jueves, 25 de mayo de 2017

La oración de Pablo


La oración de Pablo “

…NO CESAMOS DE ORAR POR VOSOTROS…” (Colosenses 1:9)

Veamos lo que Pablo oraba por aquellos a quienes estimaba:

1) Que entendieran la voluntad de Dios: “… Que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual” (Colosenses 1:9). Roma no era un lugar fácil para ser

cristiano, y sin embargo Pablo escribió acerca de los creyentes de allí: “Vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos…” (Romanos 16:19). La obediencia a Dios debería ser tu propósito primordial en la vida. Cuando se mencione tu nombre, nadie debería poner en tela de juicio tu grado de compromiso con Jesús.

2) Que sus vidas agradaran a Dios: “… Andar como es digno del Señor, agradándolo en todo…” (Colosenses 1:10). Cuando te presentes delante de Dios para ser recompensado, no vas a oír las palabras “bien dicho”, ni “bien planeado”, sino “…Bien hecho, mi buen siervo fiel…” (Mateo 25:21 Nueva Traducción Viviente).

3) Que prosperaran en la obra que Dios les había encomendado: “… Llevando fruto en toda buena obra…” (Colosenses 1:10). Nada les alegra más a los padres que ver el éxito de sus hijos. Y Dios siente lo mismo por ti.

4) Que perseveraran, aferrados a Su fortaleza: “Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, obtendréis fortaleza y paciencia” (Colosenses 1:11). Como las bombillas, que dependen de una fuente de energía para dar luz, así eres tú. Por eso, a menos que estés conectado a Dios, serás espiritualmente débil.

4) Que adoraran a Dios: “…Daréis gracias al Padre que nos hizo aptoalabanza s para participar de la herencia de los santos ” (Colosenses 1:12). En otras palabras, vive con una actitud de agradecimiento y un corazón lleno de alabanza.

miércoles, 24 de mayo de 2017

EJEMPLO DE FIDELIDAD


EJEMPLO DE FIDELIDAD

Durante cinco años y medio estuvo haciendo lo mismo. Cada vez que llegaba el tren a la estación, iba a esperar a los pasajeros. No necesitaba leer los horarios. No le importaba ni el calor tórrido del verano ni el frío gélido del invierno. Cuatro veces al día, con cada tren que llegaba, ya fuera del norte o del sur, iba y esperaba pacientemente en el andén. Era un perro, un perro pastor alemán.

Tiempo atrás se habían llevado, en tren, el cadáver de su amo, y desde entonces Shep, que era el nombre del perro, había ido a esperarlo a la estación a ver si volvía. Viejo ya, un día calculó mal sus pasos y lo arrolló un tren. Esto ocurrió en un pequeño pueblo de Canadá en 1942. Muchos años después, el pueblo aún celebraba al perro pastor alemán, Shep. Lo llamaban «ejemplo de fidelidad.»

La fidelidad no sólo es una gran virtud, sino que es además indispensable para el desenvolvimiento correcto de la vida diaria.

Supongamos que el reloj despertador no nos es fiel, y en vez de llamarnos a las seis de la mañana nos deja dormir hasta las nueve, y perdemos un importante negocio. ¿Qué si la pastilla de aspirina, el gran remedio universal, no nos es fiel, y en vez de quitarnos el dolor de cabeza nos provoca fuerte hemorragia gástrica? ¿O qué si nuestro banquero no nos es fiel, y de repente desaparece con todo el dinero que tenemos en el banco?

Desgracias indecibles ocurren cuando hay falta de fidelidad. Un ejemplo clásico se da cuando el marido le es infiel a la esposa, o cuando la esposa le es infiel al marido. Todo el hogar se hunde en la desgracia. Los dolores más grandes del corazón los provoca la infidelidad conyugal. Lo cierto es que la sociedad entera depende de que haya fidelidad en todo.

¿Y qué de lo espiritual? ¿Qué sería de este mundo si el hombre no le fuera fiel a su Dios? La respuesta es muy evidente La desgracia de familias destruidas, de esposos y esposas infieles, de hijos abandonados y de vidas deshechas es prueba suficiente de lo que es este mundo cuando el hombre no le es fiel a su Dios.

Sin embargo, la Biblia nos dice acerca de Dios que «si somos infieles, él sigue siendo fiel, ya que no puede negarse a sí mismo» (2 Timoteo 2:13). Cristo es fiel aun cuando nosotros no lo somos. En Él podemos encontrar un seguro y fiel Salvador, Uno que no falla, que no engaña, que no desilusiona y que no fracasa. Él es el Salvador que todos necesitamos en estos tiempos de cruda infidelidad.

martes, 23 de mayo de 2017

Proverbios 16:1-2


Proverbios 16:1-2

16.1 "Mas de Jehová es la respuesta de la lengua" significa que el resultado final de nuestras disposiciones está en las manos de Dios. Si esto es así, ¿para qué decidir? Al hacer la voluntad de Dios, debe haber camaradería entre nuestros esfuerzos y el control de Dios. El quiere que usemos nuestras mentes, que busquemos el consejo de los demás y que tomemos decisiones. Sin embargo, los resultados están en sus manos. Entonces, las disposiciones nos ayudan a hacer las cosas de acuerdo con el propósito de Dios. A medida que viva para El, pídale dirección cuando tome decisiones y luego actúe de acuerdo a ellas confiando en Dios.

16.2 "Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión". La gente puede buscar explicaciones racionales para todo si no tienen normas para juzgar el bien y el mal. Siempre podemos probar que tenemos razón. Antes de poner en marcha cualquier decisión, pregúntese:

(1) ¿Está esta decisión en armonía con la verdad de Dios?

(2) ¿Dará resultados bajo las condiciones de la vida real?

(3) ¿Agrada a Dios mi actitud?

lunes, 22 de mayo de 2017

Proverbios. 13:1-25


Proverbios. 13:1-25

13.3 Usted no está graduado en dominio propio si aún no controla lo que dice. Las palabras pueden herir y destruir. Santiago reconoció esta verdad cuando declaró: "La lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!" (Jam_3:5). Si usted desea tener dominio propio, comience con su lengua. Deténgase y piense antes de reaccionar o hablar. Si logra controlar este miembro diminuto pero poderoso, puede controlar el resto de su cuerpo (véase el cuadro del capítulo 26).

13.6 Viviendo en justicia es como asegurar la vida. Cada vez que hacemos el bien se pone en marcha otras oportunidades que son para bien. Las decisiones para hacer el mal siguen el mismo patrón, pero en dirección opuesta. Cada decisión que toma en obediencia a la Palabra de Dios traerá un gran sentido del orden a su vida, mientras que cada decisión que tome en desobediencia traerá confusión y destrucción. Las decisiones que tome reflejarán su integridad. La obediencia produce la mayor seguridad y protección.

domingo, 21 de mayo de 2017

LA SABIDURIAhttps://lh3.googleusercontent.com/8OBXyh6o2RoJ5W0w4t53ZeJckEJ9S7RwqghxHho8A0CsccwNH9QbMcrFO_oFsNNu_QYkKb26k1XJTSUjOPULzNgBBsxk_OzCtNvOQAzEzvMwRLkf8BV0PcnE5-huiF7zAaoUSq_lQoV2nMgwjIjlxuM_LPO6oc1Flb6wq36nFIvYKGzxE32rRAA47ycrKV5YE6XqMIYvFHQLVzMEauErXDp5mBT6Xq8wYOfYdaCwpwtjNyqsy3-Hg_7l-YV-BgtaJYdtMcrgtdrMSEVPCB7xpkPGfym8o9lh7LAaPNcjL5Us1fS1rkZhC7VZKz0K_-auMZWbCSR1lIXjZ2Gp9aEFD5lrr6hORtn58UpkGycTIaF8XWqUViPowEesXCS9T_stbXq6KMcEk-w4Bk2NHiEyeONHaBBjnnp6eUGZh84zIRRM4-M7NccSQMc8Nq7hZ-oV2O8oH6Ar_JUDCToD-QKLMJuAgGdS3wgE0g27Ff6Sr4uTCDICX5JpOnofP6iLyyqlVOmxKBXP8fO59Mz6dGyz4q5Sz2v0UaLglh6Zo0BNFhZaTJIYa80Zh6xeHf30czN--PJ0gtkpoxkpP9ieIb6v-kgnDIitn2dmkmkVn_2FLVnIk-efvo5MkA=w960-h720-no


LA SABIDURIA



“Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad. Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente humana y diabólica.” Santiago 3:14-15

Santiago tenía un modo muy frontal de decir las cosas. No cuidaba sus modos y ponía todo en blanco y negro. Hoy que estamos acostumbrados a disimular los errores y a ser más condescendientes, el estilo duro y directo de Santiago parece demasiado violento. Y con la simpleza y claridad que lo caracteriza, define como ve Dios la sabiduría que no es de Él. La define y explica sus consecuencias.

Santiago dice con claridad que la sabiduría que no es de Dios, de lo alto, del Cielo; es simplemente del diablo. Blanco o negro. No estamos acostumbrados a decir las cosas con tanta franqueza y hoy nos esforzamos por minimizar los errores y ser más políticos. Dios es bien claro. Si no es de Dios, la sabiduría que estás usando es del diablo. Punto.

¿En que se manifiesta? Si en tu vida vos generas peleas, tenéis envidia, hay rivalidad o presumís de algo que no son, esas actitudes, pensamientos y motivaciones son generados por la sabiduría diabólica. No importa cuánto quieras disimular, Dios ve la intención del corazón. No importa cuánto quieras esconder tu envidia, Dios sabe que la tenéis. A Él no se le puede ocultar nada. Por eso es tan categórico. Los celos, la envidia, las peleas, las malas intenciones, el chismerío, la murmuración, la falta de franqueza, las divisiones, la falta de respeto, la falta de autoridad son simples consecuencias de una manera de pensar que está dirigida por esta sabiduría del diablo.

La sabiduría de Dios, en cambio, hace todo lo contrario. Es un muy buen termómetro para medir la temperatura de tu alma, y analizar que tipo de actitudes estás tomando. Analiza la tendencia de tus dichos o pensamientos. Fijante que es lo que estuviese diciendo con tus amigos la última semana. Pensé en lo que estuviste pensando y eso te va a marcar la pauta de que sabiduría está dominando tu cerebro.

REFLEXIÓN – ¡Que sea de lo alto!

Un gran abrazo y bendiciones

sábado, 20 de mayo de 2017

Que es la Santidad


La santidad es dale las espaldas al pecado. No permanecer en cualquier aria de tu vida que no le está agradando a Dios y que te perjudica a ti y estas causando mal a otros. Y si por debilidad caemos nuestro corazón se tiene que sentir mal porque hemos contristado el corazón de Dios. No podemos seguir en esa condición tenemos que arrepentirnos en la presencia de Dios y poderoso es Dios para perdonarnos y restaurarnos. No podemos conformarnos siendo esclavos del pecado y seguir en ese estado de derrota doblegándonos a los deseos de nuestra carne y rechazando el poder del Espíritu santo que mora en nosotros. Santiago 5. 14. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.

15. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido PECADOS, le serán perdonados.

16. Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.  NOTA QUE DICE SI HUBIERE.     DIOS OS BENDIGA

viernes, 19 de mayo de 2017

Proverbios. 12.1


Proverbios. 12.1 Si usted no quiere aprender, puede asistir a la escuela por años y no aprender nada. Pero si quiere que lo enseñen, no hay fin para lo que puede aprender. Esto incluye estar dispuesto a aceptar la disciplina y la corrección, y aprender de la sabiduría de otros. Una persona que rechaza la crítica constructiva tiene un problema de soberbia. Tal persona no puede aprender mucho.

12.3 Afirmar significa tener éxito. El verdadero éxito viene solo a los que hacen lo que es bueno. Sus esfuerzos soportan la prueba del tiempo. Entonces, ¿qué clase de éxito da la impiedad? Todos conocemos personas que engañaron para pasar el curso o para pagar menos impuestos. ¿Es esto fracaso? ¿Y qué hay con la persona que pasa por alto los compromisos familiares y maltrata a los trabajadores, pero llega muy lejos en los negocios? Estos éxitos aparentes son temporales. Se compran a expensas del carácter. Los que engañan se vuelven cada vez más deshonestos, y los que hieren a otros se vuelven insensibles y crueles. A la larga, una conducta perversa no lleva al éxito, conduce a más impiedad. El verdadero éxito no compromete la integridad personal. Si usted no tiene éxito para las normas de Dios, no ha alcanzado el verdadero éxito. (Véase el cuadro en el capítulo 19.)

jueves, 18 de mayo de 2017

EL AMOR DE DIOS


EL AMOR DE DIOS    ¿En qué se demuestra el amor de Diosí (1° Jn.3:1).

Humanamente hablando, nadie puede amarnos incondicional- mente siempre, el 100% de las veces. Pero nuestro Padre celestial nos ama con un amor incondicional que nunca puede ser afectado ni alterado de ninguna manera. Y su amor es la única fuente confiable de amor verdadero (1° Jn.4 8).

Tal vez nunca conociste el amor de tus padres o lo conociste insuficientemente. O tal vez fue condicional o escaso; pero no importa cómo haya sido, tienes ahora en Dios el Padre la máxima expresión del amor y ¡sí puedes conocerlo!

Puedes conocer su amor:

1. Por medio de su Palabra. La Palabra de Dios nos revela el amor incondicional que Dios siente hacia nosotros. La Palabra nos muestra a un Padre de amor profundamente interesado en nuestras vidas, atento a nuestras necesidades y dispuesto a tratar con nuestras vidas para hacernos diez veces mejores. Cualquiera puede leer la Palabra y comprender su amor.

Cree la Palabra y declárate amado por Dios. Mírate a ti mismo como Él te ve. “Declaro que soy amado por Dios. Y así como soy Él me ama incondicionalmente y su amor jamás cambiará ni me abandonará. Su amor no me faltará ningún día de mi vida”.

2. Además, el amor de Dios ha sido mostrado por un evento histórico: la muerte y resurrección de Jesucristo (Ro.5:8, 1°Jn.4: 9 al 12 y Jn.3:16). El Padre nos entregó por amor lo que más amaba: a su propio Hijo. Puedes sentir el amor de tú Papá celestial cuando te das cuenta que por la muerte de su Hijo te acepta y ama tal como eres, aunque no merezcas su amor. Y te ama porque para Él eres alguien, y eres alguien porque tienes el valor de la vida Cristo en ti. Las personas te podrán rechazar, odiar, ignorar, desvalorizar o tratar con indiferencia, pero nadie puede lograr que el Padre deje de amarte. Su amor jamás cambiará. Disfrútalo.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Dependa de los recursos divinos


Dependa de los recursos divinos

Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.

Filipenses 3:15

Lamentablemente, en todas las iglesias hay cristianos contentos con su estado espiritual. En vez de reconocer su necesidad, invierten sus energías justificando el nivel que han alcanzado.

El versículo de hoy esencialmente dice que, si algunos creyentes no comprenden todavía la importancia de buscar el crecimiento, Dios tendrá que revelársela. Pongo todo mi corazón en mis mensajes, pero comprendo que algunos de mis oyentes seguirán sin consagrar su vida. Cuando se llega a ese punto con alguien a quien se está ayudando, hay que pedirle a Dios que se revele a esa persona.

En la búsqueda de Cristo, todos tenemos que depender de los recursos divinos. Habrá momentos en la carrera en los que usted no tenga la debida actitud, y Dios tendrá que revelarle eso a fin de que usted pueda seguir adelante. Sea constante

En aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla.

Filipenses 3:16

No se puede ganar una carrera sin un esfuerzo constante porque la semejanza a Cristo es una búsqueda constante. El verbo griego para "sigamos" se refiere a caminar en fila. Pablo estaba diciendo que tenemos que permanecer espiritualmente en la fila para seguir hacia adelante por los mismos principios que nos han llevado hasta aquí.

¿Está yendo hacia adelante? ¿O está detenido en un sitio mirando hacia atrás y defendiéndose? Tal vez necesite renovar su compromiso. Si usted no conoce a Jesucristo, entonces comience a crecer al recibirlo como Señor y Salvador. Si usted lo conoce pero no ha estado creciendo espiritualmente, pídale a Dios que lo perdone y lo ayude a seguir hacia la perfección. ¡Qué todos nos consagremos a la meta de ser tan semejante a Cristo como podamos hasta que lo veamos cara a cara!

martes, 16 de mayo de 2017

Fortalecidos en todo sentido


¿
Fortalecidos en todo sentido y para toda situación. Perteneces al reino de la luz y la oscuridad no puede vencer ese reino de ninguna forma. Jesús es quién gobierna tu vida y su poder glorioso te fortalecerá en todo sentido y para toda situación.

En Colosense 1:11-13 dice: “y ser fortalecidos en todo sentido con su glorioso poder. Así perseverarán con paciencia en toda situación, dando gracias con alegría al Padre. Él los ha facultado para participar de la herencia de los santos en el reino de la luz. Él nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo”. Este texto nos dice que el poder de Dios es glorioso y nada lo supera en poder y majestad, ese poder que ahora está en nosotros, es capaz de fortalecernos en toda situación y en todo sentido. Si Dios no nos hubiera ayudado hasta este día, hubiéramos desmayado y estaríamos derribados, pero gracias a Él que nos trasladó del dominio de la oscuridad al reino de la luz, en el cual vivimos, del cual somos y al cual servimos. El hecho de pertenecer a un reino o patria, nos hace partícipes de todos los beneficios que tiene, por eso tenemos luz espiritual, paz en el corazón, tenemos acceso a la sabiduría que nos ofrece, y quedamos protegidos bajo el poder de defensa que tiene este reino al que ningún otro poder puede vencer ni derribar jamás.
Oremos de esta forma: “Señor hoy te pido que me fortalezcas con tu poder glorioso en todo sentido, y para toda situación. Estaré firme, con buen ánimo, levantando el escudo de la fe y usando la espada del espíritu, que es tu palabra, porque no hay oscuridad que pueda vencer al reino de la luz, lo proclamo en el nombre de Jesús. Amén”

lunes, 15 de mayo de 2017

Rom 1: 27 La homosexualidad


Rom 1: 27 La homosexualidad (cambio o abandono de las relaciones sexuales naturales) se había propagado en los días de Pablo como en los nuestros. Muchas prácticas paganas lo alentaban. La voluntad de Dios es recibir a todo el que acuda a El en fe y los cristianos deben amar a los demás sin importar su procedencia. Sin embargo, la homosexualidad está estrictamente prohibida en las Escrituras (Lev_18:22). En el mundo de hoy, muchos consideran aceptable esta práctica, incluso algunas iglesias. Pero la sociedad no es la que establece el patrón para las leyes de Dios. Muchos homosexuales creen que sus deseos son normales y que tienen el derecho de expresarlos. Pero Dios no nos obliga ni anima a satisfacer todos nuestros deseos (aun los que son normales). Los deseos que violan sus leyes son indebidos y deben controlarse. Si usted tiene estos deseos, puede y debe resistirlos. Conscientemente evite lugares o actividades que sabe inflamará tentaciones de esta naturaleza. No menosprecie el poder de Satanás para tentarlo ni el potencial para causarle un daño serio si cede a esas tentaciones. Recuerde, Dios puede y perdonará pecados sexuales, así como perdona otros pecados. Ríndase a la gracia y a la misericordia de Dios pidiéndole que le muestre el camino para salir del pecado e ir a la luz de su libertad y amor. La oración, el estudio de la Biblia y el firme compañerismo de los cristianos en una iglesia centrada en la Biblia pueden ayudarle a cobrar energías para resistir estas tentaciones poderosas. Si usted es una persona que anda en este pecado, tendrá que buscar la ayuda de un pastor que sea confiable, profesional y buen consejero.

domingo, 14 de mayo de 2017

Motivación espiritual


Motivación espiritual

Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Filipenses 3:14

La meta del apóstol Pablo era ser semejante a Cristo. Él sabía que recibiría su recompensa cuando llegara el supremo llamamiento de Dios. Al igual que Pablo, no alcanzaremos la meta de la semejanza a Cristo en esta vida, pero la recibiremos en la vida futura: "Aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es" (1 Jn. 3:2).

El supremo llamamiento de Dios es nuestra motivación para correr la carrera. Debemos vivir pensando que se nos puede llamar en cualquier momento a la presencia de Dios, donde recibiremos nuestra recompensa eterna. Éramos pecadores camino del infierno cuando Dios nos escogió en su soberanía para salvación a fin de hacernos eternamente como su propio Hijo. ¡Qué gracia inefable! ¡Qué motivación para alcanzar la meta!

Dependa de los recursos divinos

Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.

Filipenses 3:15

Lamentablemente, en todas las iglesias hay cristianos contentos con su estado espiritual. En vez de reconocer su necesidad, invierten sus energías justificando el nivel que han alcanzado.

El versículo de hoy esencialmente dice que, si algunos creyentes no comprenden todavía la importancia de buscar el crecimiento, Dios tendrá que revelársela. Pongo todo mi corazón en mis mensajes, pero comprendo que algunos de mis oyentes seguirán sin consagrar su vida. Cuando se llega a ese punto con alguien a quien se está ayudando, hay que pedirle a Dios que se revele a esa persona.

En la búsqueda de Cristo, todos tenemos que depender de los recursos divinos. Habrá momentos en la carrera en los que usted no tenga la debida actitud, y Dios tendrá que revelarle eso a fin de que usted pueda seguir adelante.

Sea constante

En aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla.

Filipenses 3:16

No se puede ganar una carrera sin un esfuerzo constante porque la semejanza a Cristo es una búsqueda constante. El verbo griego para "sigamos" se refiere a caminar en fila. Pablo estaba diciendo que tenemos que permanecer espiritualmente en la fila para seguir hacia adelante por los mismos principios que nos han llevado hasta aquí.

¿Está yendo hacia adelante? ¿O está detenido en un sitio mirando hacia atrás y defendiéndose? Tal vez necesite renovar su compromiso. Si usted no conoce a Jesucristo, entonces comience a crecer al recibirlo como Señor y Salvador. Si usted lo conoce pero no ha estado creciendo espiritualmente, pídale a Dios que lo perdone y lo ayude a seguir hacia la perfección. ¡Qué todos nos consagremos a la meta de ser tan semejante a Cristo como podamos hasta que lo veamos cara a cara!

sábado, 13 de mayo de 2017

Deje que Dios lo resuelva


Deje que Dios lo resuelva

Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.

Lucas 23:46

El apóstol Pedro les dijo a los cristianos que no devolvieran "mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo" (1 P. 3:9). Esa fue la actitud de Jesús. Él pudo hacerlo porque "encomendaba la causa al que juzga justamente" (2:23). La palabra traducida como "encomendaba" significa "entregar a alguien para que se ocupe de eso". En cada ocasión de sufrimiento, nuestro Señor entregó la circunstancia y se entregó a sí mismo a Dios. Era porque tenía confianza en el justo juicio de Dios y la gloria que sería suya. Esa confianza le permitió aceptar con serenidad tan grande sufrimiento.

Esa es la manera en la que usted debe reaccionar cuando se enfrenta a una persecución injusta en el trabajo, en su familia o en otras relaciones. Cuando usted se venga, se pierde la bendición y la recompensa que ha de traer el sufrimiento. La venganza muestra que le falta la confianza que debe tener en el poder de Dios para resolver las cosas a su debido tiempo, que incluirá castigar a los injustos y recompensar a quienes son fieles en el sufrimiento. Así que entréguele eso a Dios y deje que Él lo resuelva. Vindicados

Señor, no les tomes en cuenta este pecado.

Hechos 7:60

Vivimos en una época en la que el cristianismo se ha vuelto cada vez más impopular con la sociedad secular. La defensa de la verdad de las Escrituras y del mensaje del evangelio pudiera pronto volverse intolerable. Eso resultará en el trato injusto de los cristianos.

La posibilidad de semejante trato debe llevarnos a pasajes como 1 Pedro 2:21-25. Allí aprendemos que, al igual que nuestro Señor, debemos andar por la senda del sufrimiento para alcanzar la gloria de recompensa y exaltación en el futuro. Esa comprensión de seguro llevó a Esteban a poner su mirada en Jesucristo en gloria y a pedirle a Dios que perdonara a quienes lo asesinaban (Hch. 7:54-60). Se encomendó a Dios, sabiendo que Él lo vindicaría. Si usted hace lo mismo, Dios también lo vindicará.

viernes, 12 de mayo de 2017

Cristo En Nosotros, Esperanza De Gloria 


Cristo En Nosotros, Esperanza De Gloria                                             Solamente Dios Padre, Nuestro Señor Jesucristo y el Espíritu Santo son eternos pues nunca han tenido ni principio ni fin, a diferencia de todo lo que crearon y aunque fueron Adan y Eva creados para vivir para siempre, su pecado los llevó a la muerte y junto con ellos a todos nosotros como su descendencia. Pero ahora en Cristo Jesús, toda la creación humana tiene la oportunidad de recibir el perdón de sus pecados y vivir en un cuerpo de Gloria después de su muerte terrenal en los cielos junto con Dios.

¿Si la tierra no va a ser eterna, por qué nos afanamos tanto en las cosas terrenales? Antes de ser cristianos nacidos de nuevo, seguramente destinábamos las 24 horas del día a pensar cómo obtener ganancias, riquezas y fama para que seamos reconocidos en la sociedad en la que vivíamos, y por su puesto todo el conocimiento humano que nos llevaría equivocadamente a una vida de autosuficiencia que al final de nuestra jornada nos hizo ser incrédulos o tibios creyentes de Dios, de Su Hijo Jesucristo y de Su Palabra "la Santa Biblia".

Fue hasta el momento que nos arrepentimos de ésta vida presuntuosa y sin provecho, y le confesamos a Jesús todos nuestros pecados, que Él empezó a transformar todo en nosotros y puso Su Espíritu, Su corazón y Su mente en lugar de nuestro espíritu, corazón y mente (Ezequiel 36:26-27) para que no siguiéramos viviendo engañados por todo el egoísmo y maldad que domina este mundo a causa de nuestra rebelión y pecado. Solo Cristo en nosotros, nos puede dar la esperanza de Gloria para ser salvos y disfrutar de su grandeza amor y majestad en los cielos, ahí está todo lo verdadero, puro y eterno, por lo tanto, es hora de que levantemos nuestra mirada a los cielos de donde vendrá nuestro socorro para vivir en paz y plenitud sirviendo a Nuestro Señor Jesucristo hasta el día que nos llame a su presencia, (Salmo 121:1-2) Aleluya.

jueves, 11 de mayo de 2017

No que lo haya alcanzado ya


No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto.

Filipenses 3:12

Aun no somos lo que debemos ser, lo que podemos ser ni lo que seremos cuando veamos al Señor. Nuestra carrera espiritual comienza con un sentido de insatisfacción. Pablo comenzó su carrera sabiendo que no había llegado.

Puedo repetir ese testimonio de Pablo. Después de muchos años de andar con el Señor y de participar en el ministerio, estoy muy consciente de que no soy lo que debo ser. Como cualquier otro creyente, sigo en el proceso de crecimiento. Las personas que se sienten satisfechas con lo que son espiritualmente han alcanzado un punto peligroso. Es probable que sean insensibles al pecado y que tiendan a defenderse cuando debieran reconocer su debilidad y buscar ayuda.

El crecimiento espiritual comienza como cualquier carrera. El corredor sabe la distancia que tiene que correr y pone el mayor esfuerzo en la línea de llegada. La meta de Pablo era llegar a ser perfecto, pero el saber que no la había alcanzado no lo desanimaba. Y tampoco debe desanimarlo a usted. El máximo esfuerzo

Prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.

Filipenses 3:12

El crecimiento espiritual no es un ejercicio intermitente; debe ocupar todo el tiempo. En realidad, la palabra griega para "prosigo" se empleaba para describir a un corredor de carreras cortas, y se refiere a un enérgico esfuerzo. Pablo estaba corriendo con todas sus fuerzas, distendiendo todos los músculos espirituales a fin de ganar el premio (cp. 1 Co. 9:24-27). También dijo que debemos pelear "la buena batalla de la fe" (1 Ti. 6:12)

Esa perspectiva no estaba limitada a Pablo. El autor de hebreos escribió: "Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante" (He. 12:1).

Nuestra búsqueda vitalicia es ser semejantes a Cristo. El correr esa carrera exige el máximo esfuerzo en el uso de los medios de gracia que Dios nos ha dado.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Las bendiciones del crecimiento


Las bendiciones del crecimiento

Para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.

Tito 2:10

Como los cristianos ya tenemos derecho al cielo y alcanzaremos un día la perfección en la presencia de Dios, ¿por qué es necesario el desarrollo espiritual? Hay varias razones.

En primer lugar, glorifica a Dios.

En segundo lugar, prueba la salvación. El cambio externo muestra un cambio interno del corazón.

En tercer lugar, es un buen testimonio. El crecimiento espiritual muestra la verdad de Dios para que otros la vean.

En cuarto lugar, da seguridad. Cuando progresamos espiritualmente, vemos a Dios obrando en nuestra vida, y eso contribuye a nuestra confianza en nuestra salvación (2 P. 1:10).

En quinto lugar, nos libra de tristeza innecesaria. La falta de crecimiento hacia la santidad resulta solo en dolor y tristeza.

En sexto lugar, protege de reproche la causa de Cristo.

Y por último, nos hace útiles para servir en la iglesia.

Así que siga creciendo y sea una bendición para quienes usted conozca. ¿Es posible la perfección?

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos.

1 Juan 1:8

La falsa doctrina del perfeccionismo enseña que hay algún momento después de la conversión cuando se erradica la naturaleza pecaminosa del creyente. Pero según el versículo de hoy, y sobre todo en el enfoque del apóstol Pablo al tema de Filipenses 3:12-16, la perfección en esta vida es solo una meta, no una realización. Debemos buscarla, pero nunca la alcanzaremos en la tierra.

Pablo rechazó el perfeccionismo al llamarnos a que busquemos el premio que solo se puede obtener plenamente en el cielo. Confesó que él mismo no había alcanzado la perfección, ¡y escribió a los filipenses casi treinta años después de su conversión! Tal vez fuera el cristiano más consagrado que haya vivido. Si después de treinta años no era perfecto, sin duda ninguno de nosotros puede decir que lo sea.   ojo no estoy diciendo que no debemos buscar la santidad porque sin santidad nadie vera a DIOS. 

martes, 9 de mayo de 2017

Salmos 9:1-2


Salmos 9:1-2

Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón; contaré todas tus maravillas. Me alegraré y me regocijaré en Ti; cantaré a tu nombre, oh Altísimo.

Dios es grande. Dios es maravilloso. La vida es difícil y la carne no ayuda. Cada uno de nosotros debe aprender a discernir entre lo carnal y lo espiritual. Entre los deseos personales y los de Dios. Cuando ejercitamos esta manera de pensar y actuar, nuestras palabras comienzan a ser de alabanza, alegría y regocijo hacia Jehová. Finalmente, compartimos sus maravillas con los demás.

Estos versos sirven mucho para evaluar tu nivel espiritual y comunión con Dios y te voy a decir por qué. Hay dos opciones: que te sientas identificado con David y sus palabras o que no te identifiques con ellas. Cuando uno se encuentra en la primera instancia, es en el momento en que se ha permitido que Dios gobierne en su vida y deja que Él guíe sin importar las consecuencias o lo que uno desea. Por otro lado, en la segunda instancia, esas personas son las que conocen de Dios, le han escuchado y quieren recibir sus bendiciones, pero nunca agradecen por lo que tienen o se les ha dado. Para ellos no hay nada que contar a los demás. Quieren más. piensan que merecen más. Piensan que Dios debería darles como a otras personas les ha dado. Ahora te pregunto ¿de qué lado estás? No hay pretextos ni explicaciones. Simplemente abre tu corazón ante Jehová y date cuenta realmente de dónde estás parado. No te escondas de tu realidad. A Dios no lo podemos engañar.

Escribir estos devocionales tiene como finalidad que las palabras del salmo de hoy se vuelvan realidad en tu vida. Espero poder motivarte para que, conforme atraviesas distintas pruebas en tu vida, puedas ver la mano de Dios y sus milagros sean evidentes en cada paso que des y así poder cantarle, alabarle y vivir agradecido. Entregar mi vida al Dios de la biblia es lo mejor que he hecho en mi vida. Hoy escribo para contar sus maravillas y espero te anime a que cuentes las tuyas.

Oración

Padre: gracias. Tu amor no lo merezco y sin embargo lo derramas sobre mí de manera infinita. Alabado seas. Me lleno de gozo al saber que tienes cuidado de mí y que puedo acudir ante Ti cuando atravieso cualquier situación. Gracias por tu palabra y la oportunidad de leerla y estudiarla libremente. Te pido perdones mis pecados y que mi vida sea un testimonio constante de las maravillas que haces. Gracias mi Señor. En Cristo Jesús. Amén

lunes, 8 de mayo de 2017

Amados por Dios


Amados por Dios

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna. - Juan 3:16

Normalmente, después que superamos alguna dificultad, nos sentimos enamorados de Dios y entendemos su gran amor en Jesús. Pero una vez pasados los momentos difíciles, ¿qué sucede? Poco a poco nos vamos olvidando nuevamente de Dios.

¡Qué bueno es saber que Dios no deja de amarnos! Él nos ama cada día, perdonando nuestros pecados por medio de Jesús y fortaleciendo nuestra fe. Dios nos llama a diario al arrepentimiento para mostrarnos las cosas como son, y darnos la oportunidad de traernos de vuelta al camino correcto. Su amor por nosotros nunca deja de ser.    ¡Nadie es perfecto!

Tú, Señor, eres todo bondad. Por tu misericordia, acuérdate de mí; pero olvídate de que en mi juventud pequé y fui rebelde contra ti. - Salmos 25:7

Aun cuando el mundo diga lo contrario, debemos reconocer que somos imperfectos, por lo que cometemos errores y pecados. Nadie, absolutamente nadie, consigue obedecer totalmente la ley de Dios. Por lo tanto, a través de la fe en Jesús, se espera que reconozcamos nuestros errores para poder recibir así el perdón de nuestros pecados.

Esa actitud nos trae la humildad que nos capacita para ser más tolerantes, comprensivos y misericordiosos unos con otros. Y cuando erramos y nos arrepentimos, gracias a Jesús tenemos el perdón asegurado.

ORACIÓN: Señor, ayúdame a confesar a diario mis pecados para recibir así tu perdón. Guíame con tu Espíritu Santo, y fortalece mi fe para que pueda apoyar a quienes me necesitan. En el nombre de Jesús. Amén.

domingo, 7 de mayo de 2017

Aspectos de la alabanza


Aspectos de la alabanza

El que sacrifica alabanza me honrará.

Salmo 50:23

¿Qué significa alabar a Dios? Según la Biblia, la alabanza incluye tres cosas:

1. Citar los atributos de Dios. Una buena razón para estudiar el Antiguo Testamento es que muestra el carácter santo de Dios, capacitándonos para alabarlo mejor.

2. Citar las obras de Dios. Los salmos están llenos de menciones de las grandes cosas que Dios ha hecho. Él dividió el Mar Rojo, sacó a su pueblo de Egipto, hizo brotar agua de una roca, alimentó a Israel en el desierto con maná del cielo y realizó muchos otros milagros espectaculares. Cuando usted alaba a Dios por todo lo que ha hecho, sus problemas palidecen en comparación con eso. El recordar lo que Dios ha hecho en el pasado lo glorifica y fortalece nuestra fe.

3. Dar gracias por los atributos y las obras de Dios. En el corazón de la alabanza está la acción de gracias. La alabanza a Dios lo glorifica. Suceda lo que suceda en nuestra vida, debemos darle gracias por todos sus atributos y todas sus obras misericordiosas. Obediencia amorosa

El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama.

Juan 14:21

Si pudiera simplificar la vida cristiana a una sola cosa, sería la obediencia. No quiero decir simplemente obediencia externa, sino un espíritu de obediencia. No es como la niñita que siguió de pie después que su padre le había dicho muchas veces que se sentara. Por último su padre le dij "Siéntate, o voy a darte una zurra". Ella se sentó pero miró hacia arriba y dij "Estoy sentada, ¡pero en mi corazón estoy de pie!" Eso es obediencia externa y desobediencia en el corazón. Un cristiano debe estar dispuesto a obedecer.

Una evidencia de madurez espiritual es amar a Dios tanto como para obedecerlo aun cuando es difícil. Dios es glorificado cuando de buena gana lo obedecemos cueste lo que cueste. Cada vez que obedecemos, crecemos espiritualmente, y cada vez que desobedecemos, retardamos nuestro crecimiento.

sábado, 6 de mayo de 2017

El poder de la resurrección


El poder de la resurrección

A fin de conocerle, y el poder de su resurrección.

Filipenses 3:10

La resurrección de Jesucristo mostró gráficamente la extensión de su poder. Ese es el poder que el apóstol Pablo quería experimentar porque comprendía que no podía vencer al pecado con sus propias fuerzas.

El poder de la resurrección de Cristo resuelve el pecado en nuestra salvación. Experimentamos el poder de su resurrección en la salvación. Somos sepultados con Cristo en su muerte, y resucitamos con Él para que "andemos en vida nueva" (Ro. 6:4).

Pero para derrotar al pecado cada día, necesitamos que el poder de su resurrección sea nuestro recurso. Necesitamos su fortaleza para servirle fielmente, para vencer la tentación, para triunfar en las pruebas y para dar testimonio con valor. Solo cuando establezcamos nuestra relación con Cristo y recibamos su fortaleza tendremos la victoria sobre el pecado en esta vida. Abundante consolación

De la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

2 Corintios 1:5

Cuando sufrimos, Cristo está con nosotros para consolarnos en nuestra angustia. El grado hasta el cual ha experimentado el mismo sufrimiento, y aun más, es la razón de que pueda consolarnos.

La prueba de su carácter es su reacción ante los tiempos más severos de sufrimiento y persecución. Cuando el sufrimiento se vuelve demasiado intenso, lo más fácil es enojarse y culpar a Dios. Cuando la persecución se vuelve demasiado severa, lo más fácil es transigir en la fe. El reaccionar de cualquiera de esas formas hará que usted se pierda la más abundante comunión que puede tener. Es que los momentos más profundos de comunión espiritual con el Cristo vivo son resultado directo del intenso sufrimiento.

El sufrimiento siempre nos lleva a Cristo porque encontramos en Él a nuestro misericordioso Sumo Sacerdote que se compadece "de nuestras debilidades" (He. 4:15) y que "es poderoso para socorrer a los que son tentados" (2:18). Así que considere sus sufrimientos como oportunidades de ser bendecido por Cristo mientras halla consuelo en su comunión.

viernes, 5 de mayo de 2017

Dios trabaja dentro de nosotros


Dios trabaja dentro de nosotros

EFESIOS 3.20, 21

Que estas palabras se sumerjan lentamente en su entendimiento: “poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos” (v. 20). ¡Qué maravillosa descripción de la capacidad de Dios para trabajar dentro de nosotros!

Pero, muy a menudo, nuestra atención se centra principalmente en lo que queremos que Él haga a nuestro favor. Si Dios cambiara esta situación o arreglara ese problema, entonces mi vida sería mejor. Pero Él nos invita a pensar y a pedir algo más grande: ¡Quiere transformarnos!

El Espíritu Santo tiene poder más que suficiente para cambiarnos por dentro, pero hacer ese cambio interior es, por lo general, un proceso lento. El fruto espiritual necesita tiempo para crecer y madurar. Es por eso que necesitamos paciencia y fe para creer que Él está trabajando, incluso cuando no veamos los resultados de inmediato. Dios nunca tiene prisa, y jamás nos dejará.

El Señor tiene un propósito para nuestra vida, y Él trabaja constantemente para lograrlo. Aunque tiene un plan específico para cada uno de sus hijos, también tiene un objetivo superior: conformar a todos los creyentes a la imagen de su Hijo Jesucristo. Para lograr esto, nos hará experimentar luchas y angustias. Es posible que esto no tenga sentido para nosotros, pero Dios sabe perfectamente lo que está haciendo.

¿Qué le gustaría ver al Señor haciendo dentro de usted? Al leer la Biblia, busque las cualidades que Dios considera preciosas, y pídale que las desarrolle en su vida. Confíe después en su promesa maravillosa de que Él hará más de lo que usted ha pedido o imaginado. Cuando las cosas parezcan imposibles

JEREMÍAS 32.17-22

¿Cuál es su primera reacción cuando enfrenta una dificultad? Algunas personas se fatigan buscando una respuesta o bien un escape. Otras se declaran derrotadas considerando que la situación es un caso perdido. Afortunadamente, usted como cristiano puede acudir de inmediato al Señor buscando su guía. De manera que lo que le pregunte en oración es de mucha importancia.

• Señor, ¿qué voy a hacer? A primera vista, esta parece ser la pregunta correcta, ¿pero la es? El problema con esta pregunta es que, a pesar de que estamos buscando la guía del Señor, la atención está puesta en nuestra acción. Eso significa que la manera en que pensamos manejar la situación está limitada por nuestras capacidades, recursos y apreciación. Con demasiada frecuencia, nuestras mentes comenzarán a idear planes posibles, y pronto recurrimos a manipulaciones y maniobras intentando solucionar el problema.

• Señor, ¿qué vas a hacer? Esta es la pregunta correcta, porque ahora la atención se ha desplazado a la omnisciencia y a la omnipotencia del Dios todopoderoso. Él nos sacará del encierro que nos aprisione, y nos aclarará cualquier situación que nos ofusque. Dios tiene el poder para realizar sus planes, que —a diferencia de nuestras soluciones— son perfectos, y que siempre lo glorifican a Él.

Para orar correctamente, usted debe estar dispuesto a entregar todos sus planes en manos de Dios. Él no solo sabe qué hacer y cómo lograrlo, sino también tiene el poder de abrir un camino a través de cualquier imposibilidad. Usted simplemente debe confiar en Él y obedecer sus instrucciones.

jueves, 4 de mayo de 2017

Salmos 7:10-13https://lh3.googleusercontent.com/lOQBKqFYhWgSKx02tpRbYU1E0B3Rv7rOqG6y8RJUgnDmVuzq9jtwhR_ae5i0MuNZD4IWK7S2n2AqfzodSUqV24AVpY6ZRS88OkHWIxUXaTDZrmUCeZPw0WuhcEpI-uuT09q9bqGUYQDObxAsKIGHvc9d2U2A30-oE60G6in8gw98e7NwJ-WKby5D1YpJboa44dZBaCPjrxa0x_oIWYFwr-5jAD7Xvju7TOPHG7X7BDJy2T0r4HVodwqqu9Oe3xPdcB2Jl1O1ZpoFUSMWGZFqOCpEaRwK4bSlieNHIfGzVFIbdllcrWnI_u4WNBL996exo26Fp6QQp0GF-DMI-U7GoN_-Vbqgl83BjXzxBepHMcMtDxkio0Us_TNehm0VYtAFdtLwJm886A_A_W-v7TtMYmad_J44x23pXNsHN9c3HdejON17Uxmg9ggGl-_SGKnTJXaMWMXnjPfOlZMyFLpQUH_luUguIzolXkEAdfnokZU8V_PD0aI4ykVRh9PkXUvlCeS6NkAby6NRAaB-DS_iWwilL26PD9Bf1nUZu-Gysd9uhOKLAk_oqE6FgdPY6sqSSme-R4sfj-15yfq9IcCvf2FxmutEGQRhU_8p1GI-15fIgYcX4QKtbg=w960-h720-no


Salmos 7:10-13

Mi escudo está en Dios, que salva a los de corazón recto. Dios es un juez justo, un Dios que en todo tiempo manifiesta su enojo. Si el malvado no se arrepiente, Dios afilará la espada y tensará el arco; ya ha preparado sus mortíferas armas; ya tiene listas sus llameantes saetas.

Muchas veces leemos pasajes como estos y nos emocionamos. ¡Perfecto! Dios está a cargo. Él tiene el control y yo voy a dejar que Él se encargue de todo. De Él es el juicio. En Él tengo mi esperanza. En Él tengo mi escudo. Pero pasa el tiempo y comienzas a dudar nuevamente. Recibes alguna noticia o simplemente pasa algo que pareciera te regresa al punto de partida. Nuevamente comienzas a dudar sobre lo que está pasando e incluso cuestionas si realmente Dios castiga al malvado. ¿Ya te identificaste? La realidad es que Satanás no quiere que te acerques a Dios y mucho menos que crezcas espiritualmente. La biblia nos explica en Efesios 6 que tenemos una lucha contra fuerzas malignas. En otras palabras: Satanás y sus demonios. Ellos buscan constantemente estorbar en tu relación con Dios. Sutilmente se meten en tu vida y tus pensamientos. “No merece que lo perdones”. “Tú mereces más que eso”. “Para este momento deberías estar en una mejor situación”. “Tú has sido bueno, merece un castigo”. Y así pasan los pensamientos por tu cabeza. Pensamientos que no agradan a Dios y van en contra de su voluntad puesto que, Él, siendo Dios se hizo hombre sin merecerlo. Sufrió sin merecerlo. Te perdonó sin merecerlo. Te amó sin merecerlo. ¿Lo puedes entender? Ahora puedes darte cuenta que esos pensamientos y sentimientos no provienen de Él y, por lo tanto, debes desecharlos. No. No regresaste al punto de partida. Ese es un engaño. La realidad es que ya has avanzado y simplemente hay altibajos en tu camino. No pares. Persevera y recuerda constantemente que Jehová es tu escudo. Acude a Él. Pide consuelo a Él. Pide paz a Él. Es normal que tengas tropiezos y dudas. Cuando esto pase, recuerda este pasaje. Dios es escudo de los justos y saetas para los injustos. Si has decidido por Él, vas por buen camino. Sigue así. No desmayes ni titubees.

Oración

Padre: en verdad agradezco tu palabra y la misericordia que tienes conmigo al permitirme conocerte y poner mi esperanza en Ti. Gracias por darme dirección. Gracias por abrir caminos. Te pido pongas perdón y amor en mi corazón para con mi prójimo sin importar que lo merezcan o no. Yo quiero obedecerte y sé que esto te agrada. Transforma mi mente y mis pensamientos para que estén siempre alineados a tu palabra. Te lo pido en Cristo Jesús. Amén

miércoles, 3 de mayo de 2017

Salmos 3:3-4


Salmos 3:3-4

Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; mi gloria, y el que levanta mi cabeza. Con mi voz clamé a Jehová y Él me respondió desde su monte santo.

¿Alguna vez has cuestionado tu fe? Si no lo has hecho, te lo recomiendo ampliamente. Leíste bien. Cuestiona tu fe. Cuestiona lo que dice la palabra de Dios. Lee la biblia y piensa si los principios que Dios pide son coherentes y tienen sentido. Yo lo he hecho y el resultado siempre es espectacular. Simplemente Dios no deja de sorprenderme con su sabiduría infinita. Y ¿por qué pido que cuestiones tu fe? Para que puedas entender completamente el pasaje de hoy. Una vez que has puesto a prueba los principios de Dios; una vez que has tratado de encontrarle algún error o buscado un mejor camino por otro lado y simplemente te das cuenta que el camino del Señor es el mejor, puedes abrazar las palabras de David y decir: Jehová, eres escudo alrededor de mí y el que levanta mi cabeza. ¡Increíble! Repítelo: Jehová, eres escudo alrededor de mí y el que levanta mi cabeza. Es más, pienso que después de estas palabras sigue la expresión: ¡aahhh! De alivio y gozo. El mundo allá afuera se puede estar cayendo. Todo puede parecer de cabeza. Pero tú sabes que confiando en Él y siguiendo su palabra, tienes el mejor escudo y la mejor motivación pues Dios mismo levanta tu mirada caída. El problema muchas veces llega cuando queremos que la respuesta de Dios tenga las siguientes características: a nuestro tiempo y a nuestra forma. ¡Gran error! Si quieres que Dios sea tu protección y ánimo, tienes que aprender a hacer las cosas a su manera. Jehová no es una herramienta. No es un método. ¡Es Dios mismo! Su escudo llega cuando entiendes su amor incondicional hacia ti. Su escudo llega cuando entiendes que quiere bendecirte. Su escudo llega cuando entiendes que quiere dar luz a tus pasos e iluminar tu camino. ¡El escudo no es físico! El escudo no es más dinero, más salud, más abundancia, más felicidad o más de cualquier otra cosa. Ese es Satanás queriendo engañarte minimizando lo que Dios realmente hace en nuestras vidas. Satanás quiere confundirnos y hacernos pensar que el escudo está en tener un seguro de vida para “proteger” a nuestra familia. ¡La protección está en enseñarle a tu familia el temor a Jehová! ¿Lo puedes ver? No te dejes engañar. Ven a la palabra de Dios y descubre por ti mismo el maravilloso escudo que es Dios para la vida de los que le aman y sirven.

Oración

Padre: gracias. Quiero vivir confiado en que eres mi escudo, mi gloria y levantas mi cabeza siempre. Es imposible seguir adelante por mí mismo y quiero dejar de luchar. Vengo de rodillas a Ti entendiendo que has mandado a Jesús para reconciliarme contigo. Vengo de rodillas para pedirte perdón por mis pecados. Vengo de rodillas para pedirte que transformes mi vida y le des sentido. Protégeme y ayúdame a aprender a servirte día a día. En el nombre de Jesús te lo pido. Amén.

martes, 2 de mayo de 2017

Seguridad en Cristo


Seguridad en Cristo

El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo.

1 Pedro 3:21

Así como el diluvio ahogó a todo el mundo menos a unos pocos en el juicio de Dios, así caerá sobre todos los juicios finales. Pero los que están en Jesucristo pasaran por el juicio estando seguros. Estar en Cristo es como estar en el arca: "Navegamos seguros en medio de las tempestades del juicio".

El bautismo al que Pedro se refiere en el versículo de hoy está calificado por la declaración "no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios". El único bautismo que salva a una persona es el de la muerte y la resurrección de Jesucristo. Los creyentes mueren y son sepultados con Cristo debido a su unión con Él, y salen después al nuevo mundo de su resurrección.

El arca de Noé fue como una tumba; quienes estaban en ella murieron a su viejo mundo cuando entraron. Cuando salieron de ella, experimentaron algo parecido a una resurrección al entrar en un mundo nuevo. Eso, nos dice Pedro, es semejante a la experiencia de todo cristiano espiritualmente entramos en Cristo y morimos al mundo del que vinimos, y un día resucitaremos a un mundo nuevo y a una vida nueva.

lunes, 1 de mayo de 2017

Una verdadera muerte


Una verdadera muerte

Siendo a la verdad muerto en la carne.

1 Pedro 3:18

El versículo de hoy indica que terminó la vida física de Jesucristo. Algunos niegan la resurrección de Cristo de los muertos afirmando que nunca murió, sino que se desmayó. Presuntamente se reanimó con la frialdad del sepulcro, se levantó y salió caminando. Pero Pedro es clar "Jesús murió como la víctima de un asesinato jurídico".

Los romanos que ejecutaron a Cristo se cercioraron de que estaba muerto. Quebraron las piernas de los ladrones crucificados junto a Él a fin de apresurarles la muerte. (Un crucificado podía atrasar la muerte mientras pudiera levantarse sobre sus piernas.) Sin embargo, no se preocuparon por quebrar las piernas de Cristo porque pudieron ver que ya estaba muerto. Para comprobar su muerte, le abrieron el costado con una lanza, del que salió sangre y agua; solo sangre, no agua, habría salido si Jesús hubiera estado vivo (Jn. 19:31-37). Sin duda, Cristo estaba muerto. Y eso significa que su resurrección fue verdadera.

Sigue vivo

Pero vivificado en espíritu.

1 Pedro 3:18

El versículo de hoy hace una mención específica del espíritu de la vida de Jesucristo; no se refiere al Espíritu Santo. El apóstol Pedro está comparando lo que le ocurrió a la carne (o cuerpo) de Jesús con lo que le ocurrió a su espíritu. Su espíritu estaba vivo pero su carne estaba muerta.

Algunos piensan que "vivificado en espíritu" se refiere a la resurrección física de Cristo, pero eso necesitaría una declaración com "Siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en la carne". La resurrección fue un hecho espiritual y físico. Así que lo que Pedro quiere decir es que, aunque Cristo estaba físicamente muerto, su espíritu seguía vivo.

En la cruz, el espíritu de Cristo experimentó una breve separación de Dios. Él dij "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" (Mt. 27:46). Sin embargo, la separación terminó pronto, ya que poco después del lamento de nuestro Señor, Él dij "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lucas 23:46). De modo que ya su espíritu no estaba separado de Dios; le fue entregado al Padre.

Proclamación de la victoria

Fue y predicó a los espíritus encarcelados.

1 Pedro 3:19

Cristo fue a predicar un triunfante sermón antes de su resurrección el domingo por la mañana. El verbo "predicó" en el versículo de hoy se refiere a hacer una proclamación o anunciar un triunfo. En los tiempos antiguos, un heraldo iba delante de generales y reyes en la celebración de victorias militares, anunciando a todas las victorias que se ganaron en la batalla.

Eso fue a hacer Jesucristo; no a predicar el evangelio, sino a anunciar su triunfo sobre el pecado, la muerte, el infierno, los demonios y Satanás. No fue a ganar almas, sino a proclamar la victoria sobre el enemigo. A pesar del injusto sufrimiento al que lo sometieron, Él pudo anunciar la victoria definitiva sobre el pecado y la muerte para usted y para mí.

domingo, 30 de abril de 2017

El poder de la obediencia


El poder de la obediencia

Romanos 5:19 nos enseña que nuestras elecciones en cuanto a obedecer o no obedecer no sólo nos afectan a nosotros, sino también a muchas otras personas, Vemos un ejemplo en las Escrituras cuando los israelitas experimentaron el fruto de la desobediencia luego de su éxodo de Egipto. Si hubieran obedecido a Dios diligentemente, ¡cuánto mejores hubiesen sido sus vidas! (vea hebreos 3:8-11). Muchos de ellos y sus hijos murieron en el desierto, porque no se sometieron a Dios. Sus hijos fueron afectados por sus decisiones, y así sucede con los nuestros.





Su decisión de obedecer a Dios afecta también a los demás, y cuando decide desobedecer a Dios, eso también afecta a otros. Usted puede escoger desobedecer a Dios y permanecer en el desierto, pero, por favor, tenga en cuenta que si ya tiene hijos o si alguna vez quiere tenerlos, sus decisiones los mantendrán a ellos también en el desierto. Ellos pueden llegar a arreglárselas para salir de allí cuando crezcan, pero puedo asegurarle que pagarán un precio por su desobediencia.



La obediencia es una elección a largo plazo; cierra la puerta del infierno y abre las ventanas del cielo, y tiene el poder de afectar a muchas personas. Sólo piense en esto: Por la disposición de Jesús a ser obediente, incontable multitud de personas serán llevadas a la reconciliación con Dios.



Su vida de hoy podría estar mejor si en el pasado hubiera obedecido a Dios. Si hay un ciclo de desobediencia en su familia o entre sus amigos, ¿por qué no lo rompe negándose a ser desobediente? Dígale a Dios que quiere obedecerlo y pídale que lo ayude. De esa manera, ¡usted y sus hijos se prepararán para recibir grandes bendiciones!