lunes, 4 de mayo de 2009

Aumenta el poder de David


2 Samuel 3 -

CAPÍTULO 3
Versículos 1-6. Aumenta el poder de David-Su familia. 7-21. Abner se rebela contra David. 22-39. Joab mata a Abner-David hace duelo por él.

Vv. 1-6.Esta larga guerra fue una prueba para la fe y paciencia de David, e hizo que su ascensión al trono fuese a la larga bien recibida. La contienda entre la gracia y la corrupción en el corazón de los creyentes puede bien compararse con esta batalla. Hay una larga guerra entre ellas, la carne contra el espíritu y el espíritu contra la carne; pero, a medida que se lleva a cabo y se realiza la obra de santidad, la corrupción se debilita cada vez más, como la casa de Saúl, mientras la gracia, se fortalece más, como la casa de David.

Vv. 7-21.Muchos, como Abner, son demasiado orgullosos para tolerar reprensiones, ni siquiera la sospecha de ser culpables, pero no están exentos de cometer los crímenes más bajos. Mientras los hombres sigan pecando y evidentemente sin que ello les preocupe, suelen estar conscientes que luchan contra Dios.
Muchos pretenden servir sus propios intereses y traicionan a los que en ellos confían cuando pueden sacar ventaja. Pero el Señor sirve sus designios aun por medio de los que son motivados a actuar por venganza, ambición o lujuria; pero como ellos no tienen la intención de honrar a Dios, al final serán desechados con desdén.
Hubo verdadera generosidad tanto para Mical como para el recuerdo de Saúl al recibir David a aquella, recordando, probablemente, de qué manera debía su vida al afecto de ella, y sabiendo que estaba separada de él, en parte, por la autoridad de su padre.
Que ningún hombre ponga su corazón en aquello a lo cual no tiene derecho. Si una desavenencia separa a marido y mujer, y tienen la expectativa de la bendición de Dios, que se reconcilien y vivan juntos con amor.

Vv. 22-39.Hay juicios preparados para los escarnecedores como Abner, pero en su actuación, Joab usó de maldad. David sintió profundamente en su corazón el asesinato de Abner, y expresó de muchas maneras que lo detestaba. La culpa de la sangre trae maldición a la familia: si los hombres no la vengan, Dios lo hará.
Cosa triste es morir como necio, como lo hacen los que de alguna manera acortan sus días, y los que no hacen provisión para otro mundo. —¿Quién quiere el poder, si sólo se lo tiene nominalmente, y se es responsable de rendir cuentas, aunque esté impedido de ejercerlo? David debió cumplir su deber y, luego, encomendar a Dios el asunto. La política carnal salvó a Joab. El Hijo de David puede tardar bastante, pero nunca deja de castigar a los pecadores impenitentes. El que ahora reina en el trono de David tiene un reino más noble. Todo lo que hace todo su pueblo bien dispuesto lo nota, y le agrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada