domingo, 3 de marzo de 2013

Adora al Dios infinito


14 Adora al Dios infinito
Celebra la grandeza del Padre celestial que no tiene límites.
Grande es el Señor nuestro, y de mucho poder;
Y su entendimiento es infinito (Salmo 147:5).
Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;
Y su grandeza es inescrutable (Salmo 145:3).
Truena Dios maravillosamente con su voz;
El hace grandes cosas, que nosotros no entendemos
(Job 37:5).
Tú, que eres finito, reflexiona sobre tu relación con este Dios infinito. ¡Gloríate en él!
15 Abraham e Isaac dan ejemplo de adoración
Hay que admirar la confianza que tuvo Abraham en su Dios, pues no vaciló frente al
extraño mandato divino. Lee Génesis capítulo 22 para el relato completo.
La verdadera adoración puede ser costosa. Detente para considerar lo que significó
para Abraham decir: “Yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos”.
Isaac, aún adolescente, junto con su padre demostró dedicación, sumisión, obediencia y
fe. Tenía un Dios que merecía todo esto. Dios estuvo complacido con su adoración (vv. 16-
18).
¿Pudieras decir “adoraremos” sabiendo que te pudiese costar tanto como a Abraham?
Examina tu vida. ¿Puedes decir, junto con tu familia, “adoraremos?”
16 Adora al Dios bondadoso
Alabad a Jehová, porque él es bueno;
Porque para siempre es su misericordia (Salmo 118:1).
Cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres,
nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia,
por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo (Tito 3:4-5).
Alaba a Dios por esta virtud de bondad.
Agradécele su bondad que ha mostrado en tu vida.
Bondadoso Dios:
Quiero ser ejemplo en compartir tu bondad con alguien que te necesita hoy. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada