miércoles, 31 de agosto de 2016

Aprender a caminar.

Aprender a caminar...

El retrato de Enoc nos muestra un hombre cuyo nombre significa “dedicado”
Los bebe  cuando empiezan a andar suelen  caerse y golpearse hasta que aprenden a caminar  recomiendan que los dejemos hasta que tomen la iniciativa al mantener el equilibrio ya que si tropiezan y caen, aprenden más rápidamente de sus errores. La verdad es que como padre si estas sobre tu bebe las caídas serán muchas menos porque tu como padre caminas junto a tu bebe.
En Génesis 5:21-24 encontramos que el andar de Enoc con Dios era lo que marcó su vida:
“Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén trescientos años, y engendró hijos e hijos. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”
La Biblia no nos da detalles del proceso de aprendizaje que tuvo Enoc para caminar con su Dios, pero sí nos dice que solamente hay una manera posible de haberlo hecho y ésta es: estando junto a Él, cerca de Él, a su lado.
“Jehová Dios de Israel, no hay Dios semejante a ti en el cielo ni en la tierra, que guardas el pacto y la misericordia con tus siervos que caminan delante de ti de todo su corazón” (2º Crónicas 6:4)
“Y estando el rey en pie en su sitio, hizo delante de Jehová pacto de caminar en pos de Jehová y de guardar sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos, con todo su corazón y con toda su alma, poniendo por obra las palabras del pacto que estaban escritas en aquel libro” (2º Crónicas 34:31)
“Enséñame oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad...” (Salmos 86:11)
“Venid, oh casa de Jacob, y caminaremos a la luz de Jehová” (Isaías 2:5)
En cambio... si no andamos cerca del Señor, nuestros pasos, serán muy diferentes...
“Y no oyeron ni inclinaron su oído, antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado y fueron hacia atrás y no hacia delante...” (Jeremías 7:24)
"Los dejé pues, a la dureza de su corazón; caminaron en sus propios consejos” (Salmos 81:12)

Recordemos: Mientras más apegados nos encontremos al que guía nuestros pasos, menores serán las probabilidades de tropezar y caer...

martes, 30 de agosto de 2016

El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado

EL EVANGELIO.      :
El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado;
Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; ARREPENTÍOS, Y CREED EN EL EVANGELIO. ( Mr 1:14-15 )
Qué bueno es Dios que no nos quiere ver confundidos, sino que a través de su palabra
Nos dice claramente cuál es el evangelio del reino de Dios, predicado públicamente por el mismo Señor Jesucristo.
Y que importante es para nosotros el ser responsables con Dios, y dar la importancia debida a sus palabras, para no andar en tinieblas, para no estar confundidos, para no ser engañados.
Vemos en éste pasaje como Jesús dice, el tiempo se ha cumplido... ¿cuál tiempo? ¿A qué se está refiriendo el Señor aquí?.
Pues bien, siempre es importante considerar el contexto del pasaje, pues está hablando del reino de Dios, del reino eterno de Dios, del reino que permanecerá para siempre
Y hay suficiente razón para pensar que se está refiriendo al cumplimiento de la profecía de Daniel...
Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos éstos reinos, pero él permanecerá para siempre. (Dan 2:44 )
El Señor Jesús quería dejar muy claro la realidad de la cercanía del reino de Dios, el tiempo se ha cumplido. Si nosotros queremos hacer una aplicación práctica en nuestros días hablando a los verdaderos cristianos, esto debe saber la gente que anda en sus propios caminos sin considerar a Dios, que el reino de Dios está cerca, por lo tanto ya no pueden vivir más de la misma manera, pues en el reino de Dios, se vive absolutamente para Dios, ya no como nosotros pensamos, como nos parece, o creemos, sino como Dios nos manda y nos enseña a través de su palabra.

En otras palabras decirle a la gente, deseas entrar en el reino de los cielos, ARREPIENTETE Y CREE EN EL EVANGELIO.
Si arrepiéntete, ese es el primer mensaje que predicó el Señor Jesús, y todos los verdaderos hombres de Dios en la escritura y a lo largo de la Historia de la iglesia.
Debemos entender que el arrepentimiento es un mensaje de Dios que debe ser predicado como el Señor nos lo manda en la escritura.

Es un mensaje fuerte ¡CLARO QUE SI! Pero no en el sentido de ser groseros, o de ofender a la gente( aunque hay personas que se ofenden por el mensaje )sino que el ARREPENTIMIENTO es un mensaje que confronta a la gente con la realidad de su vida delante de Dios, ¿ cómo está su vida delante de Dios?. No es lo mismo decirle a una persona siempre. DIOS TE AMA, DIOS AMA A LOS PECADORES, DIOS ES AMOR, MIRA LA MISERICORDIA DE DIOS, DIOS NOS ENTIENDE QUE ESTAMOS EN LA CARNE, QUE ESTAMOS EN EL MUNDO, EL SABE NUESTRAS DEBILIDADES, DIOS SIEMPRE NOS VA APERDONAR ETC ETC.

A decirle que sus pecados lastiman el corazón de Dios, que Dios aborrece el pecado, decirle cuanto lastima a los que les rodean con sus pecados, sus enojos, sus rencores, sus mentiras, sus adulterios, sus borracheras, que NO VAN A ENTRAR AL REINO DE DIOS si no se arrepienten.
¡Esto no le gusta escuchar a la gente!
Pero los verdaderos hombres de Dios saben que Jesús el Señor mando predicar esto y le guste o no le guste a las personas, lo van a predicar, pase lo que pase, y cueste lo que cueste.
Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. ( Mt 10:28 )
Que Dios nos ayude a no rebajar su mensaje.
Hombres de Dios en acción, predicando arrepentimiento.
Juan el Bautista ( Mt 3:2 )
Y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

Pedro el apóstol ( Hech 2:38 y Hech 8:22 )
Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo...

Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón...

Pablo el apóstol ( Hech 20:21 y hech 17:30 )
Testificando a judíos y gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta IGNORANCIA, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan.

Los doce apóstoles ( Mr 6:12 )
Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen.

Los doce después de la resurrección del Señor Jesús ( Luc 24:47 )
Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.

Pienso que para los verdaderos cristianos, hombres y mujeres, es suficiente ver en la escritura como el Señor Jesucristo lo predicó, lo enseño y mando que se predicara, para hacerlo ellos mismos en obediencia al Señor, pero me permití mostrar como los hombres de Dios también lo predicaron.

Y por cierto los verdaderos hombres de Dios a través de la historia de la iglesia también lo hicieron, hombres como Juan Wesley, Moody, Charles Finney, Charles spurgeon, etc

lunes, 29 de agosto de 2016

La desobediencia de Saúl

La desobediencia de Saúl

TEXTO BÍBLICO: 1 SAMUEL 15 :10-15

TEMA: “LA DESOBEDIENCIA DE SAÚL”

INTRODUCCIÓN:
Dios juzga con severidad, aún a sus escogidos, cuando ellos se oponen a su autoridad. Sucede así por que Dios es un Dios de rectitud y de justicia tanto como un Dios de amor. Aunque Saúl fue escogido para que fuera el primer rey del Israel unido, terminó en forma desventurada y perdió el trono por desobedecer a Dios. A través del fracaso del rey Saúl aprenderemos qué quiere Dios en realidad con nosotros.

I. SAÚL ES RECHAZADO POR DIOS

A) Saúl es comisionado para destruir por completo a Amalec. (1 Samuel 15 :3)
B) Fue y Dios le dio éxito en la batalla. (1 Samuel 15 :7)
C) Hizo la voluntad de Dios a medias. (l Samuel . 15 : 8-9)
D) Dios le declara que no hay sacrificio ni ofrenda capaz de sustituir la sencilla obediencia a Dios. (1 Samuel 15: 22)
E) Lastimosamente, Saúl se preocupo mas por su reputación frente a Israel antes que volverse a Dios y arrepentirse sinceramente ante él.

II. ¿QUE QUIERE DE NOSOTROS NUESTRO PADRE CELESTIAL?

A) Si comparamos la vida de Saúl y de David podremos descubrir lo que Dios quiere de nosotros.

1. Ambos fueron reyes escogidos por Dios y ambos cometieron muchos pecados
2. Por extraño que parezca Dios desechó a Saúl pero perdonó y restauró a David. ¿Cuál fue la razón?
3. David se quebrantó por completo y se entristeció por su pecado, lo reconoció con humildad y se arrepintió de inmediato cuando le fue señalado por el profeta.
4. Saúl actuó obstinadamente, trató de justificar y racionalizar lo que había hecho, sin un verdadero arrepentimiento.

B) Dios quiere de nosotros obediencia, Arrepentimiento, Quebranto y Renunciamiento.

CONCLUSIÓN:
¿Cómo alcanzar la bondad de Dios en nuestras vidas ? solo a través de la senda del arrepentimiento. Jesús lo dijo. (Marcos. 1 :15)

domingo, 28 de agosto de 2016

Toma tu cruz y sígame

Pregunta: "¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo:"
Toma tu cruz y sígame "(Mateo 16:24; Marcos 8:34; Lucas 9:23)?"

Respuesta: Vamos a empezar con lo que Jesús no quería decir. Muchas personas interpretan "cruz", como parte de la carga que deben llevar en sus vidas: una relación tensa, un trabajo ingrato, una enfermedad física. Con orgullo autocompasivos, dicen, "Esa es mi cruz que tengo que llevar." Tal interpretación no es lo que Jesús quiso decir cuando dijo: "Toma tu cruz y sígame."

Cuando Jesús llevó su cruz hasta el Gólgota para ser crucificado, nadie pensaba en la cruz como un símbolo de una carga a transportar. Para una persona en el primer siglo, la cruz significaba una cosa y sólo una cosa: la muerte por la más dolorosa y humillante significa que los seres humanos podrían desarrollar.

Dos mil años más tarde, los cristianos ven la cruz como un símbolo preciado de la expiación, el perdón, la gracia y el amor. Pero en tiempos de Jesús, la cruz representa nada más que muerte tortuosa. Debido a que los romanos obligaron criminales convictos para llevar sus propias cruces al lugar de la crucifixión, con una cruz significaba llevar su propio dispositivo de ejecución mientras se enfrenta a la burla a lo largo del camino a la muerte.

Por lo tanto, " Toma tu cruz, y sígame " significa estar dispuesto a morir para seguir a Jesús. Esto se llama "morir a sí mismo." Es una llamada a la entrega absoluta. Después de que cada vez que Jesús mandó a llevar la cruz, Él dijo: "Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por mí, la salvará. Lo bueno es que para que un hombre ganar el mundo entero, si se pierde o destruye a sí mismo "(? Lucas 9: 24-25 ). A pesar de que la llamada es difícil, la recompensa es inigualable.

Dondequiera que Jesús iba, Él atrajo a una multitud. A pesar de estas multitudes lo siguieron a menudo como el Mesías, su visión de que el Mesías era en realidad y lo que haría-se distorsiona. Pensaron que el Cristo había de marcar el comienzo del reino restaurado. Se creía que iba a liberarlos del gobierno opresivo de sus ocupantes romanos. Incluso el propio círculo íntimo de Cristo de ellos pensaron que el reino fue muy pronto ( Lucas 19:11 ). Cuando Jesús comenzó a enseñar que Él iba a morir a manos de los líderes judíos y sus amos gentiles ( Lucas 9:22 ), Su popularidad se hundió. Muchos de los seguidores de asombro lo rechazaron. . En verdad, no fueron capaces de dar muerte a sus propias ideas, planes y deseos, e intercambiarlas por su

seguimiento de Jesús es fácil cuando la vida se ejecuta sin problemas; nuestro verdadero compromiso con él se pone de manifiesto durante los ensayos. Jesús nos aseguró que las pruebas vendrán a sus seguidores ( Juan 16:33 ). Discipulado exige sacrificio, y Jesús nunca ocultó ese costo.

En Lucas 9: 57-62 , tres personas parecían dispuestos a seguir a Jesús. Cuando Jesús les preguntó además, su compromiso era a medias en el mejor. No pudieron contar el costo de seguirlo. Ninguno estaba dispuesto a tomar su cruz y crucificar en ella sus propios intereses.

Por lo tanto, Jesús se apareció a disuadirlos. Qué diferente de la típica presentación Evangelio! ¿Cuántas personas responder a un llamado al altar que fue, "Ven a seguir a Jesús, y que se puede enfrentar la pérdida de amigos, la familia, la reputación, la carrera, y posiblemente incluso su vida"? El número de falsos convertidos probable disminuiría! Tal llamada es lo que Jesús quiso decir cuando dijo: "Toma tu cruz y sígame."

Si uno se pregunta si usted está listo para tomar su cruz, considere las siguientes preguntas:
• ¿Está dispuesto a seguir a Jesús si eso significa perder algo de sus amigos más cercanos?
• ¿Está dispuesto a seguir a Jesús si esto significa alienación de su familia?
• ¿Está dispuesto a seguir a Jesús si esto significa la pérdida de su reputación?
• ¿Está dispuesto a seguir a Jesús si eso significa perder su trabajo?
• ¿Está dispuesto a seguir a Jesús si eso significa perder la vida?

En algunos lugares del mundo, estas consecuencias son la realidad. Pero Tenga en cuenta las preguntas están formuladas, "¿Estás dispuesto?" Seguir a Jesús no significa necesariamente que todas estas cosas te va a pasar, pero está usted dispuesto a tomar su cruz? Si llega un punto en su vida donde usted se enfrenta a una elección-Jesús o las comodidades de esta vida, que va a elegir?

Compromiso con Cristo significa tomar la cruz cada día, renunciar a sus esperanzas, sueños, posesiones, incluso su propia vida si es necesario por la causa de Cristo. Sólo si voluntariamente tome su cruz puede ser llamados Su discípulo ( Lucas 14:27 ). La recompensa vale la pena el precio. Jesús siguió su llamado de muerte a sí mismo ( "Toma tu cruz y sígueme") con el regalo de la vida en Cristo: "Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí, la hallará" ( Mateo 16: 25-26 ). 

sábado, 27 de agosto de 2016

Razones Para Estudiar la Biblia en tu Juventud

Razones Para Estudiar la Biblia en tu Juventud



“Creo que la Biblia es el mejor don que Dios jamás haya dado a los hombres”
— Abraham Lincoln.

“La razón de que salgamos tan fríos de la lectura de la palabra es porque no nos calentamos en el fuego de la meditación”


Razones para estudiar la Biblia

La Biblia ha cambiado mi vida para siempre. En sus páginas he conocido el propósito por el cual estoy aquí y he recibido alimento para mi alma.

Hay muchos jóvenes que dicen ser cristianos y que leen la Biblia de vez en cuando, pero parece que la mayoría del tiempo viven como si no la leyesen. Pienso que eso se debe a que no se han adentrado en la Palabra de Dios.



Leer superficialmente la Biblia tal vez dé fe, pero es peor que comer pizza sin saborearla:

No la disfrutarás a fondo.
No te impulsará a decir “guao, ¡qué asombroso es Dios!”.
No podemos adorar lo que no conocemos ni disfrutamos. Y nacimos para conocer a Dios, tener gozo en Él y adorarlo en respuesta.

Es por eso que  compartiré de forma resumida cinco razones para que estudiemos la Biblia mientras somos jóvenes. Lo haré citando fragmentos de la Biblia y a personas que la han leído.         1. La Biblia transformará tu vida.

“Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”
(2 Timoteo 3:16-17)

Es mediante Su Palabra que Dios hace nacer de nuevo a las personas y nos imparte vida espiritual: Una vida que consiste en conocer a Dios todos los días y ser abrumados por Él (Santiago 1:18, 1 Pedro 1:23, Juan 17:3).

Jesús habló que no solo de pan vivimos, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios (Mateo 4:4). La Palabra de Dios es alimento para nuestra alma. Estudia la Biblia y estarás satisfecho y lleno de gozo creciente en Dios (Salmos 119). Eso es estar realmente vivo.

“Si queremos conocer la gloria de Dios, si queremos experimentar la belleza de Dios, y si queremos que nos use la mano de Dios, debemos vivir según la Palabra de Dios”


“El propósito de la Palabra de Dios es transformarnos, no solo informarnos”


Además, la Biblia también nos enseña a relacionarnos con el prójimo. Lee esto:

“De todos los libros del mundo, la Biblia es el que más contribuye a hacer a los hombres buenos, sabios y felices (…) Estoy hablando como hombre del mundo a hombres del mundo; y les digo: ¡Escudriñen las Escrituras! La Biblia, más que todo otro libro, debe leerse en toda era”


“Siempre he dicho y diré que el estudio de la Biblia hará mejores ciudadanos, mejores padres y mejores esposos”   2. La Biblia encenderá tu mente.

“Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino”
(Salmos 119:105)

Adentrándote en ella tendrás un conocimiento de Dios que te maravillará y te hará amarlo, cada día más, como naciste para hacerlo con toda tu alma y toda tu mente. La fe y la verdadera razón van de la mano.

“He aprendido que todo es más claro cuando la Biblia ilumina tu mundo”
Además, la Biblia te hará ver todas las cosas a tu alrededor como en realidad son. He aprendido que todo es más claro cuando la Biblia ilumina tu mundo.

“Nada agrandará más el intelecto, nada magnificará tanto el alma del hombre, como una investigación devota, seria y continua del gran tema de la Deidad. El estudio más excelente para engrandecer el alma, es la ciencia de Cristo, de Él crucificado y del conocimiento de Dios en la gloriosa Trinidad”        3. La Biblia es un libro para hoy y para siempre.

En mi post “¿Qué diferencia a la Biblia de todos los otros libros?” hablo que ningún libro es atemporal como la Biblia, ya que ningún libro ha sobrevivido tanto y se ha mantenido tan vigente como ella.



“Muchos hombres creen que la Biblia es un libro atrasado que ya pasó a la historia. Dicen que estaba bien para los tiempos remotos, y que contiene algunas páginas históricas de interés, pero que no sirve para hoy; que vivimos en el siglo de las luces, y hemos adelantado tanto que los hombres pueden andar perfectamente bien sin la Biblia. Lo mismo sería decir que el sol, que ha brillado tanto tiempo, es ya tan viejo que es una cosa atrasada; o que cuando un hombre construye una casa, ya no debe ponerle ventanas desde que hemos descubierto la luz eléctrica. Yo les aconsejo a quienes piensan que la Biblia es demasiado vieja y que está fuera de moda, que no pongan ventanas en sus casas, sino que alumbren a éstas con luz eléctrica, ya que lo que buscan es lo novedoso”   El libro de Proverbios está más al día que el periódico de esta mañana.      4. La Biblia moldeará el resto de tu vida y te ayudará a conocerte de verdad.

Una ventaja de empezar a adentrarte en la Biblia desde la juventud, es que el hábito de leerla crecerá contigo, la Palabra de Dios te santificará (Juan 17:17), tendrás sabiduría para afrontar muchas situaciones en la vida y, lo más importante, crecerás conociendo a Dios.

“La Biblia te mantendrá alejado del pecado o el pecado te mantendrá alejado de la Biblia.”


Y es que algo asombroso que hace la Biblia, es que nos revela quienes somos en realidad.

“Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”
(Hebreos 4:12-13)

 Sin conocimiento de nosotros mismos, no puede haber conocimiento de Dios. Eso es cierto. Cuanto más nos conocemos y más realistas somos ante nuestras intenciones, pensamientos y acciones, más entenderemos la misericordia de Dios, Su santidad, y más.

“He leído muchos libros, pero éste me lee a mí”       5. Leyendo la Biblia conocerás a Dios.

 “Escudriñad las escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”
— Jesús (Juan 5:39)

Esta es la razón MÁS importante de todas. Nada es más emocionante que conocer a Dios. Todo lo demás es simplemente aburrido. Solo Dios puede llenar nuestras vidas.

“No hay gozo que se compare con recibir la palabra de Dios en nuestras vidas”


“Cuando oramos hablamos con Dios, pero cuando leemos (Su Palabra) es Dios quien habla con nosotros.”


“Edificar una teología sobre la experiencia es edificar sobre la arena, pero edificar una teología sobre la Palabra inspirada y revelada es edificar sobre la roca”


“¿Deseas que Dios te hable mucho, mucho, mucho? Abre tu Biblia y léela mucho, mucho, mucho”


Termino con esta frase

“La Biblia es una ventana en esta prisión del mundo, a través de la cual podemos mirar la eternidad”


¿Te animas a adentrarte más en la Biblia aprovechando que eres joven? Espero que sí. :)

viernes, 26 de agosto de 2016

¿Por qué necesitamos estar reconciliados con Dios?"

Pregunta: "¿Qué es la reconciliación cristiana?
¿Por qué necesitamos estar reconciliados con Dios?"

Respuesta: Imagina dos amigos que tienen una pelea o discusión. La buena relación que una vez disfrutaron está tirante al punto de romperse. Ellos dejan de hablarse; la comunicación se considera demasiado incómoda. Los amigos gradualmente se convierten en extraños. Tal distanciamiento sólo puede ser revertido por la reconciliación. Ser reconciliado es ser restaurado a la amistad o armonía. Cuando dos viejos amigos resuelven sus diferencias y restauran su relación, ha ocurrido la reconciliación. 2 Corintios 5:18-19 declara, “Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.”

La Biblia dice que Cristo nos reconcilió con Dios (Romanos 5:10; 2 Corintios 5:18; Colosenses 1:20-21). El hecho de necesitar la reconciliación, significa que nuestra relación con Dios estaba rota. Puesto que Dios es santo, nosotros somos los culpables. Nuestro pecado nos alejó de Él. Romanos 5:10 dice que éramos enemigos de Dios: “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de Su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por Su vida.”

Cuando Cristo murió en la cruz, Él satisfizo el juicio de Dios e hizo posible que los enemigos de Dios encontraran la paz con Él. Nuestra “reconciliación” con Dios, entonces, comprende el ejercicio de Su gracia y el perdón de nuestro pecado. El resultado del sacrificio de Jesús es que nuestra relación ha cambiado de enemistad a amistad. “Ya no os llamaré siervos... pero os he llamado amigos.” (Juan 15:15) ¡La reconciliación cristiana es una gloriosa verdad! Éramos enemigos de Dios, pero ahora somos Sus amigos. Estábamos en un estado de condenación por nuestros pecados, pero ahora somos perdonados. Estábamos en guerra con Dios, pero ahora tenemos la paz que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:7). “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).

jueves, 25 de agosto de 2016

Aprendiendo de Ester

Aprendiendo de Ester
“…SI PEREZCO, QUE PEREZCA” (Ester 4:16b)
Ester nació como una esclava en la cautividad. A causa de su belleza, un rey pagano la tomó como su esposa. ¡Hablando de sentirte fuera de lugar! Pero ningún sitio lo es cuando estás en el lugar de Dios. Cuando Amán conspiró para tener a todos los judíos exterminados (lee Ester 3), Ester fue asignada de antemano por el Señor para salvarlos. Ella descubrió el propósito de su vida cuando su tío Mardoqueo dijo: “¿…quién sabe si para esta hora has llegado al reino?” (4:14b). ¿Y cuál era su respuesta? Escucha: “…entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca”. Así que, ¿qué es lo que podemos aprender de Ester?
(1) A veces no entenderás el “cronometro” de Dios o su plan para tu vida.
Pero simplemente porque no comprendes el plan del Señor ahora mismo, eso no significa que Él no se preocupe, o no lo tenga. Búscalo. Él te lo revelará paso a paso.
La Reina Ester
(2) Cuando descubres el plan de Dios para tu vida, te sientes fortalecido.
Bien seas una “esclava” o una “reina”, cuando sabes que el Señor te ha llamado, esto te permite vencer cada obstáculo en el momento que se presenta.
(3) Es más fácil arriesgarte cuando sabes que Dios está en control.
Cuando Ester dijo: “…si perezco, que perezca”, no estaba siendo una fatalista; sencillamente se estaba poniendo en las manos del Señor, sabiendo que hasta la misma muerte puede ser afrontada con seguridad cuando confías en Dios. Sabes, el Señor no sólo tiene un lugar para ti aquí en la Tierra, también tiene uno preparado en el Cielo. Y por lo tanto, no puedes perder, ¿verdad? El plan de Dios no ay demonio que lo pueda eliminar porque del Pueblo judío tenia que venir El Mesías llamado Cristo para reconciliar a la Humanidad con su Creador que es Dios. A través del Sacrificio y la resurrección de Cristo. Solo tienes que creerlo de corazón y confesar con tu boca. Romanos 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Romanos 10:10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

martes, 23 de agosto de 2016

MARDOQUEO

 MARDOQUEO
Después del último levantamiento de Jerusalén en contra de Nabucodonosor, la familia de Mardoqueo fue deportada a Babilonia. El probablemente nació en Susa, (ciudad que se convirtió en una de las capitales de Persia después que Ciro conquistara Babilonia) y heredó una posición oficial entre los judíos cautivos que lo mantuvo cerca del palacio aun después de que los babilonios habían sido derrocados. En un momento, cuando escuchó los planes para asesinar al rey Asuero, reportó el complot y salvó la vida del rey.
La vida de Mardoqueo estuvo llena de desafíos que él convirtió en oportunidades. Cuando murieron sus tíos, adoptó a Ester, la hija de ellos y por lo tanto su prima, probablemente porque sus propios padres habían muerto y se sentía responsable por ella. Más tarde, cuando fue llevada al harem de Asuero y elegida para ser reina, Mardoqueo continuó aconsejándola. Muy poco tiempo después de esto, se vio en un conflicto con Amán, el recién designado jefe de gobierno de Asuero. Aunque deseaba servir al rey, Mardoqueo se negó a adorar al representante del rey. Amán estaba furioso con Mardoqueo. Así que planeó hacer matar a Mardoqueo y a todos los judíos. Su plan se convirtió en una ley para los medos y los persas, y parecía que los judíos habían sido sentenciados.
Sin embargo, Mardoqueo, deseaba servir a Dios donde estuviera. Habló con Ester y le dijo que quizá la razón por la que Dios le había permitido ser reina era para que salvara a su pueblo de esta amenaza. Pero Dios también lo había puesto a él, años antes, en el lugar correcto. Dios reveló al rey, por medio de la lectura de documentos históricos, que Mardoqueo había salvado su vida en una ocasión y el rey se percató de que nunca se lo había agradecido. Entonces, Mardoqueo fue honrado por el rey y esto arruinó el plan de Amán de colgarlo en una horca. Dios había planeado un contraataque efectivo contra el cual el plan de Amán no pudo mantenerse en pie.
Más tarde, Mardoqueo instituyó la fiesta judía de Purim. Tuvo una larga carrera de servicio al rey en favor de los judíos. En la vida de Mardoqueo, Dios mezcló carácter y circunstancias para lograr grandes cosas. El no ha cambiado la forma en que trabaja. Dios está utilizando las situaciones a las que se enfrenta cada día para tejer un patrón de santidad en su carácter. Haga una pausa y pida a Dios que lo ayude a responder adecuadamente a las situaciones en las que usted se encuentra en el día de hoy.

lunes, 22 de agosto de 2016

La desobediencia a DIOS

La desobediencia a DIOS trae concecuencias  Jonas. 2:1-10
 Esta es una oración de agradecimiento, no una petición de liberación. Jonás simplemente estaba agradecido de no haberse ahogado. Fue librado de una forma espectacular y lo sobrecogía pensar que había escapado de la muerte. Aun dentro del pez, Dios escuchó la oración de Jonás. Podemos orar en cualquier parte y a cualquier hora, que Dios nos oirá. Nuestro pecado nunca es demasiado grande, ni nuestra dificultad demasiado inmensa, para Dios.

 Jonás dijo: "Cuando mi alma desfallecía en mí, me acordé de Jehová" (2.7). A menudo hacemos lo mismo. Cuando todo nos va bien, tendemos a olvidarnos de Dios; pero cuando no hay esperanza, clamamos a El. Este tipo de relación con Dios conduce a una vida espiritual no muy firme, con altas y bajas. Un compromiso con Dios firme y diario promueve una sólida relación con El. Busque a Dios en las buenas y en las malas, y tendrá una vida espiritual mas vigorosa.

 Jonás habla de su experiencia en el vientre del pez como si hubiera estado muerto ya.

 Nos engañamos cuando vamos en pos de cualquier cosa que toma el lugar de Dios, lo cual es vanidad porque resulta siempre en vaciedad y equivale a renunciar a la misericordia de Dios. Que nada tome jamás el lugar que Dios debe ocupar en nuestra vida.

 Obviamente Jonás no estaba en posición de regatear con Dios. Por eso más bien le dio las gracias por salvarle la vida. Nuestros problemas deben llevarnos a asirnos de Dios, no a regatear con El para que nos saque del dolor. Podemos alabar y dar gracias a Dios por lo que ya ha hecho por nosotros, y por su amor y misericordia.

 Fue necesario un milagro de liberación para que Jonás hiciera lo que Dios le había mandado. Como profeta, Jonás estaba obligado a obedecer la voz de Dios, pero había tratado de eludir sus responsabilidades. Esta vez prometió cumplir sus votos. La historia de Jonás comienza con una tragedia, pero peor tragedia hubiera sido si Dios lo deja seguir huyendo. Cuando sepa que Dios quiere que usted haga algo, no huya. Quizás Dios no lo detenga como lo hizo con Jonás.

domingo, 21 de agosto de 2016

Dar verdaderos frutos

Dar verdaderos frutos
Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento.
Lucas 3:8
Su carácter esencial, sus motivos, sus convicciones, sus lealtades y sus ambiciones, se mostrarán con el tiempo en lo que dice y en lo que hace. Las buenas obras no salvan, pero todo creyente es salvado para buenas obras. "Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas" (Ef. 2:10; vea también Gá. 5:22-23; Col. 1:10).
Para el creyente, el llevar fruto ocurre con la ayuda de Cristo. El apóstol Pablo se refiere a que seamos "llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo" (Fil. 1:11). Por otra parte, los incrédulos (entre ellos los que dicen ser cristianos y no lo son) con el tiempo mostrarán los malos frutos que inevitablemente produce su vida no regenerada.
Si usted está dando frutos, estará creciendo en todas las esferas que enumera Pedro fe, virtud, conocimiento, dominio propio, paciencia, piedad, afecto fraternal y amor (vea 2 P. 1:5-9). Rechace los falsos credos
Vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina... Pero tú sé sobrio en todo.
2 Timoteo 4:3, 5
El profeta Isaías dio este buen consejo respecto a reconocer la falsa doctrina: "¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido" (Is. 8:20). Las doctrinas heréticas y los falsos credos no pueden resistirse al escrutinio de la luz divina de la Biblia.
Los falsos credos nunca enseñan la necesidad de entrar por la puerta estrecha de Cristo o andar por su camino angosto. A primera vista su contenido pudiera parecer ortodoxo y exigir verdadera fe, pero al final su mensaje radicará en el fundamento de las obras humanas y enseñara la salvación por el esfuerzo humano. Tales credos no mostrarán la profundidad o el peligro del pecado y de la depravación humana, y como consecuencia no presentarán la necesidad del arrepentimiento, del perdón y de la sumisión al Señor.
El mensaje de todos los falsos credos es un mensaje de deficiencias, y la mayor de todas es la omisión de la verdad del evangelio que salva.

sábado, 20 de agosto de 2016

ANSIEDAD - LA PLAGA MODERNA

ANSIEDAD - LA PLAGA MODERNA
"La edad de la razón" caracterizó una época anterior a la presente. Hoy vivimos en la "edad de la ansiedad". Un temor incierto, a menudo sin causa alguna, que resulta de la frustración, es lo que produce la ansiedad. La Biblia nos previene contra tales problemas mentales y nos brinda el mejor remedio para este mal común.
Jesús nos tranquiliza en Juan 14.1: "No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí". También en Mateo 6.25 dice: "Por tanto os digo: no os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?" La ansiedad duda de la palabra de Dios y puede guiar al pecado.
"Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús"(Filipenses 4.4-7). Pablo detalla aquí el remedio para esta ansiedad moderna. Estudiemos este pasaje para librar nuestras vidas de este mal.
Debemos siempre alegramos en el Señor, pues el verdadero gozo perdura en Jesucristo, no en nosotros mismos. El verdadero gozo permanece para siempre, no solamente hoy o mañana. J. P. Roland describió la felicidad como "algo de lo que todos hablan, pero muy pocos conocen". El apóstol Pablo aprendió a regocijarse siempre. "No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación" (Filipenses 4.11). Quizá fallamos en regocijarnos siempre, porque no buscamos la felicidad en Jesús y también porque no esperamos ser felices. Regocijarse es parte del remedio para curar la ansiedad.
Debemos dejar que nuestra gentileza sea evidente hacia cada uno de nuestros semejantes. W. E. Vine define gentileza con características de ser "decente, moderada, propia y por lo tanto adecuada; paciencia demostrada, clemencia; que expresa esa consideración que contempla humana y razonablemente los hechos de un caso". Cierto escritor describió a los cristianos como "los caballeros de Dios". Cuando fallamos en ser justos y rectos o no actuamos con moderación, sufrimos las consecuencias de la ansiedad. La gentileza es parte del remedio de Dios para la ansiedad.
Debemos orar por todo. Pablo dijo a la iglesia en Tesalónica: "Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús" (1 Tesalonicenses 5.16-18). Oremos y roguemos con acción de gracias para que nuestras peticiones sean conocidas delante de Dios, y que las súplicas incluyan nuestras necesidades - las cosas de las que carecemos. La oración quiere decir: hablar con Dios, platicar con Él. La palabra "súplica" denota las cosas que pedimos o requerimos. Pablo nos recomienda que hablemos con Dios y pidamos con acción de gracias, todo lo que concierna a nuestras necesidades.
"Oren como si todo dependiera de Dios", escribió cierto autor, "y trabajen como si todo dependiera del hombre". El salmista dijo: "Guárdame, oh Dios, porque en ti he confiado" (Salmos 16.1). La oración es parte del remedio para curar la ansiedad.
Familiares, vecinos y personas a nuestro alrededor sufren de ansiedad. Las personas ansiosas están enfermas, tanto del cuerpo como espiritualmente. El tratamiento de Dios llena la necesidad de curarlas. La paz que da la tranquilidad interior así como la calma externa, satisface a los hijos de Dios que siempre se regocijan en Él. Es por eso que todo cristiano necesita demostrar gentileza a todos los hombres y orar a Dios con acción de gracias.

viernes, 19 de agosto de 2016

Dios te AMA DIOS ES AMOR

Dios te AMA DIOS ES AMOR
Él nos amó, nos ama y nos amará. Gracias a Él es que podemos llamarnos hijos de Dios, “Dios eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo,” {EF 1,5;} Jesús se ofreció como sacrificio eterno al padre, y ofreció su sangre por nuestros pecados; ya el enemigo ¡no nos puede atar! ¡Somos libre! por la sangre, del cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. !El mundo no te puede atar¡ Sólo tú te puedes atar (limitar). En Él nombre de Jesús te invito a que entregues tu vida a Jesús, para que el Espíritu Santo te toque y te envuelva en el amor del Padre. No digas; nadie me ama o que solo me siento y mucho menos digas; yo no valgo nada. Hermano mío, tú vales la sangre del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, tú vales la sangre de Cristo. Por lo tanto tú eres importante. Posiblemente te encuentras en la oficina de un doctor o en un hospital enfermo sintiéndote solo, triste, angustiado; posiblemente estás molesto por tanto esperar, tienes la angustia de no saber que tienes y eso te crea una inseguridad emocional, mas sin embargo yo te digo que tu no estás solo. ¡Hay alguien que te ama, y ese alguien, ,tiene nombre de hombre y se llama Jesús! Él sabe por lo que estás pasando y hoy te dice; “hijo mío cuando, más sólo te has sentido, es cuando más cerca he estado de ti”. Posiblemente te preguntarás. ¿Me amará el Señor? Para poder contestarte esa pregunta solo te invito a que mires a una imagen de Jesús crucificado, mira sus llagas y su sangre derramadas por ti y por mí, mira la corona de espinas. Mira sus rodillas en carne viva y ahora soy yo el que te pregunta ¿crees que Jesús te ama?¡Pues claro que te AMA!

jueves, 18 de agosto de 2016

Hebreos 9:25-26

Hebreos 9:25-26
Ni entró (Jesús) en el cielo para ofrecerse vez tras vez, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. Si así fuera, Cristo habría tenido que sufrir muchas veces desde la creación del mundo. Al contrario, ahora, al final de los tiempos, se ha presentado una sola vez y para siempre a fin de acabar con el pecado mediante el sacrificio de sí mismo.
Tristemente mucha gente no ha escuchado el evangelio y se mantienen en la ignorancia. Es triste escuchar frases u “oraciones” en las que le piden a Dios algo a cambio de otra cosa. Es decir, Dios, te pido sanes a tal o cual persona y te prometo que voy a hacer esto o lo otro. Dios, te pido que si pasa esto que tanto quiero, no vuelvo a hacer tal. ¿Te suena familiar? No encuentro ninguna otra explicación más que ignorancia. Después de estudiar pasajes como el de hoy, no tiene sentido pensar que necesitamos hacer algo a “cambio” de un milagro. Jesús hizo el sacrificio perfecto una sola vez y para siempre. ¿Qué tipo de “sacrificio” podemos ofrecer nosotros? Piénsalo. ¡No tiene sentido! Sin embargo, hoy te puedo asegurar que alguien que conoces o cercano a ti está atravesando una situación difícil y está tratando de “negociar” con el Señor. En semana santa, hay un enorme ritual donde la gente deja de comer carne roja o algún otro alimento dependiendo el país por un periodo de tiempo. ¿El propósito? Tratar de reconciliarse con Dios y pedir “perdón” por sus pecados. Lo triste es que no estamos ahí para compartirles esta gran noticia. Nos da pena. Nos da miedo. No queremos incomodar a nadie. Y así los pretextos sobran. Sin embargo, la gente sigue sin conocer a Jehová y deseando tener comunión con Él. Por esta razón insisto una y otra vez en la importancia de estudiar la biblia. Debes tener muy claros los principios que Dios, y no los hombres, ha establecido. Tal vez todavía acostumbras realizar ciertos sacrificios porque los consideras necesarios. Después de leer el pasaje de hoy, debe quedarte claro que Jesús hizo el sacrificio que cumple con todos los requisitos para el perdón de nuestros pecados. Por ello, no es necesario que hagas absolutamente nada más. Sería minimizar lo que Cristo hizo. Cada vez que alguien realiza otro “sacrificio” está negando lo que Jesús ya hizo. Espero puedas entender que no se trata de criticar o juzgar a aquellos que realizan esto. ¡Al contrario! Estoy llamando a acción a todos aquellos que sí conocemos de la verdad y entendemos lo lejos que está de la voluntad de Dios el querer acercarse a Él a través de sacrificios. Claramente nos dice la biblia que el sacrificio no se repite una y otra vez sino que fue perfecto y para siempre. ¡Esto es lo que debemos anunciar! También son principios que debemos guardar en nuestro corazón y utilizarlos como fundamento de nuestra esperanza en Él. No solo murió por nosotros sino que además nos espera para interceder por nuestros pecados y poder entrar en presencia del Padre. Este sacrificio debe humillarte y guiarte a reconocer lo pequeño que eres y lo grande que es Él.
Oración
Señor: gracias por permitirme aprender de tu palabra y conocer tu voluntad. Gracias por mostrarme el sacrificio tan perfecto y eterno de Cristo y lo vital que es para mi vida espiritual. Te pido perdón por mis pecados y que mi vida lleve a otras personas a conocerte. En el nombre de Jesucristo. Amén.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Hebreos 10:11-14

Hebreos 10:11-14
Todo sacerdote celebra el culto día tras día ofreciendo repetidas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados. Pero este sacerdote, después de ofrecer por los pecados un solo sacrificio para siempre, se sentó a la derecha de Dios, en espera de que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. Porque con un solo sacrificio ha hecho perfectos para siempre a los que está santificando.
Recientemente  Pude darme cuenta que Satanás no es estático sino sumamente dinámico. Si bien, ya intentó perseguirnos y amedrentarnos sin resultado, hoy en día   cada quien tiene a su dios. Mejor promover que todos los caminos llevan al mismo lugar. ¿Todos buscan el bien cierto? Cada persona puede escoger su propio camino y al final llegará al “mejor” lugar porque puede creer en lo que quiera y eso es lo que pasará. ¿Sacrificios? Eso ya no se usa. ¿Pecado? Pues seguramente no soy el más santo o perfecto pero no debo estar tan mal. Dentro de la conversación que tuve, me decía una persona convencida que no hay diferencia entre religiones pues todas buscan el mismo objetivo. Irónicamente, al mismo tiempo reconoció que somos pecadores sin embargo cada quien puede “limpiarse” a su manera. Por más que intenté explicar que la biblia dice que solamente uno puede llegar al cielo a través de Cristo y de nadie más, simplemente me escucharon y pensaron que yo estaba bien y ellos también. ¡Increíble trabajo de Satanás! ¡Todos estamos bien! Mientras tanto, la gente se va a una eternidad sin Dios. El punto no es debatir quién está bien y quién está mal. El punto es anunciar que Cristo murió por nosotros y es justamente lo que dice el pasaje de hoy. Nos dice que se sacrificó una sola vez y para siempre para después sentarse a la derecha del padre y todos sus enemigos serán puestos a sus pies. Esto quiere decir que, aquellos que no le recibieron, que pelearon contra Él y le blasfemaron, serán juzgados. Esto es real. Esta es verdad absoluta. No es mi idea. No es mi religión. Es lo que Dios ha establecido que sucederá. Así como estableció que viniera el diluvio o cuando destruyó Sodoma o anunció que vendría el Mesías y se cumplieron todas las escrituras en Cristo. No podemos quedarnos con los brazos cruzados mientras la gente sigue perdida. No puedes ser indiferente. Tampoco se trata de ir y “convencer” a la gente. Ese trabajo lo hace Dios. A nosotros nos corresponde anunciar y vivir el ejemplo de Cristo.  La biblia dice. Espero comportarme como siervo de Dios y poder causar un impacto.  Solo Dios sabrá si dará fruto posteriormente. Esa es nuestra responsabilidad. Exponer el evangelio sin temor y sin censura. Cristo se sacrificó por nosotros y hoy reina a la diestra del Padre. ¿De qué lado quieres estar?
Oración
Señor: yo quiero estar contigo. Te pido perdón por mis pecados y reconozco que Cristo murió por mí. Te pido por sabiduría pues no es fácil entender que solamente Tú eres el camino. Abre mi corazón y mi entendimiento. Guía mi vida. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén

martes, 16 de agosto de 2016

Hebreos 11:8-10

Hebreos 11:8-10
Por la fe Abraham cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde iba. Por la fe se radicó como extranjero en la tierra prometida, y habitó en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, herederos también de la misma promesa porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor.
Génesis 12 narra esta historia de Abraham. El versículo 1 dice: Jehová dijo a Abram: vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. No le pidió algo fácil. Mucha gente ni siquiera se cambia de trabajo por miedo al cambio, mucho menos de ciudad o país. Dice una canción que la costumbre es más fuerte que el amor y yo le agregaría que las ganas de mejorar o siquiera de tener fe para hacer las cosas de manera distinta. Es increíble lo arraigados que podemos estar a las cosas materiales e incluso interpersonales como la familia o amistades. No quiere decir que esté mal tener buena comunión con tus seres queridos. El problema llega cuando no dejamos que Dios haga de nosotros conforme a su voluntad. Ponemos trabas y pretextos. He escuchado testimonios de pastores que dejaron atrás grandes iglesias y amistades por seguir el camino que Dios les mostró en otro lado. ¡Por supuesto que fue difícil! Conforme pasó el tiempo vieron la mano de Dios haciendo cosas increíbles y confirmando que habían hecho lo correcto. Me gusta pensar que todo lo que tenemos Dios lo pone en nuestras manos. Nosotros debemos dejar esas manos abiertas para que Él decida poner o quitar conforme a su voluntad. Por el contrario, cuando las cerramos, nos cuesta más trabajo dejar que Él haga cualquier cambio. Ojo, de todas formas lo va a hacer.
Dios no quiere que todos cambiemos de ciudad o país. Lo que sí debes saber es que es necesario hacer cambios en tu vida. Dejar atrás lo que tanto estorba en tu comunión con Dios. En ocasiones, hay personas que queremos mucho pero simplemente nos alejan de Dios. Tal vez debes dejar de ir a ciertos lugares. Así como Dios llamó a Abram y le pidió que dejara todo, hoy Dios te llama y te pide exactamente lo mismo. Deja todo y sígueme. Abram salió de su tierra y no reclamó ni cuestionó al Señor. Simplemente obedeció. ¡Por eso es nuestro ejemplo de fe el día de hoy! Cuando Dios habla, nosotros debemos escuchar e inmediatamente después, obedecer. Eso es fe. Eso es ser un verdadero hijo de Dios. Alguien que escucha y no hace nada, no puede sentirse parte con Dios. Tal vez te has estado engañando pensando que es posible llevar una doble vida. No se puede. Dios quiere todo tu ser. Quiere que le entregues tu corazón. Tus pensamientos. Tus deseos. Tus miedos. Todo. No tengas miedo ni dejes que el mundo a tu alrededor frene ese llamado que Dios te hace. Sabes perfectamente cuando Dios te habla. Esas palabras tocan tu corazón. Remueven lo que pensabas nunca podría ser removido. Abren todo lo que quieres esconder. Simplemente sacuden todo tu piso. No le des la espalda a esas palabras. Ten fe y deja que Él se encargue de dirigir tu vida. Así como Abram, toma tus cosas y deja de vivir conforme a tu voluntad y comienza a vivir conforme a Cristo.
Oración
Padre: quiero vivir con mi fe puesta en Ti. Quiero escucharte y obedecerte como lo hizo Abram. Quiero dejar de dudar y cuestionar. Te entrego mi vida. Te entrego todo para que pueda vivir conforme a tu voluntad. Guíame y no permitas que me aparte de Ti. En el nombre de Cristo Jesús. Amén

lunes, 15 de agosto de 2016

Hebreos 10:37-39

Hebreos 10:37-39
Pues dentro de muy poco tiempo, “el que ha de venir vendrá, y no tardará. Pero mi justo vivirá por la fe. Y si se vuelve atrás, no será de mi agrado”. Pero nosotros no somos de los que se vuelven a tras y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida.
La cita es de Habacuc capítulo 2 versículos 3 y 4. Nos repite que el Señor volverá y esa debe ser nuestra esperanza. Ya sea que seamos llamados o que estemos vivos mientras Cristo viene por segunda ocasión, esto es un evento que debes estar convencido que sucederá. ¿Quién es el justo? ¿A quién hace referencia? El justo es aquél que ha aceptado a Jesús como su Salvador. El sacrificio realizado paga por sus pecados y por eso es llamado justo. Irónicamente, la biblia nos enseña que no hay un solo justo en este mundo y eso puede confundir a algunos. Lo que se refiere es que sin Cristo, no podemos ser justos. No hay absolutamente nada que podamos hacer para poder “ganarnos” el cielo. Jesús es el único camino para llegar. No tus buenas obras ni tus buenos deseos. Cristo. Ese justo al que hace referencia el autor de Hebreos, vive por la fe y no deja de perseverar en su meta espiritual.
El pasaje de hoy nos enseña algo importantísimo: debemos tener mucho cuidado de lo que hacemos. Me explico mejor. Uno no se aparta del Señor de un día para otro. No está un día estudiando la palabra y en constante oración y al día siguiente haciendo su voluntad. No. Uno se aparta poco a poco. Comienza a dejar de leer. Las oraciones se vuelven cotidianas y cortas. Los estudios bíblicos son pocos. Y así, prefieren asistir a alguna otra actividad que a la iglesia. Por último, sin darse mucha cuenta, su relación con Dios está sumamente fría. Cuando descuidamos nuestra vida espiritual estamos volviendo atrás. Estamos cayendo justamente en la advertencia que se nos está haciendo el día de hoy. Lo grave es que a Dios no le agrada. Medita en esto. Piensa de qué lado estás. Puedes estar con aquellos que viven por la fe y no regresan a sus viejas andanzas o por el contrario, has descuidado tu crecimiento espiritual y estás en camino a la perdición. Recuerda que con el Señor no hay medias tintas. O estás con Él o estás contra Él. No podemos estar coqueteando y jugando con nuestra vida espiritual y el pecado. Si realmente has decidido por Cristo, tu vida debe ser distinta. Tu vida debes enfocarla a no regresar al pecado y a lo que no agrada a Dios. Debes aprender a vivir por fe y mantenerte firme.
Vuelve a leer el pasaje completo. En donde dice: pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás. Cambia la palabra nosotros y escribe YO. Ahora vuelve a leerlo. ¿Describe tu compromiso espiritual? Espero que pueda animarte a que seas de los que no se vuelve atrás y acaban por perderse sino que tienes fe y preservas tu vida. No lo tomes a la ligera. Insisto, o estás con Él o contra Él. Te animo a que estés con Él y dejes que Él reine en tu vida. Es la mejor decisión que he tomado y espero hagas lo mismo.
Oración
Padre: perdóname. He vuelto atrás. Te pido limpies mis pecados y pueda regresar a Ti. Quiero preservar mi vida. Quiero vivir por la fe. Quiero crecer espiritualmente y no caer. Toma mi vida Señor y no permitas que me aparte de Ti. Te lo pido en el nombre de Jesucristo. Amén.

domingo, 14 de agosto de 2016

Dios te AMA DIOS ES AMOR

Dios te AMA DIOS ES AMOR
Él nos amó, nos ama y nos amará. Gracias a Él es que podemos llamarnos hijos de Dios, “Dios eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo,” {EF 1,5;} Jesús se ofreció como sacrificio eterno al padre, y ofreció su sangre por nuestros pecados; ya el enemigo ¡no nos puede atar! ¡Somos libre! por la sangre, del cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. !El mundo no te puede atar¡ Sólo tú te puedes atar (limitar). En Él nombre de Jesús te invito a que entregues tu vida a Jesús, para que el Espíritu Santo te toque y te envuelva en el amor del Padre. No digas; nadie me ama o que solo me siento y mucho menos digas; yo no valgo nada. Hermano mío, tú vales la sangre del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, tú vales la sangre de Cristo. Por lo tanto tú eres importante. Posiblemente te encuentras en la oficina de un doctor o en un hospital enfermo sintiéndote solo, triste, angustiado; posiblemente estás molesto por tanto esperar, tienes la angustia de no saber que tienes y eso te crea una inseguridad emocional, mas sin embargo yo te digo que tu no estás solo. ¡Hay alguien que te ama, y ese alguien, ,tiene nombre de hombre y se llama Jesús! Él sabe por lo que estás pasando y hoy te dice; “hijo mío cuando, más sólo te has sentido, es cuando más cerca he estado de ti”. Posiblemente te preguntarás. ¿Me amará el Señor? Para poder contestarte esa pregunta solo te invito a que mires a una imagen de Jesús crucificado, mira sus llagas y su sangre derramadas por ti y por mí, mira la corona de espinas. Mira sus rodillas en carne viva y ahora soy yo el que te pregunta ¿crees que Jesús te ama?¡Pues claro que te AMA!

sábado, 13 de agosto de 2016

Dios es más que cualquier otro

Hebreos 10:30-31
Pues conocemos al que dijo: mía es la venganza; yo pagaré; y también: El Señor juzgará a su pueblo. ¡Terrible cosa es caer en las manos del Dios vivo!
Es fácil confiar en lo que vemos y desconfiar de lo que no vemos.
Ser cristiano no significa ser un “agachado” o “dejado”. Poner la otra mejilla no es estar carente de valor. No somos personas sin personalidad ni tampoco vamos por la vida sin rumbo. La diferencia radica en el pasaje de hoy. Para aquellos que amamos a Dios y queremos que Él reine, debemos aprender a entregarle la venganza. Leíste bien. La venganza le corresponde al Señor. No a ti. No a mí. A Él. En el mundo nos movemos conforme a la ley de la selva donde el más fuerte o poderoso es quien termina “ganando”. Pues debes saber que
Lo que quiero que aprendas y recuerdes el día de hoy es la importancia de no dejarse llevar por lo que sucede en este mundo. Vas a atravesar injusticias. Habrá gente que te lastime. Mientras tanto debes recordar Romanos 12:12 que dice “gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración”. No debemos vivir buscando una vida color de rosa sino una vida llena de tribulación que nos haga aumentar nuestro tiempo de oración y comunión con Dios que a su vez, nos llene de gozo pues vivimos en la esperanza de su venida.
Aquí vivimos en una lucha de egos. No debemos caer en ese juego. Dios nos pide que muramos a nosotros mismos para que Él crezca. Mientras más “apagas” tu luz, más brilla la de Cristo. Por eso el Señor vino a servir y no a ser servido. Para que nosotros le imitemos. He escuchado historias de pleitos que llevan a actos impensables. El orgullo brilla y la razón se apaga. Proverbios 11:12 dice: Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; Mas con los humildes está la sabiduría. El orgullo no trae nada bueno a tu vida mientras que la humildad trae sabiduría. No te dejes llevar por esa marea tan fuerte con la que vivimos en este mundo. Si lo mejor fuera ser el más fuerte y el más poderoso, Cristo no hubiera nacido en un pesebre y tener como profesión la carpintería. Hubiera llegado al mejor palacio del momento y gobernado como ningún otro rey. ¿Lo puedes ver? ¡Ese no es nuestro objetivo como creyentes! Servir al Rey de reyes es nuestro objetivo. Confiar en Él. Entregarle nuestras cargas y vivir confiados en que Él nos ama y se encarga de nosotros. No caigas en la desesperación. No dejes que tu orgullo y coraje reine sobre tus decisiones ni que la injusticia te haga perder la fe. Entrega todo al Señor pues la venganza la pertenece a Él. Él llama a cuentas y terrible cosa es caer en su manos.
Dios es más que cualquier otro. Sí. Pareciera que las cosas no están a tu favor, pero debes confiar y entregar tus preocupaciones a Él. ¿El resultado? Paz. Caminar con la carga de Cristo que es ligera y fácil de llevar y dejar atrás tu carga que no te dejaba siquiera dormir tranquilo. Cada día hay injusticias en este mundo. La gente le reclama a Dios el por qué las permite y estoy seguro que Él se entristece diciendo: ¿y por qué me reclaman cuando ni siquiera pasan tiempo conmigo? La culpa no es de Dios sino de nosotros que nos hemos apartado de Él. ¿Lo puedes entender?
Oración
Padre: gracias. Vengo con mi corazón humillado a entregarte mis cargas. Hay odio, coraje, impotencia y muchas cosas más que quiero entregarte y no llevar más conmigo. Hoy aprendí que Tú eres quien hace justicia y se encarga de todo. Yo quiero confiar en Ti y dejar atrás el vivir como en la selva. Ayúdame a vivir humillado y agradecido. Sirviendo y no buscando ser servido. No permitas que este mundo me arrastre sino que pueda tener mis pies firmes en Ti. Te lo pido en Cristo Jesús. Amén.

viernes, 12 de agosto de 2016

Hebreos 10:26-29

Hebreos 10:26-29
Si después de recibir el conocimiento de la verdad pecamos obstinadamente, ya no hay sacrificio por los pecados. Sólo queda una terrible expectativa de juicio, el fuego ardiente que ha de devorar a los enemigos de Dios. Cualquiera que rechazaba la ley de Moisés moría irremediablemente por el testimonio de dos o tres testigos. ¿Cuánto mayor castigo piensan ustedes que merece el que ha pisoteado al Hijo de Dios, que ha profanado la sangre del pacto por la cual había sido santificado, y que ha insultado al Espíritu de la gracia?
Proverbios 1:7 dice: el principio de la sabiduría es el temor a Jehová. No es casualidad que la sabiduría no se encuentra en el amor ni en la misericordia o la gracia sino exclusivamente en el temor a Jehová. He escuchado opiniones sobre lo que significa temer a Jehová y personalmente creo que lo podemos tomar literal. Debemos tener miedo a Jehová. El problema radica en no entender el miedo. Temer a algo no significa que estamos alejados de ello sino que nuestras decisiones serán distintas y probablemente mejores basadas en ese temor. Por ejemplo: si temo a las alturas, tendré mayor cuidado al caminar por acantilados o conduciendo en carretera por montañas. No voy a dejar de vivir por ese temor sino que tomaré precauciones y mis decisiones se verán afectadas por el mismo. Pues así es el temor a Jehová. No quiere decir que no vamos a hacer nada por temor a que nos caiga un rayo. Al contrario, vamos a tomar decisiones sabiendo que a nuestro Dios le es abominación el pecado y, por consecuencia, debemos mantenernos alejados de él. ¿Lo puedes entender mejor? Ahora vuelve a leer el pasaje. Si podemos parafrasearlo, a mi parecer diría: Con Dios no se juega. Uno no puede ir pensando que tiene comunión con Dios por atender a un evento los domingos. La comunión con Dios se demuestra a través de tus acciones. Tu vida debe tener congruencia entre lo que dice la biblia y lo que haces en tu día a día. De lo contrario, el pasaje de hoy te dice que estás jugando con fuego y te vas a quemar. Dios conoce tu corazón. Ve hasta lo más profundo de ti y no le puedes engañar. Tu pareja, tus seres queridos y los que te rodean pueden ser engañados. Dios no. Él sabe dónde estás parado y las intenciones de tu corazón. Si ya has conocido la verdad ¿qué esperas para reformar tu camino?
Si como sociedad hemos acordado que ciertos delitos se castiguen con cárcel, ¿qué castigo merece aquél que pisotea al Hijo de Dios? ¿Qué merece aquél que desprecia el amor que se ha derramado sobre él? ¿Qué merece aquél que da la espalda a la misericordia y gracia que le son ofrecidas? Ningún hombre ha establecido ese castigo sino Dios: la muerte y el infierno. No es una novela ni ciencia ficción. Al morir habrá juicio y de ahí iremos a la presencia del Padre si nuestro “abogado” fue Cristo o al infierno si le despreciamos en este mundo. Aunque no es fácil hablar del juicio de Dios, es necesario compartirlo pues la gente tiene que saberlo.
Señor: definitivamente no quiero estar jugando con fuego y te pido perdón por darte la espalda y no tomarte con la seriedad debida. Te pido perdones mis pecados y sobre todo que renueves mi mente y mi corazón pues quiero cambiar. No permitas que siga igual sino guía mis pasos conforme a tu voluntad. En Cristo Jesús. Amén.

jueves, 11 de agosto de 2016

El joven rico

El joven rico
¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!
Lucas 18:24
Cuando el joven rico le preguntó a Jesús respecto a la salvación, nuestro Señor probó de inmediato su disposición a dejarlo todo y a seguirl "vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme" (Lc. 18:22). Cuando el joven rico no prestó atención a las palabras de Jesús, demostró que no estaba dispuesto a someterse al señorío de Cristo.
El que quiera aceptar la salvación debe rendir el control de su vida al Salvador. Eso significa estar dispuesto a abandonarlo todo para seguirlo, o estar contento con todo lo que le ha dado, sabiendo que puede soberanamente darle más cuando le sirve.
La salvación es cambiar todo lo que usted es por todo lo que Cristo es. Por lo tanto, la fe salvadora no es simplemente un acto mental; ella calcula el costo (Lc. 14:28) y humildemente clama a Dios como hizo el publicano en Lucas 18:13: "Dios, sé propicio a mí, pecador".
¿Tiene usted en cuenta el costo hoy y todos los días? Dependencia como la de los niños
Si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.
Mateo 18:3
Mientras hablaba de la genuina salvación, Jesús hizo una apropiada comparación con las características de los niños. Para ser salvo, usted debe ir a Cristo con la actitud dependiente y la perspectiva de un niño sencillo, indefenso, confiado, sincero, sin pretensiones y sin ambiciones.
No es que los niños no tengan pecado, sino que son cándidos y modestos, dependientes de los demás y libres de egoístas reclamos de grandeza. Se someten al cuidado de sus padres y de otros seres queridos, dependiendo de ellos para que satisfagan todas sus necesidades. Esa es la actitud humilde y dependiente que debe tener todo el que procure entrar en el reino de Jesucristo.

miércoles, 10 de agosto de 2016

EL GOZO DE SEGUIR A CRISTO

EL GOZO DE SEGUIR A CRISTO

Quiero hablarles acerca del gozo que significa seguir a Cristo. Cuando el Maestro estuvo en el mundo llamó a hombres de todas las clases sociales para que le siguieran. El evangelista Mateo transcribe el siguiente llamamiento del Señor: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga" (Mateo 11.28-30).
Era un llamamiento para venir y aprender, venir a vivir, venir y trabajar por la vida eterna. Cristo sabía que muchos de los que llegarían a seguirle no sabrían el significado de este seguimiento, por eso vuelve a decir, esta vez a sus discípulos: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame" (Mateo 16.24). No era, desde luego, cosa sencilla seguir a Cristo. Abandonar los propósitos de uno en la vida, vivir con una responsabilidad distinta, seguir de cerca el plan propuesto por el Maestro para llegar a ser discípulo, no era cosa fácil. Pero Dios ha querido siempre lo difícil.
El propósito principal en seguir a Cristo está en llegar a ser semejante a él. Esto lo declara el mismo Señor en otro pasaje de la Biblia, con las siguientes palabras: "El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor. Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor" (Mateo 10.24-25). El gozo de Cristo, la vida poderosa, victoriosa del Señor, el trabajo alegre que conduce a la creación de un mundo nuevo, de un estado de cosas distintas, todo viene como consecuencia de seguir a Cristo. Es un principio elemental que uno llega a parecerse a la persona que sigue o al ideal que profesa. Siguiendo a Cristo somos gradualmente transformados a una vida distinta, mejor y eterna en los cielos. Sentimos en nuestra alma un gozo nuevo; nos sentimos perdonados de nuestros pecados y en posesión de una paz gozosa, de una salvación sin límites.

martes, 9 de agosto de 2016

Cristo, a quien Dios escogió antes de la creación del mundo

1Pedro 1:20-21
Cristo, a quien Dios escogió antes de la creación del mundo, se ha manifestado estos últimos tiempos en beneficio de ustedes. Por medio de Él ustedes creen en Dios, que lo resucitó y lo glorificó, de modo que su fe y su esperanza están puestas en Dios.
Si lees el capítulo 1 del evangelio de Juan, puedes complementar lo que está escribiendo Pedro con respecto al señalamiento de Cristo antes de la creación del mundo. Desde que empezó el mundo, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, designaron que Cristo (Dios Hijo) sería hecho hombre y se manifestaría a nosotros para poder ser reconciliados con Dios Padre a través de su crucifixión.
El Verbo (Cristo) siendo Dios, fue hecho hombre. No se aferró a su deidad sino que tomó forma humana para que tú y yo pudiéramos ser rescatados. Para que a través de Él, pudiéramos creer en Dios y tener comunión con el Padre. Tristemente, muchas personas piensan que no necesitan ser perdonadas. Piensan que todos somos “buenos”. Creen que cualquier pensamiento está bien e incluso algunos niegan la existencia del cielo o el infierno.  Pero los berdaderos Cristianos lo que sí podemos hacer es ser luz en la oscuridad y predicar lo que dice el evangelio: que Dios es el creador de todo el universo, que necesitamos de Cristo para ser perdonados de nuestros pecados y que sin Él como nuestro redentor, no podemos acercarnos al Padre. Que al morir, todos seremos llevados a juicio y seremos evaluados conforme a nuestros actos. Si aceptamos a Cristo, seremos absueltos e iremos al cielo, si no lo reconocimos, seremos llevados al infierno. Estos principios no los inventé yo. No se le ocurrieron a alguien más. Están en el libro que contiene cada detalle que Dios quiere que sepamos. ¿Necesitas más? Cristo cuando se hizo hombre anunció que moriría. No termina ahí. ¿Todos morimos cierto? Lo que también anunció es que resucitaría al tercer día. ¿Sabes? Lo hizo. No porque lo digo yo. No porque alguien dijo que resucitó. No. Sino porque se presentó ante multitudes para que vieran que había vencido a la muerte. El pasaje de hoy nos dice que por medio de Cristo nosotros podemos creer, tener fe y esperanza en Dios. De ti depende el aceptar estas palabras y hacerlas tuyas. De ti depende el reconocer tu necesidad de un redentor. De ti depende el aceptar que fuiste creado de manera única y perfecta y no de una evolución de miles de millones de años. De ti depende aceptar que el evangelio es verdadero y que Cristo es el único camino para llegar al Padre. Deja de estar peleado con Dios. Él está ahí. Con los brazos abiertos. Amándote y esperando que des la vuelta y lo reconozcas. Deja tu orgullo que no te ha traído nada nuevo y abraza este regalo que te ofrece el Señor.
Oración
Dios Padre: creo en Ti. Creo en tu palabra. Creo en que tu Hijo Jesús murió por mis pecados para poder reconciliarme contigo y darme vida a tu lado después de la muerte. Te pido me perdones y le des dirección a mi vida. Te lo pido en Cristo Jesús. Amén

lunes, 8 de agosto de 2016

Como cristiano, usted debe adorar al Señor

Como cristiano, usted debe adorar al Señor (Juan 4.23,24). En el Nuevo Testamento, Dios no exige un lugar exclusivo de adoración; pero sí, ser adorado de manera correcta: "en espíritu y en verdad" (Juan 4.24). Aun cuando las construcciones de edificios resultan de gran ayuda para las reuniones de la iglesia, el Nuevo Testamento no dice nada en cuanto a ellas. Los primeros cristianos se reunían como iglesia en sus propias casas. Por ejemplo, Pablo saluda a Aquila y a Priscila y "a la iglesia de su casa" (Romanos 16.5). Y en la epístola a los Corintios se registra el saludo de"Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa" (1 Corintios 16.19). También Pablo saluda a Ninfas "y a la iglesia que está en su casa" (Colosenses 4.15). Y en la epístola a Filemón, Pablo y Timoteo saludan a este cristiano "y a la iglesia que está en tu casa" (Filemón 2).
La adoración cristiana está revelada con toda exactitud en el Nuevo Testamento. Incluye: Estudio de la palabra de Dios, oración, cánticos, la Cena del Señor o comunión, y ofrenda.

domingo, 7 de agosto de 2016

Por lo tanto, abandonando toda maldad y todo engaño

1 Pedro 2:1-2
Por lo tanto, abandonando toda maldad y todo engaño, hipocresía, envidias y toda calumnia, deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos.
 La frase lo dice todo. A veces podemos hablar mucho y actuar poco. Podemos conocer mucho y tener poco discernimiento. El versículo de hoy no creo que contenga palabras nuevas para alguien. Dudo que alguien piense que el engaño, la hipocresía y la calumnia son características que debamos promover. Lo que resulta interesante es lo que sucede en la vida diaria. Si bien, todos sabemos que debemos evitar la maldad, ¿por qué vivimos rodeados de tanta calumnia, engaños y envidias? Porque se dice fácil pero se requiere de un gran esfuerzo. ¿Cuál esfuerzo? El entregar nuestra voluntad a Dios. La mayoría de nosotros no tiene dificultad en tratar de llevar una vida “buena” mientras que no involucre compromiso alguno. Pero, en el momento en que hay algo más de por medio, la hipocresía, las mentiras, la maldad, el engaño y todo lo que no agrada a Dios toma un lugar más importante. Mientras todo sea fácil, podemos decir que obedecemos a Dios. Pero cuando no decir mentiras puede meternos en problemas, entonces pensamos que decir mentiras puede ser “justificado”. Piénsalo. ¿Cuántas veces has puesto en duda los mandamientos de Dios por pensar que hay una mejor alternativa? ¿Cuántas veces has dejado que la envidia surja y se promueva en lugar de limitarla y abandonarla? Hay un dicho que dice: estar a dieta no impide ver el menú. Cierto. El problema es que una vez que abrimos el “menú”, estamos jugando con fuego y la probabilidad de “comer” lo que no debes, aumenta exponencialmente. Así pasa también con nuestra vida espiritual. Pensamos que podemos estar en la raya y seguir manteniendo “la dieta”. La verdad es que la biblia nos dice algo distinto. Abandona. Aléjate. Mantente distante y no regreses a nada que tenga que vaya en contra de mi voluntad. ¿Qué debo hacer entonces? Cuestionar todo lo que hago. ¿A qué tipo de lugares voy? ¿Quiénes me rodean? ¿Qué principios tienen? ¿Sus consejos están en línea con la palabra de Dios? ¿Sus conversaciones son edificantes o están llenas de críticas, envidias, celos e hipocresías? Debes ser sabio. Tal vez “ver el menú” te está causando mucho más daño de lo que te imaginas. Abandonar todo aquello que no agrada a Dios y obedecerlo en todo lo que hagamos involucra una gran entrega que debe estar siendo ejercitada constantemente. Necesitas alinear cada detalle de tu vida para poder tener congruencia entre lo que sabes que Dios te pide, lo que crees y lo que terminas haciendo. Una vez que logras conectar estos tres puntos, el versículo de hoy toma forma y vive en tu testimonio. De lo contrario, son puras palabras que regresan vacías. ¿Qué vas a hacer?
Oración
Padre: no quiero vivir alejado de Ti y en contra de tu voluntad. Hoy entiendo que debo poner atención y cuidar todo lo que hago. Ayúdame a ser fuerte y confiar en tus mandamientos por encima de lo que yo considere mejor. Te pido que realmente pueda abandonar toda maldad, envidia e hipocresía y pueda desear tu palabra en todo momento. Ayúdame a mantenerme en santidad. Te lo pido en el nombre de Cristo Jesús.

sábado, 6 de agosto de 2016

La necedad y rebelión de los hijos de Dios contra Dios

La necedad y rebelión de los hijos de Dios contra Dios se paga bien cara porque es, estar departe de satanás. «Te he amado», dice Dios a su pueblo. «¿Ajá?», respondieron ellos, «¿en qué nos has amado? ¡Demuéstralo!» Dudar del amor de Dios es el principio de la incredulidad y la desobediencia. Eva dudó del amor de Dios y comió del árbol prohibido; pensó que Dios le privaba de algo. Satanás quiere que nos sintamos abandonados por Dios. «Miren a sus circunstancias difíciles», le dijo al remanente judío. «¿Dónde están sus cosechas? ¿Por qué Dios no los cuida?»
Dios demostró su amor a su pueblo de dos maneras: (1) En su gracia escogió a Jacob, su padre, y rechazó a Esaú, quien de muchas maneras era un mejor hombre; y (2) juzgó a los edomitas (los descendientes de Esaú) y le dio a Israel la mejor de las tierras. Le prometió a Israel una tierra que fluía leche y miel, pero, trágicamente, sus pecados contaminaron la tierra. Incluso entonces, Él en su gracia los restauró a su tierra y los libró del cautiverio. Salmos 111:10: El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;
Buen entendimiento tienen todos los
Que practican sus mandamientos;
Su loor permanece para siempre.   Salmos 53:1: Dice el NECIO en su corazón: No hay Dios.
Se han corrompido, e hicieron abominable maldad;
No hay quien haga bien. Job 5:2: Es cierto que al NECIO lo mata la ira,
Y al codicioso lo consume la envidia. Proverbios 15:5: El NECIO menosprecia el consejo de su padre;