martes, 7 de abril de 2009

El arca llevada a Quiriat-jearim


1 Samuel 7 -

CAPÍTULO. 7
Versículos 1-4. El arca llevada a Quiriat-jearim. 5, 6. Arrepentimiento solemne de los israelitas. 7-12. El Señor desconcierta a los filisteos. 13-17. Ellos son sometidos-Samuel juzga a Israel.

Vv. 1-4.Dios hallará un lugar de reposo para su arca; si algunos la arrojan, el corazón de otros se inclinará a recibirla. No es novedad que el arca de Dios esté en una casa particular. Cristo y sus apóstoles predicaron de casa en casa cuando no pudieron hacerlo en lugares públicos.
Veinte años pasaron antes que la casa de Israel se interesara por la ausencia del arca. Durante este tiempo el profeta Samuel trabajó para el avivamiento de la verdadera religión. Las pocas palabras usadas son muy expresivas; y este fue uno de los avivamientos más efectivos de la religión que haya ocurrido en Israel.

Vv. 5, 6.Israel sacó agua y la derramó ante el Señor significando con eso su humillación y tristeza por el pecado. Derramaron sus corazones en arrepentimiento ante el Señor. Fueron libres y plenos en su confesión y decidieron resueltamente echar de entre ellos todas las malas obras. Hicieron una confesión pública, hemos pecado contra el Señor; así dieron gloria a Dios y asumieron sobre sí la vergüenza. Si nosotros confesamos de esta manera nuestros pecados, encontraremos que Dios es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados.

Vv. 7-12.Los filisteos invadieron Israel. Cuando los pecadores empiezan a arrepentirse y reformarse, deben esperar que Satanás reúna toda su fuerza contra ellos y ponga a trabajar al máximo sus instrumentos para oponerse y desanimarlos.
Los israelitas rogaron fervientemente a Samuel que orara por ellos. ¡Qué gran consuelo es para todos los creyentes que nuestro gran Intercesor en lo alto nunca cese de orar, nunca se calle! Porque Él siempre está en la presencia de Dios por nosotros. El sacrificio de Samuel, sin su oración, hubiera sido una sombra vacía. Dios dio una respuesta llena de gracia. Samuel erigió una piedra como memorial de esta victoria, para la gloria de Dios y para alentar a Israel.
A través de sucesivas generaciones la iglesia de Dios ha tenido causas para levantar nuevos Eben-ezeres por nuevas liberaciones: persecuciones externas ni corrupciones internas han prevalecido contra ella, porque “hasta aquí la ha ayudado Jehová”y Él la ayudará hasta el fin del mundo.

Vv. 13-17.En este gran avivamiento de la verdadera religión, el arca no fue trasladada a Silo, ni puesta con el tabernáculo en ninguna otra parte. Este descuido de las instituciones levíticas muestra que su uso principal era su significado típico; y cuando aquellas fueron pasadas por alto, se convirtieron en un servicio sin vida, en nada comparable con el arrepentimiento, la fe y el amor hacia Dios y el hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada