viernes, 12 de noviembre de 2010

Necesitas Remendar Tus Redes


Necesitas Remendar Tus Redes


Pasaje clave: Mateo 4:21.

Estos hombres a los que Jesús llamo estaban trabajando. Eran pescadores. Su labor consistía en salir al mar a pescar, pero también en tener su equipo en condiciones para ser eficaces. Si sus redes estaban rotas, todos sus esfuerzos podían volverse inútiles, pues los peces no quedarían dentro de la red.

Trabajar mucho tiempo y duramente podría no significar nada si las redes estaban rotas.

Hay momentos en que nosotros trabajamos mucho, pero no vemos resultados acordes al esfuerzo realizado. Es posible que nuestras redes estén rotas y necesiten ser remendadas.

Así como las redes eran el instrumento para sacar los peces, nuestra vida es el instrumento que Dios quiere usar para tener influencia en el mundo. Veamos algunos motivos por los cuales no tenemos todo el fruto que esperamos. La red es tu vida y si esta rota no tendrás influencia.


1. Elementos que Rompen las Redes.

A. La red se rompe por debilidad.

Hay tres factores que nos debilitan

No dar lugar a Dios en lo que hacemos. Mateo 14:15-18. Cuando los discípulos pusieron en las manos de Jesús lo que tenían, todo cambió y se produjo la multiplicación que alimento a la multitud. Nos debilita tener en cuenta a Dios a medias: Es decir, oramos, ayunamos; pero creemos que todo depende de nosotros y de lo que hay en nuestras manos. Cuando nuestros recursos se agotan es entonces cuando no tenemos más alternativa que acudir a Dios. Si esperamos resultados más allá de nuestras fuerzas, tendremos que dar lugar a Dios en lo que hacemos

Temor. Mateo 8:26. En medio de la tempestad se asustaron, pero ¿no estaba Jesús con ellos? Y acaso ¿no está Dios contigo?

Incredulidad. Mateo 17:14-21. Los discípulos fueron reprendidos por Jesús por su incredulidad. La incredulidad impide que Dios se manifieste y priva a mucha gente de recibir milagros. La incredulidad es la causa por la que muchos no prosperan ni tienen fruto. Simplemente no pueden creer que Dios se moverá con milagros. Un líder incrédulo es un problema pues frena a Dios y a todos sus discípulos.

B. La red se rompe cuando la carga es muy pesada.

Esto es por dos causas:

1. Desconocer el poder sobrenatural de Dios. Mateo 14:23-27. Al ver a Jesús venir caminando sobre el agua, los discípulos se asustaron. Desconocían el poder sobrenatural de Dios. Dios espera que contemos con su poder para nuestra vida y para servirle. A los que creen, las señales milagrosas les seguirán.

2. Aislarnos de los demás. Jesús envió a los setenta de dos en dos. Estar solos no es bueno. Participemos de las células, seamos parte del equipo. Lee Eclesiastés 4:9-12.



C. La red se rompe cuando se enreda.

La mente enredada por motivaciones incorrectas. Marcos 10:35-45 Jacobo y Juan pidieron a Jesús un lugar preferencial en el cielo. ¿Qué estaban buscando? ¿Prestigio? ¿Fama? ¿Reconocimiento? ¿Por qué servimos a Dios? Si las motivaciones no son correctas, Dios no nos respaldará. No estamos compitiendo con otros ni buscando demostrar algo. Nuestra motivación es la gloria de Dios y el poder llevar almas a los pies de Jesús, porque ese es el mayor bien que podemos hacerle a alguien.

Llenarnos de ocupaciones. 2º Timoteo 2:4.



D. La red se puede romper cuando es dañada.

Cuatro armas que el diablo usa para “dañar” nuestra red: Depresión. Dudas. Discordias. Desanimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada