domingo, 31 de marzo de 2019

PALABRAS QUE EDIFICAN


PALABRAS QUE EDIFICAN O PALABRAS QUE DESTRUYEN
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Efesios 4:29
La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos. Proverbios 18:21
Nuestras palabras son determinantes en nuestra vida, lo que decimos viene de nuestro corazón (Mateo 12:34) y refleja nuestro estado interior.
Pero muchas veces usamos nuestras palabras para destruir y no para construir. La Palabra de Dios nos enseña que procuremos hablar cosas que contribuyan a La Paz y a la edificación mutua (Romanos 14:19), quitando de nuestro lenguaje palabras groseras, deshonestas u ofensivas. (Efesios 5:4, Colosenses 3:8).
El problema radica en que muchas veces sin usar lenguaje vulgar ofendemos a las demás personas, cuando somos despectivos, cuando humillamos con cosas materiales, cuando criticamos teniendo como fin que la persona sienta dolor, pero no que sea corregida con amor.
Edificar a otra persona con nuestras palabras tiene dos componentes esenciales, la verdad radical y sincera, y la amabilidad (Colosenses 3:12 , Efesios 4:32), el amor debe ser la motivación con que corregimos a otra persona, por eso debemos aconsejarlo por medio de la Palabra de Dios, para que el Espíritu de Dios sea quien lo convenza, de pecado, de juicio y de justicia. Debemos llevar siempre a la persona con nuestras palabras a que, cada vez más, ame y confié en Dios para que salga de su error, pues al final sólo Dios puede cambiar el corazón.
Que nuestras palabras estén sazonadas con la sal del amor, con la esperanza y paz que abundan en la Palabra de Cristo (Colosenses 3:16), ¿Tus palabras edifican o destruyen?  Oración.
Señor, que cada palabra que sale de mi boca sea para edificar a mi prójimo, para alentar a mi hermano, para animarlo y no para desanimarle, porque en tu Palabra hay esperanza y verdadero gozo. Amén.

sábado, 30 de marzo de 2019

LA COSECHA DEL AMOR


LA COSECHA DEL AMOR
Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; más volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas. Salmos 126:5-6
No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Gálatas 6:9
Lo más fácil es tirar la toalla, dejar de luchar, hacernos a un lado. Es más fácil rendirnos cuando las cosas no salen como queremos.
Perdemos la paciencia y llegamos al límite reaccionando con enojo, cuando esperamos algo de las personas y aun no lo obtenemos.
Pero debemos sembrar en las personas para recoger, sembrar amor para recoger amor, sembrar paciencia para que nos tengan paciencia, sembrar confianza, a pesar de las fallas del otro, para recoger confianza. Aquello que sembremos en otros, en lo que les ayudemos y los formemos con ejemplo y mucha paciencia, eso recogeremos después.
Tengamos la actitud del Señor Jesús, que soportó la cruz por el gozo puesto delante de Él, nuestra salvación; así mismo nosotros sepamos soportar todo sufrimiento por amor de todos aquellos que han de creer en Jesús gracias a nuestro testimonio. (2 Timoteo 2:10).
Lo que sembremos con dolor y dificultad, luego lo recogeremos con gozo, además nuestra recompensa será abundante, porque más bienaventurado es dar que recibir. Por lo tanto, demos ejemplo y amor sobre todo a quien no lo espera y sigamos sembrando en los corazones a través de la enseñanza de la Palabra de Dios, para que a su tiempo recojamos la cosecha del amor.  Oración.
Padre, dame la paciencia para no rendirme y seguir sembrando en los demás lo que tú por gracia me diste. Guíame a ser ejemplo de amor y humildad. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

viernes, 29 de marzo de 2019

PERMANECER EN CRISTO


PERMANECER EN CRISTO
Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. Juan 15:4-5. Si somos persistentes en las cosas temporales que nos dan una felicidad momentánea, cuánto más debemos insistir en buscar las cosas eternas. Realmente nuestra prioridad debe ser agradar y servir a Dios con todo lo que tenemos: cuerpo, alma y espíritu.
Es un problema de enfoque. Aquello en que nos concentramos más termina tomando todo nuestro tiempo, fuerza y vida, pero si nos concentramos en Cristo, en conocerle más, en agradarle viviendo como Él vivió, estamos permaneciendo en Él (1 Juan 2:5-6).
Permanecemos en Él cuando obedecemos su Palabra, cuando la hacemos nuestra y practicamos sus principios usándolos en cada aspecto de nuestra vida; por esto Cristo nos enseñó que. Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. (Juan 15:10).
Y en este aspecto se revela o hace evidente si permanecemos en Él, si cumplimos este mandamiento: El que ama a Dios, ame también a su hermano. (1 Juan 4:21).
En resumen, permanecemos en Él, viviendo como Cristo vivió, siguiendo su ejemplo, guardando su Palabra y amando a nuestro prójimo; es cuestión de obediencia. Oración.
Señor, guíame con tu Espíritu a obedecerte y a vivir como tú viviste, lleno de amor para con mis hermanos y mi prójimo. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

jueves, 28 de marzo de 2019


EL PODER DE DIOS
Por lo demás, hermanos míos, fortaleceros en el Señor, y en el poder de su fuerza. Efesios 6:10
No es en nuestra propia fuerza que hallamos el poder necesario para enfrentar las dificultades o los retos de la vida diaria. La fe es un motor, una fuente de energía inagotable y de motivación imprescindible. Por esto la escritura nos exhorta a estar firmes en la fe, (1 Corintios 16:13) y a comprender cuál es la extraordinaria grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la eficacia de la fuerza de su poder. Este gran poder con que Dios nos ayuda en todo no tiene límites, con ese mismo poder Dios resucitó a Cristo y lo sentó a la derecha de su trono (Efesios 1:19-20).
Por lo tanto, clamemos a Dios para que seamos fortalecidos en nuestro interior por medio del poder de su Espíritu (Efesios 3:16), para que no decaiga nuestro ánimo, para que hallemos la motivación correcta y para que todo lo que hagamos, lo hagamos por la fortaleza que Dios nos da (1 Pedro 4:11a). Porque con nuestra fe es la forma de vencer.
Así que seamos fuertes y valientes, esto un mandato del Señor, no en nuestra propia fuerza sino en el poder de Dios, porque Él prometió que estará con nosotros donde quiera que vayamos (Josué 1:7, 9). Porque su Espíritu está en nosotros por medio de la fe en su hijo amado. Mateo 28. 20. enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Oración
Señor, lléname de tu poder, del poder de tu Espíritu, para dar testimonio de ti, para vencer todos los obstáculos que en mi propia fuerza sería imposible porque para ti nada es imposible. Gracias Señor. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

miércoles, 27 de marzo de 2019

ENRIQUECIDOS EN ÉL.


ENRIQUECIDOS EN ÉL.
Porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia 1 Corintios 1:5
Nadie llega a pobreza por convertirse al Señor; por el contrario, hemos sido enriquecidos en todas las cosas, no sólo materialmente sino espiritualmente. El mundo entiende el término riqueza como abundancia de bienes materiales, pero espiritualmente es la abundancia de bienes espirituales, que generalmente no son valorados ni reconocidos por los hombres naturales que están sin Cristo, ya que no tienen los sentidos ejercitados espiritualmente para entenderlo.
Hay innumerables riquezas en Cristo: en Efesios 1:7 “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”. Nuestra primera posesión o riqueza, es la redención. Y se refiere a lo que hizo Jesús al derramar su sangre y al resultado de ello. Nos liberó del pecado que nos condenaba, nos rescató de manos del enemigo pagando el precio de la deuda para liberarnos de la esclavitud del pecado y de la muerte.
Efesios 1:18 “Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”. Hemos sido enriquecidos con entendimiento, esa facultad interior que, por la iluminación espiritual del Espíritu Santo, aclara nuestro conocimiento de Dios, equilibra nuestros afectos, pensamientos y voluntad. Por haber sido redimidos debemos tener esperanza de todas las cosas que se esperan. Esta riqueza de la herencia gloriosa en el cielo, sólo se puede percibir cuando nuestro entendimiento es iluminado por el evangelio.
Colosenses 2:2-3 “Para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento”. El amor cristiano nos madura para encontrar grandes tesoros espirituales de entendimiento pleno, conocimiento y sabiduría que están escondidos en Cristo. Hemos sido enriquecidos con toda Palabra y conocimiento para la evangelización, la predicación y la enseñanza.
Hebreos 11:26 “Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón”. La fe de Moisés no le permitió vacilar sobre lo que Dios quería. Prefirió sufrir con el pueblo hebreo que gozar de los deleites terrenales de Egipto. Su meta era la eternidad. Cristo tuvo que padecer por nosotros en su condición terrenal pero ahora goza de gloria y majestad, sentado a la diestra de Dios Padre en los cielos. Quitemos la mirada de los bienes de este mundo y pongámonos en las riquezas de su gracia.
Seamos agradecidos. Hemos sido dotados de muchos dones espirituales según sus riquezas en gloria. Nada en este mundo saciará nuestra vida más que Cristo. Su presencia es nuestra mayor riqueza.  Oración
Señor dame un corazón agradecido por todo lo que me has dado, contigo no me falta nada, me has enriquecido con toda bendición espiritual y dotado del poder de tu Espíritu, por tu gracia y amor. Me has equipado completamente con tus innumerables riquezas. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

martes, 26 de marzo de 2019

LA SANIDAD DEL ALMA


LA SANIDAD DEL ALMA
Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestros pecados. El castigo que nos trajo paz fue sobre él, y por sus heridas fuimos nosotros sanados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas; cada cual se apartó por su camino. Pero el SEÑOR cargó en él el pecado de todos nosotros. Isaías 53:5-6
Las mentiras del mundo actual y del maligno (Juan 8:44) confunden nuestra mente, esclavizan nuestra voluntad y perturban nuestras emociones, llevando también a enfermar nuestro cuerpo.
Estas enseñanzas de mentira, aunque sutiles, nos desvían de la paz, del gozo y de la esperanza que sólo da Dios y su Palabra. Nos llevan a adoptar comportamientos que perjudican nuestra relación con los demás y nuestra forma de vivir. Al final, como creemos, así mismo vivimos.
Por eso una creencia correcta nos lleva a una vida correcta, y esto es lo que nos enseña la Biblia, a que cambiemos nuestra forma de pensar y a no pensar conforme piensa el mundo, sino que seamos dirigidos por los principios de Dios, para que experimentemos en realidad su voluntad que es buena, agradable y perfecta (Romanos 12:2). Él solo quiere nuestro bien como Padre amoroso, no nuestro mal, por eso los planes que tiene son para darnos un futuro lleno de bendiciones y de paz eterna. (Jeremías 29:11).
Por lo tanto, la sanidad del alma empieza con la fe en Cristo. Cuando Él entra a nosotros limpia nuestro corazón, que es el centro de nuestras emociones, voluntad y pensamiento, y de ahí llega la sanidad; cuando seguimos sus principios a pesar de la mentira del mundo actual, y cuando andamos conforme a sus propósitos y no seguimos nuestros deseos desordenados.
Piensa en qué tantas mentiras crees y entonces sabrás qué tan enfermo estás; pero recuerda que solo en Cristo hay verdadera sanidad del alma. Oración.
Señor sana mi vida de toda mentira y de toda falsa creencia, renueva mi mente para conocer tu voluntad y ser sanado por medio de tu Palabra. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

lunes, 25 de marzo de 2019

LA RAZÓN DE LA EXISTENCIA


LA RAZÓN DE LA EXISTENCIA
Señor, no se ha envanecido mi corazón, ni mis ojos se enaltecieron; ni anduve en grandezas, ni en cosas demasiado sublimes para mí. En verdad que me he comportado y he acallado mi alma como un niño destetado de su madre; como un niño destetado está mi alma. Salmo 131:1-2
Buscamos grandes cosas para nosotros, riquezas, bienes materiales, luchamos por ellos con nuestra fuerza y talentos, pues hemos puesto como objetivo de vida “tener” en vez de “ser”. Pero este “ser” no se trata de profesión sino de la esencia del ser, de aquello que nos define. ¿Si te preguntas quién eres, realmente sabemos quiénes somos y por qué existimos en esta tierra?
Quien somos define nuestra vida, lo que pensamos y hacemos, nuestra meta.
La noticia que nos dice el evangelio es que descubrimos quienes somos no cuando miramos dentro de nosotros mismos, como lo dictan teorías de la nueva era, sino cuando miramos a Cristo (Hebreos 12:2), cuando fijamos nuestra atención en aquel que nos amó y nos rescató de nuestra vana manera de vivir, una vida sin sentido, donde éramos esclavos de nuestros sentidos, esclavos del mal y el pecado, pero Dios no pagó con oro y plata, que son cosas que no duran; al contrario, pagó con la sangre preciosa de Cristo (1 Pedro 1:18-19),
Por lo tanto, debemos dejar de buscar las cosas de este mundo y no escuchar más su ruido que nos distrae de la verdad, sino confiar en Dios como niños, ir a los brazos de Cristo, pues cuando escuchamos sus Palabras, cuando lo encontramos a Él nos encontramos a nosotros mismos y hallamos la razón de nuestra existencia. Oración.
Padre, quiero hoy ser participante del llamamiento celestial por medio de Cristo, encontrar mi verdadera profesión, la que viene de la fe, y hallar la razón de mi existir. Quiero a Cristo mismo habitando en mi corazón, para agradarte y vivir para ti. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

domingo, 24 de marzo de 2019

SEPARADOS DE DIOS


SEPARADOS DE DIOS
pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. Isaías 59:2
En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.”, Efesios 2:12
Son nuestros pecados los que nos separan de Dios, no porque Él quiera estar alejado de nosotros sino porque habita en lo alto y santo. Sin embargo, con el contrito y humilde de espíritu, con el que verdaderamente tiene un corazón arrepentido, allí hace su morada, para vivificar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los contritos. (Isaías 57:15).
Un Dios santo y puro, que no está lejos sino que por medio de Cristo nos ofreció reconciliación y acabó con la separación que nos hacía huérfanos, viudos espirituales, lejos para siempre de su presencia. La sangre que Jesús derramó al morir nos permite ahora tener amistad con Dios, y entrar con toda libertad en el lugar más santo, directamente a su presencia, para gozar de una relación ininterrumpida e íntima con la fuente de vida eterna y amor. Pues cuando Jesús murió, abrió la cortina que nos impedía el paso, quitó lo que nos separaba. Pero ahora Jesús está vivo, y por medio de Él podemos acercarnos a Dios de un modo nuevo y distinto (hebreos 10:19-20)
Nuestro pecado divide, trae consecuencia de dolor, pero Cristo, nuestro sacerdote en el santuario eterno, nos limpia y nos une con el Padre, por eso, mantengamos una amistad sincera con Dios, teniendo la plena seguridad de que podemos confiar en Él, porque ya estamos libres de toda culpa (hebreos 10:21-22).  Oración.
Señor, ya la culpa que nos separaba ha sido quitada gracias a Cristo, guíame a vivir en plena confianza porque separado de ti nada puedo hacer, quiero agradarte con mi fe y mi obediencia a Tu Palabra Amen.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

sábado, 23 de marzo de 2019

¿SOMOS BENDICIÓN PARA LOS DEMÁS?


¿SOMOS BENDICIÓN PARA LOS DEMÁS?
Y dijeron cada uno a su compañero: Venid y echemos suertes, para que sepamos por causa de quién nos ha venido este mal. Y echaron suertes, y la suerte cayó sobre Jonás. Entonces le dijeron ellos: Decláranos ahora por qué nos ha venido este mal. ¿Qué oficio tienes, y de dónde vienes? ¿Cuál es tu tierra, y de qué pueblo eres? Y él les respondió: Soy hebreo, y temo a Jehová, Dios de los cielos, que hizo el mar y la tierra.", Jonás 1:7-9
Cuando somos obedientes a Dios, somos bendición para los demás, pero si seguimos nuestro propio camino sin tener en cuenta a Dios, las personas cercanas a nosotros sufren las consecuencias de no seguir la voluntad de Dios, como le pasó a Jonás, los del barco tuvieron que lanzarlo al mar para salvar su vida.
El caso contrario lo vemos en la Biblia como Dios bendecía a quienes rodeaban a José: “Y sucedió que desde que lo puso a cargo de su casa y de todo lo que tenía, el SEÑOR bendijo la casa del egipcio por causa de José. Y la bendición del SEÑOR estaba sobre todo lo que tenía, tanto en la casa como en el campo. (Génesis 39:5 RVA-2015). También bendijo a todo Egipto, porque Dios estaba con José.
Esta obediencia es el resultado directo de saber quiénes somos cuando hemos creído en el Señor Jesucristo y cuál es nuestra misión. Cuando preguntan a Jonás, qué oficio tienes y de dónde vienes, se refieren a que él revele su propósito y su identidad real.
Así mismo, debemos tener claro quiénes somos y cuál es nuestro propósito, la Palabra de Dios nos enseña que somos ciudadanos del cielo, comprados con la preciosa sangre de Cristo, ministros de la reconciliación, hijos del Altísimo, con la misión de anunciar las maravillas de Dios que en su gran amor “nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación” y quiere que todos a quienes anunciamos este mensaje se reconcilien con Él (2 Corintios 5:20).
Pero si no estamos siendo quienes debemos ser y no estamos haciendo lo que debemos hacer, estamos dejando de bendecir a un mundo agobiado por el mal, vamos en el mismo barco azotado por las tormentas teniendo en nuestras manos, por medio del evangelio, el poder para cambiar el rumbo de la vida de muchas personas, iniciando por quienes nos rodean: vecinos, amigos, cónyuge, están esperando que tu como un Jonas obediente, seas luz para ellos, un faro en medio de la oscuridad.
Dios puede bendecir toda una nación a causa de un hombre que hace la voluntad de Dios, ¿eres alguien que obedece a Dios?  Oración.
Señor, quiero ser luz para todos los que me rodean, guíame a hacer tu voluntad, a obedecerte y a ser bendición para todas las personas con quien me relaciono. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.       

viernes, 22 de marzo de 2019

EL LLAMADO DE DIOS


EL LLAMADO DE DIOS
Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él, y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres.  Lucas 5:8-10
Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia.  1 Corintios 1:26-29
Muchos se enaltecen de sus logros temporales, pero todos tenemos muchas debilidades. A pesar de esto, Dios conociendo el corazón del hombre nos envió el modelo perfecto de amor y santidad para que habitara entre nosotros y luego en nosotros, y por su sacrificio en la cruz, nos concedió la capacidad de agradar a un Dios perfecto y Santo a través de la fe.
Entonces por lo que Él hizo, y no por lo que nosotros hayamos hecho o merecido, podemos acercarnos con toda confianza a su presencia, pero también nos dejó la promesa de que seremos semejantes a Él (1 Juan 3:2), siendo personas débiles, nuestra fuerza y capacidad radica en la confianza que depositamos en Cristo y en la dependencia a su poder y amor.
Por esto Dios llama a hombres que, según el modo del mundo, no son poderosos, ni sabios, ni nobles, sino que se rinden a sus pies, que se despojan de su propia humanidad para vivir por Él y para Él.
El primer paso del llamado de Dios, como lo vemos en Pedro, es arrepentirnos de nuestros pecados, reconocer nuestra debilidad y necesidad de Jesús, ir a sus brazos a recibir de Él la verdadera sabiduría, poder y amor esencial para vivir agradándole al Padre.
¿Estás atendiendo el llamado de Dios para dejar todo pecado y temor, y ser ahora pescador de hombres?    Oración.
Señor, que mis oídos estén atentos a tu llamado, a reconocer que no es en mi propia fuerza, sino en tu poder y amor, que soy fuerte. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.        

jueves, 21 de marzo de 2019

LA OSCURIDAD



LA OSCURIDAD QUE SE VISTE DE LUZ
Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 2 Corintios 11:14
La astucia más grande del mal es disfrazarse de luz, confundirse entre buenas intenciones y aparente bondad. Camuflarse en la verdad a medias y no ser notado a simple vista.
Es por eso que el mundo de hoy vive engañado en proporciones nunca antes vistas, se acepta como verdad aquello que es mentira, como bondad aquello que al final causará consecuencias nefastas en la vida de las personas.
Se celebra la muerte y la oscuridad como algo normal y bueno, se aplaude a artistas que promueven la sexualidad desenfrenada, se promueve el aborto, se hacen marchas exigiendo el cuidado de la     naturaleza, pero se niega la naturaleza biológica del mismo ser                     humano yendo en contraía de las leyes naturales.
Es por eso que todos aquellos que creemos en Jesús y sus principios, debemos hoy más que nunca estar firmes, como se nos alerta en la escritura: Vigilen                                                                                                                                                                                                                                                                                     estén firmes en la fe; sean valientes y esfuércense. (1 Corintios 16:13). Es momento de marcar la diferencia y que nuestro comportamiento refleje a Cristo, vistiéndonos de amor (Colosenses 3:14), dando ejemplo de bondad, pero también con carácter vivir y contar la verdad de Cristo a todo el mundo.  Oración.
Mi Señor te doy gracias por tu Palabra que me enseña la verdad, dame la fuerza y el carácter para que con toda firmeza pueda anunciar y practicar tus principios.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.     

miércoles, 20 de marzo de 2019

EL ÉXITO VERDADERO



Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Josué 1:7-8
El éxito verdadero no se trata de cuántos automóviles tenemos o cuantas casas, ni cuántas posesiones hemos logrado acumular o cuántos títulos, sino de cómo está nuestra relación con Dios y cómo está la relación con nuestro prójimo, en especial con los mas allegados de tu familia
Todo te saldrá bien, no se refiere a la ausencia de problemas o dificultades, sino a la capacidad de enfrentarlos con sabiduría y a tomar decisiones correctas con base a los principios que Dios ha escrito y que nos darán éxito verdadero.
Poner en práctica la Palabra de Dios nos garantiza ser prosperados en todo lo que hagamos (Deuteronomio 29:9), pero no garantiza la ausencia de dificultades en el camino; a su tiempo, si seguimos sus instrucciones, obtendremos fruto y todo lo que haremos prosperará (Salmo 1.v3.
Las instrucciones de su Palabra abarcan todos los aspectos de la vida, económico, social, familiar, pero se centra en la calidad de las relaciones que tenemos con Dios primordialmente y con los demás. ¿Cómo está tu relación con Dios? ¿Cómo está tu relación en especial con los más allegados de tu familia? Esforcémonos por tanto en obedecer sus instrucciones y poner en práctica sus principios, no nos olvidemos de las enseñanzas de Cristo, y que nuestro corazón guarde sus mandamientos, porque largura de días y años de vida y paz nos serán añadidos (Proverbios 3:1-4). Esta es la medida del verdadero éxito, no cuantas posesiones tenemos sino cuánta paz interior.  Oración.
Señor, mi triunfo más grande es haberte conocido, que estés en mi corazón, saber que tú me conoces y que soy tu hijo. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

martes, 19 de marzo de 2019

DOBLE ÁNIMO


DOBLE ÁNIMO O UN CAMBIO VERDADERO
El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos. Santiago 1:8
Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado. Isaías 29:13
Dios NO pide que cambiemos poco a poco, o que nos acerquemos a Él paso a paso, realmente nadie que tiene un encuentro personal con Él viene a ser el mismo que era antes, en un encuentro con Jesús hay un cambio radical. (Hechos 9).
Cuando no hay una transformación real en nosotros, hay una indecisión, a esto la Biblia le llama ser una persona de doble ánimo, y se refiere a una persona inestable con doble pensamiento, que es inconstante en todos sus caminos, confundida en su pensamiento, tratando de servir a dos señores (Mateo 6:24).
Una persona de doble ánimo es una persona que quiere postergar el cambio que sabe que necesita, quiere amar a Dios y seguir con las malas costumbres del mundo, satisfaciendo sus propios deseos; siente que no está preparada, pero realmente nadie está preparado, así que sólo entregando toda nuestra vida a Jesús somos transformados totalmente.
Como lo dijo Jesús. Y ustedes no quieren venir a mí para que tengan vida.  (Juan 5:40). Se trata de no rechazar la luz, si nuestra conciencia nos dice que hay oscuridad en nosotros, no tardemos en ir a la luz para que sea revelada nuestra condición y seamos limpiados de toda maldad, liberados de la confusión de nuestro pensamiento que nos hace inestables y al mismo tiempo llenos de orgullo. Necesitamos un cambio verdadero, y este cambio sólo está en la fe en el Señor Jesucristo. Oración.
Padre, no quiero ser el mismo hombre de antes, que está viciado conforme a los deseos engañosos, haz de mí una persona nueva, que te obedezca por amor a Cristo que murió por mí para que yo fuera una persona diferente y llena de su luz. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.

lunes, 18 de marzo de 2019

EL PECADO DEL HOMBRE


EL PECADO DEL HOMBRE ES LO QUE CONTAMINA EL MEDIO AMBIENTE
Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra. Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno. Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y disminuyeron los hombres.", Isaías 24:4-6. 
¿DE dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No son de vuestras concupiscencias, las cuales combaten en vuestros miembros?  Santiago 4.1.
El pecado del ser humano es lo que contamina la tierra. ¿Por qué razón? El pecado conlleva a traspasar los límites, a quitar el equilibro que Dios dispuso de antemano para que vivamos y gocemos de su creación. La ambición del hombre lo lleva a agotar sus recursos, a destruir con el anhelo de tener más riqueza material, pasando por encima de otros seres humanos con tal de acumular más dinero y contaminando el agua y la tierra, para supuesta mente mantener su estilo de vida. Es cierto que Dios nos permitió aprovechar los recursos (Génesis 1:26), pero también nos enseñó a hacerlo de forma equilibrada, cuidando la naturaleza y los animales, manteniendo el respeto por el bienestar del prójimo, entre otras cosas (Éxodo 23:10-11, Deuteronomio 22:9, Deuteronomio 20:19-20).
Es el corazón del hombre donde radica el problema, es de donde sale lo que contamina al hombre (Mateo 15:18-20). Por lo tanto, se necesitó una solución radical, por eso Dios envió a su hijo en la carne, para que, por la fe en Él, su sangre limpiará nuestras conciencias de obras muertas y sirvamos al Dios vivo (hebreos 9:14).
Si en el interior del hombre inicia la contaminación del ambiente, debemos mirar por tanto desde la perspectiva correcta y arrancar el problema de raíz, acudiendo a Cristo, para que limpie nuestro corazón y llevando a otros el mensaje de salvación por medio de Cristo, para que por este mensaje sea limpiadas la vida de todos lo que en Él crean.  Oración.
Señor, quiero hacer tu voluntad administrando con sabiduría los recursos que has dispuesto en mi mano y llevando a otros el mensaje de La Paz de Jesús; para que sean librados de ambiciones desmedidas y de vivir auto destruyéndose. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.         

domingo, 17 de marzo de 2019

¡CUIDADO CON LO QUE DECIMOS!


¡CUIDADO CON LO QUE DECIMOS!
Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Mateo 12:36
El que guarda su boca y su lengua, Su alma guarda de angustias. Proverbios 21:23
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.", Efesios 4:29-30
Las palabras que decimos pueden edificar o derribar, pueden alegrar o entristecer a los demás. Generalmente los conflictos inician con una palabra mal dicha, o en el momento equivocado por la falta de dominio propio; esto lo enseña la Biblia en Santiago 3:2-12: una sola palabra puede ocasionar un gran problema.
Si es tan determinante lo que decimos, ¿cómo podemos aprender a controlar nuestras palabras y que sean para edificar, no para ofender?
La Palabra de Dios nos enseña que debemos poner suma atención a lo que decimos para no pecar (Salmos 39:1). También que al meditar en su Palabra y alinear nuestro pensamiento a sus principios, nos llenemos de palabras de cordura y sabiduría (Salmos 19:14). Entonces, entre más guardamos (obedecemos) su Palabra, más evitaremos caer en el pecado, como dice el Salmos 119:11: “En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.
Si al haber un hecho que demande una respuesta y nuestro corazón está lleno de sabiduría por la Palabra de Dios, nuestra respuesta será para edificación, pues el efecto directo de toda Palabra que sale de la boca de Dios es una vida abundante, (Mateo 4:4).
Sigamos en consejo de los apóstoles cuando por el Espíritu enseñaban a la iglesia a que: La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros”, dejando toda palabra corrompida, palabras deshonestas, evitando profanas y vanas palabrerías, si no mejor, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.  (hebreos 13:15 y 2 Timoteo 2:16-17).  Oración.
Señor, guía mis palabras, que sean para edificar y construir, no para ofender ni para desanimar a mi prójimo, ayúdame a guardar tus Palabras en mi corazón para no pecar contra ti. Amén.                Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.        

sábado, 16 de marzo de 2019

Modestia y decoro


                                                                           Modestia y decoro
Mujer cristiana.  Engañosa es la gracia y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová ésa será alabada (Proverbios 31:30) Resulta muy preocupante el comprobar como cierto tipo de mujeres de nuestras iglesias, llamadas a sí mismas cristianas, van adoptando una forma de vestir poco modesta y decorosa, muy alejada del requerimiento bíblico.  Pablo dice en 1Tim. 2:9: Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia. Una mujer de Dios. Su arreglo personal debe reflejar al Dios de orden que ella adora. La mujer debe vestirse con pudor: La palabra griega que Pablo usa aquí conlleva tanto la idea de modestia como de humildad. Significa literalmente sentido de vergüenza. Una mujer piadosa debería sentirse avergonzada y culpable si por causa de su vestimenta alguien es distraído en su adoración a Dios. Si te vistes para la gloria de Dios, tu vestimenta revelará pureza y castidad. En vez de mostrar las formas de tu cuerpo para provocar a otros, vas a cubrirlo adecuadamente porque no quieres ni pensar que por causa de un capricho tuyo un hombre sea llevado a pecar contra el Dios al que tú dices amar, adorar y servir. Las formas del cuerpo del hombre y de la mujer no son pecaminosas; el cuerpo fue diseñado por un Dios bueno y santo, que luego de hacerlo lo declaró bueno y santo.
Pero el hombre pecó y se corrompió y por esa causa el cuerpo descubierto de una mujer es como un barril de pólvora que pasa en medio de candelabros encendidos. Es por eso que nuestro Señor y Salvador nos advierte con tanta fuerza que tengamos cuidado con lo que ven nuestros ojos: Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. (Mt. 5:27-29). Escucha lo que dice nuestro Señor acerca de aquellos que ponen tropiezo a otros:  Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar. ¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo!  (Mt. 18:6-7). Un vestido ajustado que revela claramente las formas del cuerpo, o demasiado corto como para cubrir lo que debe ser cubierto no es algo neutral. Eso es pecaminoso porque violenta la santidad de Dios. ¿Es tu vestimenta un reflejo de la humildad y castidad que debe caracterizar a un creyente? Cristo nuestro Salvador, derramó Su preciosa sangre en la cruz para comprar tu alma y tu cuerpo, y el Espíritu de Dios ha venido a hacer morada en ti. ¿Sabes qué debes hacer ahora a la luz de esa realidad? Dedicarte en cuerpo y alma a perseguir la gloria de Dios en todas las áreas de tu vida. Dice Pablo en 1Cor. 6:19-20: “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.  1 Pedro 3. 5. Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos;
6. como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza.  La Palabra de Dios es clara. No es ser legalista. Legalismo es dogmas que impone el Hombre donde no la puede respaldar con la Palabra de Dios.   Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.       

viernes, 15 de marzo de 2019

SIN AMOR LA VIDA NO TIENE SENTIDO


SIN AMOR LA VIDA NO TIENE SENTIDO
Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. 1 Corintios 13 :1-3
El amor es lo más importante, la enseñanza más grande y principal que Dios nos dio fue cuando envió a su hijo Jesús a morir por amor a nosotros. Por eso es necesario entender que sin Jesús en nuestro corazón no hay un amor verdadero. El mandamiento principal que nos enseñó en su Palabra es que amemos a Dios y a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Mateo 22:36-40), es decir que primero tengo una relación con el Padre a través del Hijo para entender y conocer el amor real y luego lo demuestro o lo llevo a la práctica hacia los demás.
La vida entonces sin amor no tiene sentido, es vacía y carece de propósito, pues en el amor todo lo que hacemos tiene valor. Hagamos lo que hagamos, si lo hacemos con amor, veremos la diferencia y nos llenará de paz. Recogeremos el fruto de nuestra labor si lo hacemos con amor. Y si hacemos las cosas con amor, significa que colocamos todo de nosotros, nuestra atención, nuestra mejor actitud, nuestro tiempo, nuestros dones dirigidos por los principios de Cristo, porque en el amor verdadero no hay engaño, es un amor nacido de corazón limpio, de una buena conciencia y de fe no fingida (1 Timoteo 1:5).
Preguntémonos hoy sí tenemos el amor de Dios en nuestro corazón, es decir a Cristo mismo. ¿Lo que hacemos lo estamos haciendo por interés, por ambición, por obligación o por amor? Oración.
Señor, lléname de tu Espíritu para que todo lo que haga sea dirigido por el amor, así como tú te entregaste en sacrificio por amor, así mismo yo pueda amar a los demás. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

jueves, 14 de marzo de 2019

UNA VERDAD INCÓMODA


UNA VERDAD INCÓMODA
cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. Santiago 4:14
El hombre es semejante a la vanidad; Sus días son como la sombra que pasa. Salmos 144:4
Tenemos una existencia muy corta, por esto cada día cuenta así que debemos aprovechar bien el tiempo (Efesios 5:16), sin embargo, ¿en qué gastamos nuestro tiempo? La vida se desvanece como agua en nuestras manos y lastimosamente perdemos gran parte de nuestra existencia en cosas vanas y muchos se llenan de orgullo y arrogancia frente a otras personas, sus días los enfrentan como si nunca fueran a terminar en la tierra y como si no fueran a dar cuenta de todo lo que hacen.
Así que disfrutemos el tiempo con nuestra familia, cónyuge y seres queridos. Debemos gozarnos de cada bendición que Dios dispone, del aire, del lugar, de la comida, dando gracias en todo momento, porque no sabemos ni el día ni la hora en que todo cambie.
No nos desgastemos en peleas, en conflictos que roban tiempo y calma, coloquemos todo en la mano poderosa de Dios, porque al final Él es que nos da la vida, la sustenta y llena de bendición. Por mucho que nos afanemos no podemos añadir un segundo a nuestra existencia ni tampoco solucionar con nuestra fuerza, pues no somos dueños de la vida de los demás ni tenemos el control de la vida.
Al final, como dice la Palabra de Dios, nuestra paz y mayor bendición está en obedecer a Dios, la conclusión de todo el discurso oído es ésta: Teme a Dios y guarda sus mandamientos, pues esto es el todo del hombre" (Eclesiastés 12:13).  Oración.
Señor, te doy gracias por cada segundo de mi vida, permíteme disfrutar de todos lo que has creado para mi bendición y lléname de gozo que sólo tú puedes dar, guíame a cumplir tus mandamientos pues esto es sanidad para mi alma. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.        

miércoles, 13 de marzo de 2019

SUELTA LA CARGA


SUELTA LA CARGA
  Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; Mateo 11:28-29
Vivir la vida sin Dios es una carga muy pesada que no podemos llevar, como explica el Salmo 127, en vano nos levantamos de madrugada y trabajamos hasta tarde si no hacemos todo lo que hacemos con su ayuda, si no edificamos con Él nuestra vida.
Edificamos casas, construimos nuestras profesiones u oficios, iniciamos proyectos, pero ¿los hacemos solos, o de la mano de Dios? ¿Cuál es la motivación para hacerlos? La respuesta que demos, nos da el peso que llevamos.
Jesús hace liviana nuestra carga porque nos invita a confiar en Él, para que tengamos nuevas fuerzas; para poder volar como las águilas, caminar sin cansarnos y correr sin fatigarnos (Isaías 40:31).
En lugar de vivir angustiados, preocupados y sobrellevando cargas temporales, vayamos a Jesús para hallar descanso. Obedecer sus mandamientos será nuestra libertad, pues sus mandamientos no son gravosos (1 Juan 5:3). Sigamos su ejemplo de paciencia y humildad, de suprema confianza en Dios, de absoluta dependencia del Padre Celestial, así hallaremos verdadero descanso. ¡Vamos, suelta la carga!  Oración.
Señor, deposito en ti toda mi confianza, me despojo de toda preocupación y angustia, enséñame cada día a renunciar a mis cargas y a guardar tus mandamientos que son fuente de paz y descanso para mi vida. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.     

martes, 12 de marzo de 2019

PROMESA DE SALVACIÓN


PROMESA DE SALVACIÓN
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Juan 3:16
Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. Juan 6:40
Esta es la promesa de Dios, que todo aquel que crea en su hijo, aunque muera físicamente, despertará para vivir eternamente con Dios. (Juan 11:25). Todos nosotros estábamos lejos del Padre, nuestro espíritu estaba muerto a causa del pecado y en esto se mostró el amor de Dios: envió a su hijo, se hizo hombre, habitó entre nosotros, para enseñarnos su Palabra, para darnos ejemplo, para morir a causa de nuestros pecados y delitos.
Esta promesa de salvación fue escrita con la sangre preciosa de Jesús, por lo tanto, Dios no dejará de cumplirla en el corazón de todo aquel que escucha y cree, para tomarlo y sacarlo de la oscuridad, llevándolo a La Luz verdadera de Cristo, como dice la escritura: el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo” (Colosenses 1:13).
Entonces, es una promesa cierta que, al ser tomada, tiene como consecuencia la vida eterna, la paz verdadera, la redención (salvar o rescatar a alguien, dar por terminado un castigo, liberar algo que estaba hipotecado o embargado) de nuestra alma. Recordemos que fuimos comprados con la preciosa sangre de nuestro Salvador y Redentor Jesucristo.
Ahora, Jesús desea que vivamos una relación íntima y personal con Dios a través de su vida en nosotros; somos sus hijos, por eso tenemos un futuro y una esperanza cierta gracias a Cristo que nos dio esta promesa de salvación.  Oración.
Gracias Padre, porque por medio de Jesús me has dado vida eterna, para agradarte y para obedecerte, y disfrutar de vida plena y la certeza que estás conmigo eternamente. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.   

lunes, 11 de marzo de 2019

JESÚS NUNCA TE HA DEJADO


JESÚS NUNCA TE HA DEJADO, NUNCA TE HA ABANDONADO
Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; hebreos 13:5
El Señor está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos. Sofonías 3:17
Él siempre estuvo allí, a pesar de nosotros. Miramos el espejo retrovisor de nuestra vida, nuestros conflictos y ocupaciones, nuestras luchas, y donde pensamos que estábamos solos, Jesús siempre estuvo, muchas veces en silencio, por amor a ti.
Tal vez estés en la sala de espera de un hospital, esperando afligido por un amigo o un familiar, angustiado sin saber qué hacer o a quién acudir; la verdad es que Jesús siempre estuvo allí para consolarte, darte fuerza y para que por encima de las circunstancias que estuvieras pasando supieras que eso era temporal. Él siempre te estuvo ofreciendo su amor eterno.
Jamás nos ha dejado y no nos dejará, el mundo quiere que pensemos que estamos solos, pero Dios siempre está en medio de nosotros esperando que lo escuchemos, que obedezcamos sus palabras de corrección, de amor, de consolación en medio de las pruebas.
Así que no te sientas desanimado, ni triste, ni confundido cuando lleguen las tormentas, la escasez o las malas noticias; recuerda que no duerme el que te cuida, Dios no nos dejará ni nos abandonará; por el contrario, todas las cosas nos ayudan a bien a los que conforme a su propósito hemos sido llamados (Romanos 8:28).  Oración.
Siempre has estado conmigo mi Dios, fui yo el que no te escuchaba, pero ahora anhelo estar siempre en comunión contigo por medio de tu Espíritu Santo, escuchando tu Palabra. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.          

domingo, 10 de marzo de 2019

LEVÁNTATE


LEVÁNTATE
Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día. Juan 5:8-9
Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo. Efesios 5:14
El pecado nos congela, nos vuelve paralíticos espirituales, detiene nuestro andar en el propósito y voluntad que Dios ha designado para nosotros.
Pero, Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1:9).
Así mismo las dificultades, las pruebas y los problemas pueden paralizarnos, dejarnos estáticos y quitar el gozo que nos ha dado el Señor, pero Dios no quiere que nos quedemos dormidos, sino que por su Palabra nos dice que despertemos y nos levantemos. Esto es un mandato de su Palabra que no volverá a Él vacía, sino que hará lo que Dios quiere que haga, y será prosperada en aquello para lo que la envió (Isaías 55:11).
No importa la circunstancia que estés pasando, puedes confiar en lo que dice Dios. Si Él te dice que despiertes y te levantes, que así sea, primero en tu corazón y luego en tu vida. Toma esta Palabra, así como se hizo en el paralítico, quien fue sanado e inmediatamente comenzó a caminar.
Levántate de donde estés y empieza a vivir para honrar a Dios y caminar con Él; porque sin Cristo, así podamos andar con nuestros pies, somos paralíticos espirituales. Pero de su mano somos levantados para caminar en victoria.  Oración.
Señor, tú me sostienes y por ti puedo caminar correctamente, ayúdame en mis debilidades y dame la fuerza para seguir caminando en tus propósitos. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.       

sábado, 9 de marzo de 2019

VENDRÁN TIEMPOS



  
VENDRÁN TIEMPOS
Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. 2 Timoteo 4:3-5
Esos tiempos anunciados aquí por Pablo a Timoteo ya llegaron. Hoy en día las personas no quieren escuchar la sana enseñanza de la Palabra de Dios, quieren escuchar cosas novedosas y maestros” que les dicen exactamente aquello que quieren oír, como: vas a estar bien, serás prosperado en todo, pide lo que quieras y muchas frases sin contexto, que si bien alientan las emociones no producen un verdadero cambio como el que hace el conocimiento verdadero de nuestro Dios.
Claro que Dios anhela bendecirnos, como hijos amados, pero como prioridad Él busca desarrollar en nosotros el carácter de su hijo amado Jesús y la santidad vivencial, puesto que Él nos corrige diciendo “Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos.” (Oseas 6:6). Él no quiere prácticas religiosas, sino que poniendo todo empeño añadamos a nuestra fe, virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, perseverancia, a la perseverancia, devoción; a la devoción, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. (2 Pedro 1:5-7).
Para el mundo no vendrán tiempo mejores, pues muchos se han alejado del conocimiento de Dios, pero para los que creemos es momento de aplicar estos principios y la lámpara que hemos recibido en nuestro corazón, es decir su Espíritu, no la coloquemos debajo de la mesa, esto es, no lo apaguemos, sino que coloquemos esa luz donde pueda alumbrar, es decir, siendo obedientes a su llamado de santidad y atención a su Palabra, estando en el lugar correcto, para que todos puedan ver las buenas obras de nosotros y entonces alaben al Padre que está en el cielo. (Mateo 5:15-16) Oración.
Señor, sé que el mundo vive una profunda crisis de principios y valores, pero te pido que me ayudes a mantenerme fiel a ti, a practicar la santidad, el amor y a aplicar todo lo que has puesto en mí, gracias a la fe en Jesús, para estar en el lugar correcto en estos tiempos de oscuridad. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.         

viernes, 8 de marzo de 2019

IGNORANCIA ESPIRITUAL

IGNORANCIA ESPIRITUAL
Oración.
Señor, me deleito en tu Palabra porque en ella radica mi seguridad y adquiero cada día más entendimiento, abre mis ojos a cada enseñanza, a la verdad, pues me aleja del mal y me da libertad. Amén.
teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.” Efesios 4:18-19
Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. Hechos 17:30-31
Por su ignorancia hacia Dios, el hombre ha caído en su propia trampa, va camino a la autodestrucción, creyendo sabio su propio entendimiento, ha dejado de buscar a Dios, de reconocerlo como fuente fundamental de vida y sustento de todas las cosas con la Palabra de su boca.
Por lo tanto, se ha hecho necio, pues si alguien quiere hacerse sabio y demostrar su inteligencia que la demuestre como dice el proverbio: “obedeciendo a Dios y conociéndolo. (Proverbio 9:10)
Dios se ha revelado claramente por medio de Jesucristo, sin intención que nadie perezca en su propia ignorancia, sino que todos por medio del conocimiento de Cristo, esencialmente por la fe en su muerte y resurrección, sean salvados.
Esta ignorancia sobre Dios es la causa de todos los males actuales, porque Dios envió el remedio en su hijo, y juzgará al mundo por medio de Él, cuando revele quiénes lo aceptaron o quiénes lo rechazaron. (Juan 3:17).
Si somos sabios o ignorantes, no depende de la multitud de estudios o títulos académicos, que si bien son importantes para estar preparados para nuestra profesión y para la gloria de Dios, nuestro conocimiento principal debe ser Cristo mismo, pues Él es poder y sabiduría de Dios. (1 Corintios 1:24).
Por tanto, si el conocimiento de Dios es Cristo mismo, la Palabra hecha carne, y si nuestra equivocación radica en no conocer la escritura, ni el poder de Dios, (Mateo 22:29) entonces debemos ir a ellas, buscando con ansias salir de la oscuridad a la luz y llevando sin egoísmo este conocimiento de Dios a todos, para que, por medio de la fe en Cristo, derrotemos la ignorancia espiritual.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.

jueves, 7 de marzo de 2019

ENTREGA


ENTREGA
Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20
Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.”, Efesios 5:2
Él se entregó a sí mismo por mí, de la misma manera debe ser mi entrega a Dios. Ya no vivir para mí, sino vivir para Él, por medio de la fe. Cuando la escritura habla que nos presentemos como ofrenda viva y agradable a Dios, nos está hablando de entregarnos totalmente a Dios en todas las áreas de nuestra vida, cuerpo, mente y espíritu, puestos al servicio de Dios.
Y esta entrega se manifiesta cuando reflejamos el amor de Cristo hacia nuestros semejantes, porque todo lo que decimos o hacemos ya no es para nuestros fines egoístas sino para agradar a Dios. Ya sea tu trabajo, estudio, dones y talentos, todo lo debes entregar a Cristo, pues realmente con Él todo tiene sentido y propósito.
¿Qué áreas de tu vida no le has entregado a Cristo? Recordemos que Jesús entregó todo de sí mismo en la cruz para que seamos libres, pues el pecado nos tenía esclavos de nuestros propios sentidos y deseos, y todo lo que teníamos era perecedero; cuando entregamos todo al Señor, Él nos entrega los tesoros que son eternos.  Oración.
Señor, toma toda mi vida, mis planes y anhelos, mis sueños, cada día quiero entregarte mis pasos para caminar de acuerdo al propósito que planeaste para mí. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.        

miércoles, 6 de marzo de 2019

TEMPESTAD


ANTE UNA TEMPESTAD GUARDEMOS LA CALMA
Y entrando Él en la barca, sus discípulos le siguieron. Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía. Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos! Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza. Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?, Mateo 8:23-27
Las tempestades inician por desequilibrios térmicos de la atmósfera y luego desemboca en vientos fuertes, lluvia intensa, en relámpagos, truenos o rayos.
Lo que inicia por algo simple termina en un fenómeno descontrolado y altamente peligroso.
Así mismo, debemos prestar atención a aquellas cosas, que al no ser tenidas en cuenta luego sen convierten en tormentas que intentan desestabilizar nuestra vida.
Por esto es importante, guiados por la Palabra de Dios, tratar todo asunto a tiempo, con oración, ayuno y siendo diligentes en poner en manos del Padre celestial toda situación, puesto que, si no somos capaces de controlar una tempestad, no la iniciemos.
Pero si la situación ya se salió de control, El Señor Jesús nos enseña que aun en una tempestad tan fuerte, debemos conservar la calma y confiar en su protección.
No debemos entrar en el temor y la incredulidad ante situaciones difíciles, pues esto solo hará que veamos la situación aún más complicada y nos enfrascamos en nuestro propio razonamiento, que nos llevará a tomar decisiones equivocadas.
Conserve la calma, ante un fenómeno natural, nos dicen los letreros de prevención, así mismo no perdamos la fe, continuemos confiando en el Señor Jesús, no temas, nos enseña la Palabra de nuestro salvador. Oración.
Señor, ayúdame en mi debilidad aun en medio de las dificultades de la vida, guíame a comprender que no puedo controlar las situaciones, pero puedo confiar en ti, que tienes el poder para traer la calma a las tormentas que se desaten. Gracias por tu amor y protección. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.         

martes, 5 de marzo de 2019

CADA MAÑANA


CADA MAÑANA
Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas, Salmo 63:1
Me anticipé al alba, y clamé; esperé en tu palabra. Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche, para meditar en tus mandatos, Salmos 119:147-148
La devoción es una disposición de la voluntad a una entrega total, a una experiencia con Dios. Hablar con Él, escuchar sus Palabras, meditar en sus principios, alabarlo; por lo tanto, según la Palabra de Dios, nuestra primera acción de la mañana al levantarnos debe ser buscar su presencia, mostrar nuestra devoción y nuestra necesidad de Él.
El devocionario es un tiempo con Dios, buscando su dirección a través de la oración y de su Palabra, como nos enseña el Salmo 5:3: “Oh SEÑOR, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré ante ti y esperaré.” Anticiparse al alba para clamar, esperar en su Palabra y meditar en sus mandatos (Salmo 119:147-148).
El señor Jesucristo se levantaba muy de mañana buscando apartarse del ruido y de la multitud para orar (Marcos 1:35), en absoluta dependencia y necesidad del Padre. Cuánto más nosotros necesitamos de su dirección, antes de empezar el día, para que, al tener comunión con Él, según las instrucciones de Mateo 6:6 seamos recompensados, pues estaremos preparados para enfrentar las dificultades que se presenten en el día, para que andemos guiados por su Espíritu y sus principios estén en nuestra mente.
No es un acto religioso y rutinario, sino una acción de plena disposición del corazón y de auténtica necesidad de Dios. En efecto, si el desayuno es necesario para comenzar el día y preparar nuestro cuerpo para tener fuerzas para el trabajo o alguna otra actividad, nuestro acto de devoción es necesario para fortalecer la confianza en Dios, recordar la esperanza a la que fuimos llamados y estar vigilante el resto del día a las instrucciones de Cristo. (Habacuc 2:1) Oración.
Señor, te buscaré cada mañana, hazme saber tu voluntad, que el resto del día esté preparado para hacer tu voluntad. Amén.  Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.      

lunes, 4 de marzo de 2019

CREÍ POR ESO HABLARÉ


CREÍ POR ESO HABLARÉ
Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos, 2 Corintios 4:13
Porque confiamos en Dios por eso hablamos, no importan las circunstancias por las que estemos pasando, aun si estamos afligidos podemos decir cómo en el Salmo: Creí; por tanto, hablé, estando afligido en gran manera. (Salmos 116:10).
Y esa confianza en Cristo no nos defrauda porque su Espíritu está en nosotros dándonos fuerza y llenándonos del amor de Dios (Romanos 5:5) suficiente para seguir, para no quedar mudos ante el miedo y ante tanta necesidad del conocimiento y del amor de Cristo.
Esta es la señal de nuestra fe, que no guardamos el mensaje de la buena noticia que nos ha sido encomendada, sino que la anunciamos a todo el mundo. La Palabra está escrita, pero se hace viva a través de nuestras vidas, cuando comprobamos que al obedecer a Dios nuestras vidas son llenas de bendiciones, aun en medio de las tribulaciones, de gozo y paz, para que hablemos a los demás lo que la fe en Cristo ha hecho en nuestro corazón.
Se acaba el silencio cuando la luz de Jesús resplandece en nuestro corazón: los demás preguntan por ella, el mundo necesita de ella y nuestra familia urge el mensaje del amor, así que permitamos que Dios guíe nuestra vida de tal forma que, viviendo justa y piadosamente, podamos enseñar a los que nos rodean lo que está pasando en nuestro interior.
No calles, haz que tus acciones y palabras sean guiadas por su Santo Espíritu, esto será tu mejor forma de hablar. Oración.
Señor, porque he confiado en ti, guía mis pasos para hablar a los demás con una conducta intachable y con una esperanza inquebrantable, úsame para que los demás conozcan tu amor eterno en Cristo. Amén. Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.      

domingo, 3 de marzo de 2019

ISRAEL


                                                                        ISRAEL                                                                                                                     Después del diluvio Dios tenía en su corazón levantar un pueblo para darse a conocer a todas las naciones del mundo y ese pueblo es Israel. Aquí empezó la Historia. Nehemías 9. 7. Tú eres, oh Jehová, el Dios que escogiste a Abram, y lo sacaste de Ur de los caldeos, y le pusiste el nombre Abraham;
8. y hallaste fiel su corazón delante de ti, e hiciste pacto con él para darle la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del jebuseo y del gergeseo, para darla a su descendencia; y cumpliste tu palabra, porque eres justo.
9. Y miraste la aflicción de nuestros padres en Egipto, y oíste el clamor de ellos en el Mar Rojo;
10. he hiciste señales y maravillas contra Faraón, contra todos sus siervos, y contra todo el pueblo de su tierra, porque sabías que habían procedido con soberbia contra ellos; y te hiciste nombre grande, como en este día.
11. Dividiste el mar delante de ellos, y pasaron por medio de él en seco; y a sus perseguidores echaste en las profundidades, como una piedra en profundas aguas.
12. Con columna de nube los guiaste de día, y con columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por donde habían de ir.
13. Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos,
14. y les ordenaste el día de reposo santo para ti, y por mano de Moisés tu siervo les prescribiste mandamientos, estatutos y la ley.
15. Les diste pan del cielo en su hambre, y en su sed les sacaste aguas de la peña; y les dijiste que entrasen a poseer la tierra, por la cual alzaste tu mano y juraste que se la darías.  Esta tierra es la tierra prometida, y su pueblo es Israel, de este linaje vino JESUCRISTO a morir en la cruz por nuestros pecados. Pero la muerte no lo pudo retenes y venció a la muerte resucitando y fue el comienzo de Su Iglesia que la compone todos aquellos de todas las Naciones que lo han reconocido como El Hijo de Dios y lo aceptan en su corazón como su Señor y Salvador.    Difundiendo el mensaje de Jesucristo.
¡Hasta lo último de la tierra! Usa tus redes sociales para ese propósito.