domingo, 20 de julio de 2014

1 Pedro 2:2b-3

1 Pedro 2:2b-3


Así, por medio de ella (la palabra), creerán en su salvación, ahora que han probado lo bueno que es el Señor.




Imagino que tú como yo, has tenido conversaciones con otras personas acerca de Dios y lo que crees.  Un factor común con el que me encuentro es la falta de conocimiento del dios en el cual creen.  De hecho, cada persona le quita o agrega cualidades conforme considera que ese dios debiera ser.  Basado en lo que cada uno de nosotros piensa, podríamos crear miles de millones de ideologías.  Simplemente piensa en las combinaciones que podemos hacer con unos cuantos principios: unos creen en Dios pero no en el cielo o infierno.  Otros creen en Jesús pero no como Dios.  Otros creen en un dios pero también piensan que surgimos de la evolución.  Y así, la lista sigue y sigue.  La pregunta es ¿Podemos tener cada uno de nosotros nuestra propia opinión y creencia?  La respuesta es sí.  Sí podemos.  El problema es que esto no quiere decir que sea la correcta.  Lo repito.  El hecho de que cada quien crea en lo que quiera creer no quiere decir que se encuentre en línea con lo que el Dios de la biblia, el Dios creador, dice.  ¿Lo puedes entender?  No debemos juzgar a aquellos que piensan distinto a nosotros ni tampoco evitarlo.  Debemos promover el conocimiento de la palabra de Dios y que sea Él quien se revele a cada persona.
Seamos sabios y prudentes.  No debemos ir por el mundo pensando que tenemos la razón y todos los demás están mal.  ¡Gran error!  Debemos ir por el mundo como lo hizo Jesús.  Amando a nuestro prójimo y sirviéndole.  Entendiendo que aquellos que no conocen de Dios se encuentran en tinieblas y necesitan venir a la luz.  Debemos buscar que la gente conozca de Dios a través de su palabra.  ¿Qué estás haciendo para promover que la gente lea la biblia o escuche algún estudio bíblico?  ¿Qué estás haciendo para promover el conocimiento del Dios de la biblia?  Si recibes esto por correo electrónico, ¡Compártelo!  Si lees el blog, ¡compártelo!  No tengas miedo de hablar de Dios y de religión.  ¡Al contrario!  Aprovecha cada instante para decirle a la gente lo que Dios te ha enseñado a través de Su palabra.  El versículo de hoy nos dice que creemos en Dios y en nuestra Salvación por medio de Su palabra.  No porque alguien habla muy bonito o sabe contestar todas nuestras preguntas.  La palabra de Dios y no las nuestras son las que penetran en lo más profundo de cada uno de nosotros.  Nos corresponde como discípulos anunciar esas palabras en cada rincón y dejar que sea Él quien sacuda los corazones.
La historia nos enseña que podemos causar grandes destrozos en “el nombre de Dios”.  Yo te animo a que estudies y conozcas con detalle la biblia.  Te animo a que prediquemos principalmente con nuestras vidas renovadas y que hablemos siempre con amor, sencillez y humildad.  Te animo a no juzgar a aquellos que piensan diferente sino a amarlos y orar por ellos.  Te animo a no querer convencer a nadie sino a desear constantemente que a través de tu testimonio y palabras, la gente pueda ver a Jesús y que sea Su palabra quien les hable y transforme.

Oración
Padre: cuánta falta me hace conocer más de Ti.  Hoy entiendo que no puedo crearte y limitarte conforme a mi voluntad.  Gracias por dejar tu palabra para que pueda conocerte a profundidad y tener comunión contigo.  Te pido perdones mis pecados y pongas amor y humildad en mi corazón para que pueda dar testimonio de ti tal como lo hizo Jesús.  Gracias mi Dios.  En el nombre de Jesucristo mi Señor.  Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada