lunes, 2 de marzo de 2009

DENTRO DEL TEXTO

Orar las escrituras
Es una forma especial de usar las Escrituras que integra la lectura y la oración. Abre tu Biblia, escoge un pasaje sencillo y práctico.
Acércate quieta y humildemente, léelo con detenimiento asimilando todo lo que lees, pausadamente y en quietud. Con mucho detenimiento, no pasaras de un texto a otro, hasta haber recibido una impresión del mismo corazón de lo que estás leyendo. Ahora sí, al haber sido tocado por esa impresión que el Señor te da de la porción que lees y al haber tomado todo lo que ésta te desvela de Él, la conviertes en una oración. El valor de orar las Escrituras no se juzga por cuánto has leído, sino por la manera cómo has leído. Adéntrate en las entrañas de las palabras que lees hasta que la revelación, como una dulce aroma te envuelva. Así, experimentaras que la oración fluye de tu interior, buscando encontrar al Señor en lo que estás leyendo, en las palabras en sí misma. El contenido del texto es el foco de atención. No estás buscando aprender, estás ahí para experimentar la presencia del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada