viernes, 19 de septiembre de 2014

1 Juan 4:1-3

1 Juan 4:1-3

Queridos hermanos, no crean a cualquiera que pretenda estar inspirado por el Espíritu, sino sométanlo a prueba para ver si es de Dios, porque han salido por el mundo muchos falsos profetas.  En esto pueden discernir quién tiene el Espíritu de Dios: todo profeta que reconoce que Jesucristo ha venido en cuerpo humano, es de Dios; todo profeta que no reconoce a Jesús, no es de Dios sino del anticristo.  Ustedes han oído que éste viene; en efecto, ya está en el mundo.



Como dice la conocida frase: no todo lo que brilla es oro.  De la misma forma te digo, no todo el que dice: dios, Cristo o alguna otra palabra relacionada con Jehová, es de Dios.  La biblia nos advierte en repetidas ocasiones sobre aquellos que siendo lobos se visten de ovejas para engañarnos.  Nos dice que habrán aquellos que pretenderán ser de Él pero realmente nunca pertenecieron. Ahora, Satanás es inteligente.  No debemos pensar que reconocer a cualquiera de estos anticristos será cosa fácil.  De hecho sería un gran error pensar así.
Hoy en día existen personas que se hacen llamar pastores o profetas.  Utilizan el nombre de Dios y en sus oraciones llaman a Jesucristo.  Hablan de realizar milagros en la vida de las personas.  Hablan de las bendiciones que Dios quiere para ellos.  Incluso llegan a citar la palabra de Dios.  Al escuchar detenidamente lo que dicen y promueven, uno puede darse cuenta que utilizan parte de la verdad para encubrir su engaño.  Es decir, mientras nos hablan de algo anti bíblico, al mismo tiempo terminan hablando de algo que sí es cierto en la biblia.  Por esta razón debemos tener cuidado y estar alerta para reconocer este tipo de personas.  Las había en el tiempo de Juan y las hay hoy en día.  Gente que busca lo suyo y explota el nombre de Jesús para su propio beneficio.  Personas son engañadas día a día por este tipo de charlatanes.  ¿por qué son engañadas?  Porque no conocen la verdad.  Porque tú y yo no les compartimos el evangelio.  Porque nos quedamos con la información y no la llevamos a ellos. Pasajes como el de hoy abren los ojos a aquellos que están siendo engañados. Promovamos el estudio de la palabra de Dios para que nuestros seres queridos no caigan en estos engaños.  Solamente a través del conocimiento de Dios podemos discernir entre los falsos y los verdaderos.  De lo contrario, ¿cómo poder discernir?  En ocasiones realizan milagros que confunden a la gente.  Recuerda, no todo lo que brilla es oro.  No todo lo sobrenatural proviene de Dios.  Existen miles de ángeles caídos que decidieron seguir a Satanás.  Ellos también tienen ciertos poderes.  Limitados por el Señor pero los tienen.  Yo te recomiendo que siempre analices lo que se predica. Si hay un milagro, observa si la gloria se da a Jehová o la persona que lo realizó. Trata de conocer a tu líder y observa sus actos y palabras en todo momento. Tristemente hay muchos allá afuera aprovechando la gran necesidad que existe de Dios.  Están predicando a todos aquellos que no les hemos compartido y éstos caen sin darse cuenta.
Entendamos que hay una gran necesidad de Dios en el mundo.  La gente se siente vacía y sin rumbo.  Necesitan de Cristo.  No dejemos que charlatanes vengan a confundirlos más.  Llevemos el evangelio, promovamos su estudio y expongamos a los que van en contra de nuestro Señor.

Oración

Padre: te doy gracias por tener cuidado de mí.  Te doy gracias porque en tu palabra encuentro alertas de aquello que debo tener cuidado.  Te doy gracias porque puedo estudiar tu palabra libremente y al mismo tiempo te pido porque pongas el deseo y la carga en mi corazón de compartir tu evangelio a cada persona que se atraviese en mi vida.  Ayúdame a entender el gran vacío que hay en el mundo porque no te tiene la gente en su corazón.  Ayúdame a entender que al compartirte la gente dejará de ser engañada pues conocerán la verdad.  Padre, te pido que mi vida de testimonio de Ti y la gente pueda ver los grandes milagros que haces.  Gracias en Cristo Jesús.  Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada