miércoles, 26 de agosto de 2009

Fe falsa frente a fe verdadera


Fe falsa frente a fe verdadera

¿De qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras?

Santiago 2:14

El buen árbol no solo puede, sino que también lleva buenos frutos. Sin embargo, cualquiera que diga que es un buen árbol (un cristiano) pero que no dé los frutos de las buenas obras no tiene parte alguna en el cuerpo de Jesucristo. La persona que verdaderamente es cristiana podrá repetir lo que dice Santiag "Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma... Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras" (Stg. 2:17--18). El sólido cimiento

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.

Mateo 7:24

El prudente edificará su vida sobre la roca. La roca a la que Jesús se refiere en el versículo de hoy es la Palabra de Dios, la Biblia. El edificar sobre la roca es por tanto equivalente a oír y obedecer las palabras de Cristo, y para nosotros eso significa vivir según la Biblia.

Después que Pedro confesó "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente", nuestro Señor le dij "...no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia" (Mt. 16:16--18). La palabra de Jesús para "roca" en este versículo es la misma que empleó en Mateo 7:24. Es la base de la revelación de Dios, su Palabra. La roca del sólido cimiento es la dirección segura y divina que Pedro recibió, y es el único fundamento sobre el cual puede descansar la verdadera vida cristiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada