sábado, 18 de abril de 2009

La luz vino a Canovelles

La Iglesia de Dios del valles y la asociación Betesda
esta situa en Canovelles 08420 (Barcelona)
en el Pol.Industrial Can Castell C/ Industria Nave 106-F
Nuestros fines provienen de nuestros ideales y creencias cristianas de ayuda al projimo, para ello, desarrollamos una acción social con la intención de afectar en la conducta y vida de los más desfavorecidos, proveyéndoles una oportunidad para la reinsercio social. Creemos en la sanidad integral cuerpo y alma, satisfaciendo las necesidades fisicas, emocionales y espirituales con un personal preparado en estas areas de vital importancia para el ser humano y la sociedad actual.
Somos un grupo de voluntarios, personas de diferentes esferas sociales, de diferentes nacionalidades y trasfondos culturales, pero con una misma meta en común, mostrar la misericordia practica, y aunque no podemos cambiar el mundo, si podemos todos unidos mejorarlo, en colaboración con las administraciones públicas y privadas. Betesda significa "Casa de misericordia" misericordia y amor para los que por diferentes circustancias se encuentran en una situación desfavorecida y necesitada de mucho cariño.
Nosotros, no queremos acabar sintiendo que hemos malgastado nuestra vida y que nuestros años han trascurrido entre la ansiedad y el aburrimiento, por esto queremos trasmitir un poco de felicidad a las demas personas. La felicidad no es algo que sucede. No es el resultado de la buena suerte o el azar. No es algo que pueda comprarse con dinero o con poder. No depende de los acontecimientos externos, sino mas bien de cómo los interpretamos. Nosotros encontramos la felicidad al estar totalmente involucrados en cada detalle de nuestra vida y no en estar intentando buscarla fuera, donde todo cambia tan rapidamente, la felicidad no puede conseguirse, debe seguirse...como si fuera el efecto secundario no intencionado de la dedicación personal a algo mayor que uno mismo, como la fe y la confianza que tenemos en Jesucristo.
No queremos perder la oportunidad de tener una vida que valga la pena vivir. La falta de orden interno se manifiesta en una condición subjetiva de ansiedad o angustia existencial, un miedo a ser, un sentimiento de que no hay sentido en la vida y de que la existencia no vale la pena, nada parece tener sentido. ¿Esto es todo lo que hay? por esto muchos intimidados por la inutilidad de intentar atender todas las demandas que no pueden controlar, simplemente abandonan y se retiran grácilmente al olvido relativo. Abandonan el mundo y cultivan su pequeño jardín. Nuestros pasos caminan por la calle, pero nuestro corazón late en el mundo entero, viendo al otro como una persona, no como una idea, y amarlo profundamente como prójimo. El mundo mejorará cuando cada persona mejore. no queremos estar siempre luchando por vivir, queremos vivir en cada momento de nuestra vida como si fuera el ultimo dia que tenemos para ayudar a otra persona a vivir con la esperanza de que "Dios vivirá con ellos, y ellos serán suyos para siempre. Dios mismo sera su único Dios y secara sus lágrimas, y no moriran jamás. Tampoco volverán a llorar, ni a lamentarse, ni sentirán ningún dolor, porque lo que antes existia ha dejado de existir" Versión; lenguaje actual (Apocalipsis 21:3,4)
Somos la revolución de los voluntarios desatando el potenciar de cada cristiano para el servicio en la sociedad humana y podemos marcar la diferencia en Canovelles, Cataluña, España y el resto del mundo con la ayuda de Dios. Somos libres para servir porque "Deliberadamente Dios ha escogido a los que el mundo (sistema) considera tontos y débiles para avergonzar a los que el mundo considera sabios y fuertes. Ha escogido a los que en el mundo no tienen importancia alguna, a los despreciados, a los que nada son, para destronar a los que el mundo considera grandes, de modo que nadie pueda jactarse en la presencia del Señor, el que va a gloriarse, sólo puede gloriarse en lo que el Señor ha hecho" Versión, la biblia al día (1ª Corintios 1:27 al 31). Su fe personal en el Señor Jesús es sencial. Una carretera que va a cierta ciudad no me llevará hasta allá; tengo que viajar por ella yo mismo. Este es el plan de salvación (Marcos 16:16) "El que creyere y fuere bautizado, será salvo" ¿Que consuelo será para ti el plano de una casa si no entras en la casa misma? Una persona de otro pais, que al estar muy enfermo fue a ver al misionero. El misionero le dijo que le podia dar una receta, y sí lo hizo. Una semana más tarde, encontró a tal persona igual de mal. "¿Se tomó lo que le receté? - le - pregunto. Sí, me comí el papel entero". Este hombre se pensó que se curaría devorando el escrito del médico, que es lo que yo llamaria el plan de la medicina. tendría que haber ido a que le preparasen lo recetado y tomarlo. Lo mismo sucede con la salvación: no es el plan lo que salva, sino la realización de ese plan hecha por el Señor Jesucristo en su muerte por nosotros, y nuestra aceptación de la misma.
Nosotros nos apoyamos en la real y verdadera obra de Jesús, nos acercamos al Señor Jesús por la fe, y decimos: "Dios a provisto una expiación así, y yo la acepto. Creo en el hecho logrado en la cruz. Creo que Cristo quitó el pecado, y confío en ÉL". Para ser salvo, debes ir más allá de la aceptación de planes y doctrinas, y pasar a confiar en la persona divina y en la obra finalizada del Señor Jesucristo. Aférrate a Jesús, y no lo sueltes. Crece y adéntrate en Él. Enreda las raíces de tu naturaleza, las fibras de tu corázón, a su alrededor. Él está ahí, dispuesto para ti, ánclate a Él con la misma firmeza que el pino a la ladera de la montaña. La Biblia es la ventana por la que podemos asomarnos para ver a nuestro Señor. Por las heridas de Jesús nosotros somos sanados. Una santa confianza en Dios nunca se queda sin nada que hacer y tu vida tendra un sentido precioso para ti y para los demas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada