacen marchas exigiendo el cuidado de la naturaleza, pero se niega la naturaleza biológica del mismo ser humano yendo en contravía de las leyes naturales.
Es por eso que todos aquellos que creemos en Jesús y sus principios, debemos hoy más que nunca estar firmes, como se nos alerta en la escritura: Vigilen; estén firmes en la fe; sean valientes y esfuércense. (1 Corintios 16:13). Es momento de marcar la diferencia y que nuestro comportamiento refleje a Cristo, revistiéndonos de amor (Colosenses 3:14), dando ejemplo de bondad, pero también con carácter vivir y contar la verdad de Cristo a todo el mundo. Oración.
Mi Señor te doy gracias por tu Palabra que me enseña la verdad, dame la fuerza y el carácter para que con toda firmeza pueda anunciar y practicar tus principios Padre santo te lo pido en El nombre de Jesucristo tu Hijo Amen   Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

martes, 5 de febrero de 2019

LA FIDELIDAD DE DIOS


LA FIDELIDAD DE DIOS
 Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones”, Deuteronomio 7:9
Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo”, 2 Timoteo 2:13
Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea”, Apocalipsis 19:11
¿Alguna vez hemos dudado de la fidelidad de Dios? Creo que sí y puede suceder cuando estamos pasando por malos momentos. Nos olvidamos rápidamente de todo lo que Dios ha hecho por nosotros antes y llegamos a pensar que nos ha abandonado. Estamos errados, pues Dios nunca nos desampara, cualquier cosa que suceda en nuestra vida no está ajena a su voluntad. Él es fiel por naturaleza, es un atributo divino y esta virtud se asocia con la bondad que nos tiene al ser nuestro Padre.
Hablar de su fidelidad es hablar de su perfección y su inquebrantable compromiso con nosotros. Ha mostrado a través de la historia que sus pactos han sido firmes y que cumple todas las promesas de su Palabra. Tampoco podemos negar la veracidad de su testimonio en nuestras vidas, la trasformación que ha hecho en nosotros, sus respuestas a nuestras oraciones y su respaldo en todo lo que hacemos. Dios es fiel y jamás miente, lo que dice lo sostiene. Tenemos un Dios único y verdadero que no cambia.
Un Dios que es cercano y está al alcance de los que lo buscan, un Padre que no solo trae provisión, sino que nos levanta y nos sostiene en nuestras tribulaciones. Tal vez en su soberanía permite cosas que nos afligen, pero aún sigue siendo fiel, pues permanece a nuestro lado en medio de los problemas. La soberanía y la fidelidad de Dios son dos conceptos que van de la mano. Si decimos Dios es soberano, estamos reconociendo que Él tiene el derecho absoluto y exclusivo de ejercer su autoridad en la creación y todo lo que hay en ella.
Si Dios es nuestro Padre, no sólo esperemos su bendición sino su disciplina y corrección, esto es parte de su fidelidad con nosotros. Él nos mantendrá guardados del mal. Su fidelidad es inmutable frente a la infidelidad de nosotros.
El Libro de Deuteronomio nos exhorta a ser un pueblo fiel a Dios, pues somos apartados para Él, un pueblo especial con una misión específica, basada en el pacto de gracia y amor que Dios estableció a través de Jesucristo. Este pacto es para nuestro beneficio y debe conducirnos a un compromiso de obediencia.  1. Oración inicial
"Amado Padre, gracias por tu fidelidad, a pesar de mis fallas has engrandecido tú misericordia cada día sobre mi vida. Gracias por poder apoyarme en ti. Eres fiel y digno de confianza. Quiero exaltarte y adorarte eternamente. Amén.   Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.