martes, 23 de septiembre de 2014

Hechos 16:16

Hechos 16:16


Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos adivinando.



Todo lo relacionado con espíritus y adivinación resulta sumamente intrigante e interesante.  Mucha gente ha sido cautivada y seducida por estos temas y dedican no solo de su tiempo sino de su dinero para conocer y envolverse más en ello.  Otras personas consideran que es pura charlatanería o fraude y se mantienen totalmente alejados de esto.  ¿Qué dice Dios al respecto?  ¿Existe la adivinación?  ¿Puede alguien hablar con espíritus?  ¿Proviene de Dios?
La biblia, en repetidas ocasiones nos habla de adivinos y personas que se comunican con los espíritus.  También nos da advertencias sobre no consultarlos y repudiar todo espíritu de adivinación.  En el Levítico 20:27 la biblia nos dice que: el hombre o la mujer que evocare espíritus de muertos o se entregare a la adivinación, debe morir apedreados y su sangre será sobre ellos.  En Deuteronomio 18:10-12 nos dice: nadie entre los tuyos deberá sacrificar a su hijo o hija en el fuego; ni practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos.  Cualquiera que practique estas costumbres se hará abominable al Señor, y por causa de ellas el Señor tu Dios expulsará de tu presencia a esas naciones.
Me parece que con estos ejemplos (junto con muchos otros similares) podemos concluir que sí hay personas que pueden comunicarse con espíritus y tendrán la facultad de adivinar.  También me parece que Dios deja sumamente claro su postura ante dichas personas y actividades.  Repudio y abominación.
Hay mucha gente que no sabe en lo que se están metiendo y se vuelve una adicción.  Comienzan a transformar su vida y ya no pueden tener un día normal sin acudir a algún tipo de adivinación o energía que les “muestre” qué hacer.  La gente acomoda sus muebles en cierta forma para dejar que la “energía” mala se vaya.  Se realizan actividades para sacar las “malas vibras” de sus cuerpos.  Consultan adivinos para tomar decisiones.  Incluso, algunas de estas actividades involucran nombres como: contacto con ángeles o acercamientos a dios.  Tú puedes discernir sobre lo que está bien o mal poniendo atención a lo que se habla y exponiéndolo a la palabra de Dios.  ¿Hablan de Cristo como el único camino a Dios?  ¿Hablan de su sacrificio y nuestra necesidad de ser reconciliados con Él?  ¿Promueven el estudio exhaustivo de la biblia?  ¡Ten cuidado!  Como dice el dicho: no todo lo que brilla es oro.  Así, no todo lo que dice dios o ángeles está en relación con el Dios de la biblia.
Nuestra herramienta para enfrentar cada día se llama Cristo y todo lo podemos en Él.  No necesitas conocer del futuro.  No necesitas que te contacten con los espíritus.  Necesitas de una relación con Dios.  Necesitas de Cristo como redentor y Señor.  Esto es lo que realmente transformará tu vida y te llenará de la paz que anhelas y buscas.  Si estás involucrado en adivinaciones y has permitido que en tu vida influyan este tipo de personas, te invito a que cambies de dirección y busques al Dios verdadero.  Si conoces gente que busca a los médiums o adivinos, te animo a que les platiques del Señor y les muestres que no tiene comunión con adivinos sino por el contrario los aborrece.  Seamos inteligentes.  Preocupémonos por la gran cantidad de gente que se desvía por falta de información.  Es tú deber compartir la palabra y más en estas áreas tan controversiales.

Oración
Padre: gracias por advertirme sobre los adivinos y espíritus.  Gracias por mostrarme que no provienen de Ti y que no tienes comunión con ellos.  Te pido que no permitas que caiga en estas ideas y conceptos que me alejan de Ti y que pueda aprender a confiar solamente en Ti.  Ayúdame a servir y compartir con la gente el peligro que es acudir a estas personas y extender tu amor y misericordia hacia ellas.  En Cristo Jesús te lo pido.  Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada