lunes, 15 de junio de 2009

Misterios del agua.1


¡Cuando Dios hace grandes cosas.- siempre hay agua!, es por eso que le quiero mostrar 4 o 5 Misterios del agua

Desarrollo

° Primer misterio.- es tu termómetro

(Ezequiel 47:1 LBLA) Después me hizo volver a la entrada del templo; y he aquí, brotaban aguas de debajo del umbral del templo hacia el oriente, porque la fachada del templo daba hacia el oriente. Y las aguas descendían de debajo, del lado derecho del templo, al sur del altar.

Dice la Biblia que Dios vino en visiones al profeta Ezequiel y lo llevó a la tierra de Israel y lo puso sobre un monte muy alto en el cual había un hombre que tenía una caña de medir en la mano, y entre muchas cosas al profeta Ezequiel le mostró un templo, pero el con los ojos espirituales pudo ver que debajo de ese templo brotaban ríos y las aguas descendían por debajo, dice que el hombre midió mil codos y lo hizo pasar por las aguas, con el agua hasta los tobillos (v2); midió otros mil y lo hizo pasar por las aguas, con el agua hasta las rodillas, y midió otros mil y lo hizo pasar por las aguas, con el agua hasta la cintura (v4); y midió otros mil codos y ya tenía que nadar, o sea que quedaron sumergidos (v5), en el verso 2 dice: me sacó por la puerta del norte, o sea que al profeta le mostraron el interior del templo y vio que ahí, en el interior había agua.

En visión del espíritu, viendo con ojos espirituales, en todo templo que Dios ha construido: HAY AGUA.

Hermano.- los ríos de Dios son de satisfacción. Cuando te mojas los pies.- estos se te limpian; porque entiendes que para entrar en los ríos de Dios lo primero que te debes limpiar son los pies. Cuando el agua te llega a las rodillas.- te rindes al Señor; en cuando dices ¡como tú digas! Cuando el agua te llega a los lomos.- intercedes; te preocupas por tus generaciones. Y después te sumerges y ya no caminas tú sino que te guía el Espíritu y al final te quedas bautizado y sumergido en el río de Dios.

Note que las aguas son un termómetro.- Y le pregunto de nuevo; ¿Qué es el agua? pues es El Espíritu, unos solo se limpian, pero otros se rinden.

El Espíritu es el que te va a medir, son 4 estaturas, pero al templo se viene a quedar saciado; David sabía que había que meterse en el templo para ser saciado por eso escribió: (Salmo 36:7 LBLA) ¡Cuán preciosa es, oh Dios, tu misericordia! Por eso los hijos de los hombres se refugian a la sombra de tus alas. (Salmo 36:8 LBLA) Se sacian de la abundancia de tu casa, y les das a beber del río de tus delicias.

En la casa de Dios hay abundancia, y vea que da, del río de sus delicias; delicia es Edén, huerto.- En la casa de Dios hay ríos de agua viva para saciar nuestra alma. Si vienes triste. Dobla tus rodillas. Jesús en Getsemaní dobló sus rodillas porque estaba triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada