jueves, 20 de julio de 2017

LA DUREZA DE ROSTRO


LA DUREZA DE ROSTRO

Prob.21:29 29 El hombre impío endurece su rostro; Mas el recto ordena sus caminos.



Endurecer el rostro nos habla de tres áreas:



·      Perder la vergüenza al pecar.

·      Volverse insensible al llanto.

·      Afrentar sin temor a las autoridades.



PERDER LA VERGÜENZA FRENTE AL PECADO

Cuando un hombre ha experimentado el nuevo nacimiento recibe una bendición muy especial que desde luego antes de convertirse no la posee.



Esa bendición es sentirse redargüido cada vez que peca y desobedece al Señor.



Cuando uno no ha tenido la bendición de la conversión, peca y lejos de causar vergüenza o dolor, en el hombre natural es hasta motivo de orgullo el pecado. Por ejemplo, hay hombres que exhiben como trofeos la cantidad de botellas vacías de licor que dejan en una mesa, o la cantidad de mujeres que logran engañar en su vida, etc. Pero cuando un hombre nace de nuevo y comete algún error que afecta la santidad de Dios, inmediatamente se siente mal, y no puede continuar el derrotero de la vida sin antes ponerse a cuentas en la sangre poderosa de Jesucristo, quien está dispuesto a perdonar y limpiar de toda maldad al débil que con sinceridad confiesa su pecado.



Hay un peligro terrible en no arreglarse con Dios después de haber pecado, es peligroso después de haber fallado apartarse de la presencia de Dios, dejar el lugar donde se congrega, desertar de buscar a Dios. Ya que esta reacción es más destructiva que el mismo pecado cometido. Pues es negar la misericordia de Dios y la eficacia de la sangre de Cristo.



Si bien es cierto el deseo de Dios es que nos apartemos del mal y del pecado, Dios mismo sabe de nuestra naturaleza, y fue la razón de venir en forma de hombre, el poder compadecerse de nuestras debilidades y es ahí donde debemos acercarnos confiadamente al trono de la misericordia, seguros que tenemos un gran sumo sacerdote que puede compadecerse de nuestras debilidades y darnos otra oportunidad para poder agradarle. Entonces apartarse de Dios por pecado es la decisión más terrible que el hombre pueda cometer, ya que es iniciar un camino de apostasía.



Y cuando un hombre permite que el pecado sea guardado en el corazón, y vuelve a la misma práctica, y no confiesa su pecado, ni se aparta el corazón el tal se endurece, de tal manera que la vergüenza por el pecado va desapareciendo, cayendo al cinismo, a la rebelión contra su Salvador, y después el descaro es manifiesto. Se exhibe en pecado, ya no se avergüenza, pues el rostro ya se ha endurecido.



Eso le pasó a Judas el traidor, primero pecó en privado, es decir maquinó en su corazón entregar a Jesús, luego realizó el plan en secreto, y luego en el Getsemaní se descaró sin temor. Cuando alguien peca en secreto y no se arrepiente llegará a tal grado que perderá hasta la vergüenza que conlleva el pecado y lo exhibirá en público sin temor. Esto es haber endurecido el rostro. 

miércoles, 19 de julio de 2017

La Dureza


La Dureza





Debemos tener en cuenta que cuando una persona ha nacido de nuevo debe mantener una comunión íntima con el Señor, y mantener un nivel de sensibilidad, de tal manera que pueda percibir la voz de Dios, y ser guiado por el Espíritu Santo. Sin embargo, cuando alguien vive dentro de la nueva vida, puede vivir una vida religiosa, rutinaria, vacía, desordenada, sin comunión íntima con Dios, solamente social, etc. y así dar lugar al endurecimiento de su ser, esto es peligroso porque por la dureza, el hombre puede perder bendiciones preciosas que solo con un corazón sensible puede alcanzar. Estudiemos en este momento las diferentes formas de dureza que la Biblia a través de sus páginas nos narra.



LA DUREZA DE CERVIZ

Jer. 17:23 23Pero ellos no oyeron, ni inclinaron su oído, sino endurecieron su cerviz para no oír, ni recibir corrección.



Tener la cerviz endurecida nos habla de mantener una postura rígida en nuestras decisiones, opiniones, pensamiento, y resoluciones. No se posee capacidad de ver otras opciones más que las propias, es decir habla de la obstinación de los hombres.



Cuando vemos la historia de Caín, nos sorprende ver a Dios, que a pesar de desaprobar a Caín y su ofrenda se acerca para explicarle la razón de tal desaprobación. Esto nos habla de la misericordia de Dios, que quiere que todos los hombres procedamos al arrepentimiento y conversión. Y a pesar de andar en la carne siempre habla a tiempo para reargüirnos.



Sin embargo, la reacción de Caín es más sorprendente, cualquiera pensaría que, ante tal explicación del mismo Dios, Caín iba a abandonar el error de su camino. Pero vemos que endurece en el altar la cerviz, ya que ni el consejo de Dios, ni su explicación lo hizo cambiar de actitud, sino en la dureza de su nuca no vio más que la alternativa que en su mente llevaba, y salió de la presencia de Dios para matar a su hermano.



Que obstinado, sale de un culto para matar, sale de oír la voz de Dios para pecar, así hoy hay mucha gente que su dureza de cerviz es tan grande que salen de los cultos, y de oír la voz de Dios por dones, o por la predicación de la Palabra; pero no cambia su situación espiritual, porque no pueden voltear a ver la opción que Dios les ofrece, y no pueden perdonar, ya que sus argumentos son más fuertes que los de Dios, y no pueden cambiar los paradigmas religiosos, pues su tradición es más grande que la Palabra de Dios.



Así muchos hombres en su obstinación como el pródigo se revelan a la mesa del Padre, a la presencia del Padre, a los siervos del Padre, a la casa del Padre y se van a aventurar tras su criterio cegado por la rebelión, ya nadie puede cambiar sus decisiones, ni el consejo de Dios mucho menos el pastoral, ni el de un familiar, o hermano en la fe; etc. Pues han endurecido la cerviz. Y note son hijos de Dios.



Lo mismo acaeció a Israel pidiendo un rey, pese a que Dios les advirtió por boca profética, que lo que pedían era contrario a la voluntad de Dios y por ende les iba a ocasionar problemas terribles, a tal grado que Israel al final sufrió una humillante derrota ante el ejército de los filisteos, donde murió Saúl y toda su casa, con miles de judíos muertos a causa de haber pedido rey sobre Israel. Pero la advertencia de Samuel ya no fue escuchada por haber dado lugar a la dureza de CERVIZ.



Que el Señor nos guarde de querer andar en nuestros propios caminos, decisiones, doctrina, pensamientos, consejo, parecer, argumentos, querer. Y que tengamos la capacidad de oír la voz de Dios, y atenderla. Sabiendo que todo lo que Él dice es verdad y bendición para nuestras vidas.



Prov. 29:1 1 El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina. 

martes, 18 de julio de 2017

1Pedro 1:22-25


1Pedro 1:22-25

Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad y tienen un amor sincero por sus hermanos, ámense de todo corazón los unos a los otros. Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de simiente imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece. Porque: “todo mortal es como hierba, y toda su gloria como flor de campo; se seca la hierba y se cae la flor, pero la palabra del Señor permanece para siempre.” y ésta es la palabra del evangelio que se les ha anunciado a ustedes.

Personalmente, pienso que una de las formas más eficientes de medir tu entrega a Dios o incluso tu relación con Él, se basa en el amor que tienes a tu prójimo y a tus hermanos en la fe. De alguna u otra manera, las personas nos van a fallar. Algunos nos van a lastimar mientras que otros nos mentirán. Otros más hablarán mal de nosotros y otros cuantos serán hipócritas. ¿Qué nos pide el Señor al respecto? ¿Que dejemos de convivir con aquellos que nos hicieron daño? No. ¿Que busquemos venganza? Tampoco. Nos dice que debemos amarnos los unos a los otros y en especial a los hermanos en la fe. ¿Cómo podemos hacer esto? Solamente lo puedes lograr si has nacido de nuevo. Nacer de nuevo significa que “has tocado fondo” y reconoces la necesidad de Cristo en tu vida. Escuchas su voz pues penetra en lo más profundo de ti y entiendes que has pecado y necesitas ser perdonado. Doblas tus rodillas y entregas tu vida. Le reconoces no solo como tu Salvador pero ahora se convierte en el Señor de tu vida. El Espíritu Santo desciende sobre ti y, como dice la biblia, eres hecho hijo de Dios y nueva criatura. No naces de carne. Es un nacimiento espiritual. Ahora eres hijo de Dios. Sí. Antes no lo eras. No todos son hijos de Dios. Aunque hayas escuchado que “todos” somos hijos de Dios y que “todos” van al cielo, esta premisa NO está fundamentada en la biblia. La palabra nos dice que solamente aquellos que reciben a Cristo y creen en su nombre se les da el derecho de ser sus hijos y por consecuencia, al morir, van al cielo.

Regresemos al amor al prójimo. Es muy probable que te hayan lastimado. Es muy probable que tengas enojo, rencor o algún otro tipo de sentimiento. Hoy es importante que entiendas que lo único que debe existir en tu corazón es amor hacia tu prójimo. Leíste bien. Ese amor no está condicionado a nada. No deben tratarte bien para que ames. Tampoco excluye a aquellos que quieres excluir y los tienes en tu lista de “enemigos”. Tu prójimo. Debes amarlo. De aquí la importancia de haber nacido de nuevo para lograrlo. Si Dios es el Rey y Señor de tu vida, resulta natural el perdonar. Ya no piensas en ti sino en Él. Ya no piensas en tu orgullo y lo que pueda afectarte el perdonar sino que piensas en cómo servirle y obedecerle. Sus principios están por encima de ti. ¡Esto es realmente seguir a Cristo! Morir a uno mismo y dejar que Él crezca en nosotros. No es fácil. Necesitas madurez espiritual y fe. Necesitas aceptar que Sus caminos son mejores que los tuyos y que, al seguirlos, dejamos que Él se encargue de cuidarnos y guiarnos en todo lo que hagamos. ¿Qué detiene tu amor? ¿Qué te detiene para obedecer? Probablemente tu orgullo y tu mecanismo de defensa para no salir lastimado. Esto tiene que quedar atrás. Ahora Dios se encarga de cuidarte. Ahora Él se encarga de llenarte de perdón, de su amor, de su paz y de su consuelo inagotable al que puedes acudir en todo momento. Ama a tu prójimo. En especial amémonos entre hermanos en la fe. Cuidémonos y animémonos en la palabra con el amor que solo Dios nos puede dar.

Oración

Señor: perdóname. Siempre quiero que me perdones mientras que yo no quiero perdonar. Siempre pido que me ames y yo no quiero amar. Perdón mi Señor. Hoy entiendo que no puedo seguir actuando como antes. Hoy entiendo que tu amor debe dominar mi vida y debo llevarlo a los demás. Te pido pueda amar a mi prójimo sin importar lo que hagan o dejen de hacer. Te pido seas el Rey de mi vida y me guíes en todo lo que haga. Ayúdame a dejar atrás mi orgullo y poder tomar tu cruz. Ayúdame a entender que tu camino y tus pensamientos son mejores que los míos. Me entrego a Ti mi Dios. En el nombre de Jesús. Amén  

lunes, 17 de julio de 2017

 ¡Llega hasta el Final!


 ¡Llega hasta el Final!

“Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.” (Lucas 14:28-30) 

Cristo sabía que muchos de sus seguidores no tenían lo que se requería para acabar. Él sabía que tirarían la toalla y no terminarían la carrera. Creo que ésta es la condición más trágica posible para un creyente, haber empezado deseando asirse plenamente de Cristo, crecer hasta ser un discípulo maduro y llegar a ser más como Jesús, para luego apartarse. Tal persona es una que puso el cimiento y no pudo terminar porque no calculó primeramente los gastos. 

¡Qué gozo es poder conocer a aquéllos que están terminando la carrera! Estos creyentes están creciendo en sabiduría y conocimiento de Cristo, transformados a diario, a cada momento. Pablo les dice, en tono alentador: “nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18). Estos creyentes no buscan el cielo, ¡sino a Cristo en su Gloria! 

Yo sé que muchos de los que están leyendo este mensaje en particular, están en el proceso de darse un tiempo o dar un paso atrás. Pareciera ser un pequeño paso, pero producirá un descenso súbito lejos de Su amor. Si esto es verdad para ti, date cuenta de que el Espíritu Santo te está llamando a regresar por completo, de vuelta al arrepentimiento, a la negación a ti mismo y a rendirte. Y en este mismísimo momento, el tiempo es un factor importante. Si en algún momento quisiste asirte de Cristo, es ahora ¡llega hasta el final! 

domingo, 16 de julio de 2017

1 Pedro 1:10-11


1 Pedro 1:10-11

Los profetas, que anunciaron la gracia reservada para ustedes, estudiaron y observaron esta salvación. Querían descubrir a qué tiempo y a cuáles circunstancias se refería el Espíritu de Cristo, que estaba en ellos, cuando testificó de antemano acerca de los sufrimientos de Cristo y de la gloria que vendría después de éstos.

Hoy en día, algunas personas dicen que el antiguo testamento es muy distinto al nuevo testamento. Cuando Pedro escribe estas palabras, los judíos cuestionaban el evangelio y por ello explica con detalle cómo lo que estaba escrito no tiene diferencia con el evangelio sino al contrario, cumplía con todo lo que se había anunciado. Por esta razón, resulta de suma importancia que leas y estudies la biblia. Ojo, no estoy diciendo que lo importante es ser un erudito en ella. No. Todo ese conocimiento debe estar de la mano de transformación en tu vida. De nada sirve conocer y memorizar infinidad de versículos si tu corazón no es renovado. Necesitamos nacer de nuevo y entregar nuestra vida a Aquél que se entregó por nosotros. De Él es a quien Pedro se refiere y a quienes los profetas se referían. Anunciaron una salvación. Anunciaron que vendría gloria y buenos tiempos. Pero también anunciaron sufrimientos. En otras palabras, anunciaron la vida de Jesús. Nos trajo testimonio. Sufrió por cada uno de nosotros siendo santo y perfecto, pero lo más importante, es que entendamos que no se quedó en la cruz. Su sacrificio dio fruto. Ahora está junto al Padre. Ahora hay gloria y su sufrimiento nos ha librado de las cadenas del pecado. Juan 8:32 dice que la verdad nos hará libres. Cristo es la verdad. Su vida, su muerte y su resurrección nos han dado la oportunidad de ser libres. Debes saber también que no todos son libres. Solamente aquellos que reciben a Jesús y entregan sus vidas a Él. No lo digo yo. Lo dice Dios en su palabra. Hay gente allá afuera diciendo y pensando que todos son hijos de Dios y que todos participan de su gracia. Si bien, todos tienen la puerta abierta para ser reconciliados por lo que Cristo hizo, solamente aquellos que confiesen Su nombre y lo reciban podrán tomar parte en la comunión con Él.

Los profetas anunciaron la gracia de Dios. Ellos tenían al Espíritu diciéndoles lo que habría de ocurrir. Hoy esa gracia está disponible para tu vida. No conozco lo que estés atravesando en estos momentos. No sé si ya has recibido o no a Jesús. Pero si de algo estoy convencido es que Él es el único que puede llevarte por el mejor camino posible. Él es el único que puede sacarte de esa oscuridad. Él es el único que puede renovarte y llenarte de su amor y consuelo. Él es el único que no te va a fallar. Él es el único que te perdonará y estará siempre con los brazos abiertos esperando tu regreso. Él ya se entregó por ti. Él ya sufrió por ti. Es inimaginable lo que tuvo que sufrir. Su cuerpo estaba prácticamente irreconocible. Lo hizo por ti y por mí. Lo hizo porque nos ama. Te ama. Es tiempo de acudir a Aquél que nos ama y quiere lo mejor para nosotros. Reconcíliate. Renuévate. Deja que Dios te guíe conforme a su palabra.

Oración

Señor: gracias por haber mandado a Jesús a morir por mis pecados. Te pido perdón por todas mis faltas. Te pido que pueda recibir tu gracia y participar en la salvación que Cristo ofrece. Te pido que dirijas mi vida. Te pido que ilumines mi camino. He tomado malas decisiones y no quiero dar más pasos que no sean conforme a tu voluntad. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén 

sábado, 15 de julio de 2017

Romanos.12.v3-8


Romanos.12.v3-8 Es importante tener una buena autoestima porque algunos nos tenemos muy en poco; por otro lado, algunos nos sobreestimamos. La clave de una evaluación honesta y fiel es conocer las bases de nuestra valía: nuestra nueva identidad en Cristo. Separados de El, no somos muy competentes según las normas eternas. En El, somos valiosos y capaces de un servicio digno. Cuando uno se evalúa con las normas mundanas del logro y el éxito puede dar demasiada importancia al valor que tiene ante los ojos de los demás y perder su verdadero valor ante los ojos de Dios.

12.4, 5 Pablo usa el concepto del cuerpo humano para enseñar cómo los cristianos deben vivir y trabajar juntos. Así como las diferentes partes del cuerpo actúan bajo la dirección del cerebro, los cristianos deben hacerlo bajo la autoridad y mandato de Jesucristo (véanse 1Co_12:12-31; Eph_4:1-16).

12.4-8 Dios nos ha dado dones a fin de que podamos edificar la iglesia. Para usarlos con eficacia, debemos: (1) tener en cuenta que todos los dones y habilidades vienen de Dios; (2) comprender que no todos tienen el mismo don; (3) saber quiénes somos y qué hacemos mejor; (4) dedicar nuestros dones al servicio de Dios y no a nuestro éxito personal; (5) estar dispuestos a ponerlos al servicio de Dios con generosidad y sin exclusión. 

viernes, 14 de julio de 2017


Amos_5:21-24). Dios desea que nos ofrezcamos a nosotros mismos en sacrificio vivo, no animales. Cada día debemos echar a un lado nuestros deseos y seguirle, poniendo todas nuestras energías y recursos a su disposición y confiando en su dirección. Lo hacemos en gratitud porque nuestros pecados han sido perdonados.

12.1, 2 Dios tiene planes buenos, agradables y perfectos para sus hijos. El quiere transformarnos en un pueblo con una mente renovada, vivos para honrarle y obedecerle. Debido a que El solo quiere lo mejor para nosotros y por haber dado a su Hijo para que tengamos vida nueva, deberíamos ofrecernos con gozo en sacrificio vivo para su servicio.

12.2 Los cristianos tenemos este llamado: "No os conforméis a este siglo". No hemos de estar conformes con la conducta y costumbres de este mundo, que por lo general son egocéntricas y a menudo corruptas. Muchos cristianos dicen sabiamente que la conducta mundana se extralimita demasiado. Nuestro rechazo a formar parte del mundo, sin embargo, debe ir más allá del nivel de conducta y costumbres. Debe estar firmemente arraigado en nuestras mentes: "Transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento". Es posible evitar muchas de las costumbres mundanas sin dejar de ser orgullosos, codiciosos, egoístas, obstinados y arrogantes. Solo cuando el Espíritu Santo renueva, reeduca y reorienta nuestra mente somos en verdad transformados (véase 8.5). 

jueves, 13 de julio de 2017

NO SÓLO DE PAN VIVE EL HOMBRE


NO SÓLO DE PAN VIVE EL HOMBRE – Mateo 4:4

Mateo 4 vs 4

Jesús le respondió: Escrito está: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

La palabra de Dios es esencial en la vida de alguien que dice ser un seguidor de Cristo, porque en primer lugar la Biblia nos enseña cómo ser un cristiano y luego nos enseña a seguir a Jesús en nuestra vida diaria.

La palabra de Dios fue importante en la vida de Jesús. Lo sostuvo y le ayudó en los momentos de tentación.

Tenemos que entender que la palabra de Dios es nuestro sustento. Vivimos de toda palabra que sale de la boca de Dios. Es la palabra de Dios que nos da la fuerza para enfrentar las realidades y dificultades de la vida. Por lo tanto, debemos prestar mucha atención a lo que el Señor nos está diciendo. Tenemos que vivir por la palabra de Dios, de lo contrario vamos a perecer, como está escrito en Oseas 4:6 “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento.”

La palabra de Dios da estabilidad a nuestras vidas. Jesús dijo que quien escucha Sus palabras y las obedece es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca. Cuando construimos nuestras vidas sobre la palabra de Dios podemos enfrentar cualquier tormenta y seguir siendo fuerte y estable. (Mateo 7:24-27)

La palabra de Dios nos da una seguridad y una garantía de cumplimiento. Jesús dijo que incluso si el cielo y la tierra pasarán, Sus palabras nunca pasarán. Dios no es hombre para que mienta, o cambia Su mente. Podemos confiar en Sus promesas con la plena seguridad de que Él cumplirá lo que ha prometido. Abraham tenía una fe firme e inquebrantable en las promesas de Dios, incluso en situaciones desesperadas. (Marcos 13:31; Números 23:19; Romanos 4:18-21)

El Señor nos habla a través de Sus siervos y profetas en la Biblia y confirma y cumple lo que Él ha hablado a través de ellos. El Señor estuvo con Samuel y confirmó todo lo que le había dicho. Por lo tanto, debemos esperar la confirmación y el cumplimiento de lo que el Señor nos ha hablado por medio de Sus siervos. (Isaías 44:25-26, 2 Crónicas 20:20; 1 Samuel 3:19)

La palabra de Dios nos libra del peligro y la destrucción. El Señor envía Su palabra en tiempos de crisis y desesperación y nos sana y nos libera de la tumba. La palabra de Dios no volverá a Él vacía, sino que hará lo que Él desea y cumplirá con Sus propósitos. Por lo tanto, debemos recibir la palabra del Señor y obedecerla y seremos liberados de la condenación eterna. (Salmo 107:20, Isaías 55:11)

La palabra de Dios nos estimula e inspira nuestra fe. La fe viene por el oír la palabra de Dios. La palabra de Dios trae claridad y comprensión en los momentos de perplejidad y confusión. La palabra de Dios trae un mensaje de paz. Por lo tanto debemos llenar nuestros corazones con la palabra de Dios que nos dará fe y revelación. No debemos ser fácilmente perturbados por las diversas voces de miedo y desesperación que quizás nos rodean. Debemos centrar nuestra atención en la palabra del Señor. (Romanos 10:17; Salmos 119:130, Hebreos 13:5-6; Filipenses 4:6-7)

La palabra de Dios nos da consuelo y tranquilidad en momentos de dolor y angustia. Nos da descanso y paz dentro de nuestro corazón. Nos da la esperanza y seguridad de la presencia y asistencia de Dios. Este es un gran consuelo y fuente de sanación para nuestros corazones rotos. Por lo tanto debemos buscar nuestro alivio y consuelo de la Palabra de Dios en tiempos de angustia y dolor. (Salmos 119:49-50; Salmos 85:8; Isaías 41:13)

Deuteronomio 6:6 – nos dice: “Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón.” Y el Salmo 119:11: “Yo he guardado tus dichos en mi corazón. . .” La Biblia también compara la Palabra de Dios a una espada. Hebreo 4:12: “La palabra de Dios es viva, eficaz y más cortante que toda espada de dos filos: penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.”

Las personas necesitan más que pan para vivir, hay que alimentarse de toda palabra de Dios, ya que nos ayuda en los momentos de necesidad, nos transforma y nos da la comprensión y el aseguramiento de la vida eterna donde tendremos “el derecho a comer del árbol de la vida, que está en medio del paraíso de Dios.” (Apocalipsis 2:7) Resultado de imagen de imagenes que digan la palabra de dios

miércoles, 12 de julio de 2017

Infierno


Infierno Fue creado para el diablo y los Ángeles caídos.  Mateo 25:41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el DIABLO y sus ángeles.

Mateo 5:22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al INFIERNO de fuego.



Mateo 5:29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al INFIERNO.



Mateo 5:30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al INFIERNO.



Mateo 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el INFIERNO.



Mateo 18:9 Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el INFIERNO de fuego.

Mateo 23:15 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del INFIERNO que vosotros.



Mateo 23:33 ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del INFIERNO?



Marcos 9:43 Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al INFIERNO, al fuego que no puede ser apagado,



Marcos 9:45 Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el INFIERNO, al fuego que no puede ser apagado,



Marcos 9:47 Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al INFIERNO,



Lucas 12:5 Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el INFIERNO; sí, os digo, a éste temed.



Santiago 3:6 Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el INFIERNO.

2 Pedro 2:4 Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al INFIERNO los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio; Apocalipsis 19:20 Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un LAGO de fuego que arde con azufre.

Apocalipsis 20:10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el LAGO de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.



Apocalipsis 20:14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al LAGO de fuego. Esta es la muerte segunda.



Apocalipsis 20:15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al LAGO de fuego.

Apocalipsis 21:8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el LAGO que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. LA MUERTE DE CRISTO EN LA CRUZ Y SU RECSURECION NOS LIBRA DE SER ECHADOS AL LAGO DE FUEGO Y AZUFRE. LA HUMANIDAD LO QUE TIENE QUE HACER ES CREER A CRISTO JESUS Y SU PALABRA TESORADOLA EN EL CORAZON. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.

lunes, 10 de julio de 2017

Aunque ande en valle de sombra de muerte


Esta reflexión nos muestra que esperar con miedo no es una opción. En estos tiempos difíciles no debemos apartarnos de Dios sino buscar la respuesta en él.

orar con fe

Salmos 23:4 (RVR1960)

4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,

No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;

Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Salmos 27:1(RVR1995)

Jehová es mi luz y mi salvación

Salmo de David

27 Jehová es mi luz y mi salvación,

¿de quién temeré?

Jehová es la fortaleza de mi vida,

¿de quién he de atemorizarme?

Salmos 118:6 (RVR1995)

6 Jehová está conmigo; no temeré

lo que me pueda hacer el hombre.

2 Timoteo 1:7 (TLA)

7 Porque el Espíritu de Dios no nos hace cobardes. Al contrario, nos da poder para amar a los demás, y nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana.

Salmos 115:11 (NBD)

11 Los que temen al Señor, confíen en él;

él es su ayuda y su escudo.

Salmos 103:17 (NBD)

17 Pero el amor del Señor es eterno

y siempre está con los que le temen;

su justicia está con los hijos de sus hijos,

Salmos 112:1 (NBLH)

Prosperidad del que Teme al Señor

112 ¡Aleluya!

Cuán bienaventurado es el hombre que teme al Señor,

Que mucho se deleita en Sus mandamientos.

Deuteronomio 31:6 (RVR1995)

6 ¡Esforzaos y cobrad ánimo! No temáis ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová, tu Dios, es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.»

1 Crónicas 28:20 (RVR1960)

20 Dijo además David a Salomón su hijo: Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas, ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará, hasta que acabes toda la obra para el servicio de la casa de Jehová.

Salmos 56:3-4 (DHH)

3 (4) Cuando tengo miedo, confío en ti.

4 (5) Confío en Dios y alabo su palabra;

confío en Dios y no tengo miedo.

¿Qué me puede hacer el hombre?

Isaías 41:10 (NBD)

10 Así que no temas, porque yo estoy contigo;

no te angusties, porque yo soy tu Dios.

Te fortaleceré y te ayudaré;

te sostendré con mi diestra victoriosa.

Isaías 54:4 (RVR1960)

4 No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria.

Romanos 8:15 (DHH)

15 Pues ustedes no han recibido un espíritu de esclavitud que los lleve otra vez a tener miedo, sino el Espíritu que los hace hijos de Dios. Por este Espíritu nos dirigimos a Dios, diciendo: «¡Abbá! ¡Padre!»

Hebreos 13:5-6 (RVR1960)

5 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré;

6 de manera que podemos decir confiadamente:

El Señor es mi ayudador; no temeré

Lo que me pueda hacer el hombre.

domingo, 9 de julio de 2017

1 Pedro 2:4-5


1 Pedro 2:4-5

Cristo es la Piedra viva, rechazada por los seres humanos pero escogida y preciosa ante Dios. Al acercarse a Él, también ustedes son como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual. De este modo llegan a ser un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo.

Una piedra de río nadie la guarda. Una piedra preciosa como un diamante es todo lo contrario. Se pone en un lugar especial. Se desea y se cuida. Lo que el versículo de hoy nos quiere enseñar es aprender a distinguir entre piedras preciosas (Jesús) y piedras de río (el mundo). El que Cristo haya sido rechazado, nos dice que la gente prefirió voltear a otro lado “otras piedras”. Tristemente hoy pasa lo mismo. Cuando no tenemos los principios en el orden correcto, asignamos valor a las cosas de manera inadecuada. Pensamos que algo tiene valor cuando realmente no vale nada y, tristemente, como dice el versículo, rechazamos a Cristo, la Piedra viva, preciosa y escogida ante Dios. ¿Cómo sucede esto? Te voy a dar algunos ejemplos. Hay hombres que piensan que deben tener muchas mujeres o que engañar a su pareja no está mal. Hay mujeres que piensan que manipular a sus esposos está bien. Hay hijos que piensan que obedecer a sus padres no tiene ningún sentido. Tres ejemplos muy sencillos pero no carecen de popularidad. En estos casos, podemos ver el rechazo de lo que Cristo (Dios) quiere y dice, contra lo que nuestra carne (orgullo). Esto es escoger piedras de río por encima de una piedra preciosa. Esto es asignar valores incorrectos. Cuando alguien prefiere divorciarse por encima de dejar que el Señor transforme su corazón, cuando alguien prefiere “eliminar” a alguien de su vida en lugar de perdonar, cuando alguien deja que las mentiras fluyan en lugar de hablar con la verdad. Cada una de estas decisiones nos hablan de valores incorrectos. De principios alterados. ¡La gente necesita de Cristo! Si nosotros que creemos en Él y buscamos seguirle tenemos momentos difíciles, imagina cuánto más es para aquellos que no tienen la misma esperanza. ¡Llevemos el evangelio a los demás! Ayudemos a que aprendan a discernir y escojan a Cristo. Ayudemos a que dejen las piedras de río y comiencen a guardar las verdaderas piedras preciosas y vivas que están en el Señor. Solamente así podemos ser renovados. Como dice el pasaje de hoy. Edifiquemos una casa espiritual acercándonos a Jesús y llevemos una vida llena de testimonio para Cristo.

Es fácil ser tentado. Es fácil ser seducido. Es difícil escoger bien. Sin ser una regla, el placer y gozo que causa lo carnal, es inmediato pero con duración corta. Por el contrario, la bendición de escoger para Cristo, no es inmediata pero tiene una duración eterna. Esto es lo que lo hace complicado. El no ver un beneficio inmediato. Por eso debemos ejercitar nuestra fe. Para entender que hoy estamos tomando la mejor decisión sin importar que el resultado llegue mañana. Esa fe nos ayuda a escoger la piedra correcta. Nos ayuda a diferenciar entre lo que brilla y es oro contra aquello que solamente brilla. Seamos cuidadosos. No sea que estemos cayendo en la misma situación que aquellos que rechazaron a Cristo por dejarse “seducir” por otras piedras que parecían preciosas y vivas pero en realidad están muertas.

Oración

Padre: te pido perdón por mis pecados. Te he rechazado, te he dejado y he preferido buscar en otros lados. Hoy me doy cuenta que nunca pude encontrar nada y que solamente Tú eres la piedra preciosa y viva que necesito. Te pido llenes mi vida y pueda vivir en santidad. Te pido pueda llevar testimonio tuyo y ser renovado constantemente. Te pido que me des sabiduría y fe para poner mis principios en orden y tomar las decisiones correctas y no las de gozo inmediato. Gracias Señor por darle sentido a mi vida. En Cristo Jesús. Amén

sábado, 8 de julio de 2017

El pacto matrimonial


El pacto matrimonial es algo muy importante para el Espíritu de Dios, quien insta a los creyentes a buscar otro creyente como pareja para así asegurar la santidad del matrimonio. El Señor también exige la fidelidad y un trato justo en el seno del matrimonio. Dios repudia las actitudes intransigentes y crueles que destruyen este sagrado pacto y dan lugar al divorcio.

Obedece a Dios; contrae matrimonio solamente en el Señor y ante el Señor. Sé amoroso y fiel con tu pareja. No consideres el divorcio como una respuesta satisfactoria ante cualquier problema marital. Confía en Dios para recobrar la esperanza en un matrimonio en el que no parece haber esperanza. Permanece siempre dispuesto a aprender de nuevo lo que es el amor, la comprensión y el perdón.  Dios creó el matrimonio como modelo de las relaciones que Él quiere establecer con su pueblo. El marido debe honrar y comprender a la esposa, protegiéndola y reconociendo que ella es coheredera junto a él ante Dios.

Esposo, sé amable y tierno con tu esposa. Hónrale como a tu mejor amigo. Escúchala y pasa tiempo con ella. Quiérela y hazla sentir sumamente importante. Reconoce que de no hacerlo impedirá tu vida de oración y obstruirá sus respuestas

viernes, 7 de julio de 2017

CALEB, POR CUANTO HUBO EN ÉL OTRO ESPÍRITU


CALEB, POR CUANTO HUBO EN ÉL OTRO ESPÍRITU “…EL SEÑOR ME HA MANTENIDO CON VIDA

“…MI SIERVO CALEB, POR CUANTO HUBO EN ÉL OTRO ESPÍRITU…” (Números 14:24 RV 1960)

Caleb dijo a Moisés:

“…Subamos luego, y tomemos posesión de ella [la Tierra Prometida], porque más podremos nosotros que ellos. Pero los hombres que subieron con él… hablaron mal… diciendo: Vimos allí gigantes… Nosotros éramos, a nuestro parecer, como langostas…” (Números 13:30-33).

Notemos dos actitudes opuestas, presentes en este episodio:

1) Una actitud de duda.

Diez de los doce espías volvieron diciendo: ‘No lo podemos hacer’. Sin embargo, la mayoría no siempre tiene razón.

Si Dios te ha prometido algo, eso te pertenece, aunque estés en minoría.

El informe de la mayoría aterrorizó al pueblo de Dios; les entró una clase de amnesia espiritual y se olvidaron de los cuarenta años de provisión sobrenatural. Y lo que es más grave, se llegaron a convencer de que Egipto era en realidad “la tierra de leche y miel”: “¿Es poco que nos hayas hecho venir de una tierra que destila leche y miel, para hacernos morir en el desierto?” (Números 16:13).

¡Increíble! ¡Egipto era la tierra de hacer adobes y de esclavitud, no de leche y miel!

¿Cuál era su problema?

Permitieron que su entorno ejerciera mayor influencia en ellos que las promesas de Dios. Cuando sucede eso, te secas espiritualmente, empiezas a quejarte y a decir cosas como:

‘Dios hizo milagros en el pasado, pero ya no los hace.’ La consecuencia de su incredulidad fue que ninguno de ellos entró en la Tierra Prometida, excepto Josué y Caleb.

2) Una actitud de fe.

Dios dijo: “Pero a mi siervo Caleb, por cuanto lo ha animado otro espíritu y decidió ir detrás de mí, yo lo haré entrar en la tierra… y su descendencia la tendrá en posesión” (Números 14:24).

Entonces, ¿Con cuál de las dos actitudes te identificas? 

jueves, 6 de julio de 2017

Cristiano, ¡Usa tu autoridad!


Cristiano, ¡Usa tu autoridad!

“…OS HE DADO AUTORIDAD SOBRE LAS FUERZAS DEL ENEMIGO…” (Lucas 10:19

¿Eres el blanco de Satanás Te preguntas: ‘¿Por qué se molesta siquiera con alguien como yo?’

La respuesta es: a causa de tu influencia como cristiano. La influencia de Job le irritaba continuamente al Satanás. Un día Dios le dijo: “¿No te has fijado en mi siervo Job, que no hay otro como él…?” (Job 1:8). Poco después de esa conversación, Satanás atacó la salud de Job, a sus hijos, su matrimonio y sus negocios. ¡Si eres favorecido por Dios, sin duda Satanás se fijará también en ti!

Todo lo que glorifica a Dios enfurece a nuestro enemigo. Pero tú posees el poder de vencerlo. Jesús dijo: “…Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo…” (Lucas 10:18-19). Date cuenta de que no has sido llamado a derrotar a Satanás; Jesús lo derrotó hace ya más de dos mil años. Tu misión es hacer valer esa derrota todos los días. Jesús ya lo desarmó y lo exhibió públicamente en la cruz (véase Colosenses 2:15).

Y eso es lo que Jesús hizo por ti en la cruz. Con su muerte y su resurrección, le despojó al diablo de su poder y declaró: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra… Por tanto, id…” (Mateo 28:18-19). Vete en su poder, en su fuerza, en su nombre. Él te ha dado autoridad sobre el enemigo, ¡úsala!

miércoles, 5 de julio de 2017

Cuida tus palabras


Cuida tus palabras

“EL QUE GUARDA… SU LENGUA, SU VIDA GUARDA DE ANGUSTIAS” (Proverbios 21:23)

Si no quieres que la gente recuerde algo, no hables de ello. Si no quieres que se hable de ello más tarde, no siembres las semillas en sus mentes. Nos ahorraríamos muchos argumentos y disminuirían las tensiones si fuéramos sabios para callar a tiempo. Para saber qué decir, cuándo decirlo y a quién decírselo, guíate por los siguientes versículos bíblicos:

“Las palabras del chismoso son como bocados suaves que penetran hasta las entrañas” (Proverbios 18:8); “La lengua apacible es árbol de vida…” (Proverbios 15:4). “El que guarda su boca y su lengua, su vida guarda de angustias” (Proverbios 21:23).

Ten cuidado al confesar tus pecados a otros. Seguro que eres sincero, pero cuando te sientes herido, vulnerable y con necesidad de apoyo, podrás dar pie a asuntos que quedarán como interrogantes en la mente del oyente, aun después de haber dado las explicaciones pertinentes.

No podrás impedir que la gente te dispare, pero no les des munición. Hay veces cuando es apropiado hablar abiertamente de algo. Jesús dijo que cuando alguien peca contra ti, tienes que hacer tres cosas:

Primero, vete y habla con la persona en privado. Si ese paso no surte efecto, llévate a dos o tres personas maduras contigo. Y si este paso tampoco da resultado, lleva el asunto al liderazgo de la iglesia (véase Mateo 18:15-17).

Si tú has pecado, pide a Dios que te perdone, y Él así lo hará. Luego pon tus miras en el futuro y deja todo lo demás en manos de Dios, porque te puede liberar y también defender. Pero si Él elige no hacer ninguna de las dos cosas, usará la situación para tu propio crecimiento personal.

martes, 4 de julio de 2017

El homosexual ¿nace o se hace?


El homosexual ¿nace o se hace?

A diferencia de lo que dicen los medios de comunicación e incluso las mismas personas que declaran esta preferencia sexual, el homosexualismo no es algo con lo que se nace. La homosexualidad según la Psicoterapeuta Velazco es esencialmente un estado de desarrollo sicológico y emocional incompleto que es posible revertir. La homosexualidad es siempre un síntoma, que representa un trauma sin resolver y una falta de identificación de género.

Biológicamente hablando, homosexuales y heterosexuales son idénticos en lo que respecta a órganos y centros cerebrales conectados con la sexualidad. Ningún factor genético se ha descubierto como elemento diferenciador entre personas homosexuales y heterosexuales. Muchas investigaciones han intentado probar otra cosa. Sin embargo, los resultados nunca han sido concluyentes y, sobre todo, son parciales porque no incluyen datos relevantes como la vivencia y experiencias familiares y sociales, añadió Velazco.

Además de la falta de prueba científica para apoyar que el homosexualismo es algo innato tenemos la referencia de la palabra de Dios que dice “Dios creó al ser humano a su imagen: hombre y mujer” (Gen. 1:27). Esto indica que el ser humano fue creado como dos personas de anatomía diferente, y cada uno con una naturaleza orgánica distinta y definida, propia para fines claros y específicos.

Lo contrario de este principio es apartarse del plan perfecto que Dios estableció para la vida plena de sus amadas criaturas.

Dice la Palabra de Dios: “¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se dejen engañar; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se acuestan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios” (1 Co 6:9-10). Dios establece también que El no desea que ninguno perezca, atreves de su hijo Jesucristo estableció un camino de ayuda y redención.

La ciencia no ha podido probar ni encontrado ninguna diferencia en la constitución biológica y genética entre homosexuales y heterosexuales. Lo que se ha podido comprobar con mayor claridad es que las experiencias familiares condicionan de manera importante las decisiones que lleguen a tomar ciertas personas con susceptibilidades especiales.

Dios, el Creador de todo lo existente, estableció un orden en todo lo creado con características definidas y especiales y leyes y principios para el beneficio de toda la humanidad. La esperanza hacia la restauración de la vida plena está en la obra de nuestro Señor Jesucristo. Así, en la palabra de Dios dice “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados; ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios”. (1 Co 6:11) La respuesta está en permitir que Jesús interfiera en la vida de la persona y traiga orden integral. 

lunes, 3 de julio de 2017

Romanos.8.v29-30


Romanos.8.v29-30 La meta suprema de Dios en cuanto a nosotros es hacernos semejantes a Cristo (1Jo_3:2). A medida que vamos siendo como El, descubrimos lo que en realidad somos, las personas para lo cual fuimos creados. ¿Cómo podemos ser conformados a la imagen de Cristo? Leyendo y prestando atención a la Palabra de Dios, estudiando su vida en la tierra a través de los Evangelios, llenándonos con el Espíritu Santo y haciendo la obra de Dios en la tierra.

8.29, 30 Algunos creen que estos versículos dicen que, antes de la fundación del mundo, Dios determinó quiénes habrían de recibir la salvación. Señalan pasajes como Eph_1:11, que dice: "Habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad". Otros dicen que Dios sabía quiénes responderían positivamente, y sobre ellos puso su marca (predestinó). Lo que está claro es que el propósito de Dios en cuanto al hombre no fue producto de un pensamiento tardío, sino que se determinó antes de la fundación del mundo. La humanidad se creó para servir y glorificar a Dios. Si usted aceptó a Cristo, regocíjese porque Dios siempre lo ha conocido. Su amor es eterno. Su sabiduría y poder son supremos. El le guiará y le protegerá hasta el día en que llegue a su presencia.

domingo, 2 de julio de 2017

Filipenses 4:20.


Filipenses 4:20.

A nuestro Dios y Padre sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén. ¡Qué fácil leemos versículos como este sin entender la profundidad que involucran! Se vuelven una especie de muletilla. Escuchamos tanto que la gloria sea a Dios que se nos olvida lo que realmente significa. Por esta razón no quise agregar ningún otro versículo. A Dios sea la gloria. ¿Cómo vivir dando gloria al Señor?

Para poder darte cuenta si vives dando gloria a Dios podrías empezar con las siguientes preguntas: ¿Qué respondo cuando recibo un cumplido o halago? ¿Agradezco a Dios por lo que pasa en mi vida o lo veo como resultado de mi preparación, dedicación y esfuerzo? Pero dar gloria a Dios no termina ahí. Involucra negarse a uno mismo. Morir a nuestros deseos para vivir por la cruz. Esto es lo que realmente significa a Él sea la gloria. Reconocemos que lo merece todo. Reconocemos su amor, gracia y misericordia. Damos testimonio de que sin Él, nada puede ser. Vivimos conforme a su voluntad y entendemos que sus caminos son mejores que los nuestros. Dar gloria a Dios involucra acción. No es algo que se diga y listo. Es algo que se demuestra. Te voy a dar unos ejemplos. Cuando perdonas sin que te hayan pedido perdón estás dando gloria a Dios. Cuando amas a tu prójimo sin importar que te hayan lastimado estás dando gloria a Dios. Cuando decides obedecer a tus autoridades estás dando gloria a Dios. ¿Te das cuenta cómo dar gloria involucra acción? Si realmente amas a Dios, si realmente te consideras seguidor de Jesús, este tipo de acciones deben ser el común denominador de tu día a día. Si por el contrario, sigues quejándote, dejando que la preocupación se apodere siempre de ti, que el mal humor se robe tu gozo entre muchas otras cosas, es tiempo de que evalúes tu comunión con Dios y si realmente has hecho una decisión por Él.

Dar gloria a Dios no se da los domingos. Dar gloria a Dios no es una muletilla. Dar gloria a Dios es un estilo de vida. Es aprender a poner al Señor en el lugar que le corresponde y vivir para Él. ¡Eso es dar gloria a Dios! Antes de tomar cualquier decisión, la pones en oración para que Él te guíe y muestre el camino correcto. Antes de que tu enojo se convierta en algo incontrolable, acudes a Él para que calme lo incontrolable. Dar gloria a Dios significa buscar al Señor en todo momento para que transforme tu vida y la utilice para llevar su palabra a cada rincón. Cuando Pablo dice: la gloria sea por siempre a Dios Padre, nos está diciendo que: sin importar mi circunstancia de preso injustamente, confío en Sus planes, confío en Su cuidado, confío en Su amor, confío en que Él hará conforme lo mejor para mí. ¡Esa es la gloria al Señor! Espero puedas darte cuenta de lo profundas que son estas palabras. Espero puedan quedarse grabadas en tu corazón. Espero abras tu corazón al Señor y te des cuenta si realmente vives dándole la gloria.

Oración

Padre: quiero vivir cada día entregado a Ti. Quiero que mi vida sea testimonio de tu amor y que mis actos siempre te den la gloria. Quiero aprender a quitar la atención de mí y poner los focos siempre a Ti. Ayúdame y renuévame mi Señor. Te lo pido en Cristo Jesús. Amén

sábado, 1 de julio de 2017

Vencedores en el sufrimiento


Vencedores en el sufrimiento

Ellos [han vencido a Satanás] por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

Apocalipsis 12:11

Los cristianos somos extranjeros y peregrinos en el mundo, librando la guerra contra los deseos de la carne y siendo calumniados y perseguidos. Como resultado, debemos esperar que suframos en el nombre del que padeció toda clase de sufrimientos por nosotros (1 P. 2:11-25). El propósito principal del mensaje de Pedro es recordarnos la necesidad del sufrimiento. Cuando en medio del sufrimiento pecamos en pensamiento, palabra u obra al vengarnos, perdemos nuestra victoria y dañamos nuestro testimonio.

Según el versículo de hoy, se vencen los insultos, las persecuciones y las acusaciones de Satanás con la sangre del Cordero, nuestro Salvador. Ese es el poder de Dios. Usted es vencedor cuando no pierde su testimonio al vengarse en tiempos de persecución, y cuando usted no transige, aun a riesgo de morir. ¿Está dispuesto a mantenerse firme en el sufrimiento? Cómo vivir en un mundo adverso

Manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.

1 Pedro 2:12

Tal vez no lo haya comprendido antes, pero vivir como cristiano en este mundo es como ser extranjero sin hogar ni ciudadanía permanente. El apóstol Pedro se refirió a los creyentes como "extranjeros y peregrinos" (1 P. 2:11). Usted debe considerarse un ciudadano temporal y abstenerse de participar en la maldad del mundo.

Esa es una perspectiva importante que debe mantenerse mientras aumenta la hostilidad hacia el cristianismo en nuestra sociedad. Muchos incrédulos consideran la inmoralidad como un estilo de vida alternativo y creen que el hombre puede resolver sus problemas de la manera que le parezca.

Para vivir en tal sociedad, tiene que armarse de una confianza en el poder de la justicia a fin de triunfar sobre la persecución y el sufrimiento. Durante tiempos de hostilidad, usted debe tener confianza y no quedar atrapado en la confusión.