martes, 19 de julio de 2016

Temor reverente

1Pedro 1:17-19

Ya que invocan como Padre al que juzga con imparcialidad las obras de cada uno, vivan con temor reverente mientras sean peregrinos en este mundo. Como bien saben, ustedes fueron rescatados de la vida absurda que heredaron de sus antepasados. El precio de su rescate no se pagó con cosas perecederas, como el oro o la plata, sino con la preciosa sangre de Cristo.

¿Cómo podemos entender el temor reverente al Padre? ¿Cómo es posible que amemos y al mismo tiempo temamos? ¿Es una contradicción? ¿No dice la biblia que Dios es amor? Entonces, cómo nos dice que debemos temer al Padre. No hay ninguna contradicción. Espero este ejemplo pueda ayudar. Imagino que de niño te regañaron por haberte portado mal. Una vez que te “cachaban” tenías miedo del castigo que vendría. ¿Significaba que no amabas a tus padres? No. Simplemente sabías que habías hecho lo que no debías y vendrían consecuencias. Con el Señor es algo similar. No se trata de temerle como si fuera un tirano que está buscando a quién aplastar. El temor es de reverencia. Es un temor que busca no fallarle. Es un temor que nos ayuda a mantenernos fuera de lo que no le agrada. Es el temor que, como niño, te hacía discernir entre lo bueno y lo malo. En lugar de actuar sin pensar, meditabas en el posible resultado de lo que estabas por hacer. Ahora, de qué nos sirve este temor y cómo lo desarrollamos. El versículo 18 nos explica por qué resulta útil. “Ustedes fueron rescatados de la manera vana de vivir que heredaron de sus padres.” Esa vida vana y absurda es la que guía la carne. La vida que se basa en tus deseos, tus pasiones, tus gozos y no piensa en nada más que en ti y en sentirte bien. No incluye al Señor y por lo tanto, el que se sienta en el trono es uno mismo. Esa manera de vivir nos dice la palabra que nos lleva a la destrucción. Por esta razón, el versículo 19 dice que Cristo pagó con su sangre para rescatarnos de esa destrucción. Así podemos entender mejor el concepto de temor reverente al Padre. ¿Cómo fallarle a alguien que ha enviado a su Hijo para pagar por lo que nosotros debemos? ¿Cómo fallarle y darle la espalda a Aquél que nos ama incondicionalmente y quiere lo mejor para nosotros? El temor no es malo. De hecho, es muy bueno cuando se utiliza correctamente. Gracias al temor, los conejos salen corriendo cuando se sienten amenazados. ¿El resultado? Su vida, por consecuencia, ha sido salvada. ¿Lo puedes ver? El temor nos lleva a tomar mejores decisiones. El temor al Padre nos guía por Sus caminos y nos recuerda que hemos sido rescatados.
La biblia nos dice que hay dos formas de vivir. Una es vana y absurda. La otra es plena y abundante. La primera la consigues cuando le das la espalda al Señor y piensas que ahora no es el momento o que estás “bien” así. La segunda llega cuando reconoces que estás vacío y que por más que buscas y buscas, no encuentras, por más que quieres llenar esos huecos en tu corazón, simplemente terminas más vacío que antes. Dios lo sabe. Por esta razón nos advierte de llevar una vida sin Él. No nos lleva a nada bueno. De ahí lo bueno de aprender a temer al Señor.

Oración
Señor: perdóname. He sido soberbio y te he dado la espalda. He buscado e intentado llenar mi vida pero sigo estando vacío. Hoy entiendo que me haces falta y te necesito. Hoy entiendo que sin Ti mi vida es vana y absurda. Te pido que tomes el control de mi vida y que perdones mis pecados para que pueda tener comunión contigo. Dame sabiduría y temor para dirigirme conforme al ejemplo de Cristo. Te lo pido en Su nombre. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada