domingo, 9 de agosto de 2009

Ester 3


Ester 3 -

CAPÍTULO 3
Versículos 1-6. Amán procura destruir a los judíos. 7-15. Consigue un decreto contra los judíos.

Vv. 1-6.Mardoqueo se niega a hacer reverencias a Amán. La religión del judío le prohíbe dar honra con sabor a idolatría a cualquier mortal, especialmente a un hombre tan malo como Amán. Todos somos idólatras por naturaleza; el yo es nuestro ídolo favorito, nos complacemos cuando nos tratan como si todo estuviera a nuestra disposición. Aunque la religión no se opone en absoluto a los buenos modales, sino nos enseña a rendir honor a quien es debido, sin embargo, el ciudadano de Sion, desprecia no sólo en su corazón sino a sus ojos a alguien tan vil como Amán, Salmo xv, 4. El creyente verdadero no puede obedecer edictos ni conformarse a las modas que quebrantan la ley de Dios. Debe obedecer a Dios antes que al hombre, y dejar en sus manos las consecuencias.
Amán estaba totalmente enfurecido. Su designio fue inspirado por el espíritu malo que ha sido homicida desde el principio; cuya enemistad contra Cristo y su Iglesia gobierna a todos sus hijos.

Vv. 7-15.Sin saber algo del corazón humano y de la historia de la humanidad, no pensaríamos que un príncipe pudiera consentir en una propuesta horrorosa y tan nociva para él mismo. Agradezcamos el gobierno bueno y justo.
Amán consulta, conforme a sus propias supersticiones, ¡para hallar un día de suerte para la masacre decretada! La sabiduría de Dios cumple sus propósitos por medio de la necedad de los hombres. Amán apeló a la suerte, y la suerte, demorando la ejecución, da un juicio contra él mismo. El suceso explica la doctrina de una providencia particular que rige todos los asuntos de los hombres, y el cuidado de Dios por su Iglesia.
Amán temió que la conciencia del rey le golpeara por lo que había hecho; entonces, lo mantuvo bebiendo para impedírselo. Este método maldito es el que muchos siguen para ahogar las condenas y endurecer con pecado sus corazones y los corazones de los demás. Todo parecía seguir un curso favorable para cumplir el proyecto pero, aunque a los pecadores se les permita ir hasta el punto al cual apuntan, hay una Providencia invisible pero todopoderosa que los hace devolverse. ¡Cuán vanos y despreciables son los ataques más fuertes contra Jehová! Si Amán hubiera conseguido lo que deseaba, y hubiera perecido la nación judía, ¿qué hubiera pasado con todas las promesas? ¿Cómo se hubieran cumplido las profecías acerca del gran Redentor del mundo? Así, pues, el pacto eterno mismo pudiera fallar, antes que este proyecto diabólico tuviera éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada