lunes, 30 de noviembre de 2015

La Vista Desde La Montaña Versión Jesús

La Vista Desde La Montaña Versión Jesús
“…JESÚS TOMÓ A PEDRO, A JACOBO Y A… JUAN… A UN MONTE ALTO” (Mateo 17:1)
Fíjate en tres cosas.
(1) No todos son aptos para subir al monte.
Jesús escogió a los tres que tenían que ir. No llamó a todos sus discípulos, ni les explicó o se disculpó con aquellos que se quedaron abajo. Dios nos ama a todos por igual, pero no nos da a todos el mismo grado de experiencias con Él. Dios es el que llama, no nosotros, por lo que puedes confiar en Él. Él sabe lo que está haciendo.
(2) Los que suben no son necesariamente más sabios o más espirituales.
Tras ver a Jesús transfigurado en el resplandor de la gloria de Dios, Pedro dijo sin tino: “Si quieres, haremos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías” (Mateo 17:4). Pedro fue sincero, pero estaba sinceramente equivocado. Resiste la tentación de hablar, en lugar de esperar a oír lo que Dios tiene que decir, o de proyectar tu ministerio en torno a una experiencia que tuviste con Dios diseñada para equiparte personalmente, y no para que se convierta en el tema y el énfasis de tu vida.
(3) El plan de Dios es manifestar a Jesús y no a ti, y ésta es una lección que tenemos que aprender una y otra vez.
“Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió y se oyó una voz desde la nube, que decía: “Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd” “Cuando ellos alzaron los ojos, no vieron a nadie, sino a Jesús sólo” (Mateo 17:5-8). El mayor desafío de tu vida es alcanzar el lugar donde te centras en “nadie más que Jesús”. La relación más importante que puedas tener es con Él. El único plan que puede salir bien es el que Él te ha dado. Y el poder necesario para cumplir ese plan, viene sólo de Él.
“SI TENÉIS FE” (Mateo 17:20)
Cuando los discípulos descendieron del monte de la transfiguración se encontraron con un chico epiléptico que no dejaba de tirarse al fuego, o al agua. El padre destrozado le dijo a Cristo, “Lo he traído a tus discípulos, pero no lo han podido sanar” (Mateo 17:16). Inmediatamente “Jesús reprendió al demonio, el cual salió del muchacho, y este quedó sano desde aquella hora” (Mateo 17:18). Fíjate en lo siguiente:
(4) Las experiencias en la cima de la montaña son para equiparnos contra el próximo enfrentamiento enemigo.
Si no entiendes esto, no estarás preparado para los próximos desafíos.
(5) Somos llamados a ministrar a gente que cae en situaciones donde es herida.
Se necesita más que personalidad y una trivialidad religiosa para liberarlos. A los discípulos de Cristo les faltaba poder porque les faltaba oración. Jesús dijo: “…pero este género no sale sino con oración y ayuno.” Si seguimos haciendo lo de siempre, obtendremos los resultados de siempre. La oración persistente y que prevalece, es el precio que tenemos que pagar para caminar en el poder de Dios.
(6) Debemos de elevarnos por encima de las actitudes que están a nuestro alrededor.
Jesús se enfrentó a la esencia del problema: ¡Oh generación incrédula y perversa! (Mateo 17:17). Estamos enfrentando la falta de fe de una generación moldeada por unos medios de comunicación laicos y unos valores apartados de Dios. Si lo permitimos, esto nos derrotará. Pero podemos ganar. Aquel día, Jesús dijo: “De cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Pásate de aquí allá”, y se pasará; y nada os será imposible (Mateo 17:20-21). Observa dos cosas: (a) “… si tenéis fe…”. Los que están a tu alrededor, no tienen que tener fe para tú ver los resultados; (b) No tienes que ser un gigante espiritual; sólo tienes que usar tu diminuta semilla de mostaza, y Dios moverá la montaña.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Que Significa Perdonar Setenta Veces Siete

¿
Que Significa Perdonar Setenta Veces Siete?
¿CUÁNTAS VECES PERDONARÉ…? (Mateo 18:21b)
Lamec fue un descendiente de Caín, uno de los hijos de Adán. Cuando Caín mató a su hermano Abel, Dios le puso una marca diciendo que si alguien mataba a Caín, pagaría siete veces por ello. Un día, alguien hirió a Lamec, y él se vengó resentido, lo mató y dijo: “A un hombre maté por haberme herido? Si siete veces será vengado Caín, Lamec lo será setenta veces siete” (Génesis 4:23-24). En su mente, aquello estaba totalmente justificado, porque quien le hiciera mal, ya sabía de antemano lo que le pasaría. La filosofía de Lamec era: “si me hieres, te hiero, y no sólo una vez sino setenta veces siete”... El espíritu de la venganza no se satisface nunca, es más: no funciona.
70-veces-siete-setenta-biblia-perdonar-2
¿Cómo Perdonar Setenta Veces Siete?
Como Lamec, más de una vez, Pedro había sido herido por alguien cercano. Así que, se acercó a Jesús y le preguntó: ¿…cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? (Mateo 18:21b). Pedro pensaba que estaba siendo muy generoso y esperaba que Jesús le diera una palmadita en la espalada, por lo que probablemente no estuvo muy contento cuando Jesús “desinfló” su ego al decirle que debía perdonar al ofensor no “… hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mateo 18:22). ¿De dónde sacó Jesús esa cantidad de veces? Del Antiguo Testamento. Él conocía perfectamente las Escrituras, así que las eligió a propósito, aboliendo la filosofía de Lamec como diciendo: “Pedro, puedes seguir los pasos de Lamec y vengarte o seguirme a Mí y extender el perdón, pero es imposible que hagas ambas cosas”.

sábado, 28 de noviembre de 2015

EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES

EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES… BENIGNIDAD, BONDAD…, MANSEDUMBRE” (Gálatas 5:22-23)
Las personas accesibles tienen las siguientes características:
(1) Afecto; realmente les gustan las personas.
 “Amo a la humanidad, son las personas las que no soporto”. ¿Lo captas? No es suficiente amar a la gente “en teoría”, debes generar afecto personal hacia aquéllos con los que te encuentras a diario.
(2) Un estado de ánimo estable.
¿Has trabajado alguna vez con alguien cuyo estado de ánimo va cambiando constantemente? Nunca sabes cómo va a estar. Por el contrario, las personas accesibles son equilibradas y predecibles. Siempre que los ves, son básicamente de la misma manera.
(3) Sensibilidad hacia los sentimientos de los demás.
Aunque las personas accesibles son emocionalmente estables, no esperan que los demás también lo sean, y reconocen que las personas buenas también tienen días malos. Consecuentemente, entonan su ánimo con el de ellas y se adaptan rápidamente a cómo relacionarse con ellas.
(4) Comprensión de las debilidades humanas y reconocimiento de las propias.
 “Si expresas ocasionalmente una baja opinión de ti mismo, demostrarás a tus amigos que sabes decir la verdad”. Las personas accesibles son honestas sobre sus capacidades y sus limitaciones. Aceptan el viejo proverbio que dice: “Bienaventurados los que pueden reírse de sí mismos, porque nunca dejarán de divertirse”. Y como admiten sus errores, no tienen problema en aceptar que otros también los cometan.
(5) La habilidad para perdonar y pedir perdón.
 “Como nada de lo que pretendemos está libre de errores, y nada de lo que logramos sin trazas de las limitaciones y la falibilidad de lo que llamamos la humanidad

jueves, 26 de noviembre de 2015

¿Cómo Controlar La Ira?

¿Cómo Controlar La Ira?  Pablo dijo: Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo… (Efesios 4:26). ¿Significa eso que siempre es malo enfurecerse? No, Pablo advirtió que si la ira es desencaminada, entonces “abre la puerta” al enemigo. En el Templo, Jesús nos mostró que hay momentos en los que hace falta expresar ira justa a causa de la injusticia y la explotación. Sin embargo, la mayoría de las veces estamos enojados porque pensamos que las personas no nos aprecian o que se aprovechan de nosotros o que no nos dan lo que nos merecemos. Otra vez, Pablo escribió: “Quítense de vosotros toda… ira… perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros…” (versículos 31 y 32). Pero incluso el mejor consejo del mundo es inútil,  De manera que, si eres propenso a tener mal genio, empieza el día pidiéndole a Dios que te ayude a actuar de forma que le honren. DEJA LA IRA Y DESECHA EL ENOJO… (Salmo 37:8)
El mal genio no es algo de lo que estar orgulloso, más bien es algo por lo que debemos orar. Cuando “explotas de rabia”, sólo sacas al aire lo que hay dentro de ti. ¿Y quién de nosotros no lo ha hecho sin haberse lamentado mas tarde? La Biblia dice: que el mal genio conduce a “…lo malo…” (Salmo 37:8), 

miércoles, 25 de noviembre de 2015

¿Cómo Usar Lo Que Dios Te Ha Dado?

¿Cómo Usar Lo Que Dios Te Ha Dado?
“…CADA UNO CONFORME A SU CAPACIDAD…” (Mateo 25:15b)
En su famosa parábola de los talentos, Jesús dijo que tres personas recibieron algo para invertir, …cada uno conforme a su capacidad… (Mateo 25:15b). Date cuenta de que Dios sólo te dará tanto como puedas manejar. Si no recibiste los mismos talentos que tu prójimo, no te preocupes y usa lo que Él te dio a ti. El primer trabajador duplicó lo que había recibido. ¿No te gustaría recibir algún consejo suyo? El segundo hizo lo mismo. Pero el tercero tuvo miedo y enterró sus talentos. Ahora bien, cuando fracasas al invertir lo que el Señor te ha dado, Él pierde los “intereses” de su inversión en ti, y tú el galardón que habrías disfrutado.
El miedo es tu enemigo número uno, porque congela tu fe y paraliza tu creatividad. Tu dinero, tu tiempo, tu talento, tu amor, etc. son “semillas” que deben ser “sembradas”; así que, “siémbralas” en algo en lo que crees, algo que te sobrevivirá. Todo lo que Dios te da debe ser multiplicado. Si no lo haces, eventualmente lo perderás. La parábola de Cristo termina con estas sobrias palabras: “Quitadle, pues, el talento y dadlo al que tiene diez talentos…” (Mateo 25:28).
¿Alguna vez has notado cómo los que vierten generosamente en las vidas de otros son constantemente provistos de nuevo, mientras los que se preocupan por separarse de ello terminan por perderlo o por no disfrutarlo? “El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará” (2 Corintios 9:6). Pregúntale a cualquier agricultor: sólo obtendrás una cosecha si sacas tu “semilla” del “granero” y la entierras en el “suelo”. De esa manera, el Señor tiene algo con qué trabajar. Así que, la palabra para ti hoy es: Usa lo que Dios te ha dado.

lunes, 23 de noviembre de 2015

La oración de Pablo

La oración de Pablo “
…NO CESAMOS DE ORAR POR VOSOTROS…” (Colosenses 1:9)
Veamos lo que Pablo oraba por aquellos a quienes estimaba:
1) Que entendieran la voluntad de Dios: “… Que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual” (Colosenses 1:9). Roma no era un lugar fácil para ser
cristiano, y sin embargo Pablo escribió acerca de los creyentes de allí: “Vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos…” (Romanos 16:19). La obediencia a Dios debería ser tu propósito primordial en la vida. Cuando se mencione tu nombre, nadie debería poner en tela de juicio tu grado de compromiso con Jesús.
2) Que sus vidas agradaran a Dios: “… Andar como es digno del Señor, agradándolo en todo…” (Colosenses 1:10). Cuando te presentes delante de Dios para ser recompensado, no vas a oír las palabras “bien dicho”, ni “bien planeado”, sino “…Bien hecho, mi buen siervo fiel…” (Mateo 25:21 Nueva Traducción Viviente).
3) Que prosperaran en la obra que Dios les había encomendado: “… Llevando fruto en toda buena obra…” (Colosenses 1:10). Nada les alegra más a los padres que ver el éxito de sus hijos. Y Dios siente lo mismo por ti.
4) Que perseveraran, aferrados a Su fortaleza: “Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, obtendréis fortaleza y paciencia” (Colosenses 1:11). Como las bombillas, que dependen de una fuente de energía para dar luz, así eres tú. Por eso, a menos que estés conectado a Dios, serás espiritualmente débil.
4) Que adoraran a Dios: “…Daréis gracias al Padre que nos hizo aptoalabanza s para participar de la herencia de los santos ” (Colosenses 1:12). En otras palabras, vive con una actitud de agradecimiento y un corazón lleno de alabanza.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Barreras Para Que Nuestras Oraciones Sean Respondidas

Barreras Para Que Nuestras Oraciones Sean Respondidas
«ME INVOCARÁ Y YO LE RESPONDERÉ…» (Salmo 91:15)    1) El primer obstáculo para que nuestras oraciones sean contestadas es no orar.
Suena muy simple, pero las oraciones no son contestadas si no hablamos con el Señor. Decir que creemos en la oración no es lo mismo que orar. Santiago escribió: «…no recibís, porque pedís mal…» (Santiago 4:3). Debemos tomarnos tiempo para decir a Dios lo que deseamos y necesitamos. Algunas veces, damos vueltas a ciertas situaciones en la mente, o hablamos de ellas con nuestros amigos, o las deseamos, o las esperamos, pero no oramos. Pensar, hablar con otros, desear o esperar no es lo mismo que orar. ¡Solamente orar es orar! Cuando tenemos una necesidad o hay una situación que nos preocupa, sólo oramos si hablamos con Dios acerca de ello.
El Señor está esperando a que pidamos cosas en oración, y nunca se cansa de que acudamos a Él, porque es capaz, está deseando y dispuesto a actuar a nuestro favor, pero tenemos que hacerlo. Jesús dijo: «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquél que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá» (Mateo 7:7-8).
«ACERQUÉMONOS, PUES, CONFIADAMENTE AL TRONO DE LA GRACIA…» (Hebreos 4:16)     2) El segundo obstáculo para que nuestras oraciones sean respondidas es la falta de confianza.
Cuando comprendamos que como hijos de Dios redimidos tenemos el derecho de acercarnos a Él en cualquier momento, podremos superar los intentos del enemigo de hacer que nos sintamos culpables. Como consecuencia, cobramos confianza para comunicarnos con Él y ya no nos decimos: «Sé que el Señor lo puede hacer, pero me cuesta creer que lo hará por mí». Pensamos tales cosas porque tenemos en mente que no somos dignos de recibir algo de Él. Sin embargo, Jesús hizo que lo fuéramos. Cuando nos dirigimos a Dios, podemos contar con que Él es compasivo con nosotros: «Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro» (Hebreos 4:16). La palabra «…gracia…» significa que el Señor nos dará lo que no nos merecemos si estamos lo suficientemente confiados para pedírselo, porque lo hacemos en el Nombre de Jesús, no en el nuestro. Estamos presentando al Padre todo lo que Jesús representa, no todo lo que somos nosotros, ya que no somos nada sin Él. Dios está dispuesto a hacer más de lo que podríamos pedir o entender (lee Efesios 3:20). Así que, necesitamos practicar nuestra fe y beneficiarnos de todo lo que Él puede hacer si se lo pedimos confiadamente.
Cuando comprendes que tienes el privilegio de hablar con el Señor y que Él escucha cada palabra tuya, entonces oras con toda confianza.
«SI OBSERVO INIQUIDAD EN MI CORAZÓN, EL SEÑOR NO ME ESCUCHARÁ» (Salmo 66:18 Versión La Biblia de las Américas)   3) El tercer obstáculo para que nuestras oraciones sean contestadas es el pecado.
El pecado no confesado nos encierra y nos deja apartados de Dios. Si tenemos pecados escondidos en nuestro corazón, no podemos orar teniendo la seguridad de que el Señor nos contestará. Sin embargo, si le pedimos que revele nuestro pecado, lo hará. Cuando esto ocurra, debemos ocuparnos de ello si queremos mantener las «líneas de comunicación» abiertas. Si Dios nos recuerda de una situación en la cuál no hicimos lo correcto, no podemos «barrerlo» y esconderlo «debajo de la alfombra»; tenemos que reconocerlo y recibir su perdón.

Lo que llamamos «pequeñas cosas» se convierte en hábitos pecaminosos y normas de por vida… Por lo tanto, cuando el Señor revela nuestros pecados, es preciso que nos arrepintamos y que terminemos con lo que hemos estado haciendo mal, tomándonoslo muy en serio y actuando inmediatamente. Esto significa que hagamos todo lo que esté dentro de nuestro poder para asegurarnos que fluya nuestra relación con Él. De este modo, nuestras oraciones serán oídas y contestadas.

sábado, 21 de noviembre de 2015

Una Vida Con Propósito Y Significado

Una Vida Con Propósito Y Significado
“…MÍO ERES TÚ…” (Isaías 43:1)
Hay una canción famosa de Dean Martin que dice ‘No eres nadie hasta que alguien te quiere’. Esa letra revela nuestros anhelos más profundos. Queremos que nuestras vidas valgan, que tengan transcendencia. Nuestro mayor temor es pasar por la vida sin que nadie se dé cuenta. Nos preocupa sobremanera la falta de estudios, nuestra situación económica comparada con la de otros, y el aspecto físico. Por eso nos molestamos cuando a un amigo se le olvida llamarnos, un profesor no recuerda nuestro nombre o un compañero de trabajo se lleva los honores de algo que hemos hecho nosotros. Buscamos atención, dejamos caer en las conversaciones nombres de personas de prestigio para darnos importancia y ponemos pegatinas llamativas en nuestros coches. Los diseñadores de moda nos dicen ‘Si llevas nuestros vaqueros serás alguien’ . Así que vamos a la tienda y gastamos la mitad del sueldo en unos vaqueros italianos. Pero luego -¡qué horror!- cambia el estilo, ya no se llevan ajustados sino anchos y pálidos en lugar de oscuros. Así que nos quedamos vistiendo la moda de ayer, sintiéndonos como que somos una noticia pasada.
Al grano: No puedes adquirir el sentido de trascendencia con cosas exteriores; es algo interno. Lo que da significado a tu vida es alguien en quien confías, que nunca va a cambiar; alguien que conoce lo peor de ti y aun así siempre cree lo mejor. Y sólo hay un ser así: Dios. Así que lee lo siguiente: “Ahora, así dice el Señor, Creador… y Formador tuyo…: «No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás ni la llama arderá en ti. Porque yo, El Señor, [soy] Dios tuyo… Porque a mis ojos eres de gran estima…” (Isaías 43:1-4).

viernes, 20 de noviembre de 2015

Tu Eres Un “Sacerdote” en el trabajo

Tu Eres Un “Sacerdote” en el trabajo
“FRUCTIFICAD Y MULTIPLICAOS… EJERCED POTESTAD” (Génesis 1:28)
Si quieres saber cuál fue el plan original de Dios para cada uno de nosotros mira a Adán: “Y creó Dios al hombre a su imagen… Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad… sobre la tierra»” (Génesis 1:27-28). Fuimos creados para ser productivos, para multiplicarnos y para gobernar. Y toda profesión conocida abarca esas tres funciones. Un sacerdote es alguien que representa a Dios en nombre de otros y a otros en nombre de Dios. Y ésa es la descripción original de todos nosotros. Fuimos hechos a la imagen de Dios para seguir Su obra, que consiste en hacer florecer la tierra para que la tierra alabe a Dios.
Toda obra humana fue concebida por Dios para ser una obra sacerdotal. No solamente los clérigos o los misioneros han sido llamados por Dios, ni tampoco son necesariamente los que más le agradan, o los más importantes para Él. El erudito bíblico N.T. Wright nos describe una imagen muy bonita de este concepto. Él imagina a los humanos como espejos colocados en un ángulo de 45° entre el cielo y la tierra. Fuimos creados para reflejar el cuidado y el dominio de Dios en la tierra y reflejar de vuelta la alabanza y la gratitud de la creación a Dios. Eso lo que hacemos cuando trabajamos. Tienes un llamado. Tienes dones. Eres sacerdote. Y eso no está relacionado sólo con tu colaboración en la iglesia. Tu esfera laboral es el lugar por excelencia donde vives tu llamado. Cuando empiezas a verte a com o “ordenado por Dios” para hacer el trabajo que haces, eso te hará sonreír, te dará energía y añadirá dignidad a tu labor.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Dios No Tiene Prisa

Dios No Tiene Prisa
Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en él. Isaías 30:18
¿Alguna vez has notado que Dios no tiene prisa? Le tomó 40 años para Moisés para recibir su llamado para conducir al pueblo de Egipto. Le tomó 17 años de preparación antes de que José fuera liberado de la esclavitud y encarcelado. Le tomó 20 años antes de que Jacob fuera libre del control de Labán. Abraham y Sara eran viejos cuando finalmente recibieron el hijo de la promesa, Isaac.
Dios-no-tiene-prisa
¿Por qué Dios no tiene prisa?
Dios llamó a cada uno de estos siervos para llevar a cabo una determinada tarea en su Reino, sin embargo, Él no tenía ninguna prisa para llevar a cabo su misión. En primer lugar, Él logró lo que quería en ellos. A menudo estamos más enfocados en los resultados que en el proceso que Él está logrando en nuestras vidas cada día. Cuando experimentamos su presencia todos los días, un día nos despertamos y nos damos cuenta de que Dios ha hecho algo especial en y a través de nosotros. Sin embargo, la realización ya no es lo que nos anima. En cambio, lo que nos anima es que Él está siempre presente. A través de los tiempos, nos volvemos más familiarizados con su amor, gracia y su poder en nosotros. Cuando esto sucede, ya no estamos enfocados en el resultado porque el resultado es “el resultado” (valga la redundancia) de nuestro caminar con Él. No es el objetivo de nuestro caminar, pero es el subproducto. Por lo tanto, cuando José llegó al poder en Egipto, probablemente no se importo mucho con esto. Por que había llegado a un lugar de completa entrega por esto no estaba ansioso por el mañana y sus circunstancias.
Esta es la lección para nosotros. Tenemos que esperar el tiempo de Dios y abrazarlo dondequiera que estemos en el proceso. Cuando encontramos la satisfacción y realización en ese lugar, empezamos a experimentar a Dios en formas que nunca antes pensamos posibles.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

La responsabilidad personal en la Biblia

La responsabilidad personal en la Biblia
SI ERES SABIO, PARA TI LO ERES… (Proverbios 9:12)
Para que puedas mostrar la clase de responsabilidad que hace que triunfes en la vida, debes:
(1) Reconocer que para obtener éxito necesitas practicar la autodisciplina.
Cada vez que no hagas lo que no deberías hacer y comiences a hacer lo que deberías, estás aumentando tu capacidad de ser responsable y las recompensas que esto conlleva.
(2) Terminar lo que empieces.
Hay dos categorías de personas: las que harán cosas y las que podrían hacerlas. La gente responsable las lleva a cabo, y así es cómo los demás la evalúan.
(3) No esperar que otros lo hagan por ti.
Pablo escribió: “…cada uno cargará con su propia responsabilidad” (Gálatas 6:5). Dirigiendo la palabra a estudiantes en la universidad de Carolina del Sur (EE.UU.), el juez supremo Alexander Saunders dijo: “Cuando te den mucha responsabilidad, no supone que otra persona vaya a llevar las cargas más grandes, que otra persona deje constancia de las principales condenas, que otra persona haga propaganda por ti, que se ocupe de los pobres, que visite a los enfermos, que proteja los derechos civiles, que implemente la ley, que transmita los valores y que defienda la libertad. Lo que tú no valores, no será valorado, lo que tú no recuerdes, no será recordado, lo que tú no cambies, no será cambiado, lo que tú no hagas, no se hará. Si quieres, puedes crear una sociedad cu yo s líderes sean menos obsesivos con el ansia de tener mucho dinero. No es una cuestión de qué hacer, sino simplemente la voluntad de hacerlo”.
Algunas veces no nos responsabilizamos porque creemos que otros están más calificados. No, los que hacen la diferencia en la vida no la hacen porque estén mejor calificados sino simplemente porque decidieron intentar hacer algo. Además, Dios no llama a los capacitados, ¡Él capacita a los que son llamados!
CADA UNO SEGÚN EL DON QUE HA RECIBIDO, MINÍSTRELO A LOS OTROS…(1 Pedro 4:10)
Cuando hagas una decisión seria, te conviertas en una persona más responsable. Los que tienen éxito no culpan a otros, se hacen responsables de sus acciones y de sus actitudes. Ellos muestran una capacidad de responder la habilidad para escoger una respuesta correcta sin importar qué situación afrentan. En cada ocasión, la responsabilidad significa saber elegir, y sólo tú puedes hacerlo. Si ser responsable nunca ha sido una de tus puntos fuertes, entonces, empieza a serlo poco a poco. No puedes comenzar desde ninguna otra situación que desde aquélla en la que te encuentres ahora mismo.
¿Qué áreas de responsabilidad son las más difíciles para ti?
(1) ¿Dar seguimiento, asumiendo responsabilidad para terminar lo que hayas empezado?
Si tienes la tendencia a “tirar la toalla”, ponte unos objetivos más bien pequeños que requieren que te expandas. Empieza por las áreas que más te importan y luego, con algunas victorias “debajo del brazo”, comienza a abordar otros campos de acción.
(2) ¿Encargarte de los asuntos pequeños?
¿Cada cuánto tiempo olvidas de hacer las cosas pequeñas?, las cuales son grandes para los demás, como por ejemplo: olvidar aniversarios y cumpleaños, no fregar los platos, no sacar la basura, no ir a ver a tu hijo cuando juegue un partido de fútbol o no pasarlo bien con él, etc. Dice el Señor: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre…” (Mateo 5:16).
(3) ¿Dar un paso adelante sin esperar que otro lo haga por ti?

Muchos de nosotros estamos ante una decisión difícil y seguimos aplazándolo. ¿Cuál es la tuya? ¿Por qué no actúas? Apunta tus motivos para que comprendas claramente cuáles son. Ahora, escribe las ventajas de tomar una decisión. Una vez que sepas en tu corazón lo que debes hacer, pídele a Dios que te dé fuerzas, realízalo y mantente fiel a ello. Esto es tener responsabilidad personal.

martes, 17 de noviembre de 2015

Una Carta De Amor de Jesús Para Ti

Una Carta De Amor de Jesús Para Ti
“…SOIS CARTA DE CRISTO…” (2 Corintios 3:3)
Juan 3:16 es el mensaje más grandioso jamás enviado al hombre: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito…”. Dios envió a Jesús para demostrar su amor, y Él nos envía a nosotros para declararlo. “…sois carta de Cristo…, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo…” (2 Corintios 3:3) a un mundo perdido y estresado que busca respuestas.
Ahora bien, cuando llega una carta, surgen ciertas preguntas:
(1) ¿A quién va dirigida?
Esta carta va dirigida a “…todo aquél que en Él cree…” (Juan 3:16b). Para cada persona que encuentres tienes algo que ella necesita, algo mucho más importante que una reducción de impuestos, un aumento de salario, una solución para el calentamiento global o una cura de cáncer. Los amigos, los enemigos, los parientes, los vecinos, los compañeros de trabajo y los desconocidos necesitan el mensaje que tú tienes y la esperanza que les traigas.
(2) ¿De quién es?
La identidad del autor determina el nivel de interés del lector. Tú eres una carta de Cristo que habla de Él: “No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor…” (2 Corintios 4:5). Nuestro mensaje no es acerca de nosotros, es acerca de Jesús: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida; nadie viene al Padre sino por Mí” (Juan 14:6). La gente religiosa propaga su religión, nosotros representamos y anunciamos a Cristo. “Pero, ¿está la gente realmente interesada en Jesús?”, te puedes preguntar. ¡Sí! Durante su vida, Él atrajo a multitudes. Desde su muerte y resurrección ha estado atrayendo a incontables millones de ambos sexos, de todos las clases sociales y de todas las naciones de la Tierra. “…Yo, cuando sea levantado de la Tierra, a todos atraeré a mí mismo” (Juan 12:32). Hoy, nada es más necesario que un retrato vivo de Jesucristo, así que, entrega tu “carta amorosa” a quienquiera que se cruce en tu camino.
…SOIS CARTA DE CRISTO… (2 Corintios 3:3)
La Biblia dice que tu vida es una carta de amor de Jesús, conocida y leída “…por todos los hombres” (2 Corintios 3:2b). Sin embargo, una carta sólo es útil si es leída y comprendida. Acerca de su caligrafía en deterioro, un amigo ya muy anciano comentó: “Todavía puedo leer lo escrito pero ya no consigo escribir para que sea leído”. La escritura incomprensible distorsiona el mensaje y desalienta al lector. El propósito de transmitir los pensamientos del escritor se pierde y el lector o deja de leer o no logra comprender el mensaje.
Para estar seguro de que tu “carta amorosa”, ésa que procede de Jesús, llegue a las personas a las que Él la envía, aquí tienes algunas anomalías que con frecuencia se hacen y que debes evitar: (a) la deshonestidad, como añadir a la cuenta más gastos de los que tienes, robar tiempo a tu empresa o llevarte a casa cosas que crees que no van a ser echadas de menos; (b) una actitud resentida cuando un amigo, un compañero de trabajo o un jefe te pide que hagas más de la cuenta y que lo ayudes en un momento que no te conviene; (c) trabajo de mala calidad, reflejado en un producto o un servicio de bajo nivel; (d) poca confiabilidad e inconsistencia, como cuando no pueden contar contigo para que estés donde se supone que debes estar o para cumplir con tus obligaciones; (e) ser un aguafiestas. Los creyentes a los que les falta un sentido de humor y flexibilidad, que actúan como si fueran incapaces de tener alegría, dañan la causa de Cristo; (f) la susceptibilidad, como cuando llevas tus sentimientos a flor de piel, te alteras fácilmente y reaccionas fuertemente a ofensas no intencionadas; (g) las rabietas, cuando estás malhumorado y gruñón porque las cosas no van como quieres; (h) siendo un santurrón, hablando de manera sentenciosa y arrogante. Como eres conocido y “leído” por todos (cfr. 2 Corintios 3:2), protégete contra estos comportamientos que tergiversan el mensaje vivificador que Dios quiere enviar a otros a través de ti.
“…SOIS CARTA DE CRISTO…” (2 Corintios 3:3)
Una vez sepas que una carta va dirigida a ti, la pregunta es: ¿qué es lo que dice? Ciertas palabras claves en 2 Corintios sobresalen: “…transformados”…,”…renunciamos” y “…las cosas… son hechas nuevas…”: “…somos transformados… en su misma imagen…” (2 Corintios 3:18b), “…renunciamos a lo oculto y vergonzoso…”(2 Corintios 4:2) y “…si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). El mensaje en nuestra “carta” debería hacer constar que no somos las personas que solíamos ser, porque:
(1) Cristo nos ha cambiado mentalmente.

Siendo transformados por medio de la renovación de nuestro entendimiento (cfr. Romanos 12:2), ahora miramos a la vida, a nosotros mismos, a otros, a nuestros desafíos y a nuestras opciones a la luz de los pensamientos de Dios y no de los nuestros. Vemos oportunidades donde vimos sólo obstáculos, y posibilidades donde vimos sólo problemas. Las mentes cansadas a causa de las preocupaciones ahora se llenan de confianza y paz.
(2) Cristo nos ha cambiado moralmente.

La lista de malhechores mencionada en 1 Corintio 6:9-10 fue un estilo de vida demasiado familiar para nosotros; incluye todo lo que es inmoral, es decir, los ladrones, los avaros, los borrachos, los maldicientes, los estafadores, etc. Luego viene el glorioso versículo 11: “Y esto erais algunos de vosotros, pero… habéis sido lavados,… santificados,… justificados en el Nombre del Señor Jesús…”; Él ha transformado nuestro carácter;
(3) Cristo nos ha cambiado espiritualmente.

Antes éramos incapaces de disfrutar de la Palabra de Dios, de la alabanza y de los caminos del Señor. Ahora, vivos por su Espíritu que mora dentro de nosotros, nos regocijamos en estas cosas (lee 1 Corintios 2:14). Tu “carta” debería relatar: “Jesús cambió mi vida, y si lo dejaras, también cambiará la tuya”. Por lo tanto, entrega tu “carta de amor” a todos los que encuentres.

lunes, 16 de noviembre de 2015

8 Versículos Bíblicos Sobre El Carácter de Dios

8 Versículos Bíblicos Sobre El Carácter de Dios
Aquí están 8 de los mejores versículos de la Biblia sobre el carácter de Dios
1) Isaías 6:3 “Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria”.
Este podría ser el mayor atributo de Dios, y no es para disminuir todos sus otros atributos, pero este es el único atributo de Dios, en la Biblia, que menciona una de sus características en tres ocasiones y que es Él es “Santo, santo, santo”. Tal vez es porque hay un “santo” para cada una de las tres personas de la Tri-unidad. No sé, pero sí sé que no se dice que Dios es “amor, amor, amor” o “misericordioso, misericordioso, misericordioso”, aunque Él ciertamente lo es, sin duda alguna, Dios es santo por encima de todas las cosas y la tierra está llena de su gloria, así las personas lo sepan o no.
8 grandes versículos de la Biblia sobre el carácter de Dios
2) Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
Este puede ser el versículo de la Biblia más conocido en las escrituras, pero usted podría preguntar por qué. Seguramente es porque muestra el carácter de Dios y el otro carácter de Dios es ciertamente el amor, “porque Dios es amor” (1 Juan 4:8). El amor de Dios es evidente “porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado” (Rom 5:5). La Biblia enseña que “Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8) e incluso “cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más “(Romanos 5:10). Amor es un verbo; es lo que haces. ¡Mira la cruz!.
3) Hebreos 13: 8 “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.”
Ya que sabemos que Jesús es Dios (Juan 1), entonces sabemos que Jesús nunca cambia, tampoco el Padre o el Espíritu Santo. Malaquías registra lo dicho por Dios de sí mismo: “Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos”(3:6). No sólo no fueron los hijos de Jacob consumidos, si no ¡también nosotros! Dios nunca tiene un momento “Uy” o “oh no!” Paso. Él es perfecto en todos los sentidos y no tiene necesidad de mudanzas. No puede mejorar, es la perfección absoluta. ¿Puedes imaginar a Dios despertar de mal humor? No, Dios nunca duerme y Dios es siempre el mismo.
4) Apocalipsis 6:10 “Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?”.
Dios es soberano, incluso cuando un pequeño gorrión cae en la tierra (Mateo 10:29). El pequeño gorrión era el sacrificio de animales más pequeño de todo y era la única opción para los pobres así que tal vez Dios nos está diciendo que incluso un gorrión no pasa desapercibido al igual que los pobres no escapan de la atención de Dios. Él es soberano sobre todo lo que ocurre y aunque podríamos pensar que nosotros estamos a cargo, “es Dios quien ejecuta la sentencia, dejando a uno y levantando a otro” (Salmo 75:7). Es un increíble versículo de la Biblia que yo no recuerdo haber leído nunca antes, se dice de Dios: “El levanta del polvo al pobre, Y del muladar exalta al menesteroso, Para hacerle sentarse con príncipes y heredar un sitio de honor.Porque de Jehová son las columnas de la tierra, Y él afirmó sobre ellas el mundo”.(1 Sam 2:8). Sólo un Dios soberano puede decir esto.
5) Salmo 40:10 “No encubrí tu justicia dentro de mi corazón; He publicado tu fidelidad y tu salvación;No oculté tu misericordia y tu verdad en grande asamblea”.
Dios siempre es fiel a su palabra y “todas las promesas de Dios son en él Sí. Por eso es por lo que nosotros pronunciamos nuestro Amen a Dios para su gloria” (2 Corintios 1:20) y el ángel al hablar de Jesucristo dijo: “Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto”(Apocalipsis 3:14). Incluso hoy en día, ¿será que Dios permanecerá fiel a su pueblo? Pablo escribe: “Pues os digo, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres”(Romanos 15:8), pero, por supuesto, tienen que venir a través de Jesucristo y no por línea de sangre (Juan 6:44; Hechos 4:12).
6) Salmo 37:28 “Porque Jehová ama la rectitud,Y no desampara a sus santos.Para siempre serán guardados; Mas la descendencia de los impíos será destruida”.
Dios “ama la justicia y la justicia” (Salmo 33: 5) y ya que Él ama la justicia, sabemos que su justicia es perfecta, pero gracias a Dios, por amor a nosotros, “él no nos trata según nuestros pecados, ni nos paga según nuestras iniquidades “(Salmo 103:10) ¿quien lo podría soportar? Es sólo “Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias” (Lamentaciones 3:22) así que Dios no abandona a sus santos y garantizará su justicia “No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor”. (Romanos 12:19). Si toma la venganza en sus propias manos, le está diciendo a Dios, yo soy el juez supremo o “Yo no confío en ti para cuidar de esto.”
7) Salmo 51:1 “Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones”.
En esta gran oración o salmo de arrepentimiento, David pide la misericordia de Dios para borrar sus pecados, “según la misericordia [de Dios]”. ¿Estaba David preocupado por su salvación? No, cuando escribe: “Jehová, no retengas de mí tus misericordias; Tu misericordia y tu verdad me guarden siempre”.(Salmo 40:11) así que afortunadamente “no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios, que tiene misericordia”(Romanos 9:16).
8) Éxodo 33:19 “Y él dijo:”Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente”.
Este es uno de los más bellos versículos de la Biblia. Es Dios mismo hablando a Moisés como a un amigo; Él nos habla en estas mismas palabras también, miles de años después. Dios es bueno y Él es bueno todo el tiempo y trae el bien incluso cuando el mal se hace presente (Génesis 50:20). Parte de su bondad es su misericordia y gracia. Dios nos dio libremente el don de la gracia mediante la fe en Cristo y no había nada que pudiéramos hacer para ganar ese favor (Efesios 2: 8-9).
Conclusión


Es imposible limitar a Dios a sólo ocho características de su carácter, pero estos son algunos de los que pueden ser más evidentes. Dios tiene muchas otras características que incluso un libro no bastaría. Es con toda seguridad santo; Él es, ciertamente, amor; Él es el mismo, siempre. Él es absolutamente soberano sobre todas las cosas; Él es fiel y nunca nos deja ni nos desampara (Hebreos 13:5). Él es un juez justo y toda la justicia es perfectamente administrada por Él; Él es siempre y será siempre un Dios misericordioso en abundancia; y un Dios bueno … todo el tiempo. Aprende alabar a Dios en las tormentas, así como en la calma de la vida porque Él es supremamente digno de toda gloria.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Preparado, plantado, fijado, podado y prosperado

Preparado, plantado, fijado, podado y prosperado
“EL SEÑOR DIOS PLANTÓ UN HUERTO EN EDÉN… Y PUSO ALLÍ AL HOMBRE QUE HABÍA FORMADO” (Génesis 2:8)
Antes de que Dios pusiese a Adán en el huerto, Él lo formó (lee Génesis 2:7,8). Hay un proceso de preparación por el que el Señor nos lleva con el fin de hacernos lo que necesitamos ser, pero esa preparación lleva tiempo. Él debe tratar nuestras contradicciones, defectos de personalidad, áreas de desconfianza, asuntos de la infancia no resueltos, cicatrices, fracasos, etc. ¿Cuánto tiempo requiere eso? Sólo Dios lo sabe. Admítelo, ¿aun a tu edad no reconoces todavía algunas formas infantiles dentro de ti? Cualquiera habría perdido las esperanzas contigo, pero el Señor tiene un plan y se comprometió a llevarlo a cabo. Todos deberíamos llevar un letrero que diga: “Obra sin terminar. Si me contratas, debes saberlo. Si te casas conmigo, es preciso que lo sepas”.
La Biblia dice que Dios “…formó al hombre del polvo de la Tierra…” (Génesis 2:7). ¿Con qué trabaja? ¡Con polvo! Y los artilugios que usa para formarte son las experiencias por las que pasas a través de la vida; éstas te forman y te cambian. Cuanto más sigas intentando hacer las cosas a tu manera, más tiempo llevará el proceso. Puede que te lleve cinco años para que aprendas a dejar de agradar a las personas, o diez para que ceses de sentir pena por ti mismo, o veinte para que dejes de volver la mirada hacia atrás reviviendo tu infancia. Durante todo ese tiempo, el Señor te está diciendo: “Deja de hacerlo”, y tú contestas: “Ya lo sé; voy a hacer las cosas mejor”. Entonces, finalmente, sucede una crisis y la verdad te golpea fuertemente. En ese momento dices: “¿Sabes qué? Voy a olvidar aquellas cosas que se quedan atrás y empezaré a extenderme a lo que está delante” (lee Filipenses 3:13b).
EL SEÑOR DIOS PLANTÓ UN HUERTO EN EDÉN… Y PUSO ALLÍ AL HOMBRE QUE HABÍA FORMADO (Génesis 2:8)
¿Qué significa “plantar” Enterrar semillas más allá de la vista humana a fin de que germinen y eventualmente produzcan fruto. En el plan de Dios para tu vida, Él ha plantado bendiciones dentro de ti que experimentarás con el paso del tiempo. Solamente porque entres en un campo y no veas una cosecha, eso no quiere decir que las semillas no estén allí; el Señor ha plantado cosas en tu vida que llevarán su fruto en distintos momentos.
Es sorprendente que Dios quisiera sembrar en nosotros. ¿Por qué se esforzaría cuando podría crear las cosas diciendo sólo una palabra? Piensa acerca del amor, el empeño personal del Creador del universo mientras se inclina hacia abajo y planta bendiciones en ti para que vayan surgiendo durante las diversas estaciones de tu vida. Todo lo que el Señor tiene para ti no ha surgido todavía, de manera que no puedes darte por vencido o marcharte y decir:“Esto es todo lo que hay”. No, Dios tiene plantadas algunas cosas en ti que no has visto o experimentado hasta ahora. Aún te estás transformando en lo que Él sembró dentro de ti. Sabiendo esto reforzará tu fe de que realmente va a ocurrir. También significa que el Señor cree en ti, incluso cuando no crees en ti mismo…
Hay talentos en tu interior que no han sido descubiertos y sueños que no se han cumplido. ¡Eso es lo que significa estar en una batalla! El diablo está peleando contigo acerca de tu destino. Él sabe qué es lo que ha sido plantado en ti y está tratando de echar a perder la “semilla”. ¡No lo dejes! No eres la persona que serás dentro de seis meses o dentro de seis años, porque hay un factor tiempo; todo no llega a ser “cosechado” en el mismo instante. Debes tener fe y paciencia, de otra manera perderás lo que Dios tiene para ti.
“EL SEÑOR DIOS PLANTÓ UN HUERTO EN EDÉN… Y PUSO ALLÍ AL HOMBRE QUE HABÍA FORMADO”(Génesis 2:8)

Fíjate en esto: Dios “…puso…” al hombre en el huerto, “…al oriente…” (Génesis 2:8b). No es suficiente estar en el “huerto”, debes estar en el lugar preciso. Hace falta que ores:”Señor, ponme en el “huerto” que planeaste para mí.
Educando a los hijos se aprende muchas cosas. Nos hemos hecho mayores y somos más sabios diciendo: “No hagas eso” y “No vayas hacia allá”. Pero no puedes acortar el proceso; tendrán que tropezar, porque así es como aprenderán a funcionar y a encontrar su propio camino. Tal vez tú mismo trabajaste en varios empleos antes de que sacaste en claro lo que se supuso que hicieras. Eso es porque todavía no estabas “en tu lugar”. Si eres sabio, en algún momento comenzarás a orar: “Señor, no dejes que pase la vida probando cosas; ponme en el lugar que tengas para mí”.
Sin saberlo, puedes estar en el lugar correcto porque Dios lo ha “plantado” y no “creer [es decir, necesitas tiempo para poder darte cuenta de ello]. No importa donde empecemos; lo importante es dónde terminemos. Debes mirarte en el espejo y decir: Hay algo en mí que todavía no ha salido fuera. Señor, ayúdame a mantenerme firme hasta que saques de mí lo que plantaste dentro”. No dejes que nadie te convenza que eres un fracaso por “no llevar puestos los zapatos apropiados” o porque ahora mismo no lo tengas todo tan claro. Dios tiene un lugar en mente para ti; simplemente camina con Él y Él te llevará allí.
EL SEÑOR DIOS PLANTÓ UN HUERTO EN EDÉN… Y PUSO ALLÍ AL HOMBRE QUE HABÍA FORMADO (Génesis 2:8)
La Biblia dice: “Tomó, pues, el Señor Dios al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo cuidara” (Génesis 2:15). Puede que Dios te esté diciendo hoy: “Te he preparado, te he puesto donde debes estar, he plantado bendiciones en tu vida que son programadas para que salgan a la luz en distintos momentos, pero ahora tienes que currártelo”. Deja de buscar “huertos” que ya están “podados”; es preciso que “podes” tu propio “huerto”. Te corresponde pasar por luchas personales y derramar tus propias lágrimas. Cuando las personas te dan cosas, también te las pueden quitar. Sin embargo, cuando el Señor te las da, son tuyas para siempre, pero debes cuidarlas. Tienes que “podar” tus hijos, porque no llegarán a buen término si los descuidas (lee Proverbio 22:6). Hace falta que “podes” tus relaciones personales: ¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos…! (Salmo 1:1 La Biblia de las Américas). Es preciso que “podes” tu negocio personal. Eso significa: honrar a Dios como tu socio, permitiéndolo que use tu empresa para promover la suya.

Cuando camines con el Señor, Él te protegerá y te prosperará, incluso en tiempos difíciles, pero tienes que seguir currándotelo. Pregunta a cualquier agricultor y te dirá lo siguiente: el trigo desatendido se perderá con el tiempo; debe ser sembrado. No hay tanto malo en tu vida, sólo que esperas que Dios haga las cosas que Él espera que tú hagas. ¡Vamos, agarra las “tijeras de podar” y ponte manos a la obra!

sábado, 14 de noviembre de 2015

Cómo tener éxito en la Vida Cristiana

Cómo tener éxito en la Vida Cristiana
“ABRE MIS OJOS, PARA QUE VEA…” (Salmo 119:18 LBLA)
Si quieres tener éxito en la vida:
1) No te “duermas en los laureles”. Si tus logros pasados te siguen pareciendo impresionantes en la actualidad, quizás te hayas estancado. El apóstol Pablo reconocía sus éxitos, pero siempre se enfocaba en las tareas futuras encomendadas por Dios: “…Olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta…” (Filipenses 3:13-14).
2) No te quedes sentado esperando a que lleguen las oportunidades. Si no emprendemos cosas grandes, porque nos parecen fuera de nuestro alcance, y no hacemos las pequeñas por carecer de importancia, existe el peligro de que no hagamos nada. El mundo se beneficia de aquellos que hacen algo, no de los que se limitan a hablar de proyectos.
3) No dejes que tus comienzos dicten tu final. George Washington Carver pasó su infancia rodando por diferentes hogares de acogida; hasta que, según se cuenta, la lavandera Maria Watkings lo encontró dormido en su granero. Esta no solo lo recibió en su casa, sino que lo llevó a la iglesia, donde el joven tuvo un encuentro con Jesús. Cuando años más tarde el joven se fue de la casa, se llevó la Biblia que la mujer le había regalado. Maria dejó una huella perenne en la vida de este hombre, y él a su vez dejó su huella en el mundo. Llegó a ser el padre de la agricultura moderna y amigo personal de tres presidentes de los EE.UU., de Henry Ford y de Gandhi. A Washington Carver se le atribuyen más de trescientos inventos. Pero lo más extraordinario es que a pesar de los impedimentos, jamás fue una persona recelosa ni trató de vengarse. Tenía la costumbre de acudir al laboratorio cada mañana y orar: “Abre mis ojos para que vea.” Con una actitud semejante, Dios no podía hacer otra cosa que bendecirlo.

viernes, 13 de noviembre de 2015

La Oración del Apóstol Pablo

La Oración del Apóstol Pablo

…NO CESAMOS DE ORAR POR VOSOTROS…” (Colosenses 1:9)
Veamos lo que Pablo oraba por aquellos a quienes estimaba:
1) Que entendieran la voluntad de Dios: “… Que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual” (Colosenses 1:9). Roma no era un lugar fácil para ser
cristiano, y sin embargo Pablo escribió acerca de los creyentes de allí: “Vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos…” (Romanos 16:19). La obediencia a Dios debería ser tu propósito primordial en la vida. Cuando se mencione tu nombre, nadie debería poner en tela de juicio tu grado de compromiso con Jesús.
2) Que sus vidas agradaran a Dios: “… Andar como es digno del Señor, agradándolo en todo…” (Colosenses 1:10). Cuando te presentes delante de Dios para ser recompensado, no vas a oír las palabras “bien dicho”, ni “bien planeado”, sino “…Bien hecho, mi buen siervo fiel…” (Mateo 25:21 Nueva Traducción Viviente).
3) Que prosperaran en la obra que Dios les había encomendado: “… Llevando fruto en toda buena obra…” (Colosenses 1:10). Nada les alegra más a los padres que ver el éxito de sus hijos. Y Dios siente lo mismo por ti.
4) Que perseveraran, aferrados a Su fortaleza: “Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, obtendréis fortaleza y paciencia” (Colosenses 1:11). Como las bombillas, que dependen de una fuente de energía para dar luz, así eres tú. Por eso, a menos que estés conectado a Dios, serás espiritualmente débil.
4) Que adoraran a Dios: “…Daréis gracias al Padre que nos hizo aptoalabanza s para participar de la herencia de los santos ” (Colosenses 1:12). En otras palabras, vive con una actitud de agradecimiento y un corazón lleno de alabanza.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Las Langostas En La Biblia y Los Proverbios

Las Langostas En La Biblia y Los Proverbios
“…LAS LANGOSTAS, QUE NO TIENEN REY, PERO SALEN TODAS POR CUADRILLAS…” (Proverbios 30:27)
En tiempos bíblicos, la gente tenía más temor de una nube de langostas que de todos los ejércitos de sus enemigos juntos. Literalmente podían tapar la luz del sol, devorar todo lo que tenían delante de sus ojos y echar abajo un reino, porque nadie podía pararlos. ¿Y cuál es la moraleja de la langosta para ti?
(1) No abandones; tu victoria está asegurada.
La langosta no es grande, pero es muy atrevida. Si no puede pasar por la puerta, entrará por la ventana. Si no puede entrar por la ventana, bajará por el canal de la lluvia y aparecerá por debajo del porche; nunca se da por vencida. Así que, sigue orando, sigue creyendo, sigue luchando, porque tu victoria es un hecho: “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”(Romanos 8:31b). Pastor, cien langostas harán más para conquistar a tu entorno para Cristo que mil “calienta bancos”.
(2) A solas no puedes, pero juntos sí se puede.
Las langostas funcionan “…por cuadrillas…” (Proverbios 30:27b). Algunos de nosotros tenemos problemas en lo que se refiere a dejar a otras personas en nuestras vidas. Por miedo, inseguridad o orgullo, no queremos hablar con nadie o abrirnos y admitir a nadie que necesitamos algo. Para poder alcanzar tu destino, debes rodearte de las personas apropiadas. No puedes “correr” con personas débiles, autosuficientes, demasiado tranquilas o mediocres. No, necesitas a personas con muchas ganas de vivir y con mucha hambre del Señor. En el reino de Dios, las “matemáticas” son distintas: uno puede perseguir a mil, y dos hacer huir a diez mil (Deuteronomio 32:30). “…si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la Tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será hecho por mi Padre que está en los Cielos…” (Mateo 18:19).
“…LAS LANGOSTAS, QUE NO TIENEN REY, PERO SALEN TODAS POR CUADRILLAS…” (Proverbios 30:27)
Las langostas no pueden realmente volar, porque sus alas son demasiado estrechas, pero pueden saltar doscientas veces su propia altura. La oportunidad del momento lo es todo. La langosta espera a que el viento se levante, da un salto, y éste le lleva a su destino. ¿Qué es lo que nos enseña la langosta?
(1) Cuando Dios se mueve, asegúrate de moverte con Él.
Una langosta no puede controlar el curso de a donde va, volar contra el viento, determinar su propio rumbo o cambiar de dirección porque depende totalmente del aire. Da gracias al Señor por los libros de autoayuda y por los seminarios sobre el liderazgo, etc. Pero llegará el momento en que tendrás que confiar totalmente en Dios, reconocer los tiempos que Él disponga para ti, dar un salto de fe y dejar que el viento de su Espíritu te lleve donde necesitas ir. Todo tu “aletear por ahí” y fatiga no lograrán que se haga la labor.
(2) Permanece sensible hacia el “viento”, porque el Señor, y no tú, define el propósito de tu vida.
Él es el que programa los momentos precisos de tus oportunidades. Sin embargo, el letargo espiritual puede atenuar tus sentidos y causar que pierdas la ocasión. “Debiendo ser ya maestros después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios..” (Hebreos 5:12). Quizá, en lugar de volar, tu vida se está desintegrando porque permites que se apague el “fuego” del Señor en tu corazón. Pues bien, todavía no es demasiado tarde. El “viento soplará” de nuevo, por lo tanto, comienza a orar: “Señor, es posible que haya perdido la oportunidad antes, pero esta vez no lo haré. No quiero terminar deseando haber hecho algo que no hice, no porque Tú no estuvieras preparado sino porque yo no lo estaba”.
“…LAS LANGOSTAS, QUE NO TIENEN REY, PERO SALEN TODAS POR CUADRILLAS…” (Proverbios 30:27)
Las langostas tienen una lección importante más para enseñarnos: En lugar de ir detrás de alguien, ¡marca el ritmo! Si sigues esperando que alguien te tome de la mano y diga cómo va a salir todo, nunca llegarás a ninguna parte. “…las langostas, que no tienen rey, pero salen todas por cuadrillas…” (Proverbios 30:27). Date cuenta de la palabra “…salen….” ¿Se te ha ocurrido que Dios te pudo haber llamado a ti para marcar el camino, el rastro y el ritmo? Has estado sentado en la iglesia durante años escuchando todos los sermones; ahora es el momento de “cruzar el Jordán” y de tomar posesión de la “tierra” que el Señor tu Dios te da (cfr. Josué 1:11).
Pero te dices: “Ningún familiar ha hecho nunca algo parecido”. ¡Bien!, entonces, ¡tú serás el primero! ¿A quién vas a hacer caso? A las “voces” de tu pasado disfuncional o al Dios Quien te dice: “…te mando que te esfuerces y seas valiente… porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas” (Josué 1:9). Tener a personas que piensan que tus ideas son de locos es parte de toda historia de éxito. Cuando el Señor se mueve, Él no manda a una comisión para comprobar la situación ni convoca un referendum. No, Él busca a alguien como Isaías que diga: “Heme aquí, envíame a mí” (Isaiah 6:8b). Entonces, le da el visto bueno, lo habilita y lo envía a ser “…cabeza y no… cola;… encima solamente, nunca debajo…” (Deuteronomio 28:13).

Recuerda que las personas que Dios utiliza son personas en quienes Él puede confiar el éxito, personas que digan: “Mis “alas” eran demasiado pequeñas para poder “volar” hasta aquí. No fue mi “aletear por ahí” lo que me trajo hasta aquí sino el Señor”.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Las Arañas En La Biblia y Los Proverbios

“…LA ARAÑA, QUE LA ATRAPAS CON LA MANO, PERO ESTÁ EN LOS PALACIOS REALES” (Proverbios 30:28)

Todo lo que una araña necesita para sobrevivir y triunfar en la vida, Dios se lo ha dado. Lánzala de un escobazo y antes de tocar el suelo habrá frenado la caída. Desde su interior lanza un filamento sedoso compuesto de proteínas y se desliza hacia abajo para acto seguido buscar un lugar seguro. Después, aparecerá fortalecida y construirá una nueva tela. ¿Qué es lo que podemos aprender de la araña? Que todo lo que necesitamos, el Señor ya lo ha puesto en nuestro interior. La Biblia dice: “Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder…; por medio de estas cosas nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas lleguéis a ser participantes de la naturaleza divina” (2 Pedro 1:3-4). ¿Qué nos ha dado Dios? “Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad…. ¿De qué nos ha hecho partícipes? “…de la naturaleza divina….” ¡Vaya! Tu futuro no está determinado por a quién conoces o gustas y a quién no. ¡El poder para cumplir tu destino está dentro de ti! Las batallas y las luchas de tu vida tratan de para qué naciste, fuiste llamado y dotado para hacer. Por eso, aviva el don del Señor que está en ti (cfr. 2 Timoteo 1:6), en otras palabras, ¡empieza a ser productivo!
Puede ser que la vida te haya abatido, pero no te ha puesto fuera de combate. Lo que se está tejiendo en tu interior triunfará sobre lo que se está tramando a tu alrededor. Aférrate a la Palabra de Dios, saca fuerzas de tu fe, aguanta, y cuando el “humo” se desvanezca, levántate y anuncia: “Por la gracia del Señor, ¡he vuelto!?. Dices: “Pero he perdido tantísimo.” Siempre que conserves lo que Dios puso en tu interior, ¡vencerás!

“…LA ARAÑA, QUE LA ATRAPAS CON LA MANO, PERO ESTÁ EN LOS PALACIOS REALES” (Proverbios 30:28)

Cuando llega el momento de la puesta de huevos, la araña produce una especie de hilo singular que usa para hilar un saco protector en cuyo interior depositará los huevos. Si un enemigo se acerca a robar la prole de la araña, éste quedará atrapado en los pegajosos fluidos del hilo. Entonces, la araña envuelve al adversario con otro tipo de hilo transformándolo así en comida. ¿Qué lección podemos obtener de la araña? Que la batalla trata de nuestro futuro. No permitas al enemigo apoderarse de tus hijos; no le dejes que robe tu potencial. No toleres que te arrebate tu destino. En cuanto aquéllos que tenían una voluntad débil, las rodillas flojas y una fe pobre vieron a los gigantes en la Tierra Prometida , quisieron volver a Egipto. Pero Caleb era distinto. Él dijo: “…no… temáis al pueblo de esta tierra, pues vosotros los comeréis como pan” (Números 14:9b). Cuando comprendas de qué va la batalla de tu vida, incluso empieces a alimentarte de lo que el enemigo te arroja y dirás:¡Tráemelo; lo que no me destruya, me hará más fuerte!.
Sé como Sama. “Los filisteos se habían reunido en Lehi, donde había un pequeño terreno lleno de lentejas y el pueblo huyó delante de los filisteos. Pero él se paró en medio de aquel terreno, lo defendió y derrotó a los filisteos. Así dio el Señor una gran victoria” (2 Samuel 23:11b-12). Sama sabía por lo que estaba luchando. Aquel campo de lentejas servía comida en su mesa y representaba el futuro de su familia; era su legado. Cuando Sama se enfrentó al enemigo, el Señor dio “…una gran victoria”, y Él hará lo mismo por ti.

…LA ARAÑA, QUE LA ATRAPAS CON LA MANO, PERO ESTÁ EN LOS PALACIOS REALES (Proverbios 30:28)

Las arañas pueden tener hasta ocho ojos, y no obstante muchas casi no ven. Lo que hace de ellas unas fervientes cazadoras son los ¿Cuál es el mensaje que puedes obtener de la araña? Usa el sentido del discernimiento que Dios te ha dado. Puedes captar más con tu espíritu que lo que pueden ver tus ojos.“Vosotros tenéis la unción del Santo y conocéis todas las cosas” (1 Juan 2:20).Dios te dará a conocer cosas que no podrás probar ni explicar. Jesús dijo que nos haría saber “…las cosas que habrán de venir” (Juan 16:13b)Pero Él no lo hará para que alimentemos nuestro ego o nos jactemos. No, el Espíritu Santo glorificará a Jesús, porque tomará de lo suyo y nos lo hará saber (cfr. Juan 16:14). El Señor les da “información confidencial” a aquéllos que desean glorificarle. Así que, deja de vivir por debajo del nivel de tus privilegios espirituales. Los antiguos campesinos creyentes solían cantar en la iglesia: “El Espíritu Santo me lo dijo de veras, todo será bien”. Puede que la gramática no sea muy correcta, pero es una gran verdad bíblica. ¿Recuerdas algún momento en el que tus ojos te indicaban: “No vas a poder salir de ésta” pero tu espíritu no dejaba de decirte: “Todo “será” bien?Un ejemplo: en alguna ocasión conociste a alguien que tenía una buena apariencia, demasiado buena, y en cambio, tu espíritu te avisó de que había algo raro en esa persona. “…así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en Él” (1 Juan 2:27b). La forma de vivir con discernimiento es permanecer muy cerca de Dios.LEER MÁS en la pagina 2
sensibilísimos folículos pilosos de sus patas que la permiten percibir claramente todo lo que sucede a su alrededor. 

martes, 10 de noviembre de 2015

2Ts 2.v2-3

2Ts 2.v2-3 "Espíritu, palabra y carta" podría referirse al hecho de que las falsas enseñanzas pudieron haber venido de: (1) alguien que decía haber recibido una revelación divina; (2) alguien que enseñaba algo como si hubiese venido de Pablo; o (3) alguien que distribuía una carta supuestamente escrita por Pablo.

2.3 A través de la historia ha habido individuos que han epitomizado lo malo y han sido hostiles a todo lo que Cristo representa (véase 1Juan._2:18; 1Juan_4:3; 2Juan_1:7). Estos anticristos han existido en cada generación y continuarán su obra de maldad. Entonces, justo antes de la Segunda Venida de Cristo, se levantará "el hombre de pecado, el hijo de perdición", un individuo realmente maligno. Será la herramienta de Satanás, equipado con el poder de Satanás (1Juan_2:9). Este hombre sin ley será el anticristo.
Sin embargo, es peligroso etiquetar a cualquiera persona como el anticristo y tratar de predecir la venida de Cristo basados en esas suposiciones. Pablo menciona el anticristo, no para que podamos reconocerlo específicamente, sino para que podamos estar preparados para hacer frente a todo lo que amenace nuestra fe. Si nuestra fe es fuerte, no tenemos por qué temer lo que esté por delante, porque sabemos que este hombre sin ley ya ha sido vencido por Dios, no importa cuán poderoso llegue a ser o cuán terrible parezca nuestra situación. Dios está en control de todo y será victorioso sobre el anticristo. Nuestra tarea es estar preparados para el regreso de Cristo y extender el evangelio para que aun más personas estén preparadas.

lunes, 9 de noviembre de 2015

1 Tesalonisenses.2.v2-5

1 Tesalonisenses.2.v2-5 Los tesalonicenses sabían que Pablo había estado preso en Filipos justo antes de su venida a Tesalónica (véase Hechos 16.11-17.1). El temor a perder la libertad no fue obstáculo para que Pablo siguiera predicando el evangelio. Si Dios quiere que hagamos algo, El nos dará la fuerza y el valor para hacerlo a pesar de los obstáculos que pudieran existir en el camino.

2.3 Esta declaración pudo haber sido la respuesta a acusaciones de los líderes judíos que habían agitado a las masas (Act_17:5). Al predicar el evangelio, Pablo no buscaba dinero, fama o popularidad. El demostró la sinceridad de sus motivos cuando junto con Silas sufrió por difundir el evangelio en Filipos. La gente se involucra en el ministerio por una variedad de razones, no todas buenas o puras. Cuando quedan al descubierto sus motivos erróneos, toda la obra de Cristo sufre. Cuando usted se involucre en el ministerio, hágalo sólo por amor a Cristo y a los demás.

2.4-8 Al tratar de persuadir a la gente, podemos ser tentados a alterar nuestra posición, apenas lo suficiente como para que nuestro mensaje sea un poco más aceptable o usar la adulación o la lisonja. Pablo nunca cambió su mensaje para hacerlo más aceptable, aunque trató que sus métodos estuvieran acorde con cada audiencia. Aunque nuestra presentación deba ser alterada para hacerla apropiada a cada situación, nunca debe comprometerse la verdad del evangelio.

2.5 Con frecuencia nos disgustamos cuando oímos que alguien adula a otra persona. La adulación es falsa, y es una máscara para cubrir las intenciones reales de una persona. Los cristianos nunca deberían practicarla. Los que proclaman la verdad de Dios tienen una responsabilidad especial de ser honestos. ¿Es usted honesto y sincero en sus palabras y acciones? ¿O le dice a la gente lo que ellos quieren oír a fin de conseguir lo que luego quiere de ellos?

2.6-8 Cuando Pablo estuvo con los tesalonicenses, no los aduló, no buscó su alabanza y no fue una carga para ellos. El y Silas concentraron sus esfuerzos en la presentación del mensaje de Dios para la salvación de los tesalonicenses. ¡Esto era lo importante! Los creyentes de aquel lugar habían sido cambiados por Dios, no por Pablo; fue el mensaje de Cristo el que creyeron, no el de Pablo. Cuando testificamos para Cristo, nuestra preocupación no debe estar en la impresión que causamos. Como verdaderos ministros de Cristo, debemos señalarlo a El y no a nosotros.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Colosenses.2.v6-8

Colosenses.2.v6-8 Aceptar a Cristo como Señor de su vida es el comienzo de la vida con Cristo. Pero debe continuar siguiendo a sus líderes para arraigarse, edificarse y fortalecerse en su fe. Cristo desea guiarlo y ayudarlo cada día en sus problemas. Usted puede vivir para Cristo al: (1) dedicar su vida y someterse a su voluntad (Rom_12:1-2); (2) buscar aprender de El, de su vida y de sus enseñanzas (Rom_3:16); y (3) reconocer el poder del Espíritu Santo en usted (Hechos._1:8; Gal_5:22).

2.7 Pablo usa la ilustración de estar arraigados a Cristo. Así como las plantas reciben nutrición del suelo a través de sus raíces, recibimos fortaleza de Cristo. Cuanto más dependan nuestras vidas de El, menos serán las posibilidades de que seamos engañados por aquellos que falsamente claman tener respuestas para la vida. Si Cristo es nuestra fortaleza, seremos libres de las regulaciones humanas.

2.8 Pablo escribe contra cualquier filosofía de vida basada solo en ideas humanas. El mismo era un filósofo dotado, por lo tanto no condenaba la filosofía. Condenaba las enseñanzas que dan mayor crédito a la humanidad, no a Cristo, como la respuesta para los problemas de la vida, al grado que se conviertan en una falsa religión. Hay muchas propuestas del hombre para enfrentar los problemas que no toman en cuenta a Dios. Para resistir la herejía usted debe usar su mente, fijar sus ojos en Cristo y estudiar la Biblia.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Filipenses. 4.v3-6

Filipenses.  4.v3-6 Aquellos "cuyos nombres están en el libro de la vida", son todos los que han sido sellados para salvación por medio de su fe en Cristo (véanse también Luk_10:17-20; Rev_20:11-15).

4.4, 5 El gozo supremo viene cuando Cristo habita en nosotros. Cristo está cerca y en su Segunda Venida lo disfrutaremos en toda su plenitud. El que habita en nosotros cumplirá su máximo propósito.

4.4 Parece extraño que un hombre preso pudiera decir a una iglesia que se regocije. Pero la actitud de Pablo nos enseña una lección importante: la actitud interior no necesita reflejar nuestras circunstancias externas. Pablo estaba lleno de gozo porque sabía que pese a lo que le sucediera, Cristo estaba con él. Pablo insta a los filipenses a regocijarse varias veces en esta carta, probablemente porque necesitaban oírlo. Es muy fácil desalentarse frente a circunstancias que no son placenteras o tomar hechos sin importancia como si lo fueran. Si usted no ha disfrutado el gozo últimamente, quizá sea porque no está mirando la vida desde la perspectiva correcta.

4.5 Tenemos que ser amables (razonables, amplios y caritativos) con los que no pertenecen a la iglesia y no solo con los creyentes. Esto significa que no buscamos revancha contra aquellos que nos tratan injustamente, tampoco debemos expresar demasiado nuestros derechos personales.

4.6, 7 ¡Imagínese no tener que estar "afanoso" jamás por nada! Esto parece imposible, todos tenemos preocupaciones en nuestro trabajo, en nuestros hogares, en el colegio. Pero Pablo nos aconseja cambiar nuestras preocupaciones en oraciones. ¿Quiere usted preocuparse menos? ¡Entonces ore más! En el momento en que empiece a preocuparse, deténgase y ore.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Salmos.79.v10-13

Salmos.79.v10-13 Al final, la gloria de Dios será evidente a todas las naciones, pero mientras tanto, debemos soportar el sufrimiento con paciencia y permitir que Dios nos purifique a través de él. Por razones que desconocemos, se les permite a los paganos burlarse de los creyentes. Debemos estar preparados para la crítica, las burlas y las declaraciones agresivas debido a que Dios no nos coloca fuera de los ataques de los que se burlan de nosotros. 1 Pedro 4:13: sino gozaos por cuanto sois participantes de los PADECIMIENTOS de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría.  1 Pedro. 5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;
5:9 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.
5:10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.
5:11 A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén. 

jueves, 5 de noviembre de 2015

Salmos.78.v36- 72

Salmos.78.v36- 72 Una y otra vez los hijos de Israel decían que seguirían a Dios, pero después se apartaban de El. El problema era que seguían a Dios con palabras y no de corazón, así su arrepentimiento estaba vacío. Las palabras son huecas. Dios quiere que nuestras vidas apoyen nuestras afirmaciones espirituales y promesas.

78.51 Esta era la Pascua descrita en Exo_12:29-30 cuando murieron todos los primogénitos de Egipto. Con las tiendas de Cam se hace referencia al segundo hijo de Noé, quien fue ancestro de los egipcios. Algunas veces se menciona a Cam como sinónimo de Egipto.

78.71, 72 A pesar de que David reinaba cuando se escribió este salmo, se le llama pastor y no rey. Ser pastor, una profesión común en los tiempos bíblicos, era un trabajo de mucha responsabilidad. Los rebaños dependían completamente de la guía, protección y provisión de los pastores. David pasó sus primeros años como pastor (1Sa_16:10-11). Esto fue una especie de preparación para las responsabilidades futuras que Dios le tenía preparadas. Cuando estuvo listo, Dios lo sacó de cuidar ovejas para cuidar a Israel, el pueblo de Dios. No tome a la ligera ni con insensatez su situación actual. Quizás sea el campo de entrenamiento en el que lo puso Dios para su futuro.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Salmos. 77.v1-16

Salmos. 77.v1-16
77.1-12 Asaf imploró a Dios que le diera valor durante momentos de mucha aflicción. La causa de su angustia (77.4) era su duda (77.7-9). El dice: "Con mi voz clamé a Dios". Pero en 77.13-20, se olvida de sí mismo. Cuando Asaf hizo sus peticiones a Dios, su centro de atención cambió. Antes pensaba en él, ahora adora a Dios y dice: "Tú eres el Dios que hace maravillas" (77.14). Solo después de echar a un lado las dudas acerca de la santidad y el cuidado de Dios (77.13, 14), logró eliminar la angustia (77.20). Cuando oramos, Dios nos levanta para que lo miremos a El y no a nosotros mismos.

77.11, 12 Los recuerdos de la bondad y la fidelidad de Dios sustentaron a Israel a través de sus dificultades. Sabían que Dios era capaz y digno de confianza. Cuando se enfrente a nuevas pruebas, repase las cosas buenas que Dios ha hecho en su vida y esto lo fortalecerá en su fe.

77.16 Esta afirmación se refiere a la división milagrosa del Mar Rojo. Este gran hecho se menciona muchas veces en el Antiguo Testamento (Exo_14:21-22; Jos_24:6; Neh_9:9; Salmos._74:13; Psa_106:9; Salmos._136:13-15). La historia de este increíble milagro se trasmitió de generación en generación, recordando a los israelitas el poder, la protección y el amor de Dios.