lunes, 30 de marzo de 2009

Buen reinado de Josías-Su preocupación por reparar el templo


2 Reyes 22 -

CAPÍTULO 22
Versículos 1-10. Buen reinado de Josías-Su preocupación por reparar el templo-Hallazgo del libro de la ley. 11-20. Josías consulta a la profetisa Hulda.

Vv. 1-10.La temprana sucesión de Josías, que fue un hecho diferente de la de Manasés, debe atribuirse a la gracia distintiva de Dios; pero, probablemente, las personas que lo formaron fueron instrumentos para producir la diferencia. Su carácter fue excelente. Si el pueblo se hubiera unido de todo corazón a la reforma, como él perseveró en ella, hubiera tenido benditos efectos. Pero eran malos y neciamente se dedicaron a la idolatría. No tenemos el pleno conocimiento del estado de Judá en los relatos históricos, a menos que nos refiramos a los escritos de los profetas de la época.
Mientras reparaban el templo se halló el libro de la ley y lo llevaron al rey. Parece que el libro de la ley estaba perdido y faltaba; negligentemente guardado y olvidado, como algunos tiran sus Biblias en un rincón, o escondido malignamente por algunos de los idólatras. El cuidado de Dios con la Biblia demuestra claramente su interés por ella. Fuera esta o no, la única copia existente, su contenido eran nuevo para el rey y para el sumo sacerdote. Los resúmenes, los extractos, ni las recopilaciones de la Biblia pueden transmitir y preservar el conocimiento de Dios y de su voluntad como la Biblia misma. No era sorprendente que el pueblo estuviera tan corrupto cuando el libro de la ley era tan escaso; los que los corrompieron usaron indudablemente malas artes para quitar ese libro de las manos de ellos. La abundancia actual de Biblias agrava nuestro pecado nacional, porque, ¿qué mayor desprecio de Dios podemos mostrar si nos negamos a leer su Palabra cuando la ponen en nuestras manos o, si la leemos, nos negamos a creerla y a obedecerla? El conocimiento del pecado es por la santa ley, y el conocimiento de la salvación es por el bendito evangelio. Cuando se entiende el primero en su estrictez y excelencia, el pecador empieza a preguntar, ¿qué debo hacer para ser salvo? Y los ministros del evangelio le señalan a Jesucristo, como el fin de la ley para justicia de todo el que cree.

Vv. 11-20.Se lee el libro de la ley delante del rey. Los que mejor honran sus Biblias son los que la estudian; los que se alimentan diariamente de ese pan y andan por su luz.
La convicción de pecado y la ira debieran provocar esta pregunta: ¿qué debo hacer para ser salvo? Además, qué podemos esperar y qué provisiones tomar. Quienes tienen verdadera comprensión del peso de la ira de Dios, no pueden sino estar muy ansioso por saber cómo pueden ser salvos.
Hulda hizo saber a Josías cuáles eran los juicios que Dios tenía reservados contra Judá y Jerusalén. La generalidad del pueblo estaba endurecido y sus corazones sin humillar, pero el corazón de Josías era tierno. Esta es ternura de corazón y, así, se humilló delante del Señor. Quienes más temen la ira de Dios son los que menos probablemente la sientan.
Aunque Josías fue mortalmente herido en combate, murió no obstante en paz con Dios y fue a la gloria. No importa lo que tales personas sufran o experimenten, son llevados a la tumba en paz, y entrarán en el reposo que hay para el pueblo de Dios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada