domingo, 16 de agosto de 2009

cena de mujeres 2009






Hemos pasado una velada muy buena, compartiendo... y riendo.

¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!
Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras; como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sión; porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna.

Salmo 133.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada