jueves, 31 de enero de 2019

VIVIR EN AUMENTO


VIVIR EN AUMENTO
Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto. El camino de los impíos es como la oscuridad; no saben en qué tropiezan”, Proverbios 4:18-19
“Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal”, Proverbios 4:26-27
Aquí hay una clara comparación entre el camino del impío y camino del justo. La conducta y la vida de los impíos es como la noche, que si no hay una luz encendida en su camino fácilmente se tropieza. Son adictos al mal, no se dan cuenta de la oscuridad que los rodea; viven inseguros y huyendo, aunque nadie los persiga. Jesús decía “el que anda en tinieblas no sabe a dónde va.” Juan 12:35. Las características del camino malo incluyen incertidumbre, carnalidad, deshonestidad, vicios, ataduras, desasosiego y oscuridad.
En cambio, el libro de los Proverbios nos presenta una hermosa descripción del camino del justo, ya que ponerse en su senda es como encontrarse con la aurora de un nuevo día. Es el momento cuando empieza a amanecer, cuando se ven las primicias de la luz, la oscuridad deja de cubrirlo todo y sigue hasta que la luz del sol sale en su plenitud.
Así somos los hijos de Dios, cuando andamos en la luz de Cristo y aprendemos las enseñanzas de su Palabra. La sabiduría irá en aumento en la medida que profundizamos y estudiamos las Escrituras. Sólo así podremos alumbrar la vida de otros. Claramente Jesús dijo “El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” Juan 8:12. Y en Juan 11.10 “pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él”.
El camino bueno da seguridad, honestidad, pureza, santidad, guía divina para lograr la realización en nuestra vida. Sus enseñanzas evitarán que nos apartemos a izquierda o a derecha. Nos ayudarán a guardar nuestro corazón de toda corrupción como dice Proverbios 4:23 “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”. A cuidar nuestro cuerpo como el templo del Espíritu Santo, a escoger buenas amistades que influyan positiva mente
en nuestro crecimiento espiritual.
Así como la luz de la aurora, comencemos buscando al Señor muy temprano. Busquemos al que puede sacarnos de la oscuridad y nos quiere llevar a vivir en aumento en la búsqueda de su presencia y de caminar en el Espíritu, aumento en sabiduría y conocimiento, aumento en nuestra transformación del carácter a la imagen de Él, aumento en amor, paz, salud, generosidad, compasión, aumento en la pasión por extender su Reino. Oración.
Señor Jesús, gracias por tu Palabra santa, porque mi anhelo es ir en aumento en la búsqueda de tu presencia, en amor, en oración, en misericordia, en rectitud, andando en la senda de los justos para no apartarme de tu camino. Quiero encontrar la plenitud y la perfección en ti. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

miércoles, 30 de enero de 2019

EL INFIERNO SI EXISTE


EL INFIERNO SI EXISTE
¿quién ira al infierno? ¿cómo es el infierno? ¿Dónde está el infierno? Esta y muchas otras preguntas trataremos de contestar por medio de este estudio. El día de hoy quisiera que me acompañes a un estudio acerca de esta doctrina Bíblica de mucha importancia en nuestros días.
Antes de comenzar con el tema del infierno es importante que entendamos que es nuestra alma, ya que ella es la que ira al Cielo o al Infierno a pagar o disfrutar las consecuencias de nuestras decisiones en esta vida.
La Biblia habla bastante acerca del Alma, por ejemplo, la Biblia da a entender que nuestra alma es el asiento de nuestro apetito físico (Números 21:5), también el alma es la fuente de nuestras emociones y sentimientos; podemos ver como en Mateo 26:38 Jesús dice que su Alma esta triste. En Nuestra Alma también se encuentra nuestra Voluntad según Job 7:15. También sabemos que en nuestra alma se encuentra nuestro corazón y mente.
En Lucas aparece una historia muy interesante y aquí es donde podemos ver algunas otras cosas de nuestra alma; es la historia del rico y Lázaro, El rico se va al infierno a ser atormentado y Lázaro se va al Seno de Abraham. Miremos entonces en Lucas 16:23 y notemos que el alma del rico tenía ojos y también sentía ya que dice que estaba en tormentos, y tenía apetito ya que pedía una gota de agua y también tenía memoria ya que le pide a Abraham que mande a Lázaro a su familia para que le hable (Verso 27-28), nuestra alma es idéntica a nuestro cuerpo; tiene también boca porque hablaba y tiene lengua ya que este verso lo muestra. Nuestra Alma tiene los cinco sentidos que tenemos en lo físico por que hablo, miro, y oyó. ¿Te das cuenta todo lo que hay en el Alma? Entonces podemos ver que el alma perdida es la que sentirá el tormento del infierno, es la que recordara su vida pasada eternamente, es la que deseara y también se lamentara; Sin el alma no se puede vivir; esta Alma es la que se sale cuando uno muere según Génesis 35:18 "Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre Benoni; más su padre lo llamó Benjamín"
Ahora sí, entremos en el tema del Infierno:
Hay Varias palabras en la Biblia que describen lugares de tormento, en este estudio tratare de explicarte cada una de estas palabras. Tienes que saber que algunas palabras son solo compartimentos dentro del mismo infierno:
• Hades: Palabra Griega para describir el lugar de los muertos; date cuenta que en la historia de Lázaro y el rico que descendió al Hades tambien había fuego que lo atormentaba.
• Seol: Palabra Hebrea para describir el lugar de los muertos. Esta palabra es lo mismo que Hades solo que en hebreo.
• Gehenna: Palabra Hebrea que aparece en Mateo 10:28 para describir lugar de tormento, date cuenta que en este verso se traduce esta palabra al español como "Infierno".
• Tartarus: este es el lugar más bajo del bajo mundo, lugar para los ángeles caídos. Esta palabra aparece en 2 Pedro 2:4. Aquí una vez más se traduce al español como "Infierno". Dice tambien Judas que estos son lugares de Oscuridad (Judas 1:6-7)
* Todos estos lugares que mencione son parte de lo que nosotros conocemos como Infierno.
* Ahora estos lugares son compartimentos dentro del mismo infierno. Todos son un lugar de tormento.
¿DONDE ESTA EL INFIERNO?
La Biblia dice en varias ocasiones que el infierno se encuentra abajo en el centro de la tierra y la ciencia lo ha podido confirmar con la tecnología que existe hoy día. miremos algunos versos:
• Job 28:5 "De la tierra nace el pan, Y debajo de ella está como convertida en fuego."
• Proverbios 15:24 "El camino de la vida es hacia arriba al entendido, Para apartarse del Seol abajo."
• Mateo 12:40 "Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches."
Notemos este verso anterior, dice que Jesús estaría en el centro de la tierra tres días y tres noches, y Hechos 2:27 dice "Porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu Santo vea corrupción." Quiere decir que Cristo estuvo en el centro de la tierra que se llama Hades donde Job 28:5 dice que esta como convertido en fuego. En Efesios se nos dice que descendió a las partes más bajas de la Tierra (Efesios 4:9), y ¿qué hay allí? Pedro dice que fue y predico a los espíritus encarcelados (1 Pedro 3:19)
Entonces estos versos nos dan a entender que este lugar de tormento está en el centro de la tierra y precisamente la revista Forbes público en abril 28, 2013 que se habían llevado a cabo experimentos donde científicos prueban que el centro de la Tierra tiene una calentura de 6,000 grados celsius; esto es 9% más que la superficie del sol.
EL INFIERNO TIENE GRADOS DE CASTIGO:
Aparte de que el infierno tiene compartimentos también tiene grados de castigo, no todos van a ser castigados al mismo nivel; esto lo encontramos en varios versos también. Miremos:
 Mateo 10:15 "De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y de Gomorra, que para aquella ciudad."
Notemos que Sodoma y Gomorra tendrán un castigo más liviano que cualquier ciudad que no recibiera el mensaje de Salvación.
• Mateo 23:14 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación."
• Lucas 10:14 "Por tanto, en el juicio será más tolerable el castigo para Tiro y Sidón, que para vosotras."
La Biblia también nos enseña que este infierno en el centro de la tierra será lanzado al Lago de fuego (Apocalipsis 20:14).
¿QUIENES IRÁN AL LAGO DE FUEGO?
• Apocalipsis 21:8 "Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda."
*Nota importante: Cuando aquí hablan de los cobardes, se refieren a todos aquellos que dejaron los caminos de Dios, O sea los Valientes arrebataron el reino de Dios y los cobardes se volvieron atrás.
• Apocalipsis 20:15 "Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego."
*Nota Importante: También todo aquel que no se halle en el libro de la Vida fue lanzado al Lago de fuego.
• Tambien la Muerte será lanzada aquí, juntamente con el Infierno (Hades) (Apoc. 20:14), Tambien todos aquellos que recibieron la marca de la bestia (Apoc. 14:9-11), y tambien el falso profeta y la bestia serán lanzados aquí (Apoc. 19:20). Tambien todos aquellos que practican las obras de la carne (Galatas 5:21).
LA PREGUNTA IMPORTANTE:
¿COMO UN DIOS DE AMOR PUEDE HACER UN LUGAR DE TORMENTO?  Dios no izo el infierno para la Humanidad creada por El. Dios hizo el infierno para satanás y los ángeles caídos.    Mateo 25. 41. Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.
Dios tiene un balance perfecto, es Dios de Amor y también Juez Justo. Si el deja impune al culpable entonces donde está su justicia. Es por eso que mando a su Hijo unigénito para que todo aquel que en el crea sea salvo, ¿Salvo de qué? Salvo de la Ira de Dios. Y nosotros nunca hubiéramos podido pagar la deuda que teníamos así que Jesús sufrió por nosotros y LA PAGO EN ESA CRUZ.
REFLEXIÓN:
La única forma de huir de este lugar de tormento es reconociendo que eres un pecador y arrepintiéndote de tus pecados; recibir a Jesucristo como tu único salvador y creer en su Nombre y guardar su palabra (Juan 1:12-13)
Arrepentimiento significa voltearte hacia Dios y darle la espalda a tu vieja manera de vivir. ¡Haz una Oración el día de hoy y veras como esa paz invade tu corazón!

martes, 29 de enero de 2019

LA LIBERTAD DE DIOS


LA LIBERTAD DE DIOS
como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios", 1 Pedro 2:16
La libertad no está en hacer todo lo que queramos o en seguir sin límites lo que desean nuestros sentidos, porque esto nos lleva a ser esclavos de nuestro ego, a ser dirigidos por nuestras emociones y como consecuencia recogemos dolor y muerte; pues esta es la recompensa de andar en la carne, como nos enseña Romanos 8:6, “Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.
La verdadera libertad está en hacer lo correcto, lo que agrada a Dios, guiados por su Santo Espíritu, no actuando de acuerdo a los conceptos del mundo y a sus tendencias sino de acuerdo a la Palabra de Dios.
Por lo tanto, si somos esclavos de Cristo, somos verdaderamente libres y esto trasciende en nuestra vida; si seguir los impulsos de la carne genera muerte, seguir al Espíritu que está en mí, por fe en Cristo, produce gozo, paz, vida y toda clase de consecuencias justas y verdaderas, como nos enseña Gálatas 5:16-26.
Este conocimiento de la verdadera libertad en Cristo, nos lleva a la plenitud de una relación correcta con Dios y de amor con los demás, pues solo quien experimenta la libertad de Dios puede amar con un corazón honesto y también dejar completamente el yugo del pecado.
Así que recordemos estar firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estemos otra vez sujetos al yugo de esclavitud (Gálatas 5:1); crucificando la carne con sus pasiones y deseos por medio de la obediencia a la guía de su Espíritu Santo.  Oración.
Padre, en el nombre de mi Señor Jesús, tú me has dado libertad para disfrutar plenamente de tus bendiciones, no para ser esclavo de ellas, por esto guíame por tu Espíritu para vivir plenamente la libertad que Cristo pagó en la cruz del calvario. Amén.   Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

lunes, 28 de enero de 2019

REMONTARNOS


REMONTARNOS A LA PRESENCIA DE DIOS
El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán. Isaías 40:29-31
En este pasaje encontramos una ilustración que nos imparte el Espíritu Santo a través de la figura del águila, mostrándonos el impulso del hombre de llegar a Dios y el anhelo de remontarse hasta la presencia de Dios. Las águilas no fueron creadas para solamente dar aletazos sino para remontarse a grandes alturas y para ser libres, ellas aprenden a volar sin esfuerzo porque esperan el viento en una roca, para probar las corrientes de aire y cuando son favorables se remontan.
Este secreto del águila es el mismo que nos dice la Palabra “los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas”. Un cristiano debería volar sin esfuerzos cuando aprende a esperar y a caminar en la plenitud del Espíritu de Dios, viviendo una vida sobrenatural, una vida de fe, donde no mira las circunstancias terrenales, sino que visualiza a Dios en las alturas.
Hemos sido llamados a participar de la naturaleza divina, para vivir en una atmósfera santa, lejos de la contaminación del mundo. ¿Cuánto conocimiento tenemos del mover del Espíritu de Dios? Percibir al Espíritu Santo es más que un sentimiento subjetivo, es llenar nuestra mente de las cosas del Espíritu y caminar en rectitud obedeciendo la Palabra de Dios para conocer y hacer su voluntad. Si no permitimos que la Palabra de Dios gobierne nuestra vida entonces nos gobernará el pecado y no podremos remontarnos a la presencia de Dios; sería solo un batir de alas.
Un águila en cautiverio es un ave sin todo su potencial, igualmente el cristiano cautivo en el pecado, sin libertad en el Espíritu, vive una vida en derrota e inmundicia. Gálatas 5:1 “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estés otra vez sujetos al yugo de esclavitud.
Los que esperan en Dios tendrán nuevas fuerzas físicas y espirituales. Este poder proviene de la fe. Por muy fuertes que seamos hay momentos que nos podemos cansar por las dificultades de la vida, ahí es donde necesitamos el poder y la fuerza de Dios, que nunca disminuyen, que nunca se agotan. Él nunca está cansado para escucharnos y ayudarnos. Cuando le clamamos, Él puede renovar nuestras fuerzas y acrecentar las.
El creyente que en todas las situaciones ora y espera, se fortalece en el Señor.  Oración.
Señor Jesucristo, gracias por tu obra de gracia en mi vida, porque la perfeccionarás hasta tu regreso. Quiero estar contigo en humilde dependencia, ayúdame a caminar en el Espíritu para renovar mis fuerzas cada día y para vivir en la plenitud de tu presencia. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

domingo, 27 de enero de 2019

UN LLAMADO AL AMOR


UN LLAMADO AL AMOR
Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños? Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas. No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia. Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado. Ezequiel 34:1-5
Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies. Mateo 9:36-38
El apóstol Pablo usa una analogía para describir a los creyentes como partes del cuerpo de Cristo, como en el cuerpo humano cada uno de nosotros constituye una parte con una función única para desempeñar (1 Corintios 12:12-14). Por eso debemos valorar a cada miembro de la iglesia, pues cuando ya tenemos algo de experiencia, podemos estar cayendo en el orgullo y no mirar la contribución que hacen otras personas al ministerio.
Debemos sentirnos felices porque Dios está obrando a través de otros miembros de nuestro cuerpo y orar permanentemente para que el Señor levante siervos porque la tarea es grande y hay muchas personas por alcanzar con el evangelio, muchas personas que cuidar, consolar y alimentar con su Palabra. Dice el Señor: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. Es importante orar y gozarnos de que otros estén llevando fruto en la obra del Señor.
Si tenemos la perspectiva correcta seriamos como Jesús compasivos y misericordiosos con aquellos que se están perdiendo en el mundo, que son multitudes sin pastor; y dejaríamos de competir por quien tiene más ovejas y darles el cuidado personal que cada una de ellas se merece. Las multitudes están sedientas de instrucción espiritual, de aprender la Palabra, de crecer en principios y sabiduría para tomar buenas decisiones y vivir mejor.
Esto fue lo que conmovió a Jesús en su tiempo, la gente anhelaba a Dios desesperadamente y los escribas y fariseos, los sacerdotes y los saduceos que eran los pilares religiosos, no tenían nada que ofrecer. No daban ni dirección, ni consuelo, ni estímulo.
Jesús nos escogió con el propósito de cuidar y apacentar su rebaño. Si nos enseñoreamos de él, abusando y oprimiendo a las personas, codiciando sólo lo material, descuidando al que está enfermo y necesitado de afecto, consuelo y guía, no esperemos sino la reprensión de parte de Dios, pues podemos ser los causantes de que muchos se vayan de las iglesias al no encontrar amor, apoyo y consuelo en los que se suponen predican del amor y de la compasión de Cristo.
Esta es una exhortación al amor, pues dice su Palabra en 1 Juan 4:20-21 “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano. Demostremos nuestro amor al Dios amando y sirviendo a nuestros hermanos.  Oración.
Amado Señor Jesús, un día tuviste misericordia de mí y me atrajiste a tu redil para amarme, cuidarme, alimentarme, curarme y consolarme. Gracias por ser mi buen Pastor, ayúdame a aprender de ti para cuidar y apacentar a otras personas que están sin guía y consuelo. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

sábado, 26 de enero de 2019


DIOS, LA ROCA DE MI CORAZÓN
¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre”, Salmo 73: 25-26
Las tormentas en nuestra vida las enfrentamos mejor cuando contamos con Dios en todas las áreas de nuestra vida. Mientras permanezcamos
en comunión con él, nuestras fuerzas se renuevan y nuestra esperanza permanece firme cada día. Por esto, Dios debe ser nuestra guía en todas nuestras decisiones, y así Dios también nos concederá los anhelos de nuestro corazón.
De nada nos sirve tener todo lo que deseamos en la vida (dinero, títulos, carros, viajes etc.) si no tenemos a Dios en el corazón, pues es Dios el que verdaderamente nos da lo que necesitamos, nuestra vida será completa cuando Dios ocupe el primer lugar en nuestro corazón, solo Él es la roca de nuestro corazón y nuestra porción para siempre. Así lo entendió claramente el salmista David, de que Dios es su mayor necesidad, y si le tiene a Él, ninguna cosa le faltaría.
Todos deberíamos exclamar a una sola voz: "Fuera de ti nada deseo en la tierra" Esto significa que el Señor debe ocupar el lugar prioritario en nuestras vidas.
Debemos recordar que mucho más importante que las bendiciones, es el Señor de las bendiciones. Debemos sentirnos gozosos con él, aun en situaciones de escasez material y de tribulación; esto es evidencia de madurez espiritual. Pablo podía escribir desde la prisión en Roma a los filipenses diciéndoles con palabras de gozo "He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación" (Filipenses 4:11)
Con seguridad, todo depende del propósito de nuestro corazón; a quién tenemos sino a Dios que nos ayuda, perdona, levanta y nos sostiene, nadie jamás podrá hacernos felices sino solo su Presencia, y el hacer su voluntad.  Oración.
Padre Bueno te pido que ocupes el primer lugar en mi corazón y que cada paso que dé sea guiado por tu Espíritu, quiero caminar de acuerdo a tu santa, perfecta y agradable voluntad. Tú eres mi roca, y la fuerza de mi vida, siempre serás el Dios de mi salvación y fuera de ti nada deseo en la tierra. Te amo Señor. Amen.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

viernes, 25 de enero de 2019

APÓYATE EN EL SEÑOR


APÓYATE EN EL SEÑOR
Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas", Proverbios 3:5-6
En este pasaje hay dos palabras muy importantes “reconocer” y
“caminos”. La palabra caminos en el hebreo viene de “derek” que significa vía, curso o modo de acción. La palabra reconocer viene del hebreo yada que se traduce como conocer a través del contacto íntimo que, aplicado al contexto espiritual, sugiere una intimidad con Dios en oración; dándonos entonces a entender que debemos reconocer o tener una relación íntima y directa con Dios todos los días de nuestra vida, que nos conduzca a enderezar nuestro camino y a realizarnos en todos los aspectos.
Caminar en la vida cristiana requiere que nuestros pasos sean ordenados según lo que dice la Palabra de Dios. Necesitamos de Cristo porque es nuestra sabiduría para caminar rectamente, por eso es necesario preparar el corazón para buscar la Palabra de Dios y cumplirla no como una obligación sino como una devoción amorosa.

Según Juan 14:23 el Señor Jesucristo dice: “El que me ama, mi palabra guardará; y mi padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él”. Obedecer su palabra es una respuesta al amor que le tenemos. ¿Le amamos? Si le amamos, entonces, Él quiere intimidad con nosotros. Así que no lo consideramos una obligación, sino un deleite.
El Señor nos pide que nos fiemos de Él. Es apoyarnos en Él, que significa poner todo nuestro peso sobre algo, descansar sobre alguien, confiando en esa persona o cosa. El que confía en su propio corazón es necio. Cuando nos encontremos en situaciones problemáticas y difíciles que nos traen inseguridad y desasosiego es cuando debemos confiar de todo nuestro corazón. Nuestro Dios es absolutamente confiable, su carácter hace que le sea imposible mentir, por eso consultémosle todo asunto de nuestra vida.
Si permanecemos en Él, nos dará sabiduría conforme a lo que necesitamos. Por eso dejemos al cuidado de Dios nuestra familia, nuestras finanzas, nuestras relaciones, nuestras desilusiones, nuestras decisiones y nuestra salud.  Oración.
Amado Jesús, gracias por traerme a un nuevo día. Aunque el cielo esté nublado y no brille el sol, en ti confió y reconozco que te necesito todos los días, te entrego cada aspecto de mi vida, para que endereces mi caminar. Amén.    Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

jueves, 24 de enero de 2019

TUYOS SOMOS


TUYOS SOMOS
Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias", Apocalipsis 3:12-13
Los cristianos fieles serán pilares en el Templo de Dios. Es Jesús quien hace del creyente una columna y no los hombres. Las columnas en las iglesias son aquellos que son usados por el Espíritu Santo para sostener y equilibrar a la congregación. En la iglesia primitiva del siglo I, los pilares fueron Pedro, Santiago y Juan (Gálatas 2:9)
Los creyentes vencedores serán columnas vivientes en el templo celestial. “Nunca más saldrán de allí”, dando la seguridad de la comunión eterna con Dios. Sólo los redimidos por la sangre de Cristo son invitados a entrar al cielo. Esta promesa de estabilidad es la que se encuentra en la serena paz que Jesucristo provee.
En la antigua Asia Menor, cuando un sacerdote moría y se había caracterizado por su fidelidad a Dios, se le honraba en el templo erigiendo un pilar y escribiendo su nombre y el de su padre en él. Este honor que confiere Cristo será permanente para todos los que le sirven con fidelidad. “Y escribiré sobre él el nombre de mi Dios”. Los fieles llevarán la marca inconfundible de pertenecer a Dios.
Esta marca nos fue dada por el Espíritu Santo en el momento de nuestra conversión, cuando fuimos sellados para el día de la redención eterna. El sello del Espíritu indica que somos hijos de Dios, pertenecemos a Él y nos mantendrá eternamente bajo el cuidado protector de Dios, a salvo de Satanás, el pecado y el juicio.
En el Antiguo Testamento Dios le dijo a Moisés que cuando Aarón y los sacerdotes bendijeran al pueblo pondría su nombre sobre ellos. Números 6:27 “Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. Esta es la misma idea para la iglesia de hoy, nosotros tenemos la señal de pertenecer a Dios, para que el mundo entienda que somos su pueblo.
También el nombre de la nueva Jerusalén, alude al derecho fundamental que se le otorga al cristiano como ciudadano de la ciudad celestial. Cristo escribirá en su fiel servidor su propio nombre nuevo. Apocalipsis 19:12 “Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo”. En el tiempo por venir, cuando Cristo haya conquistado todo el Universo, los servidores fieles llevarán la señal que muestre su pertenencia a Él, y participarán de su victoria.  Oración.
Señor Jesucristo, gracias por tus promesas, porque un día me escogiste y me apartaste para ti, me diste el sello de tu Espíritu. Tuyo soy y quiero servirte fielmente. Hazme ese soporte y equilibrio para otras personas dentro de la iglesia. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

miércoles, 23 de enero de 2019

LA PUERTA ABIERTA


LA PUERTA ABIERTA  

Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque, aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. Apocalipsis 3:7-8
porque se me ha abierto puerta grande y eficaz, y muchos son los adversarios. 1 Corintios 16:9
Filadelfia era una ciudad fronteriza situada estratégicamente entre Lidia, Misia y Frigia, por su posición se extendió fácilmente la cultura y la lengua griega hacia los pueblos bárbaros, se unía por una gran carretera con Pérgamo, Tiatira y Sardes lo que facilitaba la movilización de ejércitos, caravanas de comerciantes y luego el trabajo misionero cristiano.
La gran promesa de nuestro Cristo resucitado y triunfante es que ha abierto una puerta delante de nosotros la cual nadie puede cerrar. ¿A qué se refiere esto? Pablo les escribió a los corintios acerca del trabajo que tenía por delante, se puede estar refiriendo a la puerta de la oportunidad misionera. Debemos orar siempre para que se abran puertas para la predicación de la Palabra.
Siempre habrá una puerta para compartir de Cristo que se abre delante de cualquier cristiano sin necesidad de ir tan lejos a buscarla. En nuestro círculo más cercano, la familia, vecindario, trabajo o estudio, hay personas necesitadas de Dios, por eso debemos aprovechar esa oportunidad que no sólo es una responsabilidad, sino un privilegio tener.
En el camino cristiano la recompensa de un trabajo es más trabajo por hacer. Filadelfia había sido fiel guardando la Palabra y compartiendo el nombre de Jesús, entonces el Señor les dio más oportunidades para mostrar su fe. La puerta que se le abrió a Filadelfia fue Jesucristo mismo.
Y Jesús es la puerta para todos los seres humanos: Juan 10:9 “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos”. Él es la puerta de acceso al reino de Dios y siempre está invitando a entrar.
Hay otra puerta que debemos tener siempre en cuenta y es la puerta de la oración que siempre está abierta hacia Dios y nadie la puede cerrar; es un deleite poder acercarnos confiadamente a la presencia de nuestro Padre, siempre dispuesto y esperándonos con su eterno amor. Recordemos que el cielo siempre está abierto para nosotros. Hechos 7:56 “y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. Oración.
Señor Jesucristo, gracias por ser la puerta de acceso al cielo, por haberme dado la oportunidad de acercarme a la presencia del Padre por tu muerte en la cruz, por asegurar mi camino hacia la eternidad. Sigue abriendo puertas delante de mí para llevar tu mensaje de amor a otras personas. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

martes, 22 de enero de 2019

ENRIQUECIDOS EN ÉL.


ENRIQUECIDOS EN ÉL.

porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia” 1 Corintios 1:5
Nadie llega a pobreza por convertirse al Señor; por el contrario, hemos sido enriquecidos en todas las cosas, no sólo materialmente sino espiritualmente. El mundo entiende el término riqueza como abundancia de bienes materiales, pero espiritualmente es la abundancia de bienes espirituales, que generalmente no son valorados ni reconocidos por los hombres naturales que están sin Cristo, ya que no tienen los sentidos ejercitados espiritualmente para entenderlo.
Hay innumerables riquezas en Cristo: en Efesios 1:7 “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”. Nuestra primera posesión o riqueza, es la redención. Y se refiere a lo que hizo Jesús al derramar su sangre y al resultado de ello. Nos liberó del pecado que nos condenaba, nos rescató de manos del enemigo pagando el precio de la deuda para liberarnos de la esclavitud del pecado y de la muerte.
Efesios 1:18 “Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”. Hemos sido enriquecidos con entendimiento, esa facultad interior que, por la iluminación espiritual del Espíritu Santo, aclara nuestro conocimiento de Dios, equilibra nuestros afectos, pensamientos y voluntad. Por haber sido redimidos debemos tener esperanza de todas las cosas que se esperan. Esta riqueza de la herencia gloriosa en el cielo, sólo se puede percibir cuando nuestro entendimiento es iluminado por el evangelio.
Colosenses 2:2-3 “Para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento”. El amor cristiano nos madura para encontrar grandes tesoros espirituales de entendimiento pleno, conocimiento y sabiduría que están escondidos en Cristo. Hemos sido enriquecidos con toda Palabra y conocimiento para la evangelización, la predicación y la enseñanza.
Hebreos 11:26 “Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón”. La fe de Moisés no le permitió vacilar sobre lo que Dios quería. Prefirió sufrir con el pueblo hebreo que gozar de los deleites terrenales de Egipto. Su meta era la eternidad. Cristo tuvo que padecer por nosotros en su condición terrenal pero ahora goza de gloria y majestad, sentado a la diestra de Dios Padre en los cielos. Quitemos la mirada de los bienes de este mundo y pongámosla en las riquezas de su gracia.
Seamos agradecidos. Hemos sido dotados de muchos dones espirituales según sus riquezas en gloria. Nada en este mundo saciará nuestra vida más que Cristo. Su presencia es nuestra mayor riqueza.  Oración.
Señor dame un corazón agradecido por todo lo que me has dado, contigo no me falta nada, me has enriquecido con toda bendición espiritual y dotado del poder de tu Espíritu, por tu gracia y amor. Me has equipado completamente con tus innumerables riquezas. Amén.   Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

lunes, 21 de enero de 2019

PRECIOSA SANGRE


PRECIOSA SANGRE DE CRISTO
¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Hebreos 9:14
elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas”, 1 Pedro1:2.
Para poder nosotros acceder a la presencia de Dios, se requirió pureza. El pecado humano tenía que ser expiado y su inmundicia lavada por Jesús, quien cumplió cabalmente con ese propósito al presentarse delante de Dios, no sólo como Sacerdote sino como el Cordero para el sacrificio. Si fuéramos más conscientes de lo que significó ese derramamiento de sangre de Jesús, seriamos más cuidadosos con nuestra vida espiritual y haríamos todo lo posible por agradar a Dios.
El sacrificio de Cristo en perfecta obediencia hasta la muerte de cruz, nos dio acceso directo a Dios, quitó toda barrera que nos separara. Su sangre preciosa derramada limpió nuestra alma. En los sacrificios antiguos el cuerpo de una persona podía estar ritualmente limpio, pero su corazón lleno de suciedad. Esa persona se podía sentir temporalmente libre para estar en el tabernáculo y, sin embargo, estar lejos de la presencia de Dios. Pablo refiriéndose a la ley en el capítulo 7 de Romanos dice 6. Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.
7. ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.
Su sangre liberó nuestra conciencia del pecado porque nos trajo perdón, su sangre nos presenta a un Dios que nos espera siempre con sus brazos abiertos y su corazón lleno de amor. Su sangre nos dio la redención eterna, fue el precio más alto para liberarnos de la condición de esclavos del pecado y de Satanás, su sangre nos permite dejar las obras de la muerte y poder ser servidores del Dios vivo, con una vida nueva, limpia y útil.
Su sangre nos coloca en una debida relación con nuestro Padre celestial, pues trajo su amor a nuestros corazones, la presencia del Cristo vivo con todo su poder para poder vencer el pecado en todo momento y en toda situación. Su sacrificio por nosotros fue voluntario, espontáneo, racional pues sabía lo que estaba haciendo, murió no como una víctima ignorante sino consiente de su entrega, producto del más grande amor. Ofreció su sacrificio por el Espíritu eterno que había de darnos para morar en nosotros, no fue una cuestión ritual y mecánica como los sacrificios pasados, sino que detrás de su muerte estaba la libre elección del amor por nosotros.
Por su sangre somos el pueblo escogido cuyo rey es Dios, nuestro hogar la eternidad y exiliados del mundo, porque, aunque estemos en este mundo ya no somos de él. Su sangre nos confirió el honor de ser usados para los propósitos divinos y ser instrumentos de salvación para los demás.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

domingo, 20 de enero de 2019

TRANSFORMADOS


TRANSFORMADOS POR EL AMOR DE DIOS
Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, según la promesa de la vida que es en Cristo Jesús, a Timoteo, amado hijo: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y de Jesucristo nuestro Señor. Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día; deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo. 2 Timoteo 1:1-4
Mas yendo por el camino, aconteció que, al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. Él, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. Hechos 9:3-6.
Pablo, de ser un perseguidor de la iglesia de Cristo, insensible y arrogante se transforma en un pastor amoroso, tierno, consejero y un hombre de fe. Sólo esto puede ocurrir cuando le permitimos a Dios tocar nuestro corazón con su amor. Esto es por obra y gracia del Espíritu Santo.
Pablo siendo un asesino aprendió a amar, experimentó el amor incondicional de Dios, a través de Cristo resucitado, e imitó la fe y la conducta del que lo amó a pesar de lo que él era. Ahora actúa como sacerdote, como profeta y enseña sobre el amor a su discípulo Timoteo y como evangelista y Apóstol extiende la fe al mundo gentil.
Es la conversión más famosa de toda la historia. En el camino a Damasco, Saulo (ahora Pablo) tuvo un encuentro personal con Jesucristo y se rindió a Él. El que entró a esta ciudad era un hombre cambiado, el que iba con una furia vengativa contra los cristianos, ahora era conducido de la mano, ciego y menesteroso. El mismo ardor que antes Saulo había empleado para perseguir a la iglesia lo emplea ahora, una vez convertido para su misión a los gentiles. Sólo el señor Jesucristo puede transformar el corazón humano y hacernos nuevas criaturas.
Por eso no desistamos en orar por aquellos que están a nuestro lado y necesitan el toque del amor de Cristo para ser cambiados. La gracia renovadora de Cristo puede lograr la conversión del peor pecador, puede liberar al que está atado al mundo y sus deseos, puede sanar al que está enfermo, puede dar un nuevo propósito de vida al que se siente vacío y sin sentido.
Obedezcamos el mandato de compartir el evangelio, siguiendo la dirección de Dios, aunque nos enfrentemos con personas difíciles como Saulo, no sabemos cuál es el propósito y los planes que Dios tenga para ellas. Sin saberlo podemos estar sembrando la semilla de la fe en un potencial evangelista, pastor, predicador o maestro. 1 corintios 3:7. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento.   Oración.
Señor Jesucristo gracias por encontrarme en el camino de la vida, por cambiarme el rumbo y por hacer de mí la persona que tú quieres que yo sea. Sigue transformando mi corazón, mostrándome el propósito que tienes para mí y usándome para llevar tu gracia renovadora a las personas que necesitan ser cambiadas por ti. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

sábado, 19 de enero de 2019

NO RETROCEDER


NO RETROCEDER, NO RENDIRSE. PARTE 1

Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma. Hebreos 10:38-39
En cuántas situaciones de la vida hemos querido tirar la toalla, incluso hemos dejado de orar o nuestra oraciones manifiestan solo quejas y preocupación. Pero la fe que hemos recibido por el evangelio de Cristo, nos da la confianza en que así como Él venció nosotros también; tenemos un gran tesoro en la Palabra de Dios, en la fe y el amor en Cristo Jesús (2 Timoteo 1:13-14), por tanto debemos retener cada enseñanza, cada promesa que nos da la escritura, pues en esto está la fuerza para no retroceder, para no rendirnos. “No nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos.” (Gálatas 6:9).
Por esto, a pesar de los sufrimientos y las pruebas, no decaigamos, no dejemos que el desánimo logre parar nuestra carrera de la fe, peleemos esta buena batalla con las armas y los dones que hemos recibido; la recompensa que nos espera es mucho más de lo que podemos pedir o entender.
Aprendamos de Jesús que a pesar del sufrimiento que estaba pasando, por el gozo de obtener la salvación para todos los que creen en su nombre, no se detuvo; ahora está sentado a la derecha del Padre intercediendo por nosotros, dándonos la fortaleza para seguir.
Cada prueba, cada lágrima, cada sufrimiento nos hace más fuerte, si las enfrentamos tomados de su mano “nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce perseverancia, y la perseverancia produce carácter probado, y el carácter probado produce esperanza. Romanos 5:3-4).
Así que, si estás pasando por una situación difícil, no te rindas, no retrocedas, si el que venció la muerte está contigo, ¿quién contra ti?   Oración.
Gracias Señor porque tú me das la confianza para seguir, tu aumentas mis fuerzas, si tú estás a mi diestra permaneceré firme. Amén.   Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

viernes, 18 de enero de 2019

OBEDECER


OBEDECER PARA VER MILAGROS
Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; más en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él, y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron", Lucas 5:4-11
 Jesús da una orden a Simón que es el experto pescador de echar las redes después de un día de arduo trabajo donde no habían conseguido nada. Pedro pudo haber dudado en su corazón y decirle a Jesús: “¿qué sabes de pesca y del mar si nunca has hecho este trabajo, si sólo eres un carpintero?” Pero no fue así, Pedro vio una rara autoridad en Jesús que le llevó a decir: “en tu palabra echaré la red”. Pedro con toda su experiencia estaba dispuesto a probar otra vez, aunque estaba cansado.
¿Cuán dispuestos estamos a obedecer la Palabra de Dios, cuando el Señor nos da una orden que va contra nuestra lógica o que choca contra nuestro sentido común?
No basta nuestra capacidad y experiencia para resolver algunas situaciones de la vida. Como hijos de Dios, necesitamos ser guiados por Dios y depender de Él siempre. Muchos se rinden en la vida cristiana porque se creen autosuficientes y excluyen a Dios de participar de algunas áreas de su vida.
Cuando llegamos a Dios con lógica y razonamiento, llenos de esquemas mentales como argumento, es imposible obedecerlo absolutamente. Debemos ser humildes y crucificar nuestro ego, para poder reconocer que necesitamos su ayuda y su consejo.
Sólo caeremos de rodillas ante la soberanía y autoridad de Jesús cuando veamos cuán débiles y necesitados somos del poder y el amor de Dios. Si queremos ver milagros en nuestras vidas y ver los problemas resueltos necesitamos humillarnos y obedecer.
Si queremos que otros se sometan a nuestra autoridad primero tenemos que someternos a la autoridad de Dios. Pedro entendió esto y por eso sus compañeros de pesca, ante la orden de pescar de nuevo lo siguieron sin importar la hora y las circunstancias adversas para hacerlo. Si queremos un milagro, tenemos que fiarnos de la palabra de Jesús cuando nos dice que probemos lo imposible primeramente obedeciéndole.
La autoridad viene de obedecer a Dios y estar en comunión con Él. Si queremos que otros sigan a Jesús primero debemos hacerlo nosotros, entonces podremos entender lo que Jesús dice: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres. Oración.
Señor Jesucristo, reconozco que en mí hay arrogancia y autosuficiencia, hazme humilde para reconocer que te necesito, que separado de ti nada puedo hacer. Toda autoridad viene de ti, es preciso que obedezca tu Palabra y los milagros vendrán a mi vida como resultado. Amén.   Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

jueves, 17 de enero de 2019

NO HUYAS


NO HUYAS AL LLAMADO DE DIOS
Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová. Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar, y hubo en el mar una tempestad tan grande que se pensó que se partiría la nave. Y los marineros tuvieron miedo, y cada uno clamaba a su dios; y echaron al mar los enseres que había en la nave, para descargarla de ellos. Pero Jonás había bajado al interior de la nave, y se había echado a dormir. Y el patrón de la nave se le acercó y le dijo: ¿Qué tienes, dormilón? Levántate, y clama a tu Dios; quizá él tendrá compasión de nosotros, y no pereceremos. Jonás 1:1-6
Usted y yo fuimos escogimos por el Señor, Juan 15:16. No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.
Cuando conocemos a Jesús nos involucramos en una vida de aventura y propósito. Jonás fue escogido y quizás como a nosotros, le faltaban infinidad de cosas para ser usado por Dios, sin embargo, lo escoge. El Señor es Soberano y puede usarnos independientemente de nuestras debilidades. Él no se sirve de nosotros por nuestras cualidades y atributos sino por su infinito amor.
Lo único que no tiene reversa en la vida cristiana es el llamado de Dios. Romanos 11:29 “Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios”. Somos bendecidos cuando lo conocemos, decidimos amarlo y servirle. Pero vendrán dificultades cuando lo conocemos. Podríamos ser como Jonás, quien no quiso amarlo y seguirle en un momento de su vida.
Este hombre estaba muy cómodo en su vida espiritual y estaba feliz andando a su manera, pero todo cambió cuando el Señor lo mandó a Nínive. Nos puede estar pasando lo mismo, nos gusta recibir mucho y dar poco y ante el llamamiento de Dios, nos levantamos para huir, nos llenamos de miedo y preferimos dormir para olvidar lo que el Señor nos pide.
Todos tenemos un rótulo imposible de borrar: Hijos de Dios, sellados por el Espíritu Santo”. Un sello tan fuerte porque es la misma presencia del Señor en nosotros. No podemos dejar a un lado nuestra responsabilidad. El Señor Jesucristo lo dijo claramente: “y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca.
Que no nos pase lo de Jonás, que los incrédulos tuvieron más temor de Dios y le pidieron que orara por ellos. Que la gente que no conoce de Dios nos diga lo que nosotros debemos hacer, que les prediquemos, que oremos, es muy triste.
Quizás decimos como Jonás “temo a Dios y contradecimos nuestros principios, haciendo lo contrario. Hermanos, Dios siempre respaldará su Palabra independientemente de nuestra terquedad e incredulidad. “Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros”. 1 Samuel 15:22.   Oración.
Señor Jesucristo, qué privilegio que me hayas escogido entre tantas personas que hay en este mundo. Quiero salir de mi comodidad e indiferencia, para servirte y ayudarte en la salvación de este mundo, ayúdame a ser fiel a tu llamado y llevar fruto permanente. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

miércoles, 16 de enero de 2019

QUITEMOS LA QUEJA DE NUESTRA BOCA


QUITEMOS LA QUEJA DE NUESTRA BOCA
Aconteció que el pueblo se quejó a oídos de Jehová; y lo oyó Jehová, y ardió su ira, y se encendió en ellos fuego de Jehová, y consumió uno de los extremos del campamento. Entonces el pueblo clamó a Moisés, y Moisés oró a Jehová, y el fuego se extinguió. Y llamó a aquel lugar Tabera, porque el fuego de Jehová se encendió en ellos. Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne! Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos", Números 11:1-6
Muy a menudo de nuestra boca sale la queja, cuando miramos sólo los problemas y dejamos de confiar en Dios en medio de las circunstancias difíciles, mostrando nuestra carencia de fe.
El pueblo de Israel constantemente se quejó contra Dios, dejaron de confiar en su providencia y amor. Olvidaron que durante su travesía desde Egipto hasta el desierto Dios los había sostenido y cuidado.
Igualmente nos pasa a nosotros, cuando colocamos nuestros ojos en las circunstancias terrenales y olvidamos todo lo que Dios ha hecho por nosotros. Olvidamos que nos rescató de la esclavitud del pecado y nos trasladó de las tinieblas a la luz, olvidamos que nos ha llevado con su amor y gracia por el sendero espiritual que conduce a la vida eterna.
Perdemos de vista a Dios porque nuestra mirada no está puesta en las cosas celestiales sino en las terrenales, dejamos de ver la tierra prometida y las bendiciones que Dios ha prometido, cuando se no aparece la primera dificultad en nuestro caminar con Él y queremos volver atrás, a ser nuevamente esclavos del mundo y sus placeres. Esto demuestra falta de fe y rebeldía contra el plan que Dios ha diseñado para cada uno de nosotros.
Nuestra falta de fe muchas veces viene porque no conocemos las promesas que Dios nos ha dado en su Palabra. Nuestra precaria vida de oración y poco estudio de la Biblia, nos llevan a tener una fe débil que declina fácilmente ante las adversidades.
El Señor anhela que crezcamos en fe, como lo pedían sus discípulos: “Señor auméntanos la fe”. Hermanos, la fe es por el oír y obedecer la Palabra de Dios. Demostremos que las personas de fe no son las que nunca tienen dudas, sino las que permanecen fieles y obedientes a Dios a pesar de las circunstancias, confiando en sus promesas y colocando su mirada en Jesús autor y consumador de la fe.  Oración.
Señor gracias por permitirme ver lo positivo en todas las circunstancias difíciles, ayúdame a crecer en la fe conociendo tu Palabra, apropiándome de tus promesas y descansando en tu eterno amor, cambia mi queja por alabanza, reconociendo todo lo que has hecho por mí y confiando plenamente en que me sostendrás hasta el fin. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

martes, 15 de enero de 2019

CEDER EL CONTROL


CEDER EL CONTROL

Nos salvó, no por obras de Justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador. Tito 3:5
Si la salvación fuese por méritos propios nadie cumpliría con el estándar de santidad para estar en la presencia de Dios. ¿Ante su majestad y Santidad quién puede considerarse justo?
Por su misericordia, envió a su hijo en carne, para que fuéramos justos gracias a la fe en Él, es decir que lo que Jesús hizo en la cruz es lo que nos limpia, nos da un nuevo corazón, no lo que nosotros hacemos. Sólo podemos ir a la cruz, como enfermos en busca de sanidad, y ÉL nos hará nacer de nuevo para poder estar en su presencia.
Esta verdad bíblica, acerca de la salvación no por nuestro propio esfuerzo personal u obras de justicia particulares, nos debe llevar a cederle el control total de nuestra vida, pues esto cambia radicalmente también nuestro comportamiento; una fe sincera trae como consecuencia un cambio en nuestra manera de pensar y de actuar, ya que es la mentira y el pecado en el que éramos esclavos en el pasado lo que motivaba nuestra acciones, ¿Qué sucede si es la verdad de Cristo lo que mueve ahora nuestro caminar?
Necesitamos, por lo tanto, volver a la senda de la fe, afirmarnos en lo que Dios hizo y en lo que puede hacer por nosotros, si dependemos de Él en todas las áreas de nuestra vida.  Oración.
Señor te cedo hoy el control de mi vida, para que tu haga en mí una nueva creación y tomes el timón de mi rumbo. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

lunes, 14 de enero de 2019

TEMPLANZA


TEMPLANZA
Al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad", 1 Pedro 1:6
Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio", 2 Timoteo 1:7
La necesidad de templanza en el día de hoy es imperativo, los cristianos debemos dar ejemplo en estos tiempos de violencia, indisciplina, egoísmo, apatía y desorden moral que amenaza cada día a este planeta. Debemos ser un apoyo firme para que otros puedan aferrarse en medio del caos.
Templanza es lo mismo que dominio propio, viene del griego “egkráteia” y significa control personal hacia los deseos carnales. Este dominio no viene sino por el poder del Espíritu Santo. Cuando se piensa en templanza o sobriedad siempre pensamos en el alcohol, pero realmente es el dominio que debemos tener sobre todos los apetitos carnales que pueden dañar nuestra vida como la glotonería, la falta de bondad, la chismografía, el orgullo, la envidia, el mal genio, la gritería, la violencia, los aspectos sexuales que llevan a la pornografía, lascivia, fornicación y adulterio, etc.
Es importante el autocontrol porque cuando permitimos que nos dominen las pasiones los resultados nos llevan a un círculo vicioso y a nuestra autodestrucción. Como dice Proverbios 25:28 “Como ciudad derribada y sin muro es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda”.
Tengamos cuidado con nosotros mismos, pues a veces tenemos una conciencia muy elástica cuando se trata de juzgar nuestras propias flaquezas y una conciencia muy estricta cuando se trata de juzgar las flaquezas de los demás. Es fácil para algunos condenar a otro que ocasionalmente se toma una copa de vino, pero jamás se condenan a sí mismos por su glotonería, condenan más fácil el adulterio, que su avaricia o apetito desmedido por las cosas materiales. No podemos condenar a otros si somos culpables de otras formas de destemplanza.
Pidamos sabiduría al Espíritu Santo y como Pablo digamos: “Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. 1 corintios 9:25. Recordemos que con Cristo somos más que vencedores. Tenemos el espíritu de poder, amor y dominio propio que necesita el mundo, para levantar y ayudar al que está cautivo en sus pasiones.  Oración.
Señor Jesucristo, te pido hoy dominio propio sobre el fruto de la carne que no he podido controlar y no me dejan agradarte. Necesito ser ejemplo de templanza en esta época. Hazme ese polo a tierra en este mundo desordenado y desmoralizado. Cultiva en mí todas estas preciosas cualidades del fruto del Espíritu. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

domingo, 13 de enero de 2019

FE


FE

.no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador", Tito 2:10
Al referirnos al tercer ramillete del fruto del Espíritu Santo: fe, mansedumbre y templanza, nos referimos al hombre interior, tiene que ver con nuestra relación con nosotros mismos. La fe que mencionaremos de primera, no es la fe ejercitada por el cristiano por el hecho de creer, para ver milagros, señales y prodigios, sino que es la lealtad y fidelidad producida por el Espíritu Santo en nuestro caminar con Dios.
Fidelidad viene del griego pistas y significa: ser digno de confianza. Esta palabra implica fiel en el sentido de que la persona es de confiar por su fidelidad. Es la clase de fidelidad que demostró Jesús en su ministerio. Filipenses 2:7-9 “sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre.
La fidelidad es un rasgo del carácter que se prueba en las pequeñas cosas como lo indicó Jesús en Mateo 25:21 “sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré”. La falta de fidelidad es clara señal de inmadurez espiritual. Cuando somos maduros, Dios nos da responsabilidades, cuando somos desobedientes y rehusamos aceptar responsabilidades somos infieles.
Lo correcto e incorrecto se prueba en las cosas grandes y en las pequeñas. El pueblo de Israel por su carencia de fe, se volvió en varias ocasiones infiel a Dios, buscó dioses falsos e hizo alianzas con pueblos paganos, esto tuvo consecuencias, pues le tocó vagar por el desierto 40 años hasta terminar con la generación incrédula e infiel.
Llegar a tener el carácter de Cristo toma tiempo, hay que ser pacientes y fieles mientras somos formados. Santiago nos exhorta a ser fieles a su Palabra que nos llevará a ser bienaventurados en todo lo que hacemos. Santiago 1:25 “Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Nuestra fidelidad con Dios es la que va a ser juzgada en el tribunal de Cristo. (1 Corintios 3: 13-16). No permitamos que las cargas y los afanes de este mundo influyan en nuestro fiel caminar con Dios.  Oración.
Amado Señor Jesucristo, ayúdame a ser fiel en mi caminar contigo, que nada en este mundo me desvíe de mi fe, ni que las circunstancias difíciles me hagan dudar de ti y me vuelvan incrédulo. Quiero ser fiel hasta el fin. Amén.        Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.