jueves, 30 de mayo de 2013

Las palabras de Jesús en la cruz

Las palabras de Jesús en la cruz son maravillosas. Nos desnudan ante él y su Padre. Son un llamado a la conciencia humana para que ésta atienda a la ignorancia espiritual que la invade, la cual produce en él, una conducta impropia como criatura de Dios. A la vez, estas palabras, son una luz de esperanza para el pecador, pues reflejan que Jesús es nuestro más poderoso intercesor ante el Padre. Él busca el perdón de Dios para los hombres, y su sacrificio es el sello que establece que dicho perdón está a nuestra disposición. Ningún hombre ha podido pronunciar palabras tan sublimes de perdón, como las que encontramos en boca de Jesús: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. El perdón de Cristo, es el perdón que excede  toda comprensión.

miércoles, 29 de mayo de 2013

El Endemoniado Gadareno en la Biblia

El Endemoniado Gadareno en la Biblia

“Y la gente salió a ver lo que había pasado. Llegaron adonde estaba Jesús y encontraron, sentado a sus pies, al hombre de quien habían salido los demonios. Cuando lo vieron vestido y en su sano juicio, tuvieron miedo.” Lucas 8:35 (NVI)
La historia del endemoniado gadareno es una de las más terribles de los evangelios. Este hombre había sido capturado por los demonios y condenado a vivir una vida lejos de la normalidad, de su familia, de su trabajo, de sus afectos. Es terrible ver las consecuencias de una vida alejada de Dios, sin control divino.
Lo que en algún momento pudo ser hasta divertido o llamativo, se convirtió en una tortura permanente para este hombre, que no podía escaparse de sus captores. Había sido un hombre normal, como tantos otros en Gadara. Pero ahora era solo una sombra de aquel que una vez fue. Había perdido todo, y no podía recuperarlo.
En este estado tristísimo, es cuando Jesucristo lo encuentra. Los vecinos ya lo habían dado por perdido, ya no trataban de ayudarlo más. Su familia tampoco. Estaba solo y sin futuro y solo él sabía el tormento que padecía por no poder escapar de su situación. Mientras me imaginaba la escena, la podía comparar con lo que pasa hoy con un adicto a las drogas, al alcohol o al cigarrillo. O cosas más cotidianas como el rencor, la falta de perdón, la envidia, el resentimiento. Cosas que esclavizan, que te dañan, que te aíslan y te destrozan la vida.
Cuando Cristo va a buscar a este pobre hombre, lo ayuda y libera. Lo terrible de la historia es que el mismo pueblo que había abandonado al enfermo a su triste suerte, cuando ven el milagroso cambio de este hombre, ¡echan a Jesucristo del lugar! ¿Cómo puede alguien ser tan tonto como para hacer esto? Preguntamos hoy a la distancia.
De la misma manera que hoy también echamos a Jesucristo del control de nuestras decisiones cada vez que elegimos mantener nuestra elección de rencor, mentira o resentimiento. Este hombre encontró sentado a los pies de Jesús la paz que nadie podía darle. Por eso su actitud cambió inmediatamente.
Hoy vivimos atribulados y angustiados, sin paz, corriendo tras nuestros demonios, perdidos y sin esperanza, aunque parezcamos personas normales. Simplemente porque nos olvidamos de donde encontrar la paz que necesita nuestra alma. Es tiempo de volver a Jesucristo. Solo sentado a sus pies está la paz que necesitas.

lunes, 27 de mayo de 2013

(1 Tesalonicenses 4:15 NTV)

“LES DECIMOS LO SIGUIENTE DE PARTE DEL SEÑOR…” (1 Tesalonicenses 4:15 NTV)

Que pasa cuando muere un creyente
Lo que Pablo compartió acerca de la muerte, lo había recibido directamente del Señor: “Les decimos lo siguiente de parte del Señor: nosotros, los que todavía estemos vivos cuando el Señor regrese, no nos encontraremos con Él antes de los que ya hayan muerto” (1 Tesalonicenses 4:15 NTV). El Señor reserva ese privilegio exclusivamente para los que mueren en Él; estos serán los primeros en resucitar. Imagínate la escena: Levantándose de su lugar de descanso, como cuando se ha tenido una buena noche de sueño, revestidos de cuerpos como el de Cristo, lo primero que ven al despertar es al Señor volviendo en gloria con sus ángeles. Se encuentran con Él -los primeros creyentes que son testigos de Su segunda venida y que forman el primer escuadrón de la vanguardia celestial que le va a escoltar a la tierra. Esto no es un sueño ni una quimera; Pablo lo recibió “de parte del Señor”. ¡Es información fidedigna!

El apóstol escribe:

1) “…Junto con ellos, nosotros los que aún sigamos vivos sobre la tierra, seremos arrebatados en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire” (v.17 NTV). Los creyentes vivos se levantarán para unirse a los resucitados: hermanos, padres, abuelos, hijos, nietos, cónyuges, amigos, miembros de la familia de Dios que nunca conocimos; todos se encontrarán con Cristo en el aire. Allá seremos una familia unida, inseparable, eterna, internacional, multicultural, cimentada en el amor y centrada en Jesucristo.

2) “…Entonces estaremos con el Señor para siempre” (v. 17 NTV). Ya no tendremos que especular o imaginar cómo es Jesús, “…porque lo veremos tal como Él es” (1 Juan 3:2 NTV). Lo veremos, lo tocaremos, hablaremos con Jesús y los unos con los otros.

¡Y nos responderá en vivo y en directo! 3) “Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras” (1 Tesalonicenses 4:18).

domingo, 26 de mayo de 2013

Seguir a CRISTO es sufrimiento en la carne

Seguir a CRISTO es sufrimiento en la carne  pero muy fortalecido en el ESPÍRITU
. Pero la carne no es eterna  mas el ESPÍRITU  SI ES ETERNO  y seguir a la carne es condenación eterna.  Mas seguir al ESPÍRITU  ES VIDA ETERNA CON CRISTO JESÚS SEÑOR NUESTRO. Y este es el verdadero evangelio que vale más que todas las riquezas de este mundo.  HUYE DE LOS QUE PREDICAN SOLAMENTE  PROSPERIDAD ECONÓMICA.        2 Corintios 4

1. Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos.
2. Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.
3. Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto;
4. en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.
5. Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús.
6. Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.
7. Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros,
8. que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados;
9. perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;
10. llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.
11. Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.
12. De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida.
13. Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos,
14. sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús, y nos presentará juntamente con vosotros.
15. Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios.
16. Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.
17. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;

18. no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

sábado, 25 de mayo de 2013

SUBIR PARA CONQUISTAR

SUBIR PARA CONQUISTAR
“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” - Filipenses 4:13

¿Te has preguntado porque ciertas personas suben para encontrar un gran desafió y otros no?

¿Has escuchado la historia de David, y Goliat?

Si había un desafió grande, David lo encontró en Goliat, un guerrero endurecido, que media 9 _ pies de alto que llenaba a sus enemigos de temor. Aun así David, siendo un adolescente, pastor de ovejas, estuvo dispuesto a tomar el desafío. Su propia gente pensaron que él estaba loco, pero el tenia fe en el Señor. Recordó como Dios lo había fortalecido en el pasado.

El dijo, “cuando un león o un oso se acercaron y para llevarse mis ovejas, yo los perseguiré y los matare. El Señor que me dio fuerzas para matar al león o al oso, me ayudara con este gigante.”

Y Él lo hizo, David mato a Goliat. El enfrento el desafió del gigante y fue victorioso, porque él había sido fiel día tras día.


Cuando nos enfrentemos a desafíos de cualquier tipo, vamos a estar preparados si estamos fieles en el Señor. Y El te ayudara a vencer el desafió con victoria. Es la fidelidad parte fundamental en las pequeñas cosas de la vida, para salir victorioso en los desafíos gigantes. el Rey Saúl y su ejercito estaban atemorizados por el gigante Goliat debido a que el Rey Saúl desobedeció a DIOS. EL JOVEN DAVID YA AVIA SIDO UNGIDO POR EL PROFETA SAMUEL DEPARTE DE DIOS. Y DAVID SAVIA QUE DIOS LE DARIA LA  VICTORIA Y DERROTARIA AL AGIGÁNTE VICTORIA ESTA EN LA OBEDIENCIA A DIOS

viernes, 24 de mayo de 2013

Una cuestión de tiempo

Una cuestión de tiempo

“Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre. Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno solo de ellos. Salmos 139:13,16
“¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo cuides? “Salmos 8:5

Ante la pregunta del salmista la misma Biblia nos contesta que fue hecho un poco menor que los ángeles, obra de las manos de Dios, le es dado el señorear sobre toda creación, “todo lo has puesto bajo sus pies” (Salmos 8:6)

El hombre es un ser único, diferente de cualquier otro ser. Menor que Dios y mayor a todo lo creado, ocupa un lugar especial e inigualable en la creación
¿Alguna vez te has preguntado por qué es tan importante para Dios el ser huma no?
“Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (Génesis 1:26)

De todas las criaturas de la creación sólo el hombre es imagen y semejanza de Dios.
El Salmo 139 nos habla de la relación de Dios con su criatura desde el primer momento, nos da idea desde cuando Él nos considera personas y cómo está involucrado en nuestra formación.

Diseñados en su mente divina, nos forma en el seno materno, sus ojos contemplan nuestro cuerpo en gestación mientras escribe cada uno de nuestros días, aunque ninguno de ellos aún existe, ¡Él ya los vislumbra en su mente!

Es maravilloso conocer el detalle del cuidado y la dedicación que Dios se ha tomado para formarnos a cada uno de nosotros. Al mirar el rosto de nuestros hijos no podemos hacer más que alabarle porque son obra concebida en su mente, producto directo de sus manos.

Para cada ser humano Dios ha elegido además un tiempo y un lugar para que vivan sus días. (Hechos 17:26) Una vez diseñados, Dios agrega el componente de espacio y tiempo. Contemplados en un plano atemporal los seres humanos somos todos iguales. Detrás de las arrugas de un anciano, del vigor de un joven, de la inocencia de un niño, de la ternura de un bebé, de los latidos de un embrión en el vientre materno, encontramos en esencia al mismo ser, creado a su imagen y semejanza divina, dotado de alma, producto de la mente inescrutable de Dios.

La sociedad de hoy quiere hacernos creer que esto no es así, de hecho convivimos en una sociedad que margina a los viejos e ignora la existencia de la forma más pequeña de vida humana.

Así como la gran mayoría de los productos que se comercializan apuntan a un mercado de público joven y adulto, pues los ancianos no son clientes rentables, nos hemos permitido pensar que algunos seres humanos son más valiosos que otros, al punto de tomar en nuestras propias manos la decisión de interrumpir una vida.

Pensar que una vida tiene más valor que otra es erróneo.
Ponerle fin a los días de un ser que recién comienza a vivir la historia diseñada por Dios para él no puede tener por pretexto el querer vivir la propia de la manera más “conveniente”. Aunque no podamos verlo, tocarlo o sentirlo, está allí presente, completo en esencia, porque no hay diferencia entre joven y anciano, entre embrión y niño, sólo es una cuestión de tiempo.

Si te sientes confrontado con lo que acabas de leer. Si la estás pasando mal y piensas en el aborto como la salida a tus problemas, no te dejes engañar. No hay nada más hermoso y bendito que llevar la vida de un nuevo ser en tu vientre. Dios te ama a ti y a tu bebé, no renuncies a él, pues a este día oscuro Dios ya lo vio cuando te pensó a ti. Para que pudieras superarlo y para que tu bebé pueda ver la luz y sentir el amor de su madre, Dios se ocupó de diseñar también una solución a tu problema en la persona de Jesucristo.

jueves, 23 de mayo de 2013

Parece que tienes el timón ¿Estás seguro?

Parece que tienes el timón ¿Estás seguro?

Todos nos esforzamos para superarnos o alcanzar una meta, sin embargo, muchos se atribuyen todo esto a sí mismos y no reconocen la obra de Dios en medio de las circunstancias, Recuerdo que un amigo decía: “Lo que yo tengo, es gracias a mi sacrificio y no por una bendición” Por un lado, parecía tener razón, pero no reconocía que Dios le había dado las capacidades para hacerlo, como la inteligencia, las fuerzas y más.

“Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no  guardare la ciudad, En vano vela la guardia.” Sal 127:1



La verdad es que si eres padre, por más que te que esfuerces o te preocupes por tu familia, si Dios no estaría en tu hogar, tu trabajo seria en vano; si no fuera Él quien guarda nuestra ciudad o casa, aunque existan autoridades en cada cuadra, nada podría librarnos de las manos del maligno. Podemos creer que tenemos el control porque aparentemente todo nos sale bien, pero si continuamos con ese orgullo, esto no será por mucho tiempo…

"Y si aun con estas cosas no me oyereis, yo volveré a castigaros siete veces más por vuestros pecados. Y quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo, y haré vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como bronce. Vuestra fuerza se consumirá en vano, porque vuestra tierra no dará su producto, y los árboles de la tierra no darán su fruto". Levítico 26:18-20

El día de hoy debes entender que la soberbia y orgullo tienen terribles consecuencias, cuando uno no es agradecido necesitará que su tierra se vuelva estéril y no podrá ver el fruto de su trabajo para darse cuenta que en vano es todo lo que hace si no tiene a Dios presente. Lo cierto es que nuestras fuerzas tienen un límite y Dios permitirá que lleguemos a éste para que reconozcamos su poder.

"Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, Y que comáis pan de dolores; Pues que a su amado dará Dios el sueño". Salmos 127:2



Ya no luches con tus propias fuerzas ni esperes que algo pase para reconocer que siempre necesitamos de Dios. Si eres una persona trabajadora eres un ejemplo porque a Dios no le gusta que seamos ociosos, sin embargo, reconoce quién tiene el control y sin necesidad de esforzarte tanto, desde que despiertas muy temprano hasta  cuando vas a dormir muy tarde en la noche, por las diferentes preocupaciones; experimenta en estos momentos la paz que necesitas.

Porque “Donde terminan las fuerzas del hombre, recién comienzan las fuerzas de Dios”.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Refrigerio para el alma


Refrigerio para el alma
Su Palabra es el refrigerio que necesita nuestra alma día a día para seguir adelante. Algunos bellos versículos que animarán nuestro corazón en el día de hoy.

Dios es Consuelo.

“Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos. Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, cuando la lluvia llena los estanques.” Salmos 84:5-6

“El oro tiene que ser metido en el fuego purificador, antes de que pueda ser moldeado o martillado en un ornamento de belleza para el Rey”

Dios es Descanso.

Podemos poner en El todo nuestro ser y descansar en que El tiene el control. Mateo 11:28
“echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” 1°Pe. 5:7

Dios es Paz .

Filipenses 4:6-7
Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

La ansiedad… nos quita el descanso y hace bajar nuestra mirada del Señor. Y Dios, en su amor para con nosotros, nos da en Filipenses 4:6-7 la forma correcta para vencer.
La oración produce el mismo efecto, nos acerca tanto a nuestro Dios que podemos volar junto a Él, sobre aquellas cosas que nos producen ansiedad.

Dios es Bueno.

Nahum 1:7, Juan 10:11 Tito 3:4
“Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones” Salmos 100:5

El es el buen Pastor, es bueno…SIEMPRE!!!!

Dios es Protección.

“Porque has sido mi socorro, y así en la sombra de las alas me regocijaré. Está mi alma apegada a ti; Tu diestra me ha sostenido” Salmos 63:7-8
“ Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano” Salmos 139: 5
Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí.
Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes. Salmos 40:17

Dios es Refugio. .

Salmos 91: 1-4 “El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente, diré yo a Jehová: Esperanza mía y castillo mío; mi Dios, en quién confiaré”. “Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad”.

No hay nada mejor que estar bajo sus alas y sentirme allí seguro. Él está allí, Él está aquí, a mi lado, a tu lado. No tienes nada que temer…¡¡ está cubriéndote con Sus alas… hasta que pasen los quebrantos!!. Salmos 57:1

¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.
He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mí están siempre tus muros.

martes, 21 de mayo de 2013

Prosigue en el llamado de Dios!


Prosigue en el llamado de Dios!

”Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado;
pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás,
y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta,
al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”
Fil. 3:13-14

En esta carrera para ser semejantes a Él y amarle, olvido el pasado, vuelvo la cara a Jesús y me concentro en Él. Muchas veces miramos demasiado hacia atrás, lamentándonos por la pérdida del brillo del ocaso… y eso no nos deja ver el camino que tenemos por seguir , por andar… en Él.

“Prosigo” significa: correr con el supremo esfuerzo y sugiere una dedicación activa e intensa, pero recurriendo a la gracia y la fortaleza de Dios en cada paso del camino. Debo conocer el propósito de Dios para mi vida: una vida que le glorifique a Él.


“Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes
flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová
tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como
las águilas; correrán, y no se cansarán;
caminarán, y no se fatigarán.”
Isaías 40:30-31

Terminar la carrera no es fácil. Nos caemos, aprendemos a levantarnos y proseguir con la mirada puesta al premio del supremo llamamiento.

Veamos algunos personajes bíblicos que corrieron la carrera hasta el final:

Abraham A lo largo de su vida Abraham obedeció a Dios: mudándose, viviendo en tiendas, una vida nómade. El murió sin ver el cumplimiento de las promesas de Dios de tierras, un gran número de descendientes y una gran bendición. Gn. 12:1-3, Heb. 11:39. Podría haber abandonado la carrera, ”Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad. He.11:16”

David 1 Crónicas 22:5.19. Él quería construir un templo, Dios le dice que no, pero pasó los últimos años reuniendo materiales para Salomón.

Pablo Sus últimos años escribiendo cartas desde la cárcel, ofreciendo ánimo, exhortación y consuelo por medio de su pluma.

Las personas pueden decir “no”, las circunstancias pueden decir “para”, todo tu ser puede gritar “ no más”… pero Dios nos insta, en Su fortaleza y Gracia, a proseguir.

lunes, 20 de mayo de 2013

Un buen guía en las montañas


Un buen guía en las montañas

Por tanto, os ruego que me imitéis.

1 Corintios 4:16

Como todos los cristianos son imperfectos, necesitamos el ejemplo de alguien que también sea imperfecto, pero que sepa cómo resolver la imperfección. Tal vez sirva esta ilustración. Supongamos que decido participar en una peligrosa expedición de alpinismo. Un helicóptero deja caer a un guía en la cumbre de la montaña, y este mira hacia abajo y me dice: "Esta es la cumbre. Sube hasta aquí; este es el lugar donde quieres estar". Este guía no sería de tanta ayuda como alguien que vaya subiendo delante de mí y me diga: "Sígueme. Conozco el camino hacia la cumbre".

Cristo nos muestra la meta que debemos alcanzar, pero también necesitamos a alguien que sea ejemplo del proceso de alcanzar la meta. Solo venciendo el pecado podemos ser más semejantes a Cristo, de modo que necesitamos hallar a otro cristiano que también esté luchando para vencer el pecado. Un ejemplo humano y espiritual puede mostrarle cómo afrontar todas las consecuencias de nuestra condición pecaminosa. Comience a buscar y a seguir a un guía espiritual.   Un ejemplo excelente

Sed imitadores de mí.

Filipenses 3:17

No hay mejor ejemplo histórico de un cristiano que el apóstol Pablo. Él es una figura dominante en el Nuevo Testamento, de modo que podemos deducir que Dios quiere que imitemos su vida.

Pablo es un dechado de virtudes, adoración, servicio, paciencia a través del sufrimiento, victoria sobre la tentación y buena administración de bienes y relaciones. Él nos muestra cómo un hombre santo se enfrenta a su naturaleza caída, algo que Cristo no podía hacer porque era sin pecado (He. 4:15)

La vida de Pablo es un admirable ejemplo para nosotros. Por eso les dijo a los corintios: "Sed imitadores de mí" (1 Co. 11:1). También elogió a los tesalonicenses diciéndoles: "Vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor" (1 Ts. 1:6). Pablo es mi propio ejemplo personal en el ministerio. Observo cómo resolvió las situaciones y trato de reaccionar igual que él.          Los guías espirituales

Mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.

Filipenses 3:17

Los guías espirituales son esenciales para la iglesia porque necesitamos ver vivir el cristianismo delante de nosotros. Pablo le dijo a Timote "Sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza" (1 Ti. 4:12). Un guía espiritual debe llevar una vida ejemplar porque debe mostrarles a otros la senda. Las personas pueden ver la perfección en Cristo y pueden leer acerca de Pablo, pero también necesitan a alguien a quien puedan observar y con quien puedan hablar. Necesitan ver la virtud, la humildad, el servicio altruista, la disposición a sufrir, la devoción a Cristo, el valor y el crecimiento espiritual en la vida de alguien cerca de ellas.

Una gran carga en mi corazón es que los pastores y ancianos de todas las iglesias sean el tipo de ejemplos que Dios les ordena que sean. Es muy importante enseñar la verdad, pero es igualmente importante que esa verdad sea apuntalada por una vida virtuosa.

domingo, 19 de mayo de 2013

Somos mas que vencedores en Él


Somos mas que vencedores en Él
Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
Romanos 8:3



Acudimos a Cristo en busca de perdón, pero luego, con demasiada frecuencia, vamos a la ley buscando el poder para batallar contra nuestro pecado. Sin embargo, Pablo nos reprende por esto: ¡Oh gálatas insensatos!¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad...

Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿ Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne? Gálatas 3:1-3 RVR 1960
Lleva tus pecados a la cruz de Cristo ya que el viejo hombre solo puede ser crucificado allí porque nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él.(Romanos 6:6). La única arma para pelear contra el pecado es la lanza que atravesó el costado de Jesús.
Permíteme dar un ejemplo. Si deseas superar tu temperamento propenso al enojo, ¿cómo lograrlo? Es muy posible que jamás hallas probado la única manera correcta:acudir a Jesús.
¿Cómo recibí la salvación? Acudí a Jesús tal como soy y confié en que él me salvara. Por lo tanto, de esa misma manera debo hacer morir mi mal temperamento. Es la única manera de matarlo definitivamente. Debo llevarlo a la cruz y decirle a Jesús: Señor confío en que tú me libres de esto. No hay otra manera de asestarle un golpe mortal.
¿Eres condicioso? ¿Estás enredado en las cosas de este mundo 1Corintios 7:31? Puedes luchar contra diversos males en tu vida pero si hay uno que te atrapa, jamás podrás liberarte de él de ninguna manera, hagas lo que hagas, excepto por la sangre de Jesús. Llévalo a los pies de Cristo y dile: Señor, he confiado en ti. Tu nombre es Jesús porque tu salvarás a tu pueblo de sus pecados.Mateo 1:21. Señor, este es uno de mis pecados. ¡Sálvame de él!
La ley no es nada sin Cristo como el medio por el cual hacer morir nuestro pecado. Todas tus oraciones, toda ocasión de arrepentimiento y todas tus lágrimas; la conbinación de todas ellas no valen nada fuera de él.Nadie puede hacerle bien a un pecador sin esperanza, ni a un santo sin esperanza, solo Jesucristo. Si quieres ser un vencedor, lo serás unicamente por medio de aquel que te amó. Romanos 8:37.Tus coronas de laureles deben crecer entre sus olivos en Getsemaní.

sábado, 18 de mayo de 2013

Comprensión de nuestra meta


Comprensión de nuestra meta

El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

1 Juan 2:6

La vida cristiana es simplemente el proceso de buscar la semejanza de Cristo, descrita teológicamente como santificación. Jesús dij "Sígueme", y ese mandato sencillo no ha sido sustituido ni mejorado. Seguir a Cristo implica aprender de Él para que podamos ser como Él (Lc. 6:40). Romanos 8:29 dice que Dios nos salvó para que seamos hechos "conformes a la imagen de su Hijo". Por lo tanto, nuestra única búsqueda es ser cada vez más semejante a Cristo.

Algunos pudieran decir que glorificar a Dios o evangelizar a los perdidos son las prioridades más importantes. Pero ser semejante a Cristo glorifica a Dios, y si somos semejantes a Cristo no podemos menos que evangelizar a los demás. Después de todo, Él vino "a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Lc. 19:10). Todo lo necesario en la vida cristiana surge de una búsqueda de la semejanza a Cristo.           Él está en el libro

Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis.

1 Pedro 2:2

Para ser más semejante a Cristo hay que conocer la Palabra de Dios. Hay que saber cómo Cristo vivió cuando estuvo en la tierra, y el único lugar donde aprender eso es en las Escrituras, que son la revelación de Cristo. El Antiguo Testamento prepara la escena para Él, crea la necesidad de Él y predice su venida. Los Evangelios relatan su llegada. El libro de Hechos describe el inmediato efecto de su ministerio. Las epístolas describen la importancia a largo plazo de su vida y ministerio. Y Apocalipsis da detalles de su futura venida y de su juicio de la tierra.

Cristo es el punto central de toda la Biblia, y hay que estudiarla para saber cómo es Él. Muy a menudo estudiamos la Biblia en busca de argumentos teológicos o para responder preguntas. Esas cosas son importantes, pero lo más importante del estudio bíblico es saber más de Cristo para que podamos ser como Él.                  Él está en el libro

Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis.

1 Pedro 2:2

Para ser más semejante a Cristo hay que conocer la Palabra de Dios. Hay que saber cómo Cristo vivió cuando estuvo en la tierra, y el único lugar donde aprender eso es en las Escrituras, que son la revelación de Cristo. El Antiguo Testamento prepara la escena para Él, crea la necesidad de Él y predice su venida. Los Evangelios relatan su llegada. El libro de Hechos describe el inmediato efecto de su ministerio. Las epístolas describen la importancia a largo plazo de su vida y ministerio. Y Apocalipsis da detalles de su futura venida y de su juicio de la tierra.

Cristo es el punto central de toda la Biblia, y hay que estudiarla para saber cómo es Él. Muy a menudo estudiamos la Biblia en busca de argumentos teológicos o para responder preguntas. Esas cosas son importantes, pero lo más importante del estudio bíblico es saber más de Cristo para que podamos ser como Él.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Ninguna carga


Ninguna carga
Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.– 1 Juan 5:3
¿Sabía usted por qué la Palabra de Dios y las órdenes que Dios le da a su espíritu no son molestas ni gravosas? Porque todo lo que Él le dice es para su bien y para su victoria.

Dios sabe lo que usted necesita para vivir en victoria en este mundo malvado. De hecho, Él es el único que lo sabe. La gente de este mundo no puede decirle cómo vivir victoriosamente, no lo saben. Pero Dios sí lo sabe. Él puede hacer que las cosas salgan bien aun en medio de las tinieblas, y si seguimos las instrucciones, los mandamientos y los preceptos de su Palabra, nosotros también podremos hacer que las cosas salgan bien.

Permítame darle un ejemplo. Un mandamiento que Dios nos dio es el de amarnos y perdonarnos los unos a los otros así como Él nos ha amado y perdonado. Este mandamiento no es gravoso porque es la clave de nuestra libertad. Si usted anda en el amor que ha sido derramado en su corazón, tendrá gozo cada día. Pero si no anda en ese mandamiento de amor, cualquiera podrá quitarle ese gozo, y Dios lo sabe. Por eso Él nos dio ese mandamiento de amor y perdón, porque el amor produce resultados. Sin amor no habrá ningún gozo, y el gozo del Señor es nuestra fortaleza.

No sienta disgusto por las enseñanzas de Dios. No considere los caminos de Dios como una carga para su vida, sino regocíjese en ellos. Recíbalos con alegría y deje que le guíen por todo el camino a la victoria.

Escritura Devocional para leer : 1 Juan 5:1-5

martes, 14 de mayo de 2013

Motivación espiritual


Motivación espiritual

Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
Filipenses 3:14
La meta del apóstol Pablo era ser semejante a Cristo. Él sabía que recibiría su recompensa cuando llegara el supremo llamamiento de Dios. Al igual que Pablo, no alcanzaremos la meta de la semejanza a Cristo en esta vida, pero la recibiremos en la vida futura: "Aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es" (1 Jn. 3:2).
El supremo llamamiento de Dios es nuestra motivación para correr la carrera. Debemos vivir pensando que se nos puede llamar en cualquier momento a la presencia de Dios, donde recibiremos nuestra recompensa eterna. Éramos pecadores camino del infierno cuando Dios nos escogió en su soberanía para salvación a fin de hacernos eternamente como su propio Hijo. ¡Qué gracia inefable! ¡Qué motivación para alcanzar la meta! 

Dependa de los recursos divinos

Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.
Filipenses 3:15
Lamentablemente, en todas las iglesias hay cristianos contentos con su estado espiritual. En vez de reconocer su necesidad, invierten sus energías justificando el nivel que han alcanzado.
El versículo de hoy esencialmente dice que, si algunos creyentes no comprenden todavía la importancia de buscar el crecimiento, Dios tendrá que revelársela. Pongo todo mi corazón en mis mensajes, pero comprendo que algunos de mis oyentes seguirán sin consagrar su vida. Cuando se llega a ese punto con alguien a quien se está ayudando, hay que pedirle a Dios que se revele a esa persona.
En la búsqueda de Cristo, todos tenemos que depender de los recursos divinos. Habrá momentos en la carrera en los que usted no tenga la debida actitud, y Dios tendrá que revelarle eso a fin de que usted pueda seguir adelante. 

Sea constante

En aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla.
Filipenses 3:16
No se puede ganar una carrera sin un esfuerzo constante porque la semejanza a Cristo es una búsqueda constante. El verbo griego para "sigamos" se refiere a caminar en fila. Pablo estaba diciendo que tenemos que permanecer espiritualmente en la fila para seguir hacia adelante por los mismos principios que nos han llevado hasta aquí.
¿Está yendo hacia adelante? ¿O está detenido en un sitio mirando hacia atrás y defendiéndose? Tal vez necesite renovar su compromiso. Si usted no conoce a Jesucristo, entonces comience a crecer al recibirlo como Señor y Salvador. Si usted lo conoce pero no ha estado creciendo espiritualmente, pídale a Dios que lo perdone y lo ayude a seguir hacia la perfección. ¡Qué todos nos consagremos a la meta de ser tan semejante a Cristo como podamos hasta que lo veamos cara a cara! 

lunes, 13 de mayo de 2013

1 de Pedro. 2.1-5 piedras vivas


B. Casas espirituales (2:5)
 
El pensamiento principal aquí es el de la edificación. Está relacionada con el verso 2 con respecto a crecer para salvación. Esto indica que después de la salvación viene la edificación. Indica también que la salvación no solo incluye la Transformación; (petrificación), sino también el hecho de ser edificados.
Muy pocos cristianos tienen un entendimiento acertando de lo que es la edificación, aun más, muchas ni siquiera han visto el asunto de la Transformación.
Según 2:5 nosotros como Piedras Vivas, estamos siendo edificados como casa espirituales, aunque la leche nutritiva la palabra alimenta nuestra alma, luego de que ella es recibida a través de nuestra mente, finalmente nutre nuestro espíritu. En lugar de hacernos anímicos, nos hace espirituales, idóneos para ser una piedra viva y ser un elemento de la casa espirituales para Dios. La meta que Dios tiene con respecto a los creyentes es obtener una casa edificada con piedras vivas. Él no quiere piedras separadas unas de otras y esparcidas, ni tampoco un montón de piedras, sino piedras que estén edificadas juntas con otras.
 
La casa espiritual que nosotros llegamos a ser como resultado de ser edificados es el edificio de Dios. Finalmente, este edificio llegará a su consumación en la Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:2). La Nueva Jerusalénno habrá barro, pues todo el barro habrá sido transformado en piedra preciosa. Esto significa que la NuevaJerusalén es edificada con piedras preciosas. Nosotros nos estamos convirtiendo en piedras preciosas. con los cuales se edifica la NuevaJerusalén. Esto se lleva a cabo por medio del proceso de petrificación, el proceso de transformación. Esto sucede a medida que nosotros nos acercamos diariamente, incluso a cada hora, al Cristo que es la leche y bebemos de Él. Entonces experimentamos el fluir, la corriente, que nos transforma de barro en piedras útiles para el edificio de Dios. 

domingo, 12 de mayo de 2013

¿Es posible la perfección?


¿Es posible la perfección?

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos.
1 Juan 1:8
La falsa doctrina del perfeccionismo enseña que hay algún momento después de la conversión cuando se erradica la naturaleza pecaminosa del creyente. Pero según el versículo de hoy, y sobre todo en el enfoque del apóstol Pablo al tema de Filipenses 3:12-16, la perfección en esta vida es solo una meta, no una realización. Debemos buscarla, pero nunca la alcanzaremos en la tierra.
Pablo rechazó el perfeccionismo al llamarnos a que busquemos el premio que solo se puede obtener plenamente en el cielo. Confesó que él mismo no había alcanzado la perfección, ¡y escribió a los filipenses casi treinta años después de su conversión! Tal vez fuera el cristiano más consagrado que haya vivido. Si después de treinta años no era perfecto, sin duda ninguno de nosotros puede decir que lo sea.

El máximo esfuerzo

Prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.
Filipenses 3:12
El crecimiento espiritual no es un ejercicio intermitente; debe ocupar todo el tiempo. En realidad, la palabra griega para "prosigo" se empleaba para describir a un corredor de carreras cortas, y se refiere a un enérgico esfuerzo. Pablo estaba corriendo con todas sus fuerzas, distendiendo todos los músculos espirituales a fin de ganar el premio (cp. 1 Co. 9:24-27). También dijo que debemos pelear "la buena batalla de la fe" (1 Ti. 6:12)
Esa perspectiva no estaba limitada a Pablo. El autor de Hebreos escribió: "Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante" (He. 12:1).
Nuestra búsqueda vitalicia es ser semejantes a Cristo. El correr esa carrera exige el máximo esfuerzo en el uso de los medios de gracia Dios nos ha dado.

Concéntrese

Yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hag olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante.
Filipenses 3:13
Un atleta que corre en una carrera debe fijar los ojos en algo que está delante de él. No puede mirarse los pies o caerá de bruces. No puede distraerse con los otros corredores. Tiene que concentrarse en la meta que tiene delante.
La notable concentración de Pablo era el resultado de dos cosas. En primer lugar, optó por olvidar "lo que queda atrás". Eso incluye las cosas buenas y las malas. Quiere decir que no debemos extendernos en las obras y las realizaciones virtuosas más de lo que debemos pensar en los pecados y fracasos pasados. Lamentablemente, muchos cristianos están tan distraídos por el pasado que no hacen ningún progreso actual.
En vez de mirar al pasado, Pablo se concentró en el futuro. Al decir "extendiéndome", describe a un corredor que estira cada uno de sus músculos para alcanzar la meta. Para hacer eso tiene que eliminar las distracciones y concentrarse solo en la meta que tiene por delante. ¿Tiene usted esa concentración en su deseo de ser semejante a Cristo? 

sábado, 11 de mayo de 2013

«te has humillado».


Una de las habilidades que Dios me está ayudando a desarrollar es la de humillarme. Dios le dijo al Rey Josías: «porque te has humillado delante de Jehová, yo también te he escuchado». En consecuencia, él no sería testigo del juicio de Dios contra su pueblo (2 Reyes 22.19-20).
La frase clave es «te has humillado». Cuando creí en Jesucristo, Dios puso en mis manos el derecho a juzgarme a mí mismo. Si fallo en ejercer ese derecho, él lo hará por mí. El juzgarme es simplemente revisar mi relación con Dios. La mayor parte del tiempo esa revisión revelará algo que falta o se requiere. Es en ese momento cuando debo humillarme y reconocer mi falta y pedir el perdón de Dios.
El que se juzga a sí mismo demuestra que el Espíritu Santo de Dios vive con libertad en su corazónSi me juzgo a mí mismo, soy perdonado y no necesito castigo (1 Corintios 11.31-32). Pero si me niego a juzgarme, el Señor debe hacerlo por mí. Esto quiere decir que debe añadir su «disciplina», su vara correctora. Cuando yo era un creyente novato solía decir, «acepta a Cristo y Dios nunca te juzgará». Ahora sé que eso no es cierto. Más bien la realidad es «¡acepta a Cristo y estarás a diario bajo su juicio!». No es el juicio de la ira de Dios sobre mis pecados, sino el juicio del Espíritu de Dios sobre la calidad de mi vida.
El mundo nada conoce acerca de «juzgarse a sí mismo», sólo sabe justificarse. Esta es una diferencia clave entre el discípulo y la persona mundana. Siempre puedo calibrar mi vida espiritual al hacerme una simple pregunta: ¿Me estoy justificando o juzgando a mí mismo? El que se justifica revela que hay algo oculto que está mal; la naturaleza carnal ha tomado nuevamente el control. Pero el que se juzga a sí mismo demuestra que el Espíritu Santo de Dios vive con libertad en su corazón. Es en esa condición que «el mismo Señor de Paz (le dará) siempre paz en toda manera» (2 Tesalonisenses 3.16 rvr).

viernes, 10 de mayo de 2013

Abundante consolación


Abundante consolación

De la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.
2 Corintios 1:5
Cuando sufrimos, Cristo está con nosotros para consolarnos en nuestra angustia. El grado hasta el cual ha experimentado el mismo sufrimiento, y aun más, es la razón de que pueda consolarnos.
La prueba de su carácter es su reacción ante los tiempos más severos de sufrimiento y persecución. Cuando el sufrimiento se vuelve demasiado intenso, lo más fácil es enojarse y culpar a Dios. Cuando la persecución se vuelve demasiado severa, lo más fácil es transigir en la fe. El reaccionar de cualquiera de esas formas hará que usted se pierda la más abundante comunión que puede tener. Es que los momentos más profundos de comunión espiritual con el Cristo vivo son resultado directo del intenso sufrimiento.
El sufrimiento siempre nos lleva a Cristo porque encontramos en Él a nuestro misericordioso Sumo Sacerdote que se compadece "de nuestras debilidades" (He. 4:15) y que "es poderoso para socorrer a los que son tentados" (2:18). Así que considere sus sufrimientos como oportunidades de ser bendecido por Cristo mientras halla consuelo en su comunión. 

Las bendiciones del crecimiento

Para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.
Tito 2:10
Como los cristianos ya tenemos derecho al cielo y alcanzaremos un día la perfección en la presencia de Dios, ¿por qué es necesario el desarrollo espiritual? Hay varias razones.
En primer lugar, glorifica a Dios.
En segundo lugar, prueba la salvación. El cambio externo muestra un cambio interno del corazón.
En tercer lugar, es un buen testimonio. El crecimiento espiritual muestra la verdad de Dios para que otros la vean.
En cuarto lugar, da seguridad. Cuando progresamos espiritualmente, vemos a Dios obrando en nuestra vida, y eso contribuye a nuestra confianza en nuestra salvación (2 P. 1:10).
En quinto lugar, nos libra de tristeza innecesaria. La falta de crecimiento hacia la santidad resulta solo en dolor y tristeza.
En sexto lugar, protege de reproche la causa de Cristo.
Y por último, nos hace útiles para servir en la iglesia.
Así que siga creciendo y sea una bendición para quienes usted conozca. 

¿Es posible la perfección?

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos.
1 Juan 1:8
La falsa doctrina del perfeccionismo enseña que hay algún momento después de la conversión cuando se erradica la naturaleza pecaminosa del creyente. Pero según el versículo de hoy, y sobre todo en el enfoque del apóstol Pablo al tema de Filipenses 3:12-16, la perfección en esta vida es solo una meta, no una realización. Debemos buscarla, pero nunca la alcanzaremos en la tierra.
Pablo rechazó el perfeccionismo al llamarnos a que busquemos el premio que solo se puede obtener plenamente en el cielo. Confesó que él mismo no había alcanzado la perfección, ¡y escribió a los filipenses casi treinta años después de su conversión! Tal vez fuera el cristiano más consagrado que haya vivido. Si después de treinta años no era perfecto, sin duda ninguno de nosotros puede decir que lo sea. 

miércoles, 8 de mayo de 2013

Comunión íntima


Comunión íntima

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen.
Juan 10:27
El apóstol Pablo enseñó a los efesios que una de las funciones de la iglesia es preparar a las personas en el "conocimiento del Hijo de Dios" (4:13). Aquí la palabraconocimiento se refiere al conocimiento pleno, correcto y preciso. Ese es el conocimiento del que Jesús habló en el versículo de hoy. No se refería al simple conocimiento de sus identidades, sino a conocerlos íntimamente, y esa es la manera en la que Él quiere que las personas lo conozcan.
El deseo de Pablo es que todos los creyentes desarrollen ese profundo conocimiento de Cristo al establecer una relación con Él mediante la oración y el fiel estudio de la Palabra de Dios y la obediencia a ella. El crecer en ese mayor conocimiento de Cristo es un proceso de toda la vida que no terminará hasta que veamos al Señor cara a cara. 

La debida justicia

No teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo.
Filipenses 3:9
Conocer a Jesucristo es tener su justicia, su santidad y su virtud imputadas a nosotros, lo que nos hace justos delante de Dios.
En los primeros años de su vida, el apóstol Pablo trató de alcanzar la salvación por el apego estricto a la ley. Pero cuando fue confrontado por la admirable realidad de Cristo, estuvo dispuesto a cambiar toda su justicia propia y moralidad externa, buenas obras y ceremoniales religiosos por la justicia concedida a él mediante la fe en Cristo. Pablo estuvo dispuesto a perder la débil y descolorida vestidura de su reputación si podía ganar el espléndido e incorruptible manto de la justicia de Cristo.
Ese es el mayor de todos los beneficios porque garantiza nuestra posición delante de Dios. Es el don de Dios para el pecador el apropiarse por fe de la obra perfecta de Cristo, que satisface la justicia de Dios. 

El poder de la resurrección

A fin de conocerle, y el poder de su resurrección.
Filipenses 3:10
La resurrección de Jesucristo mostró gráficamente la extensión de su poder. Ese es el poder que el apóstol Pablo quería experimentar porque comprendía que no podía vencer al pecado con sus propias fuerzas.
El poder de la resurrección de Cristo resuelve el pecado en nuestra salvación. Experimentamos el poder de su resurrección en la salvación. Somos sepultados con Cristo en su muerte, y resucitamos con Él para que "andemos en vida nueva" (Ro. 6:4).
Pero para derrotar al pecado cada día, necesitamos que el poder de su resurrección sea nuestro recurso. Necesitamos su fortaleza para servirle fielmente, para vencer la tentación, para triunfar en las pruebas y para dar testimonio con valor. Solo cuando establezcamos nuestra relación con Cristo y recibamos su fortaleza tendremos la victoria sobre el pecado en esta vida. 

martes, 7 de mayo de 2013


dialogo este capitulo es para aquellos que dicen que siempre se oye decir lo mismo pero el mundo sigue 

2 Pedro 3

1. Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento,
2. para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles;
3. sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias,
4. y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.
5. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste,
6. por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua;
7. pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.
8. Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.
9. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
10. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.
11. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir,
12. esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!
13. Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.
14. Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.
15. Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito,
16. casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.
17. Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.
18. Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.   

lunes, 6 de mayo de 2013

Hch 11:1-18


Hch 11:1-18
Vv. 1-18.El estado imperfecto de la naturaleza humana se manifiesta con mucha fuerza, cuando personas santas se molestan aun al oír que se ha recibido la palabra de Dios, porque no se prestó atención a su método. Somos muy dados a desesperar de hacer el bien a los que, al probarlos, muestran que tienen deseos de ser enseñados. Causa de la ruina y daño de la iglesia es excluir de ella, y del beneficio de los medios de gracia, a los que no son como nosotros en todo. Pedro contó todo lo pasado. En todo momento debemos soportar las debilidades de nuestros hermanos y, en lugar de ofendernos o de contestar tibiamente, debemos explicar los motivos y mostrar la naturaleza de nuestros procedimientos.
Ciertamente es correcta la predicación con la que se da el Espíritu Santo. Aunque los hombres son muy celosos de sus propios reglamentos, deben cuidarse de no resistir a Dios; y quienes aman al Señor le glorificarán cuando se aseguren que ha otorgado arrepentimiento para vida a todos sus congéneres pecadores. El arrepentimiento es don de Dios; no sólo lo acepta su libre gracia; su gracia omnipotente obra en nosotros, la gracia quita el corazón de piedra y nos da uno de carne. El sacrificio de Dios es un espíritu quebrantado.

domingo, 5 de mayo de 2013

SEGI A JESUS

                             
 SEGI A JESUS                                                 mi corazón se entristece cuando veo tantos hermano y hena que se apartan de tener comunión con los hermanos ya dejaron de congregarse e entendido que cuando sigo a JESUS DE NASARED no ay quien me aparte de el amor de DIOS que es en CRISTOJESUS SEÑOR nuestro. Yo persona mente pienso que siguen al pastor y através de seguir al pastor siguen a CRISTO. SI el pastor falla como humano fallan ellos y surge la critica y la murmuración dándole lugar al diablo. Pero cuando seguimos a nuestro SEÑOR JESUCRISTO la cosa cambia me someto al pastor a través de CRISTO entonces si el pastor falla yo se que mi SEÑOR JESUS LO SAVE y lo que ago es orar por el porque yo tanbien como humano le fallo a MI SEÑOR y necesito las oraciones de mis hemos y hemas. SIGAMOS A CRISTO Y SOMETAMOSNOS A LAS AUTORIDADES PUESTAS POR DIOS Y OREMOS PORELLoS

sábado, 4 de mayo de 2013

Entendidos En Los Tiempos


Entendidos En Los Tiempos

"EL DON MAS VALIOSO EN LOS TIEMPOS POR VENIR: CONOCIMIENTO Y SABIDURIA
PARA SABER QUE HACER"

En 1 Crónicas 12:32, leemos acerca de "...los hijos de Isacar,...entendidos en los tiempos, y sabios de lo que Israel debía hacer". 

Los guerreros de Isacar en la época de David eran valientes en extremo y entendidos en los tiempos lo cual hacia que ante sus palabras el pueblo tomará decisiones y actuará. 
Hombres como los de Isacar son los que Dios está necesitando en estos tiempos para guiar a la victoria al pueblo de Dios. Hombres y mujeres valientes en extremo y sobre todo entendidos en los tiempos. 

Los escritores judíos dicen que los miembros de esta tribu eran eminentes por sus conocimientos en las ciencias astronómica y física; y el objeto de la mención fue probablemente el de mostrar que las clases inteligentes e instruidas estaban unidas con la militar, y estaban a favor de David.

Isacar era uno de los doce hijos de Jacob que se convirtió en una de las doce tribus de Israel. ¿Cómo entendió esta tribu los tiempos, cómo tuvo la sabiduría de saber qué hacer? 

En Génesis 49:14-15, recibimos la respuesta, cuando Jacob profetizó sobre sus hijos. Acerca de Isacar, pone lo siguiente:
"Isacar, asno huesudo echado entre dos líos; y vio que el descanso era bueno, y que la tierra era deleitosa; y bajó su hombro para llevar, y sirvió en tributo."

Isacar vio que el descanso era bueno y que la tierra era deleitosa, pero se dio al trabajo duro y práctico, incluso convirtiéndose en esclavo. 

El corazón de este siervo permitió que el Señor confiara en los hijos de Isacar con el don más valioso de todos en épocas por venir: conocimiento de las épocas y sabiduría para saber qué hacer en ella.

viernes, 3 de mayo de 2013


Una conciencia limpia

¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?
Hebreos 9:14
Nuestra seguridad en Cristo resulta de "la aspiración de una buena conciencia hacia Dios" (1 P. 3:21). La palabra griega para "aspiración" se refiere a un compromiso, en este caso estando de acuerdo en cumplir ciertas buenas condiciones exigidas por Dios antes de ser puesto en el arca de seguridad (Cristo).
A las personas no regeneradas las condenan su conciencia. Alguien que pide a Dios una buena conciencia está hastiado de su pecado y desea ser liberado de la carga de culpabilidad que lleva. Tiene un temor agobiante del juicio venidero y sabe que solo Dios puede librarlo. Él desea la limpieza que se efectúa mediante la sangre de Cristo (cp. He. 10:22). Así que se arrepiente de su pecado y pide perdón.
Cuando Cristo sufrió en la cruz, el infierno lanzó toda su furia contra Él, y los impíos desahogaron su odio contra Él. Pero a través de ese sufrimiento Él sirvió como arca de seguridad para los redimidos de todas las épocas. Y como triunfalmente dio salvación mediante su sufrimiento, estamos seguros en Él. 

Reinado soberano

Habiendo subido [Cristo] al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.
1 Pedro 3:22
En todo el Antiguo como en el Nuevo Testamento, a la diestra de Dios se presenta como el lugar de preeminencia, poder y autoridad por toda la eternidad. Ese es el lugar adonde fue Jesucristo cuando hubo realizado su obra en la cruz, y allí es donde gobierna hoy.
Romanos 8:34 dice: "Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros". Su posición a la diestra de Dios le da autoridad sobre todas las cosas creadas.
Cristo asumió su posición de supremacía después que "ángeles, autoridades y potestades" se habían sujeto a Él (1 P. 3:22), es decir, cuando Cristo declaró su triunfo a los demonios encarcelados. La cruz y la resurrección fueron los que sometieron a Él a las huestes angelicales. Cuando ascendió al cielo, asumió su debida posición y reina soberano sobre todos. 

Nos lleva en triunfo

A Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.
2 Corintios 2:14
Hay muchas posibilidades que surgen del sufrimiento injusto por el nombre de Cristo. Dios pudiera usar el sufrimiento de usted para guiar a alguien a Cristo. Pudiera usarlo para ayudarlo a triunfar sobre la persecución demoníaca, o pudiera hacer que otros vean la actitud de usted ante la persecución y reaccionen de la misma manera.
Cualquiera que sea el triunfo de su sufrimiento, puede estar seguro de una cosa: Si usted sufre por el nombre de Cristo, Dios lo levantará y exaltará a su presencia misma. Cristo siempre nos hará triunfar aunque suframos injustamente. No menosprecie la potencialidad del sufrimiento injusto por el nombre de Cristo. ¡Así que soporte cualquier sufrimiento que se le presente teniendo en cuenta su triunfo venidero en Cristo!