miércoles, 14 de septiembre de 2016

Job – Una enseñanza de cómo es la vida real

Job – Una enseñanza de cómo es la vida real. Para entender mejor este estudio, le recomiendo leer en su Biblia, el primer capítulo del libro de Job.     En esta historia de la vida real, se aprecia que Job no abrió puertas legales a Satanás, es decir de ninguna manera es que Job hubiera pecado y con eso hubiera abierto puertas legales a Satanás para atacarlo. Toda la autoridad legal que Satanás tuvo para atacar a Job, nunca procedió de pecados de Job sino que la autoridad legal que Satanás tuvo para atacar a Job, fue dada directamente por Dios.    En la vida real.
En la vida real, un cristiano que vive en santidad no está exento de sufrir problemas, pérdidas materiales, pérdida de salud.

El falso “evangelio de prosperidad” no es bíblico.

Aunque Dios puede bendecir y prosperar materialmente a un cristiano, Dios está más interesado en encontrar si el cristiano:

1.- Se mantiene fiel a Dios, independientemente de las circunstancias por las que pase, aún y cuando se trate de sufrimiento injusto. Aún y cuando Dios mismo haya dado permiso a Satanás para traer aflicción a la vida del cristiano, para asi poner a prueba la fidelidad del cristiano con un caso de la vida real. No solo basta con cantar a Dios, que uno le será fiel

2.- Obedece a Dios,  en todo y a través de todo, aún durante problemas y ataques de Satanás que sean inmerecidos. Amar a Dios y a Jesús implica obedecerlos, pero Dios puede probar al cristiano que canta “te amaré por siempre y hasta el fin” y esos cantos, para ver si en una situación real adversa, incluso con aflicciones, pérdidas y sufrimiento inmerecido, a ver si aún así el cristiano se mantiene obediente a Dios, ó si acaso el cristiano sólo se mantiene amando y obedeciendo a Dios cuando Dios lo bendice y las cosas le van bien.

3.- Somete su voluntad a la de Dios, en medio de cualquier circunstancia, por ilógica que sea.

Estas cualidades difícilmente se pueden probar cuando el cristiano vive en la comodidad y total prosperidad, pero se pueden comprobar cuando el cristiano, como en el caso de Job, atraviesa por sufrimiento no merecido, sufrimiento que no viene a causa de pecado tal cual fue el caso de Job.

Es decir, el cristiano obedece a Dios, y lo alaba el fin de semana, cuando todas las cosas marchan bien, ó también lo hace cuando las cosas no marchan bien ?

En el caso de Job, Dios pudo mediante la fidelidad de Job a Dios aún en medio de la calamidad, dejar evidenciado a Satanás, que un hombre santo que sufrió injustamente, que perdió sus posesiones y salud inmerecidamente, aún así no pecó contra Dios y se mantuvo fiel a Dios durante esa prueba.

La importancia de esto es que no existe justificación para alguien que goze de las mejores condiciones,  desobedezca a Dios y le sea infiel.

Satanás (también conocido como Lucifer) no tuvo justificación en pecar contra Dios, cuando vivía como uno de sus seres más cercanos y vivía en condiciones inmejorables pero aún en esas condiciones óptimas, pecó contra Dios y le fue infiel, en esta historia entonces, Dios demuestra mediante Job, que si es posible mantenerse fiel a Dios incluso en condiciones adversas inmerecidas.

Satanás buscaba que Job, al verse afectado materialmente pecara contra Dios, pues con eso Dios no tendría la evidencia mencionada anteriormente.

Esa evidencia es condenatoria para Satanás.

Esa es la vida real.


Así que es conveniente que el cristiano tenga en mente que tal vez no tenga tantas posesiones materiales como Job, ni llegue a sufrir calamidades de la magnitud de las que sufrió Job, pero es posible que a través de algunas dificultades, Dios pueda poner a prueba  su obediencia, fidelidad y sometimiento a Su voluntad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada