jueves, 23 de abril de 2009

Jonatán consuela a David

1 Samuel 23 -

CAPÍTULO 23
Versículos 1-6. David libra a Keila. 7-13. Dios le advierte que escape de Keila. 14-18. Jonatán consuela a David. 19-29. Librado de Saúl por una invasión de los filisteos.

Vv. 1-6.Cuando un príncipe persigue al pueblo de Dios, debe esperar tribulaciones de todas partes. La manera en que un país tiene tranquilidad es dejar que la iglesia de Dios esté tranquila: si Saúl pelea contra David, los filisteos pelean contra su país. David se consideraba protector de su tierra. Así hizo el Salvador Jesús y nos dejó un ejemplo. No son como David los que porfiadamente se niegan a hacer el bien si no se recompensan sus servicios.

Vv. 7-13.Bien podría David quejarse de sus enemigos, que le devolvían mal por bien, y a cambio de su amor se hacían sus adversarios. Así, Cristo fue tratado con bajeza.
David pedía dirección a su gran Protector. En cuanto le traían el efod, él lo usaba. Tenemos las Escrituras en nuestras manos, busquemos consejo de ellas en los casos dudosos. Decid, Traedme la Biblia. La forma en que David se dirige a Dios es muy solemne, pero también muy particular. Dios permite que seamos así en nuestras conversaciones con Él: Señor guíame en este asunto sobre el cual estoy ahora totalmente perdido. Dios sabe no sólo lo que será, sino lo que debería ser, si no hubiera un impedimento; por tanto, Él sabe librar al piadoso de la tentación y cómo dar a cada hombre conforme a sus obras.

Vv. 14-18.David no hizo atentados contra Saúl; guardó el camino de Dios, esperó el tiempo de Dios, y se contentó con ocultarse en los bosques y en el desierto. Pensamos lo peor de este mundo que a menudo trata tan mal a sus mejores hombres: que nos haga anhelar ese reino donde la bondad estará por siempre en gloria y la santidad en honor.
Encontramos a Jonatán consolando a David. Como amigo piadoso lo dirigió a Dios, el fundamento de su consuelo. Como amigo abnegado , se complace en la perspectiva del ascenso de David al trono. Como amigo constante renueva su amistad con él. Nuestro pacto con Dios debieramos renovarlo a menudo, y con ello, mantener nuestra comunión con Él. Si lo que diga un amigo en una reunión consuela y fortalece nuestros corazones, ¡qué no puede esperarse del respaldo continuo y del amor poderoso del Salvador de los pecadores, el Amigo de los creyentes en el pacto.

Vv. 19-29.En medio de su maldad Saúl fingió hablar el lenguaje de la piedad. Tales expresiones, sin efectos apropiados, pueden sólo divertir o engañar a quienes las oigan y a quienes las usen.
Esta montaña era un emblema de la providencia divina interpuesta entre David y el destructor. No desmayemos ante la perspectiva de futuras dificultades, antes bien permanezcamos en aquel que es maravilloso en consejo y excelente en obra. Antes que faltar a su promesa, Él encargará a los filisteos que se ocupen de hacernos escapar, en el momento mismo en que nuestro caso parezca más desesperado. Dios exige dependencia completa de Él: Si no creyereis, de cierto no permaneceréis, Isaías 7, 9.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada