domingo, 10 de julio de 2016

Dios creó el matrimonio

Dios creó el matrimonio como modelo de las relaciones que Él quiere establecer con su pueblo. El marido
Debe honrar y comprender a la esposa, protegiéndola y reconociendo que ella es coheredera junto a él ante
Dios.
Esposo, sé amable y tierno con tu esposa. Hónrale como a tu mejor amigo. Escúchala y pasa tiempo con
Ella. Quiérela y hazla sentir sumamente importante. Reconoce que de no hacerlo impedirá tu vida de
Oración y obstruirá sus respuestas. El pacto matrimonial es algo muy importante para el Espíritu de Dios,
Quien insta a los creyentes a buscar otro creyente como pareja para así asegurar la santidad del
Matrimonio. El Señor también exige la fidelidad y un trato justo en el seno del matrimonio. Dios repudia
Las actitudes intransigentes y crueles que destruyen este sagrado pacto y dan lugar al divorcio.
Obedece a Dios; contrae matrimonio solamente en el Señor y ante el Señor. Sé amoroso y fiel con tu
Pareja. No consideres el divorcio como una respuesta satisfactoria ante cualquier problema marital.
Confía en Dios para recobrar la esperanza en un matrimonio en el que no parece haber esperanza. Permanece
Siempre dispuesto a aprender de nuevo lo que es el amor, la comprensión y el perdón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada