lunes, 23 de septiembre de 2013

La oración

ESCRITURA:
Mateo 6:5: “Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.”

Un joven profesional estaba esperando para entrar a una reunión, cuando escuchó unos pasos en el pasillo. Pensando que podía ser un cliente potencial, levantó el teléfono y pretendió estar atendiendo una llamada muy importante. Para entonces, la persona se había acercado al escritorio y el joven le preguntó: “¿En que le puedo ayudar?” El hombre respondió: “Soy de la compañía telefónica y he venido a conectar su teléfono.”

La oración es similar a esto. Las oraciones que captan la atención de nuestro Salvador son aquellas que emanan del corazón y no de la cabeza para que los hombres las escuchen. Las oraciones que se hacen para impresionar a otros son una conversación individual, sin valor delante de Dios.

PUNTO DE ACCIÓN:
Encuentre un lugar tranquilo en su hogar en donde pueda tener un momento de comunión diaria con el Señor. Él le esperará ahí.                          ESCRITURA:
Santiago 1:4: “Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.”


La paciencia trae la perfección. ¿Cuándo fue la última vez que le pidió a Dios que le hiciera perfecto? Tal vez usted debió haber pedido por paciencia también, ya que solamente a través de la paciencia, la fe y la confianza en el Señor es que podemos llegar a ser perfectos. Ahora, mucha gente confunde la palabra “perfecto” con “sin pecado”. En Santiago 1:4, la palabra griega para “perfecto” es “Teleios” y se refiere al crecimiento para llegar a la madurez. Por ejemplo, un roble es el “Teleios” de una bellota. Es la perfección de la bellota. Así que, cuando se sienta desanimado y triste, fíjese en un roble fuerte y vea lo que una nuez puede lograr.

PUNTO DE ACCIÓN:
Salga a caminar esta semana y disfrute de los hermosos colores de otoño y pídale a Dios que le dé la fe y la paciencia que puede convertir a una bellota en un gran roble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada