domingo, 31 de enero de 2016

Los discípulos de Cristo en los tiempos del Nuevo Testamento

Los discípulos de Cristo en los tiempos del Nuevo Testamento
A LOS DISCÍPULOS SE LES LLAMÓ CRISTIANOS POR PRIMERA VEZ EN ANTIOQUÍA (Hechos 11:26b)
A los discípulos se les llamó “cristianos” por primera vez en Antioquía porque se comportaron y hablaron como Jesús. ¿Hay algo que se está interponiendo para que vivas como Él? Resuélvelo y elimínalo. ¿Es tu vida tan complicada que es difícil de manejarlo todo y ser como Cristo? Simplifícala. ¿Eres incapaz de encontrar palabras para describir cómo crees que el Señor te ha llamado para conocerle, amarle y servirle? Desarrolla una nueva manera de hablar. ¿Te arrastra la sociedad hacia la dirección opuesta a la que Jesús te está llamando? Reconoce que tu vida es parte de una guerra espiritual entre Dios y Satanás, declara en qué lado estás y sigue adelante. Admita que estás mejor “militando la buena milicia” (lee 1 Timoteo 1:18b) y padeciendo en la Tierra por causa de Cristo que ganando el mundo pero perdiendo tu alma por causa del “saldo” de la eternidad. Acostúmbrate al hecho de que vives tu vida en el contexto de una guerra espiritual. Cada aliento que tomas es una acción de guerra. Para sobrevivir y prosperar en medio de esta batalla espiritual debes procurar parecerte más a Cristo. Tu misión exige un compromiso decidido y una indiferencia hacia las críticas de los que carecen de la misma dedicación a Él. Sólo tienes que responder a un Comandante en jefe, y sólo tú darás una explicación de tus elecciones. Haz lo que tienes que hacer para demostrar que rindes honor a Dios, que le amas y que le sirves, sí, y que vives sólo para Él. Esto es el cristianismo del Nuevo Testamento, no solamente yendo a la iglesia sino ¡siendo la iglesia! Y esto es lo que significa ser un ‘cristiano’.
“A LOS DISCÍPULOS SE LES LLAMÓ CRISTIANOS POR PRIMERA VEZ EN ANTIOQUÍA” (Hechos 11:26.  Los discípulos de Cristo en los tiempos del Nuevo Testamento sólo se dedicaron a una cosa: hacerle Señor de su vida y establecer sus normas en cualquier parte donde fueron. Escucha: “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan [incluyendo la “mesa del Señor” y en las oraciones. Sobrevino temor a toda persona, y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos y tenían en común todas las cosas: vendían sus propiedades y sus bienes y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Perseveraban unánimes cada día en el Templo, y partiendo el pan en las casas comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Actos 2:42-47).
¿Les costó algo? Sí: “…el Sumo Sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos; y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública. …vinieron el Sumo Sacerdote y los que estaban con él, y convocaron al Concilio… Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres”. Entonces llamaron a los apóstoles y, después de azotarlos, les ordenaron que no hablaran en el Nombre de Jesús; y los pusieron en libertad. Ellos salieron de la presencia del Concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre” (Hechos 5:17-18: 21- 29, 40-42). Esto es lo que quiere decir ser un discípulo de Cristo en los tiempos del Nuevo Testamento.

sábado, 30 de enero de 2016

El Poder del Silencio Según La Biblia

El Poder del Silencio Según La Biblia
“EN LA CONVERSIÓN Y EN EL REPOSO SERÉIS SALVOS; EN LA QUIETUD Y EN CONFIANZA” (Isaías 30:15b)
Algunas veces, hablar empeora las cosas. Escucha: “Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!” (Santiago 3:5). Fíjate en cómo un conflicto puede comenzar con solamente el cambio de tono de voz de alguien, ¡para luego amentar a un “incendio de alerta máxima”! A menudo, la gente está simplemente esperando a algún individuo charlatán para dar a conocer lo que a ella le hubiera gustado contar y no se atrevió, abriendo así la puerta para que más “combustible” sea echado al el “fuego”. No seas tú así…Aprende a apagar la “chispa” antes de que alguien “sople aire” sobre ella. Si quieres salir bien, aprende a domar tu lengua. Tu boca puede quitarte más bendiciones que las que eres capaz de contar…  
Observa la reacción de David respecto a lo que pasaba en el palacio de Saúl cuando llegaba: un rey afligido por un espíritu maligno saliendo del palacio mientras que venía su sucesor recién ungido. David no era tonto; sin duda sabía un montón de lo que estaba pasando. Pero él lo guardó para sí mismo. Escucha: “Delante de Él expondré mi queja…” (Salmo 142:2). ¡Simplemente díselo al Señor! ¿Es eso a veces es difícil de hacer? ¡Claro que sí! Pero trae grandes recompensas. Nunca debieras ser parte de un “puñado” de personas malhumoradas. Cuando esto ocurra, toma control de la situación y trae luz y vida. Nuestras conversaciones deben ser “condimentadas” con gracia. Habla positivamente. Dios está todavía sobre el trono y Él tiene un plan. Con pocas palabras puedes cambiar cantidad de actitudes.

viernes, 29 de enero de 2016

¿Quién te dice la verdad?

¿Quién te dice la verdad?
“EL QUE REPRENDE A OTRO HALLARÁ DESPUÉS MAYOR GRACIA QUE EL QUE LISONJEA CON LA LENGUA” (Proverbios 28:23)
El hecho de tener menos información no te hace inferior. La vida es una escuela y cada nuevo contacto nos enseña algo. Cualquier cosa que otros saben, no lo supieron siempre. La mayor acusación que tiene la ignorancia es la de no querer aprender, así que, aprovecha cada oportunidad que tengas. Pero asegúrate de elegir a las personas adecuadas: las que han ganado el derecho de ponerse a tu lado y cuando es oportuno te hacen preguntas difíciles, te traen perspectiva y te mantienen bien encaminado. Si se da el caso de que Dios te envíe tales personas, aquí tienes cuatro principios que te ayudarán a tratarles correctamente:  (1) Muestra aprecio
Una actitud de “no lo espero de ellos, así que yo tampoco se lo voy a mostrar” te hará daño y te cerrará las puertas en el futuro. Nunca tomes las cosas por concedido y no te olvides de dar las gracias.
(2) Lleva tu propia carga
No seas ni egoísta ni oportunista. Busca siempre la manera para que tu presencia sea apreciada, y que la gente no se sienta obligada a estar contigo. La vida no te debe nada excepto una oportunidad para crecer.
(3) Mantente abierto y “ve al grano” sobre lo que quieres
Conversaciones vagas y dobles motivos suponen que la otra persona es  de algún modo menos inteligente que tú. Esto puede ser fatal…
(4) Entiende los Límites
Porque otros conocen a alguien lo bastante bien para llamarle a él o ella por su nombre de pila, no significa que tú deberías hacer lo mismo. Si alguien dice: “Hola, mi nombre es Carlos”, no contestes con un: “¿Qué pasa contigo, tío?”. Demuéstrale respeto. No trates de cambiar el protocolo para acoplar el ambiente al que tú estás acostumbrado. Respeta los límites, igual que a los demás, y siempre tendrás personas en la vida que podrán ayudarte a llegar a donde tienes que ir.

jueves, 28 de enero de 2016

¿Qué Identidad Crees Tener?

¿Qué Identidad Crees Tener?
Basado en Romanos 12
Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.
Romanos: 12. 1 y 2 (NVI)
No te conformes a este siglo, por lo contrario, enfócate en la idea de Dios para tu vida, porque Él te entiende, eres su creación y a su imagen te formó.
Necesitamos reconocer que nuestra identidad se ha formado como consecuencia de nuestros genes, hemos adquirido identidad heredando de nuestros padres costumbres, en lo político nos hemos formado de acuerdo a lo que el partidos político del cual somos partidarios Mas Dios da forma a lo que en su corazón ha planeado, de lo que no es, de nada vale, Él le va dando forma de acuerdo a su proyecto.
• Un cosa es la idea de Dios
• Otra es la manera que hoy soy, y es seguro que no esté yo de acuerdo con lo que soy, pero no me tengo que instalar ahí, debo ser al igual que Dios lo hizo.
• La cosa es no solo sentarme a esperar a que algún día suceda.
• La cosa es que a pesar de que nada tenga forma hoy, tengo que tomar la iniciativa para que eso suceda,
El Alfarero le mete mano al barro y se ensucia hasta lograr obtener la vasija que sea apropiada para llenarla el aceite y que este no se derrame por las rasgaduras.
Porque yo se los pensamientos que tengo para ti, de bien y no de mal. A esos pensamientos de Dios debemos, es necesario darle lugar, lugar para que ellos se realizan,
a. ¿estás dispuesto a meterte en el terreno?
b. ¿A dejarte deformar por Dios para que él forme y lleve a cabo su plan en ti?
c. ¿Estás dispuesto a deseas agradar a Dios?
d. ¿O tu idea es agradar a la hermandad?
Es tiempo que le des valor a lo que otros despreciaron, desecharon, dale valor a tu vida y ponla en las manos del alfarero para que Él que es el experto haga lo que sabe hacer en ti y a través de ti.  1ºSamuel: 17: 32 No desmayes, no te guíes por lo que tus ojos y los demás ven de ti, comienza a verte como Dios El Padre te ve y avanza por la victoria, Porque no importa quién eres, ni quien es tu contrincante, lo que realmente te debe importar es *en el nombre de quien vas por la victoria* ¿Acaso, te has hecho a la idea de lo Grande y Poderoso que es El Dios de los dioses? Jehová de los Ejércitos es su Nombre.
Lo que yo tengo hoy es suficiente para salir a pelear, El Padre que te elige, te ha preparado para este momento, avanza te digo, no tengas miedo y envalentónate, utiliza en seguridad la experiencia que has adquirido en momentos anteriores, no debes ser imitador de hombre alguno, mira a David, derrotó a Goliat con la experiencia que había adquirido defendiendo a sus ovejas de osos y lobos.
Es posible que hoy no te veas de acuerdo al proyecto del Creador, pero en el corazón de Dios tienes una imagen poderosa. No dejes que las palabras del hombre te quite esa identidad,… Tú tienes identidad, Tú eres hijo del Dios vivo.–
Deseo seas en todo bendecido estimado lector.

miércoles, 27 de enero de 2016

¿Cómo Buscar El Rostro de Dios En Oración?

¿Cómo Buscar El Rostro de Dios En Oración?
“…TU ROSTRO BUSCARÉ, SEÑOR” (Salmos 27:8)  En el Antiguo Testamento, Dios instruyó a Moisés que diera a los israelitas la siguiente bendición: “El Señor te bendiga y te guarde. El Señor haga resplandecer su rostro sobre ti y tenga de ti misericordia; el Señor alce sobre ti Su rostro y ponga en ti paz” (Números 6:24-26). Cuando hablamos de oración, hablamos de “buscar el rostro de Dios”. Eso significa que unas veces orar consiste en hablar y otras veces en escuchar. Pero hay un tercer ingrediente: la seguridad que nos da el sentir la sonrisa de amor y de aprobación de Dios. EL SEÑOR HAGA RESPANDECER SU ROSTRO SOBRE TI…” (Números 6:25)
Al estudiar la vida de Cristo, te das cuenta de que la oración no lo dejaba sin energía, sino que lo revitalizaba. Lo mismo te puede ocurrir cuando te acerques a Dios en oración para ver cómo resplandece Su rostro sobre ti. Cuando estás con alguien polémico con ganas de discutir, gastas energías. Sin embargo, cuando quedas con tu mejor amigo, las renuevas. Jesús nos ha llamado “amigos” (Juan 15:15). ¿Te has fijado en que a veces los enamorados se hablan como si fueran bebés? Es algo muy íntimo y privado y resulta desagradable a un tercero. Pero lo hacemos porque es el lenguaje más tierno que conocemos.
La vida de oración de Jesús demostraba su intimidad. A Dios lo llamaba “Abba”, una palabra aramea equivalente a “papá” o “mamá” (Jesús hablaba en arameo y hay partes del Nuevo Testamento escritas en esta lengua en lugar de en griego). “Abba” era la primera palabra que pronunciaban los niños judíos por su facilidad fonética. En cierto modo, el amor tierno que los adultos ofrecen a los niños es el mismo que Jesús recibía de Su Padre cuando estaba con Él. Tú también puedes experimentar lo mismo. Por eso escribió Pablo: “…No recibisteis un espíritu que de nuevo os esclavice al miedo, sino el Espíritu que os adopta como hijos y os permite clamar: ‘¡Abba! ¡Padre!’. El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, somos… herederos de Dios…” (Romanos 8:15-17. El propósito primordial de la oración debería ser alcanzar la intimidad con Dios.

martes, 26 de enero de 2016

Reglas Para Controlar La Ira Biblicamente

Reglas Para Controlar La Ira Biblicamente
HABLAD VERDAD CADA UNO (Efesios 4:25)
Dos personalidades fuertes en una relación son como dos ríos que se juntan en uno: va a haber una gran corriente. La ira puede ser instantánea como un relámpago, o prolongada, como un trueno. A veces chocamos y nos hacemos daño, otras veces nos distanciamos y abandonamos la relación en silencio. Sin embargo la ira, si se maneja de manera apropiada, no tiene por qué ser destructiva. Veamos las reglas de Dios para controlar la ira.
Regla nº 1: Sé sincero contigo mismo.
“Desechando la mentira, hablad verdad airaos, pero no pequéis” (Efesios 4:25-26). Cuando estés enojado, no lo niegues. La ira puede ser constructiva. Tenemos derecho a enfadarnos cuando la gente es maltratada o no se rectifican los agravios. Decir “me he sentido airado, y porque valoro nuestra relación, quisiera hablar de ello” es ser franco, no amenazante y da pie a una solución. Pero ten en cuenta que: a) no hacer caso, aguantarse, reprimirse o pretender que no estás enfadado no es en realidad ser sincero contigo mismo; b) otra forma de mentir cuando estás airado es la exageración: “Nunca me escuchas”; “nunca haces lo que yo quiero”; “aquí nadie hace nada, sólo yo”. Estas generalizaciones son mentiras y a lo único que conducen es a agravar y polarizar la situación, haciendo que el verdadero problema quede tapado y no se resuelva; c) otra forma de mentir cuando tienes ira es culpar a alguien: “Si hubieras llegado a tiempo, no habría tenido que sermonearte”, o “si no me sermonearas tanto, a lo mejor empezaría a llegar pronto”. Culpar a otro es una forma de evadir tu propia responsabilidad mientras señalas a alguien con el dedo. Eso hace que el otro también se enfade, que persista tu ira y que nunca produzca el resultado esperado. La manera de Dios es “hablad verdad cada uno…” (Efesios 4:25). Y funciona cuando hablas la verdad en amor.
HABLAD VERDAD CADA UNO (Efesios 4:25)
Regla nº 2: Que al airarte no “mates” a nadie.
Pablo escribió: “Airaos pero no pequéis” (Efesios 4:26). ¿Qué significan esas palabras? No dejes que la ira llegue hasta el punto de herir. No uses tus palabras como un arma o como un mecanismo de control. Es bueno expresar las emociones de forma pacífica, pero no pierdas el control. Tu meta debe ser resolver el problema y fortalecer la relación, no “desahogarte” y dejar a la otra persona herida. ¿Es fácil hacer eso? No. Necesitas una buena dosis de gracia para hacerlo. Las palabras que se dicen medio en broma, el sarcasmo, el fariseísmo o “la indignación justa” hieren, y a veces de forma permanente. “La perversidad de [la lengua] es quebrantamiento de espíritu”. (Proverbios 15:4) ¿Quién sostendrá a un ánimo angustiado? (Proverbios 18:14). “La muerte” [está] en poder de la lengua (Proverbios 18:21). Las palabras con enojo, una vez expresadas, “penetran hasta las entrañas”. (Proverbios 26:22). Tus palabras pueden quedarse en el corazón y en la memoria de la persona y hasta puede que ésta se las lleve a la tumba. Dice el refrán: “A palabras necias, oídos sordos”, pero no es verdad. Una persona puede morir por un espíritu quebrantado y aquél que dijo las palabras se arrepentirá del daño que hizo y que nunca podrá reparar. Sin embargo, la ira manejada correctamente nunca necesita arrepentimiento. Por lo tanto, aprende a diferenciar entre el enfado que sientes y las palabras que dices. La ira, si se analiza bien, puede revelar información importante sobre cambios que se necesitan. Haz hincapié en eso y pide a Dios que te muestre qué debe cambiar la otra persona ¡y que debes cambiar tú!
HABLAD VERDAD CADA UNO (Efesios 4:25)
Regla nº 3: Mantente en guardia.
Solo tú eres el más perjudicado al acumular ira en tu disco duro. Al rememorar viejos resentimientos guardados del pasado y ver cómo se reproducen en tu mente, crece tu amargura. “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo, porque de la abundancia del corazón habla la boca” (Lucas 6:45).
Cuando estés enfadado, procura solucionarlo enseguida. No dejes pasivamente que el tiempo decida por ti, ni te quedes ahí esperando a que la otra persona se de cuenta de lo que ha hecho y pida perdón. “Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve tú [a] él”. (Mateo 18:15). Trata de resolver el problema y restaurar la relación. Cuando reprimes la ira, es como que estás guardando “un cadáver más en el armario”. Antes o después, según los médicos, lo notarás en el tejido de tu estómago, atacará tu sistema inmunológico, te predispondrá a problemas cardíacos, cánceres y otros desórdenes físicos, sociales y emocionales. Y entre tanto, te angustiará, disminuirá tu energía, coartará tu creatividad y estorbará tu relación con Dios, tus amigos y los otros creyentes; sin mencionar que no le brindará al ofensor la oportunidad de limpiar su conciencia, arrepentirse y ponerse a cuentas con Dios y contigo. No arrastres más el pasado, ni trates de chantajear a los culpables del mismo sacando “los trapos sucios” en momentos precisos, tramando la venganza y pasando el resentimiento a la siguiente generación. Pide a Dios que te de la humildad y el coraje de tratar hoy mismo con los problemas de hoy. Cuando tu cabeza se pegue a la almohada está noche, que sepas que tus cuentas están al día con Dios y con todos los demás ¡y que duermas bien!
HABLAD VERDAD CADA UNO (Efesios 4:25)
Regla nº 4: Céntrate en la solución.
La comunión entre dos personas es la “común unión”; si el uno se separa, o si tratar de cobrar ventaja en una disputa, los dos pierden. Pero si unidos buscan salvar y fortalecer la relación, los dos ganan. Así que cuando hables, mira que tu palabra “sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (Efesios 4:29). Trata de entender lo que necesita la otra persona. No saques a la luz ofensas anteriores; no hagas que otras personas se involucren; no hagas bromas del peso de alguien, o su altura, el color de su piel, su capacidad intelectual, sus limitaciones físicas, mentales o emocionales; no saques a relucir cosas que no tienen que ver con el tema porque podrían enturbiar el asunto e impedirte que encuentres una solución. Y no levantes la voz con el fin de intimidar o manipular.
Dios te hizo con capacidad de sentir ira porque ésta, cuando se maneja de forma apropiada, es el combustible que produce los cambios necesarios y la medicina que sana. Por lo tanto: a) busca una solución, no una “victoria”. Poner motes y hacer un recuento de faltas sólo empeora la situación. No debes hacer hincapié en lo que hicieron sino en qué podéis hacer juntos para resolverlo; b) reconoce tus propios errores y pide perdón. Puesto que “es cosa de dos”, el reconocer tus propias imperfecciones ayuda a que los otros, a su vez, reconozcan las suyas; c) cada vez que des alguien “una de cal”, ofrécele también “otra de arena”. “Si hay virtud alguna” en esto pensad. (Filipenses 4:8). Por cada una de las discrepancias con las que te enfrentas a otros, ofrece un cumplido: “Estoy seguro de que lo que te he dicho no ha sido fácil para ti. Te agradezco la paciencia con la que me has escuchado“. Al hacer hincapié en buscar una solución positiva, les ofrecemos a los demás la posibilidad de que salgan a la superficie, en lugar de dejarlos que se hundan.
HABLAD VERDAD CADA UNO (Efesios 4:25)
Regla nº 5. Los “trapos sucios” se lavan en casa.
“Quítense de vosotros toda[o]” enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia”.Cuando estás enfadado, es difícil resistir la tentación de propagar el chisme. Pero los comentarios maliciosos son como los incendios sin control, consumen a quienes los propagan y a quienes los escuchan. No saques a relucir los trapos sucios, deja que “todo quede en casa”. Los trapos sucios se airean de dos maneras: 1) Haciendo pasar vergüenza deliberadamente. Lo dices cuando sabes que otros (como tú) lo van a oír. 2) Sutilmente. Haces bromas de su figura, sus familiares, sus amigos, etc., con el fin de despreciarlos. La persona con la que estás enfadada se siente molesta por ello, se aumenta la desavenencia y se hace imposible la reconciliación. Salomón escribió: “El de espíritu fiel lo guarda todo”. (Proverbios 11:13, RV 1960) y “el amor cubre todas las falta” (Proverbios 10:12). Y escribe Pablo: “Sed niños en cuanto a la malicia y maduros en cuanto al modo de pensar”. (1 Corintios 14:20).
Regla nº 6. Sé parte del equipo que “recoge los platos rotos”.
Podemos decir: “Ellos mismos se metieron en eso, que salgan solos”. Tal vez lo merezcan, pero no podemos irnos de ahí y dejar que las heridas abiertas se infecten. “perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”. (Efesios 4:32). ¿Cómo nos perdonó Cristo? ¿Fue después de reconocer y confesar nuestros pecados y arrepentirnos? No. “Siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo” (Romanos 5:10). Dios tomó la iniciativa, así que tú perdona antes de que la otra persona te pida perdón. Y si hubieran de ser tus enemigos el resto de la vida, perdónalos de todas formas. Eso es lo que significa “recoger los platos rotos”. Sólo entonces vas a ser tú mismo perdonado, las heridas que has causado sanadas y tu deuda delante de Dios saldada

lunes, 25 de enero de 2016

Casi Cristianos

Casi Cristianos
E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, 1 Timoteo 3.16.
Por más que hagan una larga e intensiva búsqueda, muchas personas no encuentran la verdad, y viven sin conocer a Dios y la verdadera fe.
Hay personas que leen la Biblia y ven aquellas personas que renacieron espiritualmente alcanzar la paz y cultivan una relación de amistad con Dios. Ellos también ven aquellas personas que vencieron el pecado y obtuvieron sus mentes y corazones renovados y que tales viven un autentico cristianismo. Pero, ellos mismos, aunque leen la Biblia, les falta todo esto. Ellos siempre están angustiados, y se preguntan: “¿Cuando es que seré realmente justo?” “¿Cuando me entregaré totalmente a Dios dando la espalda al mundo?” “¿Cuando dejare de vivir entre la carne y el Espíritu?” “Tantos se libran de las ataduras del pecado y están totalmente consagrados a Dios, viviendo felices, de victoria en victoria, pero yo no!” “¿Será que es porque Dios escogió algunos y abandono a otros para que se pierdan por la eternidad?”  ¡Esto no es verdad! “Dios quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.” (1 Tim 2.3). “El Señor no quiere que nadie perezca, si no que todos vengan al arrepentimiento”, y sean salvos.(2 Pedro 3:9). Y entonces, ¿Donde esta el error?
El problema radica unicamente en la incredulidad humana; en la tendencia natural de confiar en nosotros mismos, en nuestros méritos y nuestra justicia, despreciando así a Dios que se manifestó en carne. No podemos esperar que Dios nos de poder para vencer el pecado, sin antes honrar al hijo, sin entender y creer en el misterio de la piedad. No debemos colocar nuestra justicia encima de la encarnación y el sacrificio del Hijo de Dios.
Es un grande error pensar que primero tenemos que ser justos y puros, para luego entonces acercarnos y confiar en Cristo. Este mal entendido es justamente lo que hace con que algunas personas que leen la Biblia y escuchan la predicación, no alcancen nada.
Es necesario que primero recibamos los méritos de Cristo, sus vestiduras, por medio de la fe. Solamente así llegaremos a ser verdaderamente justos.
Oración: Amado Dios, tu que nos enseñas a guardar santo y puro tu nombre. Permite me que me glorié y me alegre por el hecho de que tu eres mi Padre y yo tu hijo amado. Enséñame a reconocer y a vivir a Cristo en toda verdad. Amen.

domingo, 24 de enero de 2016

El Acercarme a Dios es El Bien

El Acercarme a Dios es El Bien
Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, Para contar todas tus obras. Salmo 73:28
Los niños pequeños se aferran a sus padres cuando están alarmados, con miedo, o con hambre. Ellos buscan su comodidad en sus padres, así como el suministro a sus necesidades. Un buen padre o madre van a hacer lo que sea necesario para restaurar la fe de sus hijos y ayudarles a seguir adelante. Dios es el Padre perfecto para sus hijos. Él hará lo que sea para acercarnos a Él cuando nos sentimos fuera de balance por las muchas pruebas de la vida.
Hay un dicho que me gusta nombrar siempre: “Destruye tus planes si estos están destruyendo el acercarte a Dios”
Algunos de nosotros hemos aprendido a regresar inmediatamente a Dios cuando nuestros corazones han sido dañados o cuando nuestros planes se hacen añicos. Sin embargo, muchos de los hijos de Dios se distraen por los ajetreos de la vida y nos olvidemos de que necesitamos estar cerca de nuestro Padre celestial. A veces, al igual que los niños pequeños, nos alejamos de nuestro Padre y nos encontramos en lugares desconocidos y sin esperanza. La palabra de Dios nos enseña a acercarnos a Él y Él se acercará a nosotros (Santiago 4:8). ¿Tengo que esperar las pruebas y tribulaciones, para acercarme a Dios? Por supuesto que no. Si nos acercamos a Dios como parte de nuestro caminar diario, vamos a encontrar más equilibrio dentro de nosotros mismos cuando lleguen los problemas. Si queremos acercarnos a Dios, debemos hacer un tiempo para orar y tener comunión con Él todos los días. Mantenernos constantemente leyendo y meditando en Su Palabra. Nosotros reconoceremos inmediatamente que nuestro Dios está en control, y Él nos dará estabilidad que necesitamos a través de los días difíciles.
Estar cerca de Dios no es una especie de rareza espiritual. Más bien, es una presencia de paz reconfortante de Dios que nos envuelve a primera hora de la mañana y durante todo el día. Podemos hacer frente con mayor facilidad a situaciones difíciles y a la gente difícil debido a nuestra cercanía con el Creador.
Oración
Amado Señor, quiero estar más cerca de ti como nunca lo he estado. Dame una visión de lo que tengo que hacer para acercarme más a ti, y yo pido que te acerques a mí. Amén.

sábado, 23 de enero de 2016

8 Principios Por Los que Regirse Según La Biblia

8 Principios Por Los que Regirse Según La Biblia
LOS BUENOS PLANES Y EL TRABAJO DURO CONDUCEN A LA PROSPERIDAD (Proverbios 3:2-22 parafraseado)
Las personas que se proponen metas logran mucho más que otras con la misma educación y capacidades pero que no lo hacen. Con eso en mente, adopta estos ocho principios en tu vida:
1) Decide lo que quieres hacer. Pero primero consulta a Dios.
“Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre, pero el consejo del Señor es el que permanece” (Proverbios 19:21)
2) Escribe tus pensamientos.
Escribir tus metas les da un sentido de permanencia y a ti te motiva. “Los buenos planes y el trabajo duro conducen a la prosperidad” (Proverbios 3:21-22 parafraseado). Las metas poco claras no te llevarán adonde quieres ir.
3) Márcate plazos.
Sin un principio y un fin definidos es fácil dejar las cosas para mañana y no llegar a ninguna parte.
4) Haz una lista de lo que tienes que hacer.
Tenla delante de ti en todo momento; es como una pista por la que tienes que correr. 5) Haz de tu lista un plan.
Decide lo que tienes que hacer primero y lo que puedes dejar para luego. Un plan organizado es siempre mejor que tratar de llevarlo todo en la cabeza.
6) Pasa a la acción inmediatamente.
“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:15-16). ¡Haz algo! Un plan mediocre llevado a cabo es mucho mejor que uno maravilloso que no se ha cumplido.
7) Haz algo cada día para avanzar.
Hazlo parte de tu programa. Por ejemplo, lee la Biblia de forma sistemática, llama a un número determinado de clientes, haz ejercicio físico en un tiempo destinado a ello.
8) Proponte una meta a la que estás dispuesto a dedicar tu vida. Y no quites la vista de esa meta en ningún momento.
“Enséñanos de tal modo a contar nuestros días que traigamos al corazón sabiduría”. (Salmo 90:12).

viernes, 22 de enero de 2016

¿Sabes a Que Has Sido Llamado Según La Biblia?

¿Sabes a Que Has Sido Llamado Según La Biblia?
“VOSOTROS SOIS LA SAL DE LA TIERRA” (Mateo 5:13)    Un día Jesús sanó a un hombre poseído por los demonios que había pasado años separado de su familia. Después de ser liberado, el hombre quería seguir a Jesús, pero éste le dijo: “Vuélvete a tu casa y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo” (Lucas 8:39). En otras palabras, empieza donde estás, usa lo que tienes y haz lo que puedas. La Biblia dice: “Vosotros sois la sal de la tierra” (Mateo 5:13). La sal no existe para su propio fin. Tiene que ser echada en algo más grande que ella misma; sólo entonces cumple su propósito.
Pero ten cuidado, no seas dirigido por tu ego. El deseo de destacar en algo puede ser engañoso. No puedes hacerlo por ti mismo y para tu propio provecho, sino que debes hacerlo con Dios y para lograr Sus propósitos. ¡Entonces Él te bendecirá!
VOSOTROS SOIS LA SAL DE LA TIERRA (Mateo 5:13)
Cuando Dios llamó a Moisés, una de las preguntas que le hizo fue: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? (Éxodo 4:2). Moisés llevaba su cayado de pastor, símbolo de su forma de ganarse la vida; era para lo que valía, representaba su sustento, su rebaño era su riqueza y la seguridad de su familia. Pero Dios le pide que estuviera dispuesto a entregarla. Dios sigue preguntando hoy: ¿Qué tienes en tu mano? ¿Qué te ha sido dado?: Tus dones, tu dinero, tu temperamento, tu experiencia, tus relaciones, tu mente, tu educación. Dios te ha dado lo que el Dr Martin Seligman llama: sellos de calidad.
Éste clasificó las capacidades humanas en varias categorías, las cuales define como: a) sabiduría y conocimiento (en las que se incluyen aspectos como la curiosidad, el gusto de aprender cosas nuevas, el juicio ecuánime y la inteligencia social); b) valentía (perseverancia e integridad); c) humanidad (el ser bondadoso y expresar misericordia); d) justicia (la capacidad de promover la imparcialidad y el liderazgo); e) templanza (cualidades como el dominio propio, la prudencia, la humildad); f) transcendencia (apreciar la belleza, expresar gratitud, la habilidad de tener esperanza, la capacidad de estar gozoso). Todos tenemos la capacidad de cada una de estas cualidades, pero unas son más prominentes en ti que otras; ésas son tus “sellos de calidad”. Si los identificas, comenzarás a entender tu llamado.
Muchas veces pensamos que Dios no puede o no quiere usarnos a causa de nuestras debilidades. Pero es todo lo contrario. Nadie puede hablarle mejor a los que están en duelo que ésos que también han perdido a un ser querido. Chuck Colson fue el abogado en jefe de la Casa Blanca, hasta el escándalo Watergate. Pero hasta que no se encontró en la cárcel no estuvo dispuesto a relacionarse y congregarse con los otros reclusos. Hoy mismo, si se lo permites, Dios te va a usar.
VOSOTROS SOIS LA SAL DE LA TIERRA (Mateo 5:13)
Observa lo siguiente:
1) Tu llamado a veces tiene que ver con eso que te inquieta profundamente.
Para Moisés, era la opresión de su pueblo. Así que Dios usó eso y llamó a Moisés para llevar a su pueblo a la libertad. Para William Wilbeforce era la esclavitud. Dedicó su vida entera a hacer que se erradicara en Inglaterra, lo que ocurrió poco antes de su muerte. Para el Dr. Martín Lutero King fue la injusticia de una sociedad que esclavizaba y oprimía a los negros. Así que soñó y predicó, y se manifestó y organizó y boicoteó y el Movimientos de los Derechos Civiles cobró vida. Si quieres descubrir tu llamado, empieza a orar por aquello por lo que sientes profunda carga. Por lo general tratamos de evitar lo desagradable, pero si sientes que tu llamado tiene que ver con ayudar a los pobres, pasa un tiempo con los que viven en pobreza. Deja que tu corazón sea conmovido, lleva en ti la convicción de que las cosas deben cambiar y sigue orando: “Señor, haz de mi un instrumento de cambio”.
2) Tu llamado demuestra que Dios cree en ti.
Cuando Jesús llamó a sus discípulos, éstos no tenían ninguna apariencia de ganadores. Por lo general, en esos días si alguien iba a a ser el discípulo de un rabino, tenía que empezar mucho más jóven. Además, los rabinos no reclutaban, sino que escogían entre los que lo solicitaban. Pero no así Jesús. Él escogió a un médico, un recaudador de impuestos y unos pescadores y dijo: “Creo en vosotros, y lo que yo sé os lo voy a enseñar. Y les prometió: “El que en mí cree, las obras que yo hago, él también las hará” (Juan 14:12). ¡No es de sorprender que dejaran sus redes! Jesús dio el poder a sus seguidores de ir y vivir como Él vivía. Hoy, a ti te está llamando a hacer lo mismo.

jueves, 21 de enero de 2016

Escucha a Dios

Escucha a Dios
“TUS OÍDOS OIRÁN” LA PALABRA QUE DIGA: ÉSTE ES EL CAMINO (Isaías 41:10)
Cada vez que des un paso de fe y te arriesgues a algo, una voz dentro de ti te susurrará: “Estás loco. Tú no eres capaz de hacer eso. Los pequeños logros que tuviste anteriormente fueron cuestión de suerte, sólo sucedieron porque estabas en el lugar adecuado en el momento preciso. En menudo problema te has metido”. Esa voz te despertará por la noche y te dará náuseas. La puedes oír en cada sala de juntas, cada cuarto de estar y cada acera. Es la voz del miedo y no juega limpio. Saca el archivo de tus fracasos pasados y se ceba en tus inseguridades más profundas.
Pero hay otra voz, ¡la de Dios! Y ésta dice: “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”. (Isaías 41:10). Estar en sintonía con la voz de Dios no significa que tus problemas se solucionen automáticamente o que la otra voz simplemente se calle. No, es más bien como tener una conversación íntima con un buen amigo en un lugar abarrotado de gente donde hay mucho ruido. Es verdad que hay otras voces a tu alrededor pero tú no las oyes porque estás prestando atención a lo que dice tu amigo. Lo mismo ocurre con la voz de Dios. Ya sea que te hable a través de las Escrituras, o de un amigo, o por medio de las circunstancias, Él siempre está en comunicación con todo corazón que lo busca. Su promesa para ti es: “Tus oídos oirán” la palabra que diga: Éste es el camino. Andad por él (Isaías 41:10). Una palabra de parte de Dios, una sola palabra, puede cambiar toda tu perspectiva. Por lo tanto, pasa tiempo escuchando la voz de Dios.
NO TEMAS, PORQUE YO ESTOY CONTIGO (Isaías 41:10)
Para tener éxito en cualquier cosa que Dios te llama a hacer, tienes que ser sensible al Espíritu Santo que mora en ti y aprender a reconocer cuándo te habla a través de las Escrituras.
Cuando estés bajo presión y estés tentado a actuar demasiado rápido, escucharás Su voz que te dice: “Porque no saldréis apresurados” porque Jehová irá delante de vosotros, y vuestra retaguardia será el Dios de Israel.(Isaías 52:12). Dios te cubre por completo, por delante y por detrás, ¿no es maravilloso? Cuando estés a punto de tomar un camino o una decisión equivocados, Él te recordará: “El corazón del hombre se propone un camino, pero el Señor endereza sus pasos”. (Proverbios 16:9). Cuando no tengas la forma ni los medios de llevar a cabo la tarea encomendada, Su voz susurrará: “El Señor te pastoreará siempre, en las sequías saciará tu alma y dará vigor a tus huesos. Serás como un huerto de riego, como un manantial de aguas, cuyas aguas nunca se agotan”. (Isaías 58:11). Tienes recursos inagotables. Cuando hayas agotado las opciones y no sepas qué hacer, Él te tranquilizará: “Te haré entender y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos”. (Salmo 32:8). Cuando la carga se haga demasiado pesada, escucharás su voz diciendo: “Echa sobre el Señor tu carga y él te sostendrá; no dejará para siempre caído al justo”. (Salmo 55:22).
Escuchar la voz de Dios tal vez implique que tengas que sacrificar cosas menos importantes y desconectar otras voces, pero debes hacerlo. Nada, absolutamente nada, es más importante que reconocer la voz de Dios cuando te habla.

miércoles, 20 de enero de 2016

Sé un Tito ¡anima a alguien!

Sé un Tito ¡anima a alguien!
“…LA PALABRA A SU TIEMPO, ¡CUÁN BUENA ES!” (Proverbios15:23b)
Algunas personas a tu alrededor, aunque tengan mucho éxito, se están muriendo “en la flor de la vida” por falta de aliciente. ¡Salomón escribió: “…la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!” (Proverbios 15:23b). ¿No es eso verdad? Es maravilloso recibir una palabra oportuna. Otra versión bíblica dice: “…la palabra apropiada en el momento adecuado…” ¡qué hermoso! El buen ánimo trae sanidad emocional, restaura la esperanza, pone el problema en su perspectiva, y hace que el día sea más soportable. ¿Conoces a alguien que necesita recibir ánimo? ¿Un preso que trata de mantenerse fuerte en un ambiente hostil mientras está pagando su deuda a la sociedad? ¿Una persona divorciada que intenta reconstruir su vida? ¿Un padre de familia sin trabajo que está preocupado por su familia? ¿Una viuda que carece de compañerismo? ¿Un siervo de Dios que está trabajando en un ambiente difícil de tinieblasí Cada uno está luchando con algo, y por lo tanto, cada uno precisa de aliento.  Uno de los deberes humanos más sublimes es el deber de dar ánimo” es fácil reírse de los ideales de la gente, “echar un jarro de agua fría” sobre su entusiasmo, y desalentar a los demás. El mundo está lleno de tales “aguafiestas”. Pero tenemos una obligación de animarnos los unos a los otros. Muchísimas veces, una palabra de elogio, o de gracias, o de apreciación, o de enhorabuena ha mantenido a alguien en pie. Bendita es la persona que expresa tal palabra. Pablo escribió: “…de fuera, conflictos, y de dentro, temores. Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito; y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que él había sido consolado en cuanto a vosotros…” (2 Corintios 7:5-7). Así que, ¡sé un Tito y anime a alguien hoy!

martes, 19 de enero de 2016

Ninguna Otra Cosa Funciona Solo La Palabra de Dios

Ninguna Otra Cosa Funciona Solo La Palabra de Dios
“JESÚS SE MANIFESTÓ OTRA VEZ A SUS DISCÍPULOS JUNTO AL MAR” (Juan 21:1)
Los discípulos, pescadores veteranos, estuvieron faenando toda la noche sin coger nada. Todos sabemos cómo se siente uno en esas circunstancias ¿verdad? A la mañana siguiente Jesús se presentó en la orilla y les dijo: “Echad la red a la derecha de la barca y hallaréis” (Juan 21:6). Al hacerlo, cogieron tantos peces que se les rompieron las redes. Este relato nos enseña tres cosas de Jesús:
1) Normalmente Lo encuentras al límite de tus fuerzas.
Mientras pienses que lo puedes hacer solo, Él te dejará que lo intentes. Y mientras te siga dando resultado lo que en otras ocasiones te ha funcionado, no vas a acudir a Él para pedir ayuda. Sólo cuando ya se te han acabado las opciones, descubres que: “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho el Señor” (Zacarías 4:6)  2) Nunca se aparta de ti Su mirada.
“Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa, pero los discípulos no sabían que era Jesús”. (Juan 21:4). Ellos no podían verlo, pero él sí podía verlos. A pesar de tu agitación emocional, tu decepción de aquellos en quienes confiabas y la inutilidad de tus propios esfuerzos, nunca estás fuera de su cuidado ni de su alcance.
3) Te invita a que vengas y comas.
Sólo lo reconocieron después de darles de comer y pasar tiempo con ellos. En ese momento se disiparon sus dudas, se renovó su fe y se llenaron de fuerza para ir y hacer Su obra. ¡Es volver a los principios fundamentales! Las respuestas que buscas y la fortaleza que necesitas sólo se pueden encontrar cuando te alimentas de la Palabra de Dios y estás en comunión con Él en oración. En resumidas cuentas: ninguna otra cosa funciona.

lunes, 18 de enero de 2016

La Historia Del Rey David: El Camino Al Trono

La Historia Del Rey David: El Camino Al Trono
“…HE HALLADO A DAVID… VARÓN CONFORME A MI CORAZÓN…” (Hechos 13:22)
Cada vez que Dios describe a alguien como “un varón conforme a mi corazón”, estudia a estas personas con detenimiento. Consideremos la vida de David.
Tuvo unos orígenes humildes pero un final grandioso. David comenzó como pastor y acabó como rey. Las posibilidades de que algo así ocurriera eran prácticamente nulas. En esos días los pastores eran considerados tan bajos en la escala social que no podían ser testigos en un tribunal; no se creía que su palabra fuera fiable. Y sin embargo David acabó escribiendo los salmos más leídos y apreciados de todos los tiempos. Cuando invitas a Dios en tu vida, Él anula todos los impedimentos de tu pasado y vuelve a escribir tu futuro. Pero debes escoger lo que Él ha escogido para ti. Hay un contraste interesante entre Pablo y David. Pablo “hizo de las suyas” antes de tener un encuentro con Cristo, pero luego llevó una vida ejemplar.
David llegó a ser rey a los treinta años; no obstante, en sus cuarenta años de reinado, tuvo algunos fracasos devastadores. Esto nos enseña dos cosas:
1) No te apresures a juzgar.
Las cosas no llegan a su fin hasta que Dios no lo dice. La historia de David es una amonestación para el trasgresor, una reprensión para el que se crea moralmente superior, un testimonio de la justicia de Dios que no va a dejar que escapemos de las consecuencias de nuestros hechos y también de su amor que nunca nos va a abandonar.
2) Dios puede sacar algo bueno de cualquier circunstancia.
Puede tomar toda experiencia por la que hayas pasado, tanto negativa como positiva y transformarla para que produzca algo bueno, ya sea para ti o para otros. Cuando te propones cumplir los propósitos de Dios a pesar de tus errores, Él hace que: “…todas las cosas [te] ayuden a bien…” (Romanos 8:28).
HE HALLADO A DAVID VARÓN CONFORME A MI CORAZÓN (Hechos 13:22)
David fue ungido como rey cuando era adolescente, pero no ascendió al trono hasta los treinta años. Aquí vemos un patrón:
1) Dios llama al hombre.
A pesar de no ser valorado por su familia y de ser pasado por alto por el profeta Samuel, Dios eligió a David. También eligió a Débora, en una sociedad dominada por los varones, para que dirigiera la nación. Deja de imaginarte lo que va a hacer Dios y de compararte con los demás. ¿No tiene derecho el alfarero de hacer del mismo barro unas vasijas para usos especiales y otras para fines ordinarios? (Romanos 9:21, NVI). Hemos rechazado a muchas personas que Dios usó, lo cual indica nuestro gran desconocimiento. 2) Dios decide el plan.
“Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”. (Filipenses 1:6). ¿Quién lo decide? ¡Dios! ¿Quién lo hace? ¡Dios! ¿En quién debería estar nuestra confianza? ¡En Dios! Los planes de Dios para David suponían años de esquivar las lanzas de Saúl, vivir en cuevas y trabajar con 600 desahuciados de la sociedad, quienes dan una nueva definición a la palabra “disfuncional”. Dios te entrena en un ámbito pequeño para que puedas luego manejar uno mayor.
3) Dios sabe el tiempo que se necesita.
“Por la fe y la paciencia [resistencia] heredan las promesas”. (Hebreos 6:12). La resistencia significa estar firme bajo presión. El premio lo gana el hombre o la mujer que se ha comprometido a largo plazo. José se negó a abandonar sus sueños; eso fue lo que le hizo capaz de no acceder a las proposiciones sexuales de la mujer de Potifar y de soportar la cárcel sin merecerlo. Pero llegó el día en que Potifar y su esposa tuvieron que arrodillarse delante de José. Por lo tanto, ¡pon tus ojos en el premio y no te rindas!
HE HALLADO A DAVID VARÓN CONFORME A MI CORAZÓN (Hechos 13:22)
David sabía que Samuel venía a su casa a buscar a un rey y que él no había sido invitado, y eso duele. ¿Cómo reaccionó entonces? ¿Pidió que alguien pusiera su nombre en una de las bolitas de la suerte? ¡No! “El enaltecimiento”[viene de] Dios (Salmo 75: 6-7). David sabía que nadie podía impedir que Dios lo bendijera. Escucha: “Samuel” lo ungió en medio de sus hermanos. (1 Samuel 16:13). Si te mantienes fiel, Dios te levantará en medio de los que te pasan por alto o te rebajan.
Cuando el Espíritu de Dios dejó al rey Saúl, éste fue atormentado por malos espíritus y acabó consultando a una adivina. No es de extrañar que David orara: “No quites de mí tu Santo Espíritu”. (Salmo 51:11). Si Dios te ha llamado a hacer algo en particular, Él te dará la gracia necesaria; pero si no te ha llamado a hacerlo, eso mismo te atormentará día y noche.
¡Prepárate para tener problemas! Al igual que los hermanos de José, algunos dirán de ti: “Matémoslo y echémoslo en una cisterna” Veremos entonces qué será de sus sueños. (Génesis 37:20). ¿Por qué van a decir eso los que se suponen que te quieren? Porque en realidad no saben quién eres ni reconocen tu sueño dado por Dios. Espera rechazo en la primera etapa, sobre todo cuando no hay pruebas tangibles que corroboran el sueño que Dios te ha dado. Cuando David demostró una fe lo bastante grande para enfrentarse a Goliat, su hermano mayor Eliab le llamó arrogante y se llenó de rencor hacia él (1 Samuel 17:28). ¿Por qué habrá puesto Dios esas historias en la Biblia? “Todas estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros” (1 Corintios 10:11)

domingo, 17 de enero de 2016

Cristiano, no sólo estudies; ¡sirve!

Cristiano, no sólo estudies; ¡sirve!
“COMPRENDED HOY… EL CASTIGO DEL SEÑOR…, SU GRANDEZA, SU MANO PODEROSA, …SU BRAZO EXTENDIDO…” (Deuteronomio 11:2)
Gene Getz dijo: “Sólo el estudio bíblico no producirá espiritualidad. De hecho, producirá carnalidad si no es aplicado y practicado… La verdad es que estudiar sin servir produce personas con actitudes de juicio y de orgullo espiritual. Y cuanto más piensan que te conocen, más orgullosas se hacen”. Por lo tanto, “comprende(d) hoy… el castigo del Señor…, su grandeza, su mano poderosa, …su brazo extendido…” (Deuteronomio 11:2).  Algunas lecciones se pueden aprender sólo pasando por las experiencias. Salomón escribió: “…el castigo purifica el corazón” (Proverbios 20:30b). Si el cristianismo fuera solamente una filosofía, entonces nuestra actividad de primera orden sería estudiar. Pero, ya que consiste en caminar con Cristo y relacionarnos con Él, la última cosa que la mayoría de nosotros necesita es otro estudio bíblico. Sabemos mucho más de lo que ponemos en práctica. Nos hace falta experiencias con las que podamos aplicar lo que sabemos. Santiago dijo: “Sed hacedores de la palabra y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos” (Santiago 1:22). La razón por la que no haya vida en el Mar Muerto es porque el agua entra pero no sale. Si tienes aporte bíblico pero no emana en servicio, te estás estancando espiritualmente. De hecho, las iglesias hacen muy mal manteniendo a la grey ocupadísima, haciendo que vaya al siguiente estudio bíblico sin mostrarle maneras prácticas para aplicar lo que aprendió en el último. Está archivando las lecciones y olvida la verdad antes de que pueda ser guardada en su interior y puesta en práctica, pensando que está creciendo porque cada vez tiene más notas… Por lo que la palabra para ti hoy es: “No sólo estudies; ¡sirve!”.

sábado, 16 de enero de 2016

¿Cómo superar la ansiedad según la Biblia?

¿Cómo superar la ansiedad según la Biblia?
“…NO OS ANGUSTIÉIS POR VUESTRA VIDA…” (Mateo 6:25)
Aquí tienes unas pautas para superar la ansiedad:
1) Habla con Dios.
No te lamentes porque se haya arruinado una inversión; pídele a Dios que te ayude. No te pasees desesperado por la sala de espera del hospital; ora para que salga bien la operación. “Echad toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros” (1 Pedro 5:7).
2) Reduce el ritmo.
“Descansa en el Señor y pon en Él tu esperanza” (1 Pedro 5:7. El primer milagro de Jesús tuvo lugar en una boda. Se había acabado el vino, lo cual era un desastre en aquella época. María, en lugar de culpar al anfitrión por haber organizado mal la fiesta o a los invitados por haber bebido demasiado, tomó el atajo de ir a Jesús y Él le solucionó el problema. Tú también puedes hacer lo mismo. Evalúa tu problema y luego entrégaselo al Señor en oración.
3) No permitas que tus ansiedades te arrebaten lo mejor de ti.
Cuando se te posa un mosquito encima, no piensas: ‘Luego me encargo de él’. No; lo matas antes de que te pueda picar. Sé igual de decidido con tus preocupaciones. Solvéntalas en cuanto aparezcan. Antes de apresurarte a diagnosticar que ese lunar es un cáncer, háztelo mirar. En vez de suponer que nunca saldarás tus deudas, consulta a un asesor financiero. Haz algo, no te quedes mirando.
Horace Bushnell dijo: “La ansiedad está relacionada con la incredulidad y los miedos irracionales. No debemos darle cabida. La fe genuina en Dios la disipa”. Si cargas con la cruz de una preocupación excesiva por el futuro, debes saber que esta no proviene de Dios. Entrégale tu ansiedad al Señor y déjala con Él.
Y LA PAZ DE DIOS…GUARDARÁ VUESTROS CORAZONES…” (Filipenses 4:7)   Hay tres pautas más que puedes seguir para vencer la ansiedad:
1) Enumera tus preocupaciones.
Durante una semana, haz una lista de las cosas que más te preocupan, ya sean los hijos, la salud, el dinero, el matrimonio o el trabajo. No las preocupaciones que surgen una sola vez y luego desaparecen, sino esas cosas que te angustian constantemente (Mateo 6:25). Haz un repaso y pregúntate cuántas de estas han llegado a suceder en la realidad. 2) Analiza tus preocupaciones.
Detectarás asuntos que te inquietan sin cesar y que pueden convertirse en obsesiones, como el qué dirán, el hecho de que haya enfermedades hereditarias en tu familia (el cáncer, el alzhéimer o problemas cardiovasculares…) o el miedo de no tener suficiente para vivir cuando seas mayor. Identifica cada miedo y ora de manera específica por él.
3) Vive el día a día. Dios ha prometido suplir tus necesidades cada día, no cada semana o año.
Te dará lo que necesites cuando lo necesites. “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16). Un antiguo himno decía así: “No importa dondequiera esté, Jesús conmigo siempre está. Lo ha prometido, y tengo fe que su promesa cumplirá”.
En la Biblia, cuando aparece algo relacionado con las preocupaciones, casi siempre es para decirnos que no nos preocupemos. Si ves que la palabra “preocupación” está muy presente en tu vida, sustitúyela por el ánimo que Dios te da: “No te preocupes”. Filipenses 4:6-7.  nos alienta: “No os inquietéis por nada; más bien, en toda ocasión, con oración… presentad vuestras peticiones a Dios…Y la paz de Dios… cuidará vuestros corazones” (Filipenses 4:7).Céntrate en Dios, no en ti.
Jesús concluye Su llamado a la calma con este desafío: “…Vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas ellas. Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:32-33). Si buscas riqueza, te preocuparás por cada euro. Si buscas salud, temerás cada rasguño o bultito en la piel. Si buscas popularidad, te obsesionarás con cada conflicto. Si buscas seguridad, te sobresaltarás con cada ramita que cruja. En cambio, si haces que cada día se centra en el reino de Dios “todas estas cosas [te] serán añadidas”. Un poeta anónimo escribió en inglés: “Dijo el petirrojo al gorrión: ‘Quisiera saber la razón de las prisas e inquietudes que al hombre tanto abruman’. Respondió al primero el gorrión: ‘Amigo, debe ser que a ellos les falta el Padre del cielo que de ti y de mí se ocupa’”. Mateo 6:26 Mirad las AVES del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

viernes, 15 de enero de 2016

La fe sin obras es muerta Santiago 2.14 19

La fe sin obras es muerta Santiago 2:14-19
No te debes quejar de los resultados si es que tus proyectos no llegan a buen fin y/o con resultados esperados; Si no sabes bien que es lo que quieres, que esperas lograr en verdad y quien eres tú con claridad, difícilmente lo alcances.
Para que tu logro sea fructífero.
debes tener un objetivo, y que este sea claro y no ambiguo, confuso o impreciso.
tienes que tener bien en claro que es lo que quieres hacer, y hasta donde deseas llegar.
Debes mantenerte firme en el objetivo y no dudar en momentos que las brisas que corren en contra.
Debes orar a Dios con fe, que esa confianza depositada en las manos del Padre te hagan vislumbrar, disfrutar desde el vamos de ese sueño tan anhelado echo realidad.

La Fe Sin Obras Es Muerta
Mira lo que dice Santiago 2:14-19
14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?
15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día,
16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?
17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.
18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.
19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.
Ten en cuenta que: Esperar: Es saber dar tiempo al tiempo, entre tanto salimos al camino y vamos al encuentro de lo tan anhelado, soñado, el logro. J ¡Vamos amigo/a! Con Cristo de tu lado, “TODO es posible”

jueves, 14 de enero de 2016

Habla a alguien de Jesús

Habla a alguien de Jesús
“LLEGÓ UNA MUJER DE SAMARIA A SACAR AGUA”(Juan 4:7)
Juan nos relata que: “Llegó una mujer de Samaria a sacar agua” (Juan 4:17). Después de cinco matrimonios rotos, su grado de confianza en los hombres está por los suelos y su autoestima es nula, así que se dirige a Jesús con cautela. Pero éste derriba el muro detrás del que se esconde ladrillo a ladrillo. Cuando por fin puede llegar a ella, ésta se va de allí transformada. En claro contraste en el capítulo anterior, Nicodemo, un líder religioso, vino a Jesús de noche, lo que indica que no quería arriesgarse a que lo vieran con Él. Después de decirle que tenía que nacer de nuevo, Jesús añade: “…el que practica la verdad viene a la luz” (Juan 3:21). En ese momento, Nicodemo tenía que elegir: De esto se desprenden tres lecciones:
1) Cristo ve tu potencial cuando otros no lo ven.
“Los fariseos” murmuraban, diciendo: Este recibe a los pecadores y come con ellos. (Lucas 15:2). ¡Tenían razón! Esta mujer fue la primera persona ante quien Jesús se presentó como el Mesías. ¿Por qué no lo hizo cuando llamó a sus discípulos, bautizó a Juan, limpió el templo de vendedores, hizo su primer milagro o tuvo su conversación con Nicodemo? Porque Jesús no te mide de acuerdo a tu pasado sino a tu potencial.


Habla a Alguien De Jesús (Imagen) Compártela en tu red social favorita.
2) Cristo te cambiará y luego te usará para cambiar a otros.
Curiosamente, esta mujer fue la primera persona que predicó el evangelio en Samaria. “Muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en Él por la palabra de la mujer…” (Juan 4:39).
3) Jesús no necesita que lo defendamos, sólo que lo presentemos.
“Muchos más creyeron por la palabra de Él, y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por lo que has dicho, pues nosotros mismos hemos oído y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo”. (Juan 4:41-42). Vamos, habla a alguien de Jesús hoy.

miércoles, 13 de enero de 2016

7 Versículos Bíblicos Sobre El Favor de Dios

7 Versículos Bíblicos Sobre El Favor de Dios
Aquí hay siete promesas impresionantes sobre el favor divino de Dios.
Efesios 1:11 “En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad”.
¡Qué libro espectacular es el libro de Efesios! En el dice que Dios nos favoreció, no por lo que hayamos hecho (Efesios 2:9), si no debido a Quién es Él (Juan 3:16; Romanos 5:8, 10; Efesios 2:8). Esta tremenda, poderosa promesa de Dios es que el creyente ya ha “obtenido una herencia”, ya que la forma griega en que este escrito esta en tiempo pasado.“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,”(Efesios 1:13), y que para nosotros “que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria”(Efesios 1:14). La palabra para “posesión”, es la idea de haber “obtenido herencia” es del verbo “klero0”, que significa, literalmente, “echar suertes” o “determinar por sorteo”, que si recuerdas, esto fue lo que determinó una respuesta de Dios durante el período del Antiguo Testamento, e incluso en el libro de los Hechos y una vez la suerte estaba echada, esta era la confirmación de Dios y ¿que o quien puede revocarla?
7 Versículos De La Biblia Sobre El Favor de Dios
Salmo 30:5 “Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida.Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría”.
El salmista parece estar escribiendo acerca de la disciplina amorosa de Dios. El “castigo” puede ser doloroso, pero sólo “por un momento”, pero el “favor (de Dios) es para toda la vida” y para la vida eterna. Lágrimas en la noche traerá alegría en la mañana para con Dios, no hay alegría. Cuando Dios nos disciplina, debemos agradecer a nuestro Padre Celestial por ello porque “el Señor disciplina a los que ama, y “azota” a todo el que recibe por hijo” (Hebreos 12:6). Lo contrario del amor no es el odio; es la indiferencia (orgullo). La disciplina significa Dios muestra su amor para con nosotros por disciplinarnos igual que un padre muestra su amor para su hijo por disciplinarlo. Esto demuestra que “Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?”(Hebreos 12:7). Esto sí que es favor de Dios. Génesis 6:8 “Pero Noé halló gracia ante los ojos del Señor.”
Hay más en este versículo de lo que parece. Noé halló gracia ante los ojos de Dios, porque “hizo todo lo que Dios le mandó” (Génesis 6:22), que incluye la construcción de un arca para que Noé y su familia se salvaron de la ira venidera del juicio de Dios por el diluvio. Cuando terminó, Dios le dijo a Noé: “Entra en el arca, tú y toda tu casa, porque he visto que eres justo delante de mí en esta generación” (Gen 7:1) después de lo cual “el Señor le cerró la puerta” (Génesis 7:16), lo que indica que Dios favoreció a Noé y su familia (Ef 1) apretada dentro del arca para protegerlos de la ira de Dios en el diluvio.
Salmo 90:17 “Sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros, Y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros; Sí, la obra de nuestras manos confirma”.
Este escrito suena como alguien que está interesado en tener el favor que Dios puso e hizo por Israel, esto es obedecer la ley, creer que Dios, y construir una nación. Cuando el salmista oró a Dios para “confirmar la obra de nuestras manos”, que suena egoísta, pero no lo es, porque Dios se complace en bendecir a sus hijos con favor como lo haría cualquier buen padre con sus propios hijos. La persona que está escribiendo es Moisés. Muy raros son los escritos de Moisés fuera de los cinco primeros libros del Antiguo Testamento. Este salmo puede haber sido la oración de Moisés justo antes de morir y ser enterrado por Dios. Sus últimos pensamientos pueden haber sido por la seguridad y el bienestar de Israel para que Dios les conceda el favor por lo que estaban a punto de hacer; cruzar a la tierra prometida y después de hacerlo, los israelitas tenían un gran trabajo que hacer con sus manos.
2 Pedro 1:3-4 “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia,por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia”.
¿Por qué no sumergirse en este versículo?; pensar en lo que Dios nos ha concedido (Juan 3:16). Estas no son sólo grandes promesas, son preciosas promesas. No son sólo grandes promesas, son grandísimas promesas. ¿Por qué? Es porque somos participantes de la naturaleza divina (en Jesucristo), es por eso que estamos siendo hechos más y más a la imagen de Cristo (2 Corintios 3:18) y convertirnos en nuevas criaturas en Cristo (2 Corintios 5:17), por esto hemos huido de la corrupción del mal que hay en el mundo pecaminoso. Esto también es favor divino.
Salmo 84:11 “Porque sol y escudo es Jehová Dios; Gracia y gloria dará Jehová.No quitará el bien a los que andan en integridad”.
Este es un gran estímulo porque podemos confiar en Dios para ser nuestro sol, sin el cual toda la vida en la tierra moriría. Él es nuestro escudo contra un enemigo invisible que busca devorarnos. Él otorga favor y honor (ninguno de los cuales merecemos). No hay “algo bueno” que Él retiene de “los que andan en integridad”. Es condicional en el sentido de que tu y yo debemos “andar en integridad” como lo hizo Noé antes del diluvio.
Isaías 61:1-2 “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados”.
¿Me guardo lo mejor para el final? Sé lo que es estar en el polvo y las cenizas, ser preso y esclavo del pecado y del egocéntrismo, para luego ser quebrado, y que Dios finalmente pueda restaurarme, por escuchar la buena noticia a los pobres en espíritu, en nuestra depravación pecaminosa antes de Cristo, y después Él viene “para consolar a todos los que lloran”. Quizás llora sobre nuestros propios pecados. ¿A cuántos de los santos no les dio Dios un hermoso toque en lugar de las cenizas, óleo de gozo en vez de luto?”(Isaías 61:3). Dios no puede restaurar lo que no ha sido quebrado primero; Él no puede reconstruir sin tener polvo y cenizas; Él no puede llenar a los que están llenos de sí mismos. Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes (Santiago 4:6).
Conclusión
Si nunca te has arrepentido y creído en Cristo, entonces estás rechazando el mismo mensaje que Jesús predico durante su ministerio terrenal (Marcos 1:15). Para empezar, tu, así como yo, hemos pecado. Nos hemos separado a nosotros mismos fuera de nuestra única esperanza (Isaías 59:2) por esto es que necesitamos a alguien que nos pueda reconciliar con Dios y redimirnos de la ira venidera. Este no es un plan de hombres; Él es el hombre y el Dios de la salvación (Jesús) para todos los que se humillan, confiesan sus pecados, y se arrepienten, esto significa cambiar de opinión acerca de sus pecados y de su relación con Dios y, finalmente, ponen su confianza en Cristo, y así obtener el favor de Dios, sin embargo, Dios nos dará a todos nosotros, sólo una de las dos opciones; creer y tener la vida eterna (Juan 3:36) o rechazarlo y recibir la ira de Dios que permanecerá en ti por no haber creído en Jesús   la cual esta preparada para ser manifestada en el último día.

martes, 12 de enero de 2016

Cristiano, ¿Cuáles Son Tus Conviccionesí

Cristiano, ¿Cuáles Son Tus Conviccionesí
“NO OS CONFORMÉIS A ESTE MUNDO…” (Romanos 12:2)
 “Una creencia es algo por lo que puedes discutir; pero una convicción es algo por lo que puedes morir”. Saber qué hacer (el conocimiento), cuándo hacerlo (la sabiduría), y cómo hacerlo (la capacidad) no tiene valor si no va acompañado de la certeza de que realmente se va a realizar (la obediencia). La gente sin convicción sigue a la masa, motivo por el que Pablo escribió: “No os conforméis a este mundo…” (Romanos 12:2). Si no adoptamos una postura acerca de algo, ¡nos “enamoraremos” de todo! Irónicamente, muchos de nosotros tenemos firmes convicciones sobre asuntos de poca importancia, tales como el fútbol, la moda, etc., y convicciones de poco peso sobre cuestiones principales, como lo que esté bien y lo que no esté bien ante Dios. La convicción nos ayuda a crecer espiritualmente. Pero el crecimiento requiere tiempo y esfuerzo. Sin una convicción profunda de nuestra necesidad de crecer espiritualmente, nos desalentados y nos rendimos. Nadie se queda con una tarea difícil, a no ser que esté convencido de que hay una buena razón para realizarla. La vida de Jesús fue dominada por una certidumbre de que Él vino para hacer la voluntad de su Padre, y ¡nada más! Esta certeza le guardó de distraerse por la manera de ver las cosas de los demás. Comprueba el número de veces que Jesús usó las palabras “Debo que”.
convicciones cristianas biblia

Convicciones En La Vida Cristiana
¿Por qué atraen las sectas religiosas a tantas persona sí Porque todos queremos tener algo para creer en ello, algo en lo que podamos involucrar nuestras vidas. Sin convicciones claras y firmes nunca llegaremos al nivel de compromiso que Cristo se merece. Debemos “arder” con una convicción de que nuestro llamamiento y razón de vivir son los de fomentar el Reino de Dios.

lunes, 11 de enero de 2016

Alumbre Vuestra Luz Delante De Los Hombres

Alumbre Vuestra Luz Delante De Los Hombres “Mateo 5:16”
Un hombre iba en su automóvil cuando otro detrás conducido por una mujer con mucha prisa iba casi pegado al suyo. Al acercarse a un cruce y ponerse el semáforo naranja, el hombre frenó. La mujer que lo seguía se puso como una fiera. Empezó a tocar el claxon, a gritar palabrotas y a hacer gestos insultantes con los dedos. Mientras seguía desvariando y despotricando, alguien le dio unos golpecitos en la ventanilla. Para su horror, miró y vio que era un policía. Éste le pidió que saliera del coche y lo acompañara a la comisaría donde la cachearon, tomaron sus duellas digitales y la pusieron en una celda. La soltaron después de un par de horas y el oficial que la detuvo le entregó sus pertenencias personales y le dijo: “Siento mucho el error, señora. Yo me acerqué a su vehículo cuando usted tocaba el claxon, hacía gestos desagradables y gritaba palabrotas. Noté que había algunos stickers y señales en varias partes del coche que decían: ¿Qué haría Jesús?, “Elige la Vida”, “Sígueme a la Iglesia” y también una con el símbolo de la paz, por lo que supuse, naturalmente, que usted había robado el coche”. Es evidente que el policía estaba siguiendo a una cristiana que no estaba haciendo muy bien su trabajo de seguir a Cristo.  Al mundo le repugnan esos que llevan stickers con mensajes cristianos en el coche, tienen libros cristianos en la estantería, escuchan emisoras cristianas de radio y televisión, llevan símbolos cristianos en el cuello, compran vídeos cristianos para los hijos, ponen revistas cristianas en la mesita de café, pero no reflejan a Jesús en su vida ni llevan a Jesús en su corazón. ¿Cuál es la respuesta? ”
Alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. (Mateo 5:16).

domingo, 10 de enero de 2016

Venciendo pensamientos restrictivos

Venciendo pensamientos restrictivos
“…TE ESFUERZO; SIEMPRE TE AYUDARÉ, SIEMPRE TE SUSTENTARÉ CON “LA DIESTRA DE” MI JUSTICIA” (Isaías 41:10)
Las etiquetas tienden a pegar. Cuando somos jóvenes y nuestros padres dicen cosas como: “Ah, ella es sólo una `simplona'”, o “Él nunca será tan inteligente como su hermano”, arrastramos aquellos pensamientos restrictivos con nosotros como una bola con grilletes por el resto de nuestras vidas. Felizmente, Dios ve tu potencial de una manera distinta. Escucha: “…poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que… abundéis para toda buena obra” (2 Corintios 9:8).  Entiende esto: los demás pueden pararte temporalmente pero tú eres el único que tienes la capacidad de conseguir algo para siempre. Si Dios dice que puedes ” ¡es que puedes! Y ¡su opinión es la única que cuenta!  “Hay miles que te dirán que no puedes hacerlo, y hay miles que anunciarán tu fracaso; hay miles para advertirte -uno por uno- de los peligros que esperan a atacarte. Así que, ahora mismo y con una buena sonrisa, `quítate la chaqueta’, `abróchate el cinturón’ y, sencillamente, ¡ve a por ello! Empieza a cantar mientras hagas frente de lleno a lo que `no se puede hacer’, y ¡lo conseguirás!”.
“…TE ESFUERZO; SIEMPRE TE AYUDARÉ, SIEMPRE TE SUSTENTARÉ CON “LA DIESTRA DE” MI JUSTICIA” (Isaías 41:10)
Las etiquetas tienden a pegar. Cuando somos jóvenes y nuestros padres dicen cosas como: “Ah, ella es sólo una `simplona'”, o “Él nunca será tan inteligente como su hermano”, arrastramos aquellos pensamientos restrictivos con nosotros como una bola con grilletes por el resto de nuestras vidas. Felizmente, Dios ve tu potencial de una manera distinta. Escucha: “…poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que… abundéis para toda buena obra” (2 Corintios 9:8).  Entiende esto: los demás pueden pararte temporalmente pero tú eres el único que tienes la capacidad de conseguir algo para siempre. Si Dios dice que puedes ” ¡es que puedes! Y ¡su opinión es la única que cuenta!  “Hay miles que te dirán que no puedes hacerlo, y hay miles que anunciarán tu fracaso; hay miles para advertirte -uno por uno- de los peligros que esperan a atacarte. Así que, ahora mismo y con una buena sonrisa, `quítate la chaqueta’, `abróchate el cinturón’ y, sencillamente, ¡ve a por ello! Empieza a cantar mientras hagas frente de lleno a lo que `no se puede hacer’, y ¡lo conseguirás!”.

sábado, 9 de enero de 2016

Que El Miedo No Te Detenga

Que El Miedo No Te Detenga
“…DIOS, QUE HA COMENZADO EN VOSOTROS UNA LABOR TAN EXCELENTE, LA LLEVARÁ A FELIZ TÉRMINO…” (Filipenses 1:6
¿Te ha llamado Dios a hacer algo de lo que no te sientes capaz? ¿Se te ocurren cientos de personas que serían más aptas que tú para esa tarea? No importa lo que pienses porque Dios no ha elegido a nadie más que a ti, con tus limitaciones e inseguridades. A Él no le sorprende tu incompetencia porque “Su poder se perfecciona en la debilidad” (2 Corintios 12:9). La Biblia y El Temor.
“…MATEO SE LEVANTÓ Y LO SIGUIÓ” (Mateo 9:9
La recaudación de impuestos era un trabajo lucrativo para los romanos, pero para un judío como Mateo eso conllevaba traicionar a su pueblo, por lo que era despreciado por sus compatriotas y excluido de los actos religiosos. Pero eso no le impidió a Jesús llamarlo a ser discípulo. Y Mateo no dudó, “se levantó y lo siguió”.  “Donde todos veían a un usurero, Jesús vio una promesa… donde todos los demás veían a un traidor, Jesús vio a un seguidor leal. Donde todos veían a un fracasado, Jesús vio a un campeón de la fe… No importa quiénes seamos… nuestra formación… nuestra genealogía… nuestros contactos… o nuestra historia… Jesús tiene un plan… y necesita que cada uno de nosotros cumpla con el propósito divino dado por Dios”. Es normal inquietarse cuando hay cambios e incertidumbre, pero Dios dice: “¡Tened ánimo!… no temáis” (Mateo 14:27).
Un maestro de la Biblia escribió: “Dios sabe que es un camino duro… Sabe que nuestras capacidades y recursos no son los que nos dan fuerzas para el trayecto (Filipenses 4:13). Cuando tememos no ser capaces de hacer aquello que Dios nos ha encomendado… y que Él no nos va a proteger ni proveer… aceptamos la mentira de que nuestras circunstancias son mayores que Dios y nuestra fe se deposita en el altar de nuestras percepciones. Si eres como yo, muchas veces estarás temeroso de lo que pueda haber detrás del telón del llamado de Dios. Me frustra que Él no me deje echarle un vistazo… Él mantiene el telón de nuestro futuro bajado para que aprendamos a vivir por fe y no por vista, a fin de que estemos seguros de lo que esperamos y tengamos la confianza de que Dios obra en nuestras circunstancias actuales aunque no lo percibamos”.

viernes, 8 de enero de 2016

¿Cuál Es El Mejor Camino Para Tu Hijo Según La Biblia?

¿Cuál Es El Mejor Camino Para Tu Hijo Según La Biblia?
“CON SABIDURÍA SE EDIFICA LA CASA, CON PRUDENCIA SE AFIRMA” (Proverbios 24:3)
Dices: Eduqué a todos mis hijos de la misma manera, ¿por qué éste es un problema?
1) ¡Enhorabuena por haber acertado con tus otros hijos! Ya has conseguido más que muchos.
Una buena regla para la familia es: Ora por tus deficiencias, concéntrate en tus éxitos. No te obsesiones por uno de tus hijos, descuidando a los otros con tu tiempo y tus atenciones. Aunque no te salga de forma natural, disminuye la atención intensa que das al hijo problemático. Deja de tratar de “arreglar” a tus hijos, disfruta de todos ellos y verás cómo mejoran las cosas.
2) Cada niño se desarrolla a un ritmo y manera diferentes.
Algunos hijos problemáticos no son más que niños con un desarrollo tardío; dales el tiempo necesario.
3) La mayoría de las familias tienen “una oveja negra”.
Éstos nos hacen sentir incómodos al no llevar una vida como los demás. Acepta lo que no te gusta de ellos hasta que, o bien Dios los cambie, o bien por medio de ellos enseñe a la familia a tener un amor maduro, incondicional y no controlador hacia ellos.
4) Como padre amoroso pero imperfecto, haces lo mejor para tus hijos, pero luego son ellos, y no tú, los que toman sus propias decisiones.
Los hijos del profeta Samuel “no anduvieron” por el camino de su padre, sino que se dejaron llevar por la avaricia, dejándose sobornar y pervirtiendo el derecho.”(1 Samuel 8:3). Claro que es muy embarazoso y decepcionante, pero a Samuel no se le acusa de haber fallado como padre, o espiritualmente. Samuel fue uno de los hombres más santos que ha vivido, “practicó lo que predicó”. Pero a la hora de la verdad, sus hijos tenían sus opciones y eligieron no seguir los pasos del padre.
5) No importa lo disfuncional que sea tu hijo, para Dios lo que más valor tiene son unos padres que responden con fe, no tratando de arreglar las cosas por sí mismos; con oración, no entrometiéndose; unos que se hacen a un lado y dejan que Él actúe.
“INSTRUYE AL NIÑO EN SU CAMINO” (Proverbios 22:6)     1) Instruye al Niño.
Los niños considerados, cariñosos, productivos y felices no resultan así sin más, son instruidos. Nuestra generación permisiva ha demostrado que “el muchacho consentido avergüenza a su madre”. (Proverbios 29:15b). Los padres sabios eligen la dirección del niño, luego la mantienen con afirmación positiva y disciplina consecuente. Moldean la actitud y el comportamiento de su hijo de acuerdo a la Palabra de Dios. Al referirse a un niño en esta Escritura, Salomón indica que antes de la edad adolescente, éste puede ser moldeado. Si no lo has hecho cuando era más pequeño, la tarea es dura, pero no imposible con la ayuda de Dios.
2) En su camino.
¿Has oído hablar de la educación de tipo forzada? Consiste en intentar hacer de tu hijo algo, para lo que no está destinado. Meter estacas cuadradas en agujeros redondos va a provocar la rebeldía en esos niños con carácter, y la destrucción de la creatividad en los más dóciles. Este versículo en la Biblia Amplificada aconseja instruir a un niño “respetando sus talentos o inclinaciones naturales”. Conoce los talentos de tus hijos y dirígelos adecuadamente. Meter estacas cuadradas en agujeros cuadrados reduce la resistencia, invita a la cooperación y reconoce el destino ordenado por Dios de tu hijo. Cuando es su camino, y no el tuyo, se comprometerán a seguir en él.
3) “Y ni aún de viejo se apartará de él”.
Cuando están en el lugar que Dios dispuso para ellos, nadie necesita manipularlos, controlarlos o amenazarlos. Se aplican a ello, aceptan el reto, son creativos, se sienten realizados, felices y crecen dentro del agujero cuadrado que Dios creó para ellos.

jueves, 7 de enero de 2016

Y Todo Lo Que Hagan Háganlo Con Amor 1 Cor. 16:14

Y Todo Lo Que Hagan Háganlo Con Amor 1 Cor. 16:14
Hay muchas personas que confiesan ser cristianos, pero sus palabras y acciones parecen contradecir lo que enseña la Biblia. Es evidente su falta de amor a los demás, especialmente a los no creyentes. Es mucho más fácil amar a los que nos aman que amar a los que nos odian, odian a nuestro Dios, y odian nuestras convicciones. Sin embargo, es un “amor ágape descuidado” que repele a más gente de la cruz que cualquier otra cosa que hagamos.
Este “amor ágape descuidado” es más evidente cuando nos enfrentamos a la realidad de una cultura que distorsiona la verdad de Dios para dar cabida a sus deseos carnales. Estamos tentados a no amar a los otros a causa de sus opciones y estilos de vida, que están en conflicto directo con las enseñanzas de la Biblia. Mas aún, estamos en este mundo y no somos de este mundo. El mundo ama a los que los aman y odia a los que los odian. Pero, esto es diferente para nosotros como creyentes amar a los que nos odian a causa de la genuina preocupación por sus almas. No siempre es fácil demostrar el amor incondicional de Cristo. Muchas personas son enemigos de la cruz y harán todo lo posible para destruir a los que aman a Dios. Sin embargo, el amor ágape de Dios nos dará el discernimiento y la sabiduría cuando se trata de aquellos que son engañados por el maligno. Podemos ser más ardientes en nuestras oraciones y la meditación de la Palabra de Dios para recibir el poder del Espíritu Santo para amar.
Cuando estamos en casa, el trabajo, la escuela o en nuestras comunidades, podemos demostrar el amor de Cristo de tal manera que ellos sepan que somos diferentes. El amor ágape de Dios es incondicional, y es Él que realmente nos ayuda a reflejar este amor, independientemente de las decisiones de otras personas.
Oración
Amado Señor, por favor, perdóname por las veces que he estado mostrando un amor ágape descuidado a los que odian la causa de Cristo. Aumenta la unción de tu Espíritu Santo para amar a todas las personas en todo momento con mis palabras y acciones. Amén.

miércoles, 6 de enero de 2016

¿Por qué Dios No Permitió a Moisés Entrar En la Tierra Prometida?

¿Por qué Dios No Permitió a Moisés Entrar En la Tierra Prometida?
Moisés trajo los Diez Mandamientos cuando descendió del Monte Sinaí
Moisés y el Faraón De Egipto
Dios había ordenado previamente a Moisés para sacar a su pueblo de Egipto, pero Moisés resistió e hizo excusas hasta que finalmente “Moisés tomó su mujer y sus hijos y los hizo montar en un asno, y volvió a la tierra de Egipto. Entonces Moisés tomó la vara de Dios en su mano” (Éxodo 4:20). Las primeras instrucciones de Dios para Moisés era para él decir a Faraón: “Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito. Ya te he dicho que dejes ir a mi hijo, para que me sirva, mas no has querido dejarlo ir; he aquí yo voy a matar a tu hijo, tu primogénito” (Ex 4:22-23). Por supuesto, sabemos que faraón se negó una y otra vez dejar ir a Israel y a pesar de las muchas plagas destructivas en Egipto, faraón endureció su corazón hasta que finalmente su primogénito murió, y sólo entonces dejo salir a Israel de Egipto y comenzar el gran Éxodo.
¿Problemas Con La Ira?
¿Recuerda cuando Moisés bajó del monte trayendo los Diez Mandamientos con él? ¿Se acuerda cuando lanzó a tierra las primeras tablas de piedra con los Diez Mandamientos escritos por el mismo dedo de Dios? (Ex 31:18). Cuando Moisés “se acercó al campamento y vio el becerro y las danzas, la ira de Moisés fue al extremo, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie de la montaña” (Éxodo 32:19), así como Israel habían quebrantado las leyes por su idolatría y adoración al becerro de oro. Este podría haber sido el primer signo de la única debilidad de Moisés; él tenía un temperamento. ¿Quién puede culparlo? Israel fue uno de los más ingratos, desagradecidos, y murmuradores durante su caminar por el desierto.
La Desobediencia a Dios
Cuando los israelitas se quejaron por no tener nada para comer, Dios les envió el maná “Mas ellos no obedecieron a Moisés, sino que algunos dejaron de ello para otro día, y crió gusanos, y hedió; y se enojó contra ellos Moisés”.(Éxodo 16:20) lo que significaba que Israel había desobedecido a Dios y trató de salvar algunos manas para el día siguiente. Cuando los hijos de Eliab se rebelaron contra la autoridad de Moisés: “Entonces Moisés se enojó en gran manera, y dijo a Jehová: No mires a su ofrenda; ni aun un asno he tomado de ellos, ni a ninguno de ellos he hecho mal”. (Números 16:15). Cuando Dios le dijo a Moisés para vengar la nación de Israel contra los madianitas, los ejércitos dejaron sobrevivientes, que no íbamos a dejar “Y se enojó Moisés contra los capitanes del ejército, contra los jefes de millares y de centenas que volvían de la guerra, “(Números 31:14). Moisés fue más allá una vez cuando la gente se quejo de nuevo por el agua y Dios le dijo a Moisés que hablara a la roca y habría agua suficiente para todo el mundo, incluyendo para el ganado (Num.20:8) así que, ¿Qué es lo que hizo Moisés? ¿Él le hablo a la roca? No, “Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: !!Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña? 11 Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias”.(Num 20:10-11) “Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado”. (Números 20:12). La desobediencia fue la razón por la que Dios no permitió que Moisés entrara en la tierra prometida, así que ¿que es lo que le sucedió a Moisés? Dios lo enterró en un lugar escondido para que no terminaran adorando a sus huesos, probablemente “nadie conoce el lugar de su sepultura hasta hoy” (Deuteronomio 34:6) “Era Moisés de edad de ciento veinte años cuando murió; sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdió su vigor”(Deuteronomio 34:7). Y el pueblo de Israel lloraron a Moisés en los campos de Moab treinta días. A continuación, los días de llanto y luto por Moisés se acabaron.
Conclusión
No puedo categóricamente decir que a Moisés no se le permitió entrar en la Tierra Prometida porque tenía problemas de temperamento o que fue a causa de su ira lo que le hizo desobedecer los mandamientos de Dios, pero parece ser que el incidente en Meribah (significa “pelear”) fue muy grave. Todo lo que sabemos con certeza es que Moisés sigue vivo y está en el reino de los cielos como aparece en el llamado “Salón de la Fe” en Hebreos 11. Él es sin duda uno de los grandes héroes de la fe para mí, por esta razón: “Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, 25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado,26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón”(Hebreos 11: 24-26). Y “Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos”(Hebreos 11:28). Moisés no tiene que preocuparse por cruzar la tierra prometida; Por que con toda certeza creo que ya se encuentra allí.

martes, 5 de enero de 2016

¿Que Hacer Cuando Estas Decepcionado?

¿Que Hacer Cuando Estas Decepcionado?
“pero María se quedó en casa”. Juan 11:20
Jesús fue informado sobre la enfermedad de Lázaro con el tiempo suficiente para estar allí y curarlo. Sin embargo, llegó después de la muerte de Lázaro. Cuando Marta supo que Jesús estaba en la ciudad, ella inmediatamente corrió hacia Él. No obstante, María se quedó en la casa, tal vez desilusionada, decepcionada y sorprendida por la aparentemente llegada tardía del Señor.
Luego, un gran milagro ocurrió porque Jesús es el camino, la verdad y la vida. Lázaro fue devuelto a la vida después de haber estado muerto por más de tres días. Su decepción cambio inmediatamente al choque, temor, y gran regocijo por causa de Jesucristo. Dios Responde Nuestra Oraciones Si Confiamos En Él.
Nosotros también algunas veces vamos a experimentar la decepción con Dios. Si sinceramente oramos a Dios y nuestra oración “no es atendida”, podemos ser como María, que permaneció sentada en casa. Mas aún, si somos capaces de captar la verdad de quién fue Jesús, quien es Jesús, y quien será siempre Jesús, nuestra decepción puede ser superada con gran alegría. Somos seres finitos y siempre incapaces de entender todo el panorama de lo que sucede. Nuestro impulso puede ser llevado a veces, pero tenemos una ancla en nuestras almas por el Espíritu Santo, y con Él podremos alinear nuestra vida con Dios.
El Señor lloró después de que María lanzó su dolor a sus pies. Él no respondía necesariamente a la muerte de Lázaro (después de todo, él sabía lo que iba a ocurrir a continuación). El Señor se dolió por la incredulidad hacia Él. Nuestro Dios es muy capaz de suplir nuestras necesidades y responder a nuestras oraciones cuando nosotros simplemente ponemos toda nuestra confianza en Él, aunque no siempre entendemos lo que está haciendo en el “cuadro completo de nuestra vida”.
Oración
Amado Señor, he experimentado momentos cuando me he sentido decepcionado contigo. Ayúdame a confiar en ti más que nunca, aunque no siempre entienda tus caminos. En el nombre de Jesús, Amén.

lunes, 4 de enero de 2016

Te Ruego Que Me Muestres Tu Gloria – Éxodo 33.18

Te Ruego Que Me Muestres Tu Gloria – Éxodo 33:18
Dios habló a Moisés cara a cara como con un amigo. Como resultado de esta cercanía, Moisés pidió al Señor que le mostrara su gloria. Moisés no podía ver a Dios directamente y vivir después de esto, por lo que estaba oculto en la hendidura de una peña, cubierto por la mano de Dios, y le permitió ver sus espaldas. Algunas veces la gloria de Dios se reflejaba en el rostro de Moisés, y él necesitaba llevar un velo alrededor para que la gente no pudiera verla.
También tenemos la oportunidad de brillar con la gloria de Dios, ya que vivimos en estrecha relación con él. El hambre espiritual que tenemos por Dios sólo se incrementa a medida que nos acercamos a Él. Nuestros rostros no pueden mostrar el brillo de Moisés; Sin embargo, nuestros espíritus pueden hacer brillar la luz de Cristo. Su gloria se revela cuando vivimos en la paz y en la presencia de Jesús, independientemente de lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Esta gloria no siempre es evidente para nosotros tanto como lo es para los demás. Nuestras vidas reflejan la gloria de Dios en las palabras que decimos y en lo que hacemos. Cuando estamos en casa, en la escuela o el trabajo, con nuestra familia o amigos reconocen que el Espíritu de Dios dentro de nosotros causa esta gloria. Si estamos en la presencia de incrédulos, la gloria de Dios, los condena o los llama para hacer las paces con Dios.
A causa de Jesucristo, podemos ir de gloria en gloria en nuestra relación con Dios. Conocer al Señor como nuestro Salvador nos invita a experimentar una cercanía con el Creador de todas las cosas. La gloria de Dios es un regalo especial para aquellos que se han entregado a él en todos los sentidos.
Oración
Querido Señor, te pido que me muestres tu gloria para que pueda reflejar tu presencia a todos y en todas partes, envíame a los perdidos para que puedan encontrar tu camino de salvación. Amén.