martes, 12 de diciembre de 2017

El Dios de paz

El Dios de paz
El Dios de paz estará con vosotros.
Filipenses 4:9
El apóstol Pablo a menudo se refirió al Señor como el Dios de paz. En Romanos dij "Y el Dios de paz sea con todos vosotros" (15:33). En 2 Corintios escribió: "El Dios de paz y de amor estará con vosotros" (13:11). Y a los creyentes tesalónicos les dij "El mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera" (2 Ts. 3:16).
El versículo de hoy subraya el hecho de que el carácter de Dios es de paz. Él es el origen y el dador de la paz. Cuando nuestras actitudes, nuestros pensamientos y nuestra conducta están en armonía con Dios, la paz de Dios y el Dios de paz nos protegerán. Su paz da consuelo, tranquilidad, quietud y confianza en medio de cualquier prueba que pueda afrontar. La medida de la madurez espiritual
En esto me gozo, y me gozaré aún.
Filipenses 1:18
Puede medirse la madurez espiritual de un creyente por lo que puede quitarle el gozo. El gozo es un fruto de una vida guiada por el Espíritu (Gá. 5:22). Debemos regocijarnos siempre (Fil. 4:4; 1 Ts. 5:16). En todas las circunstancias el Espíritu Santo produce gozo, de modo que no debe haber ningún momento en el que no estemos regocijándonos de alguna manera.
El cambio, la confusión, las pruebas, los ataques, los deseos insatisfechos, el conflicto y las relaciones tirantes pueden quitarnos el equilibrio y despojarnos del gozo si no tenemos cuidado. Entonces hemos de llorar como el salmista: "Vuélveme el gozo de tu salvación" (Sal. 51:12).
Jesús dij "En el mundo tendréis aflicción" (Jn. 16:33), y el apóstol Jacobo dij "Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas" (Stg. 1:2). Dios tiene su propósito en nuestras aflicciones, pero nunca nos quita nuestro gozo. A fin de mantener nuestro gozo debemos asumir la perspectiva de Dios respecto a nuestras pruebas. Cuando nos rendimos a la obra de su Espíritu en nuestra vida, no nos agobiarán nuestras dificultades.

PAZ EN LA TORMENTA

lunes, 11 de diciembre de 2017

¿Cuánto tiempo va a durar este ataque espiritual?


¿Cuánto tiempo va a durar este ataque espiritual?

“Y HABIENDO ACABADO TODO, ESTAR FIRMES”. (Efesios 6:13)

La magnitud del precio determina la intensidad de la lucha. El enemigo conoce tus puntos vulnerables y te llevará hasta el límite de tus fuerzas. Cuando lo haga, recuerda: “Dichoso el que resiste” porque, al salir aprobado, recibirá la corona (Santiago 1:12 NVI). “Aprobado” significa que la victoria te da derecho a hacer cosas mayores. “Resiste” significa que se pone a prueba tu capacidad de mantenerte firme. Entonces, “habiendo acabado todo, estar firmes”. Te preguntas: ¿Cuánto va a durar este ataque? El príncipe de las tinieblas detuvo las oraciones de Daniel durante veintiún días (Daniel 10:13). Goliat desafió a los ejércitos de Israel durante cuarenta días y cuarenta noches (1 Samuel 17). Tu enemigo es incansable; así debes ser tú. Cuando se trata de orar, tu persistencia puede más que su resistencia. “Pero es preciso que perseveréis en el cumplimiento de la voluntad de Dios, si de veras deseáis recibir lo que Él os tiene prometido”. (hebreos 10:36 Versión Castellana).

Ataque-espiritual-biblia-cristianos-3

¿Hasta Cuando Este Ataque Espiritual?

David no se metió en problemas con Betsabé hasta que dejó el campo de batalla. Ése es el lugar más seguro para estar. Así que quédate ahí, sigue peleando y Dios vendrá en tu ayuda. Cuando Josué necesitó de más tiempo para vencer a sus enemigos, el sol se paró. Era Dios diciendo: “Hasta que el sol no se ponga, tú no vas a caer tampoco, porque el mismo poder que lo mantiene a él arriba te mantiene en alto a ti también”. ¡Gloria a Dios! ¿No es maravilloso?

Jesús sanó a la gente de maneras diferentes. A algunos les habló, a otros los tocó. En otra ocasión pidió a diez leprosos que se mostraran al sacerdote. Y la Biblia dice: “mientras iban, quedaron limpios”. (Lucas 17:14). Probablemente iban preguntándose por el camino: ¿Cuándo va a pasar? ¿Cómo va a ser? ¡La fe no exige los detalles, sino que avanza con obediencia, creyendo que Dios dará el resultado oportuno!

Samuel hernandez - levanto mis manos

domingo, 10 de diciembre de 2017

Gracia Sublime / Allegro band

Las Claves Para la Felicidad Bíblica

Las Claves Para la Felicidad Bíblica
SI SABÉIS ESTAS COSAS. (Juan 13:17)
Si quieres lo mejor de Dios, no pienses en cómo invertir tu dinero, piensa en cómo invertir tu vida. Jesús dijo: “Si sabéis estas cosas “bienaventurados” sois si [las hacéis]”. El vivir de esta manera significa: 1) Desafiarse a sí mismo.
Examina cómo pasas tu tiempo libre. Después de un día interminable, es fácil “tumbarse a la bartola” delante de la TV, pero serías más feliz si estuvieses activo, física y mentalmente. Ve a dar un paseo, dedica tiempo para orar y leer la Palabra de Dios, aun cuando no te apetezca hacerlo. Jesús dijo que, para poder seguirle, debemos “renunciar a las cosas que [nosotros] queremos” (Lucas 9:23).
2) Ayudar a otras personas.
La buena obra más insignificante, vale más que lo mejor de las más sublimes intenciones, de manera que, si quieres ayudarte a ti mismo, ayuda a otros. No solo producirá el que te sientas mejor, estando con otras personas que están dando de sí mismas, sino que servirá para que te involucres en una causa mucho más grandiosa. Al enemigo no le importa que hables de tu fe, siempre que no la practiques, pero Dios nunca nos enseña nada sin darnos la oportunidad de ponerlo en práctica. Es por eso que Jesús dijo: “Bienaventurados los que oyen la palabra y la obedecen”.
https://youtu.be/UoHF16AY3Jg

sábado, 9 de diciembre de 2017

Vuelve Al Lugar Donde Conociste A Jesús

Vuelve Al Lugar Donde Conociste A Jesús
SIMÓN PEDRO LES DIJO: VOY A PESCAR. Jn. 21:3
Cuando Pedro decidió ir a pescar aquella noche, es posible que estuviese tomando la decisión de dejarlo todo y volver al lugar donde primeramente conoció al Señor. ¡Eso es dar un buen paso! Cuando te sientes desanimado puedes, o bien regresar junto a Aquél que puede salvar, guardar y satisfacer, o volver a lo que estabas haciendo antes de conocerle a Él. ¡Lo último no es dar un buen paso! Pedro estuvo toda la noche pescando y no pesco nada. Esa es una buena lección para ti.
vuelve-lugar-conociste-jesus-biblia-2
Vuelve Al Lugar Donde Lo Conociste
Dios le dijo a la iglesia en Apocalipsis: “Has perseverado” y has trabajado arduamente por causa de Mi nombre y “no has desmayado. Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, arrepiéntete y haz las primeras obras”. (Apocalipsis 2:3-5). ¿Se ha enfriado el amor que le tenías a Dios? Si es así, necesitas regresar al lugar donde primeramente le conociste. Buscarle a Él nuevamente, como lo hacías antes de oír y ver tanto; antes de que las presiones de esta vida te agotaran. “Pero si estoy ocupado en la obra del Señor”, dices. Las obligaciones y la improductividad van de la mano. Es posible parecer un santo en las cortes de Babilonia y ser negligente en las cortes de Sión. Jesús preguntó por tres veces a Pedro: ¿Me amas? Finalmente, Pedro dijo: Señor, Tú sabes todas las cosas, Tú sabes [hasta qué punto] te amo. (Juan 21:17).
“Tened cuidado con algo que compita con vuestra lealtad a Jesucristo. El mayor competidor de la devoción a Jesús, es servirle a Él”. Piénsalo.

Marcela Gandara - Supe Que Me Amabas - Video Oficial

viernes, 8 de diciembre de 2017

Los planes y propósitos de Dios

Los planes y propósitos de Dios son mejores que los nuestros.    1. Oración inicial 

"Señor a veces somos necios al actuar como si supiéramos lo que piensas y planeas. Tu conocimiento y sabiduría son mucho mayores que los nuestros. Somos necios al quererte encajar en nuestro molde, al querer que tus planes y propósitos se conformen a los nuestros, danos sabiduría para seguir tus planes y propósitos que son mejores para nosotros."    2. Lee la palabra de Dios

"Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.", Isaías 55:6-11.            3. Reflexiona

Hoy Dios nos llama al arrepentimiento y se dirige a nosotros y a cualquiera que dude que Él está a punto de entrar en acción, en estos tiempos en que el mundo necesita conocerle más, antes de su Segunda Venida y nos recuerda que sus propósitos transcienden los planes humanos y que el ser humano no siempre es capaz de descifrar con precisión los caminos de Dios. Nada puede detener sus planes. Las promesas y planes de Dios se cumplen con tanta seguridad, como sucede con la caída de la lluvia y la nieve en la naturaleza. Clamemos al Señor mientras esté cerca. Él no planea apartarse de nosotros, pero a menudo somos nosotros los que nos alejamos de Él y levantamos murallas que nos hacen cada vez más difícil volvernos a Él. "Busquemos a Dios mientras pueda ser hallado".

Busque a Dios ahora, mientras pueda, antes de que sea demasiado tarde. 

Marcela Gandara - Un Viaje Largo

jueves, 7 de diciembre de 2017

La Critica Y La Biblia


No Seas Tan Crítico – La Critica Y La Biblia

“HEMOS OBRADO NECIAMENTE Y… HEMOS PECADO” (Números 12:11 LBLA)

Cuando María criticó a su hermano Moisés por la mujer que había elegido, el Señor lo oyó y ella fue castigada con lepra. Quizás te criaste en una familia que siempre le encontraba faltas a todo y ahora tú usas el mismo tono para hablar a tus hijos. No disfrutas de las bendiciones de Dios porque has sido programado para inspeccionar, encontrarle “tres pies al gato” y formarte una opinión de las cosas (por lo general negativa). La Biblia dice: “El que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal…” (1 Pedro 3:10 NVI). La definición del vocablo “crítica” —Enjuiciar las supuestas faltas de otro sin ningún beneficio para la persona objeto del comentario— debería hacerte reflexionar.

Primero, tenemos la palabra “supuestas”. A veces tus percepciones no son correctas porque existen circunstancias que desconoces. Luego tenemos el término “enjuiciar”. Tendemos a ir por la vida analizándolo todo y diciendo ‘Eso no está bien’ o ‘Yo no lo haría así’. Quizás en tu defensa alegues que eres una persona analítica y que Dios te hizo así. No hay nada malo en ser así; el problema viene cuando decides “enjuiciar” tus observaciones, cuando no eres capaz de ver las cosas con objetividad. A lo mejor te preguntas: ‘¿Cómo voy a ayudar a alguien si no enjuicio lo que hace?’ La respuesta nos la da la última parte de la definición “sin ningún beneficio para la persona”. No está mal señalar las faltas de alguien mientras no lo hagas erigiéndote en juez y mientras tu propósito sea ayudarle a buscar una solución. ¿Y está bien consultar el asunto con un tercero? Solamente si acabas la conversación diciendo: ‘Oremos al respecto, guarda la confidencia e intenta ayudar’.

martes, 5 de diciembre de 2017

La Visión Nocturna En La Palabra de Dios


La Visión Nocturna En La Palabra de Dios

“¿Quién de entre vosotros teme a Jehová…? El que anda en tinieblas y carece de luz confíe en el nombre de Jehová” Isaías 50:10.

Dios nos promete paz, pero no una navegación tranquila o inmunidad a los problemas de la vida. La Biblia dice que “El que anda en tinieblas y carece de luz confíe en el nombre de Jehová”. Mira tu Biblia: a) Job vivió una vida ejemplar no obstante lo perdió todo. Confundido y perplejo exclamó “Dios ha cercado con valla mi camino y no puedo pasar; y sobre mis veredas ha tendido tinieblas” (Job 19:8); b) Jeremías, tras predicar a un pueblo rebelde que le pegaron y le hicieron preso, dijo, “¡Ay, si mi cabeza se hiciera agua y mis ojos fuentes de lágrimas, para llorar día y noche” (Jeremías 9:1); c) Pablo sufrió tanto que “perdimos la esperanza de conservar la vida” (2 Corintios 1:8)!

La fe es como un rollo de película, se rebela en la oscuridad. Los momentos oscuros nos obligan a apoyarnos en Dios de un modo que no haríamos normalmente. La verdad es que si nuestra fe no fuera puesta a prueba no estaríamos motivados para buscar a Dios y a acerarnos a Él. “Cuando la oscuridad parece ocultar Su rostro, yo descanso en Su invariable gracia. Cuando mi alma se rinde, Él es mi esperanza. En Cristo permanezco, la roca sólida que me sostiene rodeado de arenas movedizas”. Es fácil alabar a Dios cuando tienes buena salud y tus facturas están pagadas. Es cuando la luz se convierte en tinieblas que descubrimos de lo que está hecha nuestra fe y dónde realmente ponemos nuestra confianza. Es en esos momentos ¡cuando desarrollamos visión nocturna!

“Te daré los tesoros escondidos” Isaías 45:3.

A veces Dios no nos dice por qué, porque Él quiere que sepamos quién. En el Salmo 23, David va de hablar sobre Dios, “Jehová es mi pastor”, a hablar con Él, “porque tú estarás conmigo”. ¿Qué pasó entre medias? David aprendió que no importa los oscuros que sea el camino, el Señor estará allí para guiarnos. Él descubrió que es mejor caminar por el valle con Dios que estar en las montañas solo. Dios no siempre alumbra el camino antes, pero Él promete, “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás ni la llama arderá en ti” (Isaías 43:2). Cuando te sientes derrotado y hundido, ¡reclama la promesa! Job tenía muchas preguntas sin respuesta, pero cuando empezó a entender la diferencia entre razones y relaciones, le dijo a Dios, “De oídas te conocía, mas ahora mis ojos te ven” (Job 42:5). Cuando no puede encontrar la razón, confía en la relación. Dios no te fallará.

Al contrario de lo que piensas, la oscuridad no es siempre obra del enemigo. A veces es una de las mejores herramientas de enseñanza de Dios. “Cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar… Ellos se asustaron mucho, y se maravillaban” (Marcos 6:48-51). Conoces al Señor atravesando tormentas con él. El salmista dijo, “Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día; ¡lo mismo te son las tinieblas que la luz!” (Salmos 139:12). Así que, en vez de escapar de los problemas, pídele a Dios que te ayude a desarrollar visión nocturna para que puedas ver “los tesoros escondidos”.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Colosenses 2:11-12


Colosenses 2:11-12

Además, en Él fueron circuncidados, no por mano humana sino con la circuncisión que consiste en despojarse del cuerpo pecaminoso. Esta circuncisión la efectuó Cristo. Ustedes la recibieron al ser sepultados con él en el bautismo. En Él también fueron resucitados mediante la fe en el poder de Dios, quien lo resucitó de entre los muertos.

Si ponemos otras palabras a los versículos de hoy, podemos decirlo de la siguiente manera: cuando recibieron a Cristo, Él se encargó de separar su cuerpo pecaminoso de ustedes y enterrarlo para que no estorbara más en su relación con Él, además, han sido resucitados pues su cuerpo que estaba muerto, fue sepultado más su alma ha sido liberada de él.

Pablo nos está enseñando en estos versículos la transformación que sucede en nosotros al aceptar a Cristo. No eres ya la misma persona. La Palabra misma dice que “todas las cosas son hechas nuevas”. ¿Qué es lo nuevo? Que tu cuerpo, tus deseos carnales, tus ganas de imponer tu voluntad siempre, quedan separadas, cortadas, circuncidadas y no tienen más lugar en ti. Cristo corta esas cadenas que nos tenían atados al pecado, atados a nosotros mismos y ciegos ante el amor de Dios. Es tu propio cuerpo, tu orgullo, tus enojos, celos, amarguras, rencores y odios lo que te impide escuchar al Señor. Nos guste aceptarlo o no, somos pecadores. Merecemos estar sepultados junto con nuestro cuerpo pecaminoso. Si bien el cuerpo humano es increíble y digno de estudiarse y admirarse, debes saber que ese cuerpo es carnal y pecaminoso. No le des más vueltas. Tu cuerpo te lleva a pecar. Por esta razón, Dios nos demuestra su gran amor a través de Cristo y la salvación que recibimos a través de Él. Cristo nos permite tener una vida distinta a la anterior. Una vida con propósito. Una vida libre y sin esclavitud al pecado sin ataduras a tu cuerpo carnal. Poco a poco me he ido dado cuenta de la realidad de esta esclavitud. Lo veo en gente que no puede dejar de mentir, no pueden dejar de ser infieles, no pueden dejar de robar, no pueden o no quieren perdonar, no quieren compartir, no quieren reconocer sus errores, etc. ¿Te suena familiar? Tú y yo estamos metidos en todo esto. Nuestro cuerpo nos arrastra a estas cosas. Pero ahora sabemos que hay un camino distinto que se puede tomar llamado Cristo Jesús. Él se encarga de mostrarnos el daño que nos hace obedecer a nuestro cuerpo. Nos enseña lo que es vivir en su amor, en su perdón, en su gozo, en su gracia, en su misericordia y en su abundancia. Hay tantas caras tristes allá afuera porque no conocen a Jesús. Hoy tú tienes la oportunidad de vivir distinto al aceptarlo. Hoy tienes la oportunidad de sepultar ese cuerpo carnal que tanto daño te hace, tan pesado que solamente lo puedes arrastrar. Acepta a Jesús y corta esas cadenas y resucita a la vida en Él, a una vida abundante, a una vida plena. ¿La quieres?

Oración

Señor: perdona mis pecados. Entiendo que mi ser necesita ser restaurado por Cristo y te pido que así sea. Te pido que quites las cadenas que hay en mí y me permitas resucitar pues estaba muerto. Guíame para vivir en tu gozo, en tu amor, en tu camino. Dale sentido a mi vida y lléname de Ti, en el nombre de Jesús te lo pido

Amén

domingo, 3 de diciembre de 2017

LOT: DEL TODO A LA NADA


CUANDO DIOS INTERVIENE

LOT: DEL TODO A LA NADA

Después de la destrucción de Sodoma y Gomorra y de que Dios lo librara en respuesta a la oración de Abraham, Lot nunca más vuelve a ser mencionado en relación con Abraham. Lot caminó al lado de un hombre súper bendecido como Abraham, y la bendición de Dios sobre Abraham también lo alcanzó a él y a todo lo que tenía, pero no supo cuidarla y tomó una decisión equivocada (Génesis 13:10-13).

Su mirada fue seducida, eligió por sus ojos, le gustó lo que veía y quiso tenerlo. ¡Y lo tuvo! ¡Y le fue bien!… Sí, le fue bien hasta el día en el que le empezó a ir mal… Y lo perdió todo. Perdió sus “bellas” tierras, perdió a su esposa, perdió el respeto de sus hijas, perdió su lugar en la historia e incluso, sin buscarlo ni quererlo. Lo mismo le paso cuando Dios lo saco de Sodoma y le dijo que se fuese al monte que veían al frente lot le dijo que le dejara ir al pueblo próximo del monte que se llamaba Zoar. Génesis 19.19-38) Dios se lo concedió y le dejo ir. Mas a delante tuvo que salir del pueblo de Zoar Y irse al monte porque tuvo miedo. La fe de lot no estaba en Dios más bien estaba en lo que veía y así le fue la vida.  Fue abuelo de Moab y Amón, naciones crueles y enemigas del pueblo de Dios.

Piénsalo fríamente. Más allá de tu mirada (real o distorsionada) está la mirada de Dios y llega mucho más lejos que la tuya. Él mira lo que tú no ves, entiende lo que tú no comprendes, conoce el final de la historia y sabe cuáles serán las consecuencias positivas o negativas. No te apresures a decidir. No escojas tan rápidamente. No te dejes llevar solo por tu mirada, por lo que hoy estás viendo o sintiendo. Habla con Dios. Ten paciencia. Pídele que te abra los ojos para que puedas ver como Él ve y elige de acuerdo a Su corazón.

sábado, 2 de diciembre de 2017

VERDADES A MEDIAS


VERDADES A MEDIAS. Pasaje Clave: Génesis 20 Pasaje Clave:

Desde el valle de Manre (18:1), y a causa de la destrucción masiva de Sodoma y Gomorra, ¿hacia dónde se dirigen Abraham y Sara? (vs.1)

Gerar se encontraba en la ruta de las caravanas, al norte de Shur, en el camino hacia Gaza.

Y viviendo allí, en las tierras del rey Abimelec, ¿qué error vuelve a cometer Abraham por 2º vez y qué consecuencias se desencadenan? (vs.2)

¡Exacto! ¡Vuelve a mentir! ¿Recuerdas la primera vez que lo hizo? (12:13)

¿Cómo explica Abraham su mentira? (vs.13)

En Mesopotamia (12:11-13) Abraham y Sara habían hecho un pacto entre ellos, pero ese pacto estaba basado en una “media verdad” ¡lo cual es una mentira! Les dirían a todos que eran hermanos (eso es cierto, vs.12), pero la parte que ocultan, que no dicen y sobre la cual se construye y sostiene la mentira, es que ellos ¡también son esposos, marido y mujer! Por lo tanto, cualquier tipo que se acostara con Sara estaría adulterando, pecando contra Dios, haciéndola pecar a Sara y arruinando para siempre el propósito de Dios en sus vidas. ¿Entiendes la gravedad de la mentira de Abraham y Sara?

¡No era una “mentirita piadosa” para zafar! (que también es mentira), ¡era una tremenda mentira! ¡Y Dios tiene que intervenir! ¡Dios tiene que meterse para que ellos no arruinen el propósito para el cual habían sido escogidos!

¿De qué manera interviene Dios? (vs.3-7)

¡Claro, el tipo era inocente! Le dijeron que era la hermana y el se la llevó a su harén. Y si no llegó a tocarla fue porque Dios se metió y lo frenó.

¿Cómo reacciona Abimelec? (vs.8-10)

Lo encara a Abraham y le pide una explicación.

La respuesta de Abraham es muy egoísta. ¿Qué le responde? (vs.11)

¡Él está pensando sólo en sí mismo!

Sí, él es el hombre del llamado, el escogido, el súper obediente y lleno de fe, pero todavía no se dio cuenta de que Sara también es parte del propósito de Dios, ¡y que sin ella en su vida el propósito de Dios jamás podría cumplirse! Ella es la mujer del propósito.

GRACIA Y FE

Abraham necesita tanto a Sara como Sara lo necesita a él. La promesa de Dios se cumplirá en Sara, no en Agar ni en ninguna otra mujer. Y su hijo vendrá de Abraham, no de Abimelec, ni de ningún otro tipo. Y ésta era la parte que Abraham todavía no entendía, porque si él la hubiera entendido, habría protegido y cuidado a Sara y no sólo a sí mismo.

Abraham es el hombre de la fe, pero sobre Sara es derramada la gracia de Dios. Fe y gracia. Ambas son necesarias para disfrutar de la promesa.

Fe y gracia para todo lo que Dios te ha prometido.

Fe y gracia para el cumplimiento de la Palabra que Dios te ha dado.

La gracia de Dios y tu determinación para creerle (fe) abrirán las puertas que hoy permanecen cerradas

VERDADES A MEDIAS. Pasaje Clave: Génesis 20 Pasaje Clave:

Desde el valle de Manre (18:1), y a causa de la destrucción masiva de Sodoma y Gomorra, ¿hacia dónde se dirigen Abraham y Sara? (vs.1)

Gerar se encontraba en la ruta de las caravanas, al norte de Shur, en el camino hacia Gaza.

Y viviendo allí, en las tierras del rey Abimelec, ¿qué error vuelve a cometer Abraham por 2º vez y qué consecuencias se desencadenan? (vs.2)

¡Exacto! ¡Vuelve a mentir! ¿Recuerdas la primera vez que lo hizo? (12:13)

¿Cómo explica Abraham su mentira? (vs.13)

En Mesopotamia (12:11-13) Abraham y Sara habían hecho un pacto entre ellos, pero ese pacto estaba basado en una “media verdad” ¡lo cual es una mentira! Les dirían a todos que eran hermanos (eso es cierto, vs.12), pero la parte que ocultan, que no dicen y sobre la cual se construye y sostiene la mentira, es que ellos ¡también son esposos, marido y mujer! Por lo tanto, cualquier tipo que se acostara con Sara estaría adulterando, pecando contra Dios, haciéndola pecar a Sara y arruinando para siempre el propósito de Dios en sus vidas. ¿Entiendes la gravedad de la mentira de Abraham y Sara?

¡No era una “mentirita piadosa” para zafar! (que también es mentira), ¡era una tremenda mentira! ¡Y Dios tiene que intervenir! ¡Dios tiene que meterse para que ellos no arruinen el propósito para el cual habían sido escogidos!

¿De qué manera interviene Dios? (vs.3-7)

¡Claro, el tipo era inocente! Le dijeron que era la hermana y el se la llevó a su harén. Y si no llegó a tocarla fue porque Dios se metió y lo frenó.

¿Cómo reacciona Abimelec? (vs.8-10)

Lo encara a Abraham y le pide una explicación.

La respuesta de Abraham es muy egoísta. ¿Qué le responde? (vs.11)

¡Él está pensando sólo en sí mismo!

Sí, él es el hombre del llamado, el escogido, el súper obediente y lleno de fe, pero todavía no se dio cuenta de que Sara también es parte del propósito de Dios, ¡y que sin ella en su vida el propósito de Dios jamás podría cumplirse! Ella es la mujer del propósito.

GRACIA Y FE

Abraham necesita tanto a Sara como Sara lo necesita a él. La promesa de Dios se cumplirá en Sara, no en Agar ni en ninguna otra mujer. Y su hijo vendrá de Abraham, no de Abimelec, ni de ningún otro tipo. Y ésta era la parte que Abraham todavía no entendía, porque si él la hubiera entendido, habría protegido y cuidado a Sara y no sólo a sí mismo.

Abraham es el hombre de la fe, pero sobre Sara es derramada la gracia de Dios. Fe y gracia. Ambas son necesarias para disfrutar de la promesa.

Fe y gracia para todo lo que Dios te ha prometido.

Fe y gracia para el cumplimiento de la Palabra que Dios te ha dado.

La gracia de Dios y tu determinación para creerle (fe) abrirán las puertas que hoy permanecen cerradas

viernes, 1 de diciembre de 2017

“SI TENÉIS FE” (Mateo 17:20)


“SI TENÉIS FE” (Mateo 17:20)

Cuando los discípulos descendieron del monte de la transfiguración se encontraron con un chico epiléptico que no dejaba de tirarse al fuego, o al agua. El padre destrozado le dijo a Cristo, “Lo he traído a tus discípulos, pero no lo han podido sanar” (Mateo 17:16). Inmediatamente “Jesús reprendió al demonio, el cual salió del muchacho, y este quedó sano desde aquella hora” (Mateo 17:18). Fíjate en lo siguiente:

(4) Las experiencias en la cima de la montaña son para equiparnos contra el próximo enfrentamiento enemigo.

Si no entiendes esto, no estarás preparado para los próximos desafíos.

(5) Somos llamados a ministrar a gente que cae en situaciones donde es herida.

Se necesita más que personalidad y una trivialidad religiosa para liberarlos. A los discípulos de Cristo les faltaba poder porque les faltaba oración. Jesús dijo: “…pero este género no sale sino con oración y ayuno.” Si seguimos haciendo lo de siempre, obtendremos los resultados de siempre. La oración persistente y que prevalece, es el precio que tenemos que pagar para caminar en el poder de Dios.

(6) Debemos de elevarnos por encima de las actitudes que están a nuestro alrededor.

Jesús se enfrentó a la esencia del problema: ¡Oh generación incrédula y perversa! (Mateo 17:17). Estamos enfrentando la falta de fe de una generación moldeada por unos medios de comunicación laicos y unos valores apartados de Dios. Si lo permitimos, esto nos derrotará. Pero podemos ganar. Aquel día, Jesús dijo: “De cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Pásate de aquí allá”, y se pasará; y nada os será imposible (Mateo 17:20-21). Observa dos cosas: (a) “… si tenéis fe…”. Los que están a tu alrededor, no tienen que tener fe para tú ver los resultados; (b) No tienes que ser un gigante espiritual; sólo tienes que usar tu diminuta semilla de mostaza, y Dios moverá la montaña.

jueves, 30 de noviembre de 2017

La Vista Desde La Montaña Versión Jesús


La Vista Desde La Montaña Versión Jesús

“…JESÚS TOMÓ A PEDRO, A JACOBO Y A… JUAN… A UN MONTE ALTO” (Mateo 17:1)

Fíjate en tres cosas.

(1) No todos son aptos para subir al monte.

Jesús escogió a los tres que tenían que ir. No llamó a todos sus discípulos, ni les explicó o se disculpó con aquellos que se quedaron abajo. Dios nos ama a todos por igual, pero no nos da a todos los mismos grados de experiencias con Él. Dios es el que llama, no nosotros, por lo que puedes confiar en Él. Él sabe lo que está haciendo.

(2) Los que suben no son necesariamente más sabios o más espirituales.

Tras ver a Jesús transfigurado en el resplandor de la gloria de Dios, Pedro dijo sin tino: “Si quieres, haremos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías” (Mateo 17:4). Pedro fue sincero, pero estaba sinceramente equivocado. Resiste la tentación de hablar, en lugar de esperar a oír lo que Dios tiene que decir, o de proyectar tu ministerio en torno a una experiencia que tuviste con Dios diseñada para equiparte personalmente, y no para que se convierta en el tema y el énfasis de tu vida.

(3) El plan de Dios es manifestar a Jesús y no a ti, y ésta es una lección que tenemos que aprender una y otra vez.

“Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió y se oyó una voz desde la nube, que decía: “Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd” “Cuando ellos alzaron los ojos, no vieron a nadie, sino a Jesús sólo” (Mateo 17:5-8). El mayor desafío de tu vida es alcanzar el lugar donde te centras en “nadie más que Jesús”. La relación más importante que puedas tener es con Él. El único plan que puede salir bien es el que Él te ha dado. Y el poder necesario para cumplir ese plan, viene sólo de Él.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

El llamado de Abraham


El llamado de Abraham

Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena… porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

Hebreos 11:8-10

En la Biblia Abraham es llamado “padre de todos los creyentes” (Romanos 4:11). Dios lo llamó a dejar su país; Abraham creyó en Dios y le obedeció. Nuestras vidas son muy diferentes a la de Abraham (quien vivió hace unos 4.000 años), pero la esencia de la fe sigue siendo la misma, es decir, escuchar el llamado de Dios y responderle.

Para Abraham el llamado era muy exigente: “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré” (Génesis 12:1). Dios lo llamaba a dejar las comodidades de sus posesiones y de su país, para entrar en lo desconocido. Pero le dio una promesa de bendición. Abraham escuchó el llamado y se puso en marcha. ¡Obedeció a Dios y confió en él!

Dios también tiene un llamado para nosotros. Incluso “ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan” (Hechos 17:30). ¿Qué es arrepentirse? Es volverse a Dios reconociendo sus pecados, y creer en Jesucristo, el Salvador. Creer supone confiar en Dios, estar dispuesto a obedecerle.

Es erróneo pensar que la obediencia a Dios nos limita el espacio vital. Al contrario, cuando creemos en Dios somos confortados y liberados, pues Dios nos ama. Él nos da la libertad… ¡para hacer el bien! También nos libera de lo que nos bloquea, de nuestros miedos, culpabilidad y egoísmo.

“Cuando estaba en angustia, tú me hiciste ensanchar” (Salmo 4:1).    Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo;

El que ande en el camino de la perfección, éste me servirá.

Salmos 101. 6

martes, 28 de noviembre de 2017

Recordemos las bendiciones de Dios


Recordemos las bendiciones de Dios

Salmo 9.1, 2

Cuando pusimos nuestra fe en Jesús, recibimos ciertos privilegios. Recordar estas promesas es una buena manera de mantener un corazón agradecido, incluso cuando enfrentemos problemas en otros aspectos. Examinemos cuatro bendiciones.

1. El regalo de la salvación en Cristo. No importa qué prueba estemos enfrentando, ella es microscópica al lado del sacrificio de Jesús a nuestro favor. La cruz fue un precio muy alto a pagar, pero el Salvador tomó voluntariamente nuestro lugar para ofrecernos perdón y vida eterna.

2. La seguridad del amor de Dios. El Señor nos ama incondicionalmente (1 Jn 4.16). Lamentablemente, las tormentas de la vida pueden llevarnos a dudar de esto, pero Romanos 8.31-39 nos dice que nada puede separarnos del amor de Dios.

3. La respuesta a las oraciones. Tenemos el maravilloso privilegio de hablar con el Padre sobre cualquier cosa que nos agobie, y Él jamás se cansa de escuchar a sus hijos. Nuestro Dios omnipotente y omnisciente no solo es capaz de ayudarnos en cualquier situación, sino que también sabe la mejor manera de hacerlo.

4. Un plan personalizado. El Señor tiene una determinación, un plan y un propósito para nuestras vidas que Él llevará a cabo si le obedecemos. Nadie está exento de la adversidad, pero podemos confiar en que Dios usará todo para nuestro bien.

Las adversidades, las tentaciones y las pruebas nos tocarán a todos, pero el Señor permite las dificultades por una razón, incluso cuando no entendamos por qué (Ro 8.28). Por tanto, sométase al Padre, dele gracias por su sabiduría, y tenga la confianza de que Él cumplirá sus propósitos para usted.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Contentos y confiados


Contentos y confiados

Sustenta mis pasos en tus caminos, para que mis pies no resbalen.

Salmo 17:5

Los cristianos que son espiritualmente estables tienen un testimonio que honra a Cristo. Esa es la clase de testimonio que tenía el apóstol Pablo. Atado en cadenas como preso del Imperio Romano, seguía contento y confiado en el Señor (Fil. 4:11, 13). Pero muchos creyentes no están contentos hoy. En realidad, a los incrédulos les resulta difícil entender cómo un cristiano que cree en un Dios Todopoderoso puede vivir como si Dios fuera débil.

Tal vez haya ocasiones en las que usted se sienta aplastado, débil y sin poder mantenerse firme. Usted sabe lo que es perder su equilibrio espiritual. Nos enfrentamos a las tentaciones y las pruebas de esta vida. No obstante, es esencial que seamos espiritualmente estables no solo por nuestro propio bienestar, sino también por nuestro testimonio cristiano ante el mundo perdido. Así que cerciórese de que está dependiendo de Dios, no de usted mismo, para mantenerse firme. Detención de la carne

¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.

Salmo 119:9

La conducta santa que produce estabilidad espiritual depende de la obediencia a la norma divina de la Palabra de Dios. La Palabra es la que cultiva las actitudes, los pensamientos y la conducta que evitará que usted sea aplastado por las pruebas y las tentaciones.

A fin de comprender la relación entre las actitudes, los pensamientos y la conducta, considere esta analogía. Si un policía ve a alguien que está a punto de violar la ley, lo detendrá. De igual manera, las actitudes y los pensamientos santos producidos por la Palabra actúan como policías para detener la carne antes que cometa un delito contra la norma de la Palabra de Dios. Pero si no están de guardia, no pueden detener la carne, y la carne está en libertad para violar la ley de Dios.

La analogía enseña que las actitudes y los pensamientos rectos deben preceder a los hábitos rectos. Pablo comprendía que solamente las armas espirituales ayudarán en nuestra lucha contra la carne (2 Co. 10:4). Al usar las armas apropiadas, usted puede llevar "cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo" (v. 5).           

domingo, 26 de noviembre de 2017


¿Cómo Usar Lo Que Dios Te Ha Dado?

“…CADA UNO CONFORME A SU CAPACIDAD…” (Mateo 25:15b)

En su famosa parábola de los talentos, Jesús dijo que tres personas recibieron algo para invertir, …cada uno conforme a su capacidad… (Mateo 25:15b). Date cuenta de que Dios sólo te dará tanto como puedas manejar. Si no recibiste los mismos talentos que tu prójimo, no te preocupes y usa lo que Él te dio a ti. El primer trabajador duplicó lo que había recibido. ¿No te gustaría recibir algún consejo suyo? El segundo hizo lo mismo. Pero el tercero tuvo miedo y enterró sus talentos. Ahora bien, cuando fracasas al invertir lo que el Señor te ha dado, Él pierde los “intereses” de su inversión en ti, y tú el galardón que habrías disfrutado.

El miedo es tu enemigo número uno, porque congela tu fe y paraliza tu creatividad. Tu dinero, tu tiempo, tu talento, tu amor, etc. son “semillas” que deben ser “sembradas”; así que, “siémbralas” en algo en lo que crees, algo que te sobrevivirá. Todo lo que Dios te da debe ser multiplicado. Si no lo haces, eventualmente lo perderás. La parábola de Cristo termina con estas sobrias palabras: “Quitadle, pues, el talento y dadlo al que tiene diez talentos…” (Mateo 25:28).

¿Alguna vez has notado cómo los que vierten generosamente en las vidas de otros son constantemente provistos de nuevo, mientras los que se preocupan por separarse de ello terminan por perderlo o por no disfrutarlo? “El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará” (2 Corintios 9:6). Pregúntale a cualquier agricultor: sólo obtendrás una cosecha si sacas tu “semilla” del “granero” y la entierras en el “suelo”. De esa manera, el Señor tiene algo con qué trabajar. Así que, la palabra para ti hoy es: Usa lo que Dios te ha dado.

sábado, 25 de noviembre de 2017

2 Pedro 3:14-16


2 Pedro 3:14-16

Por eso, queridos hermanos, mientras esperan estos acontecimientos, esfuércense para que Dios los halle sin mancha y sin defecto, y en paz con Él. Tengan presente que la paciencia de nuestro Señor significa salvación, tal como les escribió también nuestro querido hermano Pablo, con la sabiduría que Dios le dio. En todas sus cartas se refiere a estos mismos temas. Hay en ellas algunos puntos difíciles de entender, que los ignorantes e inconstantes tergiversan, como lo hacen también con las demás escrituras, para su propia perdición.

No dejo de sorprenderme en aquellos que niegan a Dios por considerarlo “creado por el hombre” o que no se puede explicar científicamente. Hablan de cuando el mundo se creó hace miles de millones de años y eso lo creen sin ninguna dificultad. Hablan de la evolución sin tener al cien por ciento la línea entre el simio y el homo sapiens. Pero lo dan por hecho y resulta blasfemia el cuestionar su veracidad. Pero cuando se refiere a Dios, cuando hablamos de un ser que no podemos encerrar en nuestras mentes ni explicar con métodos científicos, entonces sí, ¿cómo podemos creer en eso? Personalmente me resulta más difícil creer que la tierra tiene miles de millones de años. No porque los tenga o no sino porque nadie ha vivido ni siquiera doscientos años para poder confirmar que nuestro método para identificar la “edad” es correcto. ¿no te parece ilógico? Hace tiempo vi un documental sobre el ADN. Lo que encontraron unos científicos es que todos tenemos un mismo gen que se transmite por la madre solamente. Le llamaron Eva. Resulta que ese gen, lo encontraron en todos los humanos y, en resumen, comprueba que todos venimos de una misma “madre Eva”. También, el mismo ADN, según los científicos, eliminaba la opción de que el ser humano tuviera miles de años de existencia. Los cálculos que le daban eran sumamente similares a los que historiadores de la biblia le dan a nuestra existencia. Aproximadamente 6000 años. A pesar de esas negaciones, críticas e incluso burlas, la biblia nos dice que Dios es paciente. Paciente para que abran los ojos y se den cuenta de su error. Paciente a pesar de que la gente tergiversa su palabra. Así también nosotros debemos ser con nuestro prójimo. Pacientes. Orando por ellos. No queriendo juzgar ni querer “convertir” a nadie. Nuestro llamado es a compartir el evangelio y anunciar a Cristo amando a nuestro prójimo. Del resto se encarga Dios. Por ello Pedro nos dice: esfuércense cada día para que sean hallados sin mancha y sin defecto, en paz con el Señor.

Allá afuera vas a escuchar muchas cosas acerca de Dios. No todas serán ciertas. Algunas te confundirán. Por esta razón debes acudir a la biblia. Debes corroborar lo que escuchas y no creer simplemente porque alguien dijo. Mientras tanto, preocúpate por mantenerte santo. Preocúpate por compartir a Cristo dando testimonio con los que te rodean. Preocúpate por estar en paz con el Señor. No te dejes confundir ni engañar. Pide a Dios por sabiduría para que abra tu entendimiento y te revele su palabra conforme a su voluntad.

Oración

Señor: gracias por tu palabra que está llena de enseñanza. Gracias por advertirme que muchos usan tu nombre sin siquiera conocerte. Te pido por sabiduría para no confundirme de lo que escucho y que siempre pueda venir a tu palabra para corroborar lo que escucho de Ti. Perdona mis pecados mi Dios y permite que pueda vivir sin mancha y en paz contigo. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.        

viernes, 24 de noviembre de 2017

fe genera milagros.


   fe genera milagros.  Jesús revela el poder de la fe y cómo esta genera maravillas y milagros.  Los discípulos se maravillaron, la palabra maravilla aquí viene del griego "dsaumázo" que significa: admirados, asombrados, sorprendidos; esto es lo que sucede cuando por nuestra fe en Dios él hace milagros entre nosotros, cuando por tu fe Dios hace maravillas en tu vida, en tu hogar, en tus hijos, en tu liderazgo, porque Jesús dijo: “si puedes creer, al que cree todo le es posible”, (Mr. 9:23). Vemos entonces cómo la fe es el escenario de los milagros. 

   

La fe transforma nuestra manera de hablar. Jesús aprovecha éste momento para enseñarles cosas muy importantes acerca de la fe:



1. La fe hará que superen los más grandes obstáculos (“si a este monte dijereis quítate, será hecho”).

2. La fe los llevará a cosas mayores (de secar una higuera a trasladar un monte).

3. La fe los llevará a declarar grandes cosas en la voluntad de Dios. (Jesús les dijo: “si dijereis a este monte quítate, será hecho”, la fe nos lleva a hablar de manera diferente, pues declaramos nuestra confianza en Dios y en sus promesas).  





La fe determina nuestra comunión con Dios. Nuestra manera de orar es alimentada por nuestro nivel de fe, si lo hacemos “creyendo” recibiremos la respuesta de Dios, la fe debe ser declarada en nuestras oraciones, evitemos oraciones lastimeras y de resignación porque éstas no producirán los milagros de Dios. 



Reflexión final: Jesús conoce nuestra condición, nuestras luchas y necesidades, y él quiere que lo busquemos y que lo hagamos con fe, porque Dios quiere moverse a tu favor, permite su acción sobrenatural orando, siendo guiado por su Espíritu y verás las maravillas del Señor a tu favor. La fe genera milagros. 

jueves, 23 de noviembre de 2017

Hebreos 2:11-13


Hebreos 2:11-13

Tanto el que santifica como los que son santificados tienen un mismo origen, por lo cual Jesús no se avergüenza de llamarlos hermanos, cuando dice: “Proclamaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré.” En otra parte dice: “Yo confiaré en él.” Y añade: “Aquí estoy yo, con los hermanos que Dios me ha dado.”

Jesús fue un hombre como tú y como yo. Sin embargo, al mismo tiempo era cien por ciento Dios. ¿Cómo lo sé? Porque eso es lo que la biblia nos dice. Cuando se escribe este libro o carta a los hebreos, se tenía la duda de quién era realmente Jesús. ¿Era Dios? ¿Era un profeta? Recuerda que en algún momento la gente pensaba que era Elías. En general, existía confusión entre los judíos que recibían el mensaje y por ello, con estos versículos se busca clarificar las cosas. Me parece una increíble muestra de sabiduría y soberanía por parte del Señor, al escribirnos algo que no solamente fue utilizado hace dos mil años sino hoy en día nos encontramos con los mismos cuestionamientos. ¡Definitivamente es nuestro creador y sabe perfectamente de qué “pie cojeamos”! Es muy importante tener claros los principios que Dios nos da. De lo contrario andamos de un lado para el otro conforme escuchamos a alguien hablar y luego cambiamos si escuchamos a alguien más. Recuerda que la biblia siempre debe ser tu lugar donde acudes para aclarar cualquier duda y establece todos los principios de la fe.

Jesús fue hombre. No solamente tuvo hermanos en la fe sino también hermanos carnales. Mateo 19:55 nos explica claramente que Jacobo, José, Simón y Judas fueron sus hermanos. Sí. Hijos de María su madre. Mucha gente piensa que María permaneció sin tener más hijos después de Jesús, pero es erróneo. Claramente nos dice la palabra que tuvo otros hijos. ¿Entiendes ahora la importancia de estudiar la biblia? Como seguidores de Jesús, debemos tener claro quién es Él. Él es Dios. El Verbo. A través de Él todo fue hecho. Al mismo tiempo fue hecho hombre. Hombre carnal. Con tentaciones. Con hambre. Con dolor y cansancio. Él vino a proclamar el nombre de Jehová a todos nosotros. Ahora podemos entender que Jesús no fue una gran persona solamente. Él es Dios también. Sé que he sido muy repetitivo, pero es de gran importancia que tengas claro este principio y no te confundan con otras creencias fuera de la biblia. Aquellos que creen que Cristo solamente fue Dios estando en la tierra, están equivocados. El pasaje de hoy nos dice claramente que Él y nosotros tenemos un mismo origen. Nos dice que Jesús nos llama hermanos. No podría llamarnos hermanos siendo Dios. ¿Cómo el Señor le llama hermano al siervo?

Sé que no es fácil entender cómo puede ser Dios hecho hombre y al mismo tiempo seguir siendo Dios. Parece una gran historia fantástica. Sin embargo, Dios así lo dispuso y solamente tenemos el testimonio escrito no solo en la biblia sino en los historiadores de la época los milagros que se hicieron para demostrar esta dualidad. A nosotros nos queda creerlo y dejar que Dios haga milagros en nuestras vidas para poder vivir en carne propia la demostración de su deidad.

Oración

Padre: gracias por ser un Dios de orden y aclarar cualquier confusión que surge involucrando tu nombre. Hoy entiendo que Jesús fue hombre como yo y al mismo tiempo Dios. Entiendo la importancia de leer y estudiar tu palabra para conocerte mejor y tener claros tus principios. Gracias por la vida de Jesús. Gracias por amarme y perdonarme. Te pido siempre guíes mi vida Señor. En Cristo Jesús. Amén.       

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Santiago 1:19


Santiago 1:19

Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

Listos para escuchar y lentos para hablar o enojarse. Generalmente hacemos todo lo contrario. Siempre quieres exponer tu punto primero y convencer a los demás de que estás en lo correcto.

Imagina por un momento al congreso de un país totalmente en silencio, escuchando al orador y poniendo atención a cada palabra que dice. Imagina un maestro escuchando a sus alumnos con atención; a un padre escuchando a sus hijos; a un jefe escuchando a sus subordinados; a un hijo escuchando a su padre; a un subordinado escuchando a su jefe. ¿Por qué es tan complicado escuchar? ¿Por qué se facilita tanto hablar y se dificulta el escuchar? ¿Te has topado con personas que solamente hablan y hablan y no te dejan decir nada? ¿Has estado en discusiones donde no se pueden dar opiniones ni puntos de vista? ¡Cuántas discusiones y cuántos problemas se evitarían si tan solo siguiéramos este principio! ¿Cuántas personas quieren una mejor comunicación con los demás?

Aprende a escuchar. Aprende a callar. Aprende a controlar tus impulsos.

La comunicación no es fácil entre personas.

Listo para oír no significa estar tranquilos y pretender escuchar. Hay muchas personas que escuchan lo que se dice, pero en ningún momento tratan de “procesar” la información recibida para poderla comparar con la que ellos tienen. En consecuencia, simplemente le estás hablando a una pared. El estar pronto para oír significa una actitud continua. Requiere de tu entrega y sobre todo que dejes de pensar en ti y pienses primero en lo que Jesús quiere que hagas para posteriormente poder escuchar a tu prójimo. Es hacer a un lado el egocentrismo, dejar de pensar en lo que quieres, en lo que piensas que debería ser, en lo que deseas corregir. Pronto para oír no significa dejar de exponer tu punto de vista. Parafraseando el versículo Santiago dice algo así: ten cuidado con tus actitudes, es importante que pongas atención en tu forma de reaccionar cuando las personas no están de acuerdo contigo. Cuando alguien hable, escúchalo, trata de entender su postura, entiende su situación y punto de vista. No te impacientes por contestar y debatir sobre los desacuerdos. Habla con calma, habla en el amor de Cristo. Recuerda, ten cuidado de que la ira y el enojo no se apoderen de lo que dices o haces. Es muy fácil que te pase así que pon atención.

La clave para poder llevar a cabo esto está en Cristo. Debes reconocer que tú no puedes dominar tu ira, tus enojos, tus corajes. Entender que solamente Dios, a través del Espíritu Santo puede hacer esa transformación en ti. Pídelo al Señor y experimenta los cambios que realiza en aquellos que le entregan su vida.

Oración

Padre: te pido perdón porque no he sabido escuchar ni tampoco controlar mi ira y enojos. Hoy quiero ser diferente y reconozco que yo no puedo hacerlo. Te pido que controles mi ira, controles mis palabras y pongas en mi paciencia para escuchar a mi prójimo. Permite que recuerde siempre estos versículos para tener una actitud pronta a escuchar y lenta para la ira. Te lo pido en el nombre de Jesús

Amén      

lunes, 20 de noviembre de 2017

Proverbios 10:12


Proverbios 10:12

El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas.

Primero debes entender lo que significa rencillas. Según la Real Academia Española, significa: cuestión o riña que da lugar a un estado de hostilidad entre dos o más personas. En otras traducciones como la Nueva Versión, utilizan la palabra disensión, la cual significa: contienda, riña o altercación. También resulta interesante la definición de odio: antipatía y aversión hacia algo o alguien cuyo mal se desea.

¿Te suena familiar este sentimiento?

Todos nos hemos visto envueltos en la explosividad del odio. No creo que exista una sola persona que no haya tenido un momento de coraje y furia transformándose en odio. Así somos. Es más fácil odiar que amar. En general pienso que casi siempre es más fácil hacer lo malo que lo bueno pero ese es asunto de otro día. ¿Qué tiene de importante este proverbio? ¿Para qué sirve memorizarlo y analizarlo?

En este año, he asistido a varios cursos para mejorar mi desempeño laboral. El patrón más importante que he aprendido (¡y el que más me hace falta!) es la disciplina. De igual forma, pienso que si lo trasladamos a nuestra vida en Cristo, la disciplina es nuestro mejor aliado.

Con disciplina, todo tiene un orden. Primero estableces tus metas y en el caso espiritual también lo podemos hacer y aquí es donde el versículo entra en acción. No puedes ir por el mundo tratando de agradar a Dios sin ningún plan, sin ninguna estrategia: sin disciplina. No puedes andar pensando que no vas a odiar a nadie así nada más por haber leído estas palabras. Tal vez y estés pensando: pues así he estado todo este tiempo. Es hora de hacer las cosas bien. La disciplina en Cristo entra cuando quieres ser un buen siervo y entregar tu vida a Dios. ¿Cómo la quieres entregar? ¿Al 10, 20 o 100 por ciento? Yo pensaría que al cien.

El odio es un sentimiento que debe atacarse con disciplina, con una estrategia. No puedes tener éxito contra el odio si no estás preparado. Si recuerdas la última vez que hayas tenido este sentir contra alguien o algo, podrás percatarte del poco control que tuviste sobre él, pero el amor cubre todas las faltas. El amor es la herramienta principal que tienes contra el odio. En la televisión, los libros y los consejos en general te dicen que está bien que odies a algunas personas y para “aliviarte” te recomiendan varias actividades. La Biblia no dice eso. La Biblia dice que para salir del odio es necesario amar.

Hoy quiero animarte a meditar sobre el odio en tu vida y tu forma de tratar con él, animarte a tener disciplina memorizando versículos como éste para estar preparado en situaciones futuras y poder reaccionar mejor, meditando pasajes de la Palabra de Dios, hasta que sus principios se vuelvan un hábito y no un evento forzado. Entiende que el odio causa conflictos, problemas, enemistades y no tiene ningún beneficio para ti más que destrucción. Por el contrario, el amor es constructivo. Ahora conoces las consecuencias del odio y la forma de evitarlo: en amor. Te corresponde tomar una decisión al respecto sobre cómo atacarás este sentimiento hoy y en ocasiones futuras…

Oración

Señor: creo que no había puesto atención al odio en mi vida. Lo había hecho a un lado y pensaba que no estorbaría en mi relación contigo. Gracias por mostrarme que no es así y que además lo único que causa son mayores conflictos. Te pido que pongas el amor en mi corazón para poder sacar el odio que hay en mí. Te pido que pueda grabar estas palabras y utilizarlas siempre. Te lo pido en el nombre de Jesús

Amén

domingo, 19 de noviembre de 2017

La Biblia dice


EL SEÑOR DIOS PLANTÓ UN HUERTO EN EDÉN… Y PUSO ALLÍ AL HOMBRE QUE HABÍA FORMADO (Génesis 2:8)

La Biblia dice: “Tomó, pues, el Señor Dios al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo cuidara” (Génesis 2:15). Puede que Dios te esté diciendo hoy: “Te he preparado, te he puesto donde debes estar, he plantado bendiciones en tu vida que son programadas para que salgan a la luz en distintos momentos, pero ahora tienes que currártelo”. Deja de buscar “huertos” que ya están “podados”; es preciso que “podes” tu propio “huerto”. Te corresponde pasar por luchas personales y derramar tus propias lágrimas. Cuando las personas te dan cosas, también te las pueden quitar. Sin embargo, cuando el Señor te las da, son tuyas para siempre, pero debes cuidarlas. Tienes que “podar” tus hijos, porque no llegarán a buen término si los descuidas (lee Proverbio 22:6). Hace falta que “podes” tus relaciones personales: ¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos…! (Salmo 1:1 La Biblia de las Américas). Es preciso que “podes” tu negocio personal. Eso significa: honrar a Dios como tu socio, permitiéndolo que use tu empresa para promover la suya.

Cuando camines con el Señor, Él te protegerá y te prosperará, incluso en tiempos difíciles, pero tienes que seguir currándotelo. Pregunta a cualquier agricultor y te dirá lo siguiente: el trigo desatendido se perderá con el tiempo; debe ser sembrado. No hay tanto malo en tu vida, sólo que esperas que Dios haga las cosas que Él espera que tú hagas. ¡Vamos, agarra las “tijeras de podar” y ponte manos a la obra!       

sábado, 18 de noviembre de 2017

Fíjate en esto


“EL SEÑOR DIOS PLANTÓ UN HUERTO EN EDÉN… Y PUSO ALLÍ AL HOMBRE QUE HABÍA FORMADO” (Génesis 2:8)

Fíjate en esto: Dios “…puso…” al hombre en el huerto, “…al oriente…” (Génesis 2:8b). No es suficiente estar en el “huerto”, debes estar en el lugar preciso. Hace falta que ores: “Señor, ponme en el “huerto” que planeaste para mí.

Educando a los hijos se aprende muchas cosas. Nos hemos hecho mayores y somos más sabios diciendo: “No hagas eso” y “No vayas hacia allá”. Pero no puedes acortar el proceso; tendrán que tropezar, porque así es como aprenderán a funcionar y a encontrar su propio camino. Tal vez tú mismo trabajaste en varios empleos antes de que sacaste en claro lo que se supuso que hicieras. Eso es porque todavía no estabas “en tu lugar”. Si eres sabio, en algún momento comenzarás a orar: “Señor, no dejes que pase la vida probando cosas; ponme en el lugar que tengas para mí”.

Sin saberlo, puedes estar en el lugar correcto porque Dios lo ha “plantado” y no “creer [es decir, necesitas tiempo para poder darte cuenta de ello]. No importa donde empecemos; lo importante es dónde terminemos. Debes mirarte en el espejo y decir: Hay algo en mí que todavía no ha salido fuera. Señor, ayúdame a mantenerme firme hasta que saques de mí lo que plantaste dentro”. No dejes que nadie te convenza que eres un fracaso por “no llevar puestos los zapatos apropiados” o porque ahora mismo no lo tengas todo tan claro. Dios tiene un lugar en mente para ti; simplemente camina con Él y Él te llevará allí.        

viernes, 17 de noviembre de 2017

¿Qué significa “plantar


EL SEÑOR DIOS PLANTÓ UN HUERTO EN EDÉN… Y PUSO ALLÍ AL HOMBRE QUE HABÍA FORMADO (Génesis 2:8)

¿Qué significa “plantar” Enterrar semillas más allá de la vista humana a fin de que germinen y eventualmente produzcan fruto? En el plan de Dios para tu vida, Él ha plantado bendiciones dentro de ti que experimentarás con el paso del tiempo. Solamente porque entres en un campo y no veas una cosecha, eso no quiere decir que las semillas no estén allí; el Señor ha plantado cosas en tu vida que llevarán su fruto en distintos momentos.

Es sorprendente que Dios quisiera sembrar en nosotros. ¿Por qué se esforzaría cuando podría crear las cosas diciendo sólo una palabra? Piensa acerca del amor, el empeño personal del Creador del universo mientras se inclina hacia abajo y planta bendiciones en ti para que vayan surgiendo durante las diversas estaciones de tu vida. Todo lo que el Señor tiene para ti no ha surgido todavía, de manera que no puedes darte por vencido o marcharte y decir: “Esto es todo lo que hay”. No, Dios tiene plantadas algunas cosas en ti que no has visto o experimentado hasta ahora. Aún te estás transformando en lo que Él sembró dentro de ti. Sabiendo esto reforzará tu fe de que realmente va a ocurrir. También significa que el Señor cree en ti, incluso cuando no crees en ti mismo…

Hay talentos en tu interior que no han sido descubiertos y sueños que no se han cumplido. ¡Eso es lo que significa estar en una batalla! El diablo está peleando contigo acerca de tu destino. Él sabe qué es lo que ha sido plantado en ti y está tratando de echar a perder la “semilla”. ¡No lo dejes! No eres la persona que serás dentro de seis meses o dentro de seis años, porque hay un factor tiempo; todo no llega a ser “cosechado” en el mismo instante. Debes tener fe y paciencia, de otra manera perderás lo que Dios tiene para ti.