sábado, 21 de septiembre de 2013

muertos al pecado

ESCRITURA:
Romanos 6:11: “Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.”


Una mujer se despertó una mañana. Sintió que apenas se había acostado a descansar. Se dijo: “¡No pueden ser las seis de la mañana!” No obstante, la radio decía que eran las seis, el reloj decía que eran las seis, el amanecer decía que eran las seis. Ahora bien, la pregunta es: ¿Importaba cómo se sentía ella?

Necesitamos dejar de basar nuestra salvaciónen los altibajos emocionales y comenzar a considerar los hechos y promesas de Dios para cimentarnos en éstas. Cada mañana al despertar, dígase: “Estoy muerto al pecado. Estoy vivo en Cristo. Sé que es un hecho. Él murió por mí. En eso creo.”

PUNTO DE ACCIÓN:
Busque el significado de la palabra “considerar”. ¿Considera usted que está muerto al pecado y vivo en Cristo?                 ESCRITURA:
Juan 8:36: “Así que, si el Hijo os liberare, seréis verdaderamente libres.”

“Si existe un Dios, y si Dios es un Dios bueno; ¿por qué hay sufrimiento?” “¿Qué tipo de Dios creó la maldad?”¿Alguna vez ha escuchado esos comentarios? ¿O los ha hecho usted mismo? No es el único. Muchas personas han pensado lo mismo. No obstante, eso no es pensar claramente. Permítanos mostrarle lo correcto. Dios no creó la maldad. Él creó la perfección. Dios hizo al hombre completamente libre y esa libertad dio lugar a la maldad. Para poder amar, debemos ser libres para poder escoger amar. Luego, para poder escoger amar, debemos ser capaces de poder escoger no amar.

PUNTO DE ACCIÓN:
¿Qué tipo de amor desea de parte de otros? ¿Un amor forzado o un amor libre? ¿Qué suena mejor: “Te tengo que amar” o “Te amo”?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada