domingo, 4 de enero de 2015

Hechos 15:37-41

Hechos 15:37-41


Resulta que Bernabé quería llevar con ellos a Juan Marcos, pero a Pablo no le pareció prudente llevarlo, porque los había abandonado en Panfilia y no había seguido con ellos en el trabajo.  Se produjo entre ellos un conflicto tan serio que acabaron por separarse.  Bernabé se llevó a Marcos y se embarcó rumbo a Chipre, mientras que Pablo escogió a Silas.  Después de que los hermanos los encomendaron a la gracia del Señor, Pablo partió y viajó por Siria y Cilicia, consolidando a las iglesias.



Por un lado, tenemos a Bernabé, excelente hombre en la fe, y por el otro a Pablo, autor de tantas cartas impresas en la biblia.   Gran ejemplo y extraordinario testimonio de los dos.  A pesar de su gran entrega y trabajo al Señor, hoy vemos que entraron en conflicto el uno con el otro.  Discutieron a tal grado que simplemente no pudieron entrar en acuerdo y decidieron que cada quien iría por su lado.  ¿Cómo?  ¿Aquellos personajes tan grandes que la biblia utiliza de ejemplo se pelearon y se separaron?  Sí.  ¿Y la biblia lo registra?  ¿No deben de poner puros ejemplos buenos en la palabra de Dios?  A pesar de que muchas personas piensan que la biblia está llena de buenos deseos y cosas buenas, la verdad es muy distinta.  Abunda de todo tipo de ejemplos y personajes.  Además, no se omite nada de lo que hayan hecho mal o de los conflictos que tuvieron.  Piensa en esto: la biblia no nos ocultó que Moisés había asesinado a una persona.  Tampoco quitan la cantidad de negaciones de Jonás contra la voluntad de Dios.  También sabemos que David codició a Betsabé e incluso prácticamente mandó a matar a su esposo para que él pudiera tomarla.  Estos son nuestros grandes ejemplos de la biblia.  Humanos.  Hombres y mujeres como tú y como yo.  Sin ninguna distinción.  Sin ningún atributo distinto.  Nuestra naturaleza y carne son igualmente pecaminosas.  Por esta razón, no debes dejar que algún error que hayas cometido frene tu crecimiento espiritual.  Pide perdón.  Sé humilde y reconoce tus errores.  Ahora no dejes que eso sea una cadena que no te deje avanzar.  Si en verdad te has arrepentido, el Señor ¡ya te ha perdonado!  Es tiempo de que te perdones a ti mismo.
Lo que Pablo y Bernabé hicieron no es lo ideal.  Pienso en la personalidad de Pablo y me parece que le faltó ser más amoroso y misericordioso, probablemente las grandes características de Bernabé.  Por el contrario, a Bernabé le faltó ser más estricto y duro para poder llegar a un acuerdo con Pablo.  De todas maneras, como comenté al principio: son humanos y cometen errores.  No nos debe sorprender esta situación y mucho menos debemos juzgarlos sino por el contrario, entender que estamos igual de expuestos a cometer el mismo error.  Mientras es normal equivocarnos, debemos mantenernos sencillos y humillados para reconocer y corregir nuestros errores.

Oración
Señor: te pido que pueda aprender a tener un corazón sencillo y una actitud humilde.  Te pido que aprenda a reconocer mis errores y a no entrar en discusiones buscando aplastar a la otra persona.  Ayúdame a vivir en tu paz y amando a mi prójimo.  Te lo pido en el nombre de Jesús.  Amén 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada