viernes, 6 de marzo de 2015

Hebreos 12:25


Hebreos 12:25

Tengan cuidado de no rechazar al que habla, pues si no escaparon aquellos que rechazaron al que los amonestaba en la tierra, mucho menos escaparemos nosotros si le volvemos la espalda al que nos amonesta desde el cielo.



¿Cuántas veces oímos a Dios pero no le hacemos caso?  Nuestra conciencia nos dice que está mal y nos sentimos incómodos.  Sin embargo, seguimos como una mula obstinada.  “No te preocupes Dios, esto lo tengo bajo control”, le dices.  ¿Todo para qué?  Para darnos cuenta más tarde que Dios estaba bien y nosotros no.  No eres la única persona que pasa por esto.  Cada uno de nosotros va luchando contra su propia naturaleza mientras que buscamos que el espíritu crezca.  Es un proceso y debes entenderlo para tomar mejores decisiones.  Una parte de ti sabe que lo mejor es obedecer y agradar a Dios, la otra sigue buscando agradarse a sí misma.  Simplemente una opuesta a la otra.  Jehová te ama.  Él perdona todos tus pecados y te recibe con los brazos abiertos sin importar todo lo que hayas hecho.  Deja atrás todo tu orgullo, tus cargas, tus hipocresías y ven a sus pies y pide perdón.  El perdón lo tenemos disponible mientras vivimos así que no desperdicies el tiempo.  ¿Quién puede asegurar vivir unos cuántos segundos más?  Dejemos nuestra tonta soberbia a un lado pues solamente entorpece nuestra comunión con Dios.
No podemos pasar toda una vida excusándonos en que Dios es amor.  Deja de engañarte a ti mismo.  A Dios no puedes burlarlo.  Tampoco podemos pensar que nunca habrá correcciones a nuestra vida.  Como hemos aprendido en pasajes anteriores de Hebreos, Él nos ama y por lo mismo traerá disciplina a nuestras vidas.  Por lo tanto, la advertencia de hoy es importante: cuidado de darle la espalda a las palabras de Dios.  Dicho de otra manera: deja de jugar a la religión o vida espiritual.  Es imposible llevar una doble vida.  Ni siquiera tú puedes estar tranquilo haciéndolo.  ¿Por qué seguir luchando contra Dios?  ¿Para qué?  ¿Qué necesita pasar para entender que Dios quiere entrega completa y no a medias?  ¿Qué tantos errores quieres cometer para dar un giro a tu vida y realmente comprometerte como sabes que debes hacer?  ¿Qué tiene que suceder para dejar de rechazar al que habla?  Cuidado.  Dios no te va a soltar y uno puede caer mucho antes de darse cuenta de lo que está pasando.  Deja que examine tu corazón.  Escúchalo.  Abre tus oídos.  Abre tu entendimiento.  Deja que tome el trono de tu vida y hazte a un lado.  Él sabe dirigir por donde hay pastos verdes, tú no.  Él sabe caminar por donde hay bendición, tú no.  Él sabe guiar para que haya paz en tu vida, tú no.  Él vino y venció al mundo, tú no.  No tiene sentido seguir luchando.  Preocúpate por lo que Dios piensa de ti y no lo que los demás.  Preocúpate de no estar en rebeldía con Él.  Escucha su palabra y guárdala.

Oración

Padre: perdón.  Te he dado la espalda.  Pensaba que podía llevar algunas cosas a mi manera pero hoy entiendo que quieres mi vida entera.  Hoy entiendo que debo dejarte el trono y seguir tus instrucciones.  Perdóname.  Dame la fuerza y la convicción para buscar agradarte por encima de agradarme, para buscar tu aprobación y no la de los demás.  Te lo pido en el nombre de tu Hijo Jesús.  Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada