martes, 16 de septiembre de 2014

Colosenses 1:9-10ª

Colosenses 1:9-10ª
Por eso, desde el día en que lo supimos no hemos dejado de orar por ustedes. Pedimos que Dios les haga conocer plenamente su voluntad con toda sabiduría y comprensión espiritual, para que vivan de manera digna del Señor, agradándole en todo.



Para que vivan agradándole en todo…
¿Cuál es el objetivo de tu vida? Vivir agradando y dando gloria a Dios. Tu propósito en la vida no es ser una persona famosa, tampoco tener una actividad profesional exitosa, o simplemente crecer, tener una familia y tratar de llevar una vida agradable. Estás en este mundo para dar gloria a Dios y vivir agradándole en todo. Por eso naciste en el momento y lugar preciso. Por eso tienes las características que tienes. Dios te formó de una manera especial para llevar a cabo un plan especial.
Este principio no es fácil de entender y por eso quiero meditar un poco en lo que Pablo y Timoteo escriben. Si tomamos en cuenta que estas dos personas, tenían un gran conocimiento del Señor y sobre todo un compromiso intachable, debe llevarnos a entender que sus oraciones y su visión sobre la vida y nuestra relación con Dios probablemente estén más “maduras” que las nuestras. Si lo pusiéramos en grados escolares, probablemente estaban en el doctorado y nosotros debemos apenas terminar la secundaria. No porque seamos menos que ellos. Definitivamente no. Pero por las circunstancias que atravesaron y la entrega que tuvieron, pienso que su crecimiento espiritual fue exponencial.
Ahora, lo primero por lo que están orando Pablo y Timoteo en cuanto se enteran de la aceptación del evangelio por parte de los colosenses, es porque Dios los llene de sabiduría para comprender su voluntad y así puedan vivir agradándole en todo. Pablo y Timoteo habían vivido ya cantidad de cosas. Probablemente habían experimentado momentos de incertidumbre, de milagros, de tristeza y de alegría. Igual que tú y yo. Pero dentro de todos esos momentos, ellos subieron un escalón al entender que todo lo que hagamos debe estar enfocado a vivir agradando a Dios. Pablo pudo entender que antes de conocer a Cristo, su vida, a pesar de que era excelente en cuanto a disciplina y conocimiento de la Ley, no buscaba agradar al Señor sino a sí mismo tomando las decisiones que él pensaba correctas. Tú y yo debemos entenderlo también…
Hoy te invito a que ores para que Dios te llene de sabiduría y comprensión espiritual, para que tus acciones sean agradables ante Él. También te animo a que ores por tus hermanos en la fe para que de igual manera, el Señor nos guíe por su camino.

Oración
Padre Santo: quiero pedirte que me llenes de sabiduría y comprensión espiritual para que mi vida sea agradable a Ti en todo lo que haga. Te pido que perdones mis pecados y me guíes para no seguir por ese camino. Gracias por tus enseñanzas y por darle un propósito a mi vida. Ayúdame a entenderlo y a vivirlo. Te lo pido en el nombre de Jesús
Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada